Abante Asesores

un blog de Abante Asesores
Este artículo ha sido marcado como molesto Deshacer
Abante
19:12 el 06 agosto 2014

Talento y dedicación al servicio de los que quieren profundizar en el conocimiento de su relación con el dinero e invertir bien

Cómo afecta la reforma fiscal a su capacidad de ahorro y a sus decisiones de inversión

El Gobierno aprobó la Reforma Fiscal el pasado viernes 1 de agosto, convencido de su efecto positivo tanto para familias como para empresas. 

 

Desde Abante venimos siguiendo con especial interés las distintas propuestas y las modificaciones que el anteproyecto ha sufrido en las últimas semanas hasta el pasado 1 de agosto. Estas son las novedades más importantes, insistimos, aun pendientes de ser refrendadas en trámite parlamentario.

 

La inversión para la jubilación

 

La creación del nuevo vehículo de inversión, el  Plan de Ahorro 5 no supone, realmente, una apuesta decidida por el ahorro a largo plazo, ya que dará una rentabilidad limitada al tener que garantizar, al menos, el 85% del capital y existe un tope anual de aportación de 5.000 euros. El beneficio fiscal consiste en la exención de las plusvalías que se acumulen en el pazo de 5 años. De hecho, según los cálculos de Abante, con un interés medio del 2% para este producto más el beneficio fiscal, frente a un 5% que pueda obtener un fondo de inversión sin beneficio fiscal, pasados cinco años, con el segundo se podría conseguir entre un 11% y un 17% de rentabilidad neta adicional.

 

En el lado  positivo, se introducen las siguientes mejoras:

 

1.- Se regula un  nuevo supuesto de liquidez para los planes de pensiones -y resto de sistemas de previsión social exceptuando los Seguros Colectivos- que permitirá rescatar las aportaciones que se realicen a planes de pensiones a partir del 1 de enero de 2015, cuando hayan transcurrido más de 10 años. Para el ahorro que haya generado antes de esta fecha, deberá esperar al 1 de enero de 2025 para poder rescatarlo y no podrá aplicar la reducción del 40% si fuese el caso.

2.- Se reducen las  comisiones máximas de los planes de pensiones del 2,5% al 1,75% y se establece la posibilidad de regular una comisión de éxito.

3.- Se aumenta el tope de las  aportaciones a favor del cónyuge de los planes de pensiones (de 2.000 euros actuales a 2.500 euros). 

4.- También se incluye como novedad la  exención de las plusvalías obtenidas por un contribuyente mayor de 65 años por la venta de activos financieros e inmobiliarios si se reinvierten en una renta vitalicia con un máximo de 240.000 euros.

5.- Se dota de una  mayor transparencia al cálculo de la rentabilidad de los seguros. Hasta ahora los seguros fijaban su rentabilidad bruta de gastos. En el futuro, la rentabilidad esperada se calculará neta de gastos con el objetivo de permitir una mejor comparativa del seguro con otras alternativas de inversión.

6.- Se reduce de 10 a 5 años la  duración mínima de los PIAS. De esta forma se equipara este plazo de 5 años al exigido a los nuevos Planes de Ahorro 5.

 

Por el contrario, en el lado  negativo, disminuye el límite máximo deducible por aportaciones a planes de pensiones y otros sistemas de previsión social: hasta ahora el contribuyente puede deducirse hasta los 50 años la menor cantidad entre 10.000 euros y el 30% de los rendimientos netos del trabajo y actividades económicas. Por encima de esa edad, sería la menor cantidad entre 12.500 euros anuales y el 50% de dichos rendimientos. La reforma sitúa el nuevo tope en 8.000 euros, independientemente de la edad.

 

La tributación de estos productos ha empeorado en la última década, tal y como se puede ver en el  este cuadro. Además, no se mejora el tratamiento impositivo a la hora de recuperar el dinero tras la jubilación y se limita en el tiempo la aplicación del beneficio fiscal existente en los rescates de aportaciones anteriores a 2007. Un aspecto que el inversor deberá también tener en cuenta en sus cálculos antes de que termine el ejercicio.

 

Lea el artículo completo AQUÍ

Publicar Ocultar ¿Quieres hacer públicos tus favoritos? Publicar No por el momento
3 comentarios
2 veces compartido

Buenos días, me gustaría que alguien me explicase esto mejor:

Se regula un  nuevo supuesto de liquidez para los planes de pensiones -y resto de sistemas de previsión social exceptuando los Seguros Colectivos- que permitirá rescatar las aportaciones que se realicen a planes de pensiones a partir del 1 de enero de 2015, cuando hayan transcurrido más de 10 años. Para el ahorro que haya generado antes de esta fecha, deberá esperar al 1 de enero de 2025 para poder rescatarlo y no podrá aplicar la reducción del 40% si fuese el caso.

Con un ejemplo, si hasta hace 10 años estuve aportando dinero a mi plan de pensiones, llegando a 10.000€, y esas aportaciones ahora hacen que tenga en el plan 20.000€, cómo se podrían recuperar/reembolsar?

Los 10.000 de las aportaciones a partir del 1 de enero del 15 sin ningún problema, y el ahorro entiendo que son los otros 10.000 hasta el 2025?

A ver si alguien lo puede explicar.

Muchas gracias

 

Hola @majoksan ,en el caso que describe todo el ahorro acumulado se
podría rescatar a partir del  1 de enero de 2015. Las aportaciones
realizadas antes de 2015, más o menos su rentabilidad, empezaran a ser
liquidas por esta nueva contingencia a partir del año 2025

Ok muchas gracias.

Entonces a partir del 1 de enero se podrán recuperar los planes de pensiones cuyas aportaciones sean anteriores al 31-12-2004, pues creo que va a haber unos cuantos reembolsos, el mío el primero...

Únete al grupo de Abante Asesores en Finect para comentar. 

¡Regístrate y forma parte de la comunidad líder de finanzas en España!

Regístrate

Top Autores

Abante
27º 322 Artículos
mariatejero
1 Artículos
Kaloxa
4 Artículos
eborrajeros
70º 1 Artículos

app version

Wed Nov 02 13:34:35 CET 2016

2221

79dd84889bae13e7769f41dc060a3ba472981ca5