Abante Asesores

un blog de Abante Asesores
Este artículo ha sido marcado como molesto Deshacer
Abante
09:40 el 27 abril 2015

Talento y dedicación al servicio de los que quieren profundizar en el conocimiento de su relación con el dinero e invertir bien

Tipos de interés negativos, ¿tiene sentido? | Por Juan Manuel Mazo

Aquellos que empezamos en finanzas hace muchos años, jamás pensamos que veríamos lo que hoy inunda los mercados de renta fija: tipos de interés negativos de en los tipos de intervención de los bancos centrales y, sobre todo, en los bonos gubernamentales de muchos países europeos. Es decir, las entidades financieras tienen que pagar a los bancos centrales por depositar su dinero y los inversores pagar a los gobiernos y a algunas empresas por el ‘privilegio’ de prestarles.

¿Tiene sentido? Desde el punto de vista teórico, obviamente, no. Pagar por prestar es parecido a pagar por trabajar… pero, ¿por qué está pasando?

Se me ocurren tres razones por las que un inversor podría comprar activos a tipos negativos:

  • Especulación a corto plazo : compro a -0,10%  para venderlo a -0,20%. El sentido es el mismo que comprar a 2,50% para venderlo a 2,40%.  Este flujo es importante y es lo que se llama Front running. Es decir, compro antes de que lo haga mi cliente, en este caso el BCE, u otro banco central.
  • Inversores ‘forzados’ : inversores que deben invertir en esos activos, independientemente de su rentabilidad. Sobre todo, fondos de inversión, fondos de pensiones y compañías de seguros que, por política de inversión (normalmente regulada), tienen que invertir obligatoriamente en renta fija (gubernamental o no) al precio al que se encuentran en el mercado.
  • Refugio : se habían visto  tipos negativos en bonos japoneses y suizos a corto plazo en situaciones de pánico financiero, lo que obviamente no es el caso en este momento.

En mi opinión los tipos de interés negativos tienen dos efectos a largo plazo muy negativos para la economía real, independientemente de la ‘fiesta’ que supone a corto plazo para la economía financiera (mercados):

  1. Es un impuesto para el ahorro y, por tanto, reduce los niveles de inversión y, como consecuencia, el crecimiento y el empleo.
  2. Es matemáticamente imposible valorar ningún activo financiero con tipos de descuento negativos, lo que introduce una distorsión enorme en los mercados financieros.

Juan Manuel Mazo es gestor de Maral Macro FI y de Maral Macro Fund.

Twitter: @JuanMMazo

Perfil del gestor en Unience

 

Publicar Ocultar ¿Quieres hacer públicos tus favoritos? Publicar No por el momento
2 comentarios
1 vez compartido

Bueno, desde un punto de vista únicamente practico, si no encuentras ningún producto financiero que te guste para invertir, los intereses por depósitos están a casi cero, la cuantia de cash que tienes no es para tener debajo del colchón,  entonces, tener deuda alemana pagando o que te cobren comisiones por tener cuentas en el banco ¿no es económicamente lo mismo? No hace mucho cuando no existían las cuentas sin comisiones, te encontrabas en situaciones análogas sin querer.

 

 

 

gracias por el artículo. Todos esas operaciones, que no tienen sentido para un inversor pequeño o mediano, seguro que sí lo tienen para grandes corporaciones o bancos. Ellos tienen su propio universo, con una leyes y acuerdos que a los mortales se nos escapan.

Únete al grupo de Abante Asesores en Finect para comentar. 

¡Regístrate y forma parte de la comunidad líder de finanzas en España!

Regístrate

Top Autores

Abante
27º 318 Artículos
mariatejero
1 Artículos
Kaloxa
4 Artículos
eborrajeros
70º 1 Artículos

app version

Wed Nov 02 13:34:35 CET 2016

2221

79dd84889bae13e7769f41dc060a3ba472981ca5