Aberdeen Asset Management

un blog de Aberdeen Asset Management
Este artículo ha sido marcado como molesto Deshacer
AberdeenAM
14:03 el 26 enero 2016

Año nuevo en China: hacia donde vamos?

Se espera otro año difícil para Asia. Es poco probable que la demanda global de bienes y servicios vaya a mejorar a corto plazo y hacía mucho tiempo que la confianza de los inversores en los mercados emergentes no se situaba en niveles tan bajos.

Los mercados se desplomaron nada más abrir tras la festividad de Año Nuevo. A pesar de que el temblor se hizo sentir en todo el mundo, el epicentro se localizó en China.

La principal preocupación de muchos inversores de todo el planeta se centra ahora en China, en sustitución de la Reserva Federal. ¿Se enfrentará el país a un aterrizaje forzoso? Y en ese caso, ¿cómo afectará a los demás países? ¿Qué le depara el destino a Asia si la economía más importante de la región no es capaz de empezar a organizarse?

No cabe duda de que la economía se está ralentizando. Nuestras previsiones más recientes para el crecimiento del PIB chino este año apuntan a un 6,6 %, una cifra que dista mucho de la expansión superior al 10 % de antaño, y es probable que la ralentización siga su curso.

Sin embargo, ¿se trata de un dato tan negativo? La ralentización del crecimiento se debe tanto a motivos estructurales como coyunturales, dado que la economía está abandonando un modelo basado en la inversión e impulsado por la exportación para centrarse en otro que concede máxima prioridad al consumo doméstico. El país busca un crecimiento sostenible.

El último tropiezo del mercado de valores chino se achacó a dos razones: un torpe intento de contener las pérdidas en un mercado sobrevalorado que provocó una venta masiva alimentada por el pánico; y una mala comunicación de la relajación de la política monetaria aplicada al renminbi que desató las sospechas de que el país pretendía una devaluación para evitar problemas.

Dicho esto, los mercados chinos de renta variable no se ajustan a la realidad. Cuando los precios de las acciones fluctúan en función de la interacción entre una manipulación del mercado promovida por el Estado y los instintos especulativos de millones de inversores minoristas, dejan de servir como parámetro para determinar la calidad de una empresa. Tampoco permiten vislumbrar el estado de una economía.

«Los mercados chinos de renta variable no se ajustan a la realidad. Cuando los precios de las acciones fluctúan en función de la interacción entre una manipulación del mercado promovida por el Estado y los instintos especulativos de millones de inversores minoristas, dejan de servir como parámetro para determinar la calidad de una empresa. Tampoco permiten vislumbrar el estado de una economía».

Este es el motivo por el que los mercados de valores de Shanghai y Shenzhen no van a ser los que nos digan que, a pesar de que China tiene que resolver los efectos de una mala asignación masiva de capital tras la crisis financiera mundial, la economía no se encuentra ni mucho menos al borde del colapso.

La reciente debilidad del renminbi —tras un avance del 26 % frente al dólar desde mediados de 2005— se entiende mejor en el contexto del proceso en curso para la liberalización de la moneda. La debilidad del sector manufacturero se compensa en parte con el crecimiento de las industrias de servicios, en particular en el sector privado.

Eso no quiere decir que China no afronte desafíos importantes — el gobierno local y la deuda de las empresas representan graves problemas, el sector público está hinchado y resulta ineficaz, mientras que el mercado inmobiliario sigue siendo frágil—, pero Pekín todavía dispone de múltiples herramientas para evitar la catástrofe.

No cabe duda de que la ralentización del país ha supuesto un duro golpe para los proveedores de materias primas de la región, tales como Malasia e Indonesia. Los países asiáticos vinculados a China a través de cadenas de producción también se ven afectados.

Sin embargo, la región ha aprendido a diversificarse, las actividades económicas han subido en la cadena de valor, el aumento del consumo doméstico ha reducido la dependencia de las exportaciones y unas finanzas públicas más saneadas han limitado la vulnerabilidad ante las sacudidas procedentes del exterior. Las reformas, a pesar de los numerosos obstáculos, constituyen ahora una prioridad en muchos países.

Pero hay más noticias positivas. La Reserva Federal finalmente subió los tipos de interés estadounidenses a finales del pasado año, en lo que se espera que represente un primer paso hacia la «normalización» de la política monetaria y el comienzo del fin de una era de distorsiones del mercado como consecuencia de la crisis financiera.

La subida de tipos de diciembre eliminó una fuente de incertidumbre para Asia. Ahora se centrará la atención en el ritmo de las subidas de tipos posteriores. Los primeros signos apuntan a que la Reserva Federal tiene previsto actuar con prudencia para no dificultar la recuperación económica en los Estados Unidos.

Por supuesto, a pesar de que este país está endureciendo su política monetaria, es probable que tanto Japón como la Unión Europea se beneficien de nuevos estímulos por parte de sus respectivos bancos centrales. Casi con toda certeza, a corto plazo se producirán nuevas salidas de capital de los mercados emergentes y muchas monedas asiáticas se debilitarán frente al dólar. Sin embargo, si la Reserva Federal no se ha equivocado al juzgar la situación, las economías regionales deberían beneficiarse de un repunte de la demanda liderado por los Estados Unidos.

También existen focos de crecimiento en Asia, a pesar de las dificultades. Por ejemplo, en China seguimos  de cerca empresas seleccionadas que operan en los sectores del turismo, la salud y los seguros, mientras que los bancos del sector privado de la India continúan obteniendo buenos resultados medidos en función de diversos indicadores de la rentabilidad.

Por otra parte, algunas empresas asiáticas pagan más dividendos a sus accionistas, mientras que otras (como los promotores inmobiliarios de Singapur) han aumentado los ingresos de los accionistas a través de recompras de acciones financiadas con sólidas reservas de efectivo.

Nuestro instinto contrario a la tendencia del mercado nos dice que la volatilidad y la oportunidad suelen ir de la mano. Por este motivo, nuestros gestores de fondos están comenzando a recuperar su entusiasmo. La situación no es nueva para los que llevamos mucho tiempo dedicándonos a esto y sabemos que Asia se repondrá y resurgirá todavía con más fuerza.

Hugh Young

Consejero Delegado

Aberdeen Asset Management

 

Información importante

Lo anterior es estrictamente informativo y no debe ser considerado como una oferta o petición para negociar en cualquiera de las inversiones mencionadas en el presente documento. Aberdeen Asset Managers Limited (AAML) no garantiza la exactitud, adecuación o integridad de la información y materiales contenidos en este documento y rechaza expresamente toda responsabilidad por errores u omisiones en la información y los materiales. Cualquier investigación o análisis utilizado en la preparación de este documento ha sido obtenido por AAML para su propio uso, y la entidad puede haber actuado por su propia finalidad. Los resultados así obtenidos se ponen a disposición sólo por coincidencia y la exactitud de la información está garantizada. Una parte de la información en este documento puede contener proyecciones u otras declaraciones prospectivas con respecto a eventos futuros o rendimiento financiero futuro de los países , mercados o empresas. Estas afirmaciones son sólo predicciones y los eventos o resultados reales pueden diferir materialmente. El lector debe hacer su propia evaluación de la exactitud y pertinencia de la información contenida en este documento y hacer tales investigaciones de forma independiente, si él las considere necesarias o convenientes para el objetivo de esta evaluación. Cualquier opinión o estimación contenida en este documento se hace con carácter general y no debe ser considerada por el lector como un consejo. Ninguno de los empleados o agentes de AAML ha dado ninguna consideración y tampoco ha realizado ninguna investigación sobre los objetivos de inversión, situación financiera o necesidades particulares del lector, de cualquier persona o grupo de personas. En consecuencia, no se da ninguna garantía y no se acepta ninguna responsabilidad por cualquier pérdida que surja directa o indirectamente del lector, cualquier persona o grupo de personas actuando según la información, opinión o estimación contenida en este documento. Aberdeen Asset Managers Limited se reserva el derecho de realizar cambios y correcciones a sus opiniones expresadas en este documento en cualquier momento, sin previo aviso.

Emitido en la UE por Aberdeen Asset Managers Limited (" AAML ") . Registrada en Escocia N. º 108419 . Domicilio social: Terraza 10 Reina, Aberdeen, AB10 1YG . Autorizada y regulada por la Autoridad de Conducta Financiera (Financial Conduct Authority) en el Reino Unido.

Publicar Ocultar ¿Quieres hacer públicos tus favoritos? Publicar No por el momento
0 comentario
2 veces compartido
Únete al grupo de Aberdeen Asset Management en Finect para comentar. 

¡Regístrate y forma parte de la comunidad líder de finanzas en España!

Regístrate

Top Autores

AberdeenAM
227º 94 Artículos
Kaloxa
3 Artículos
Anaguzmanq
127º 4 Artículos
FarisH
3431º 1 Artículos

Más comentados

app version

Wed Nov 02 13:34:35 CET 2016

2221

79dd84889bae13e7769f41dc060a3ba472981ca5