Aberdeen Asset Management

un blog de Aberdeen Asset Management
Este artículo ha sido marcado como molesto Deshacer
AberdeenAM
10:45 el 29 julio 2015

Japón: nuevos horizontes en gobierno corporativo

 

Durante mucho tiempo, el gobierno corporativo en Japón ha sido motivo de preocupación para los inversores extranjeros. La gestión de las empresas estaba enfocada tanto a preservar la armonía social como a maximizar los beneficios, mientras que los accionistas se encontraban al final de una larga lista de partes interesadas. Los inversores extranjeros acusan a las empresas japonesas, entre otras cosas, de no prestar atención a la rentabilidad de los accionistas, mantener unos niveles de efectivo demasiado elevados, mantener intereses en proveedores y otras empresas afines. Aseguran que estos factores suponen un lastre en términos de rentabilidad de los recursos propios y otros parámetros (véanse los gráficos 1 y 2). 

Muchos equipos directivos hacían oídos sordos a quienes solicitaban mejoras en el gobierno corporativo y la rentabilidad del capital, tanto por lo que respecta a su forma (por ejemplo, estructura de los consejos) como a su función (por ejemplo, una gestión más orientada al accionista). Los grupos de inversores, como la Asociación Asiática de Gobierno Corporativo (ACGA, por sus siglas en inglés, a la que Aberdeen pertenece), han organizado visitas al país, elaborado libros blancos sobre gobierno corporativo y dialogado con grupos industriales, en un intento de impulsar la reforma y el desarrollo. Sin embargo, el progreso ha sido dolorosamente lento.

La publicación este mes de un código de gobierno corporativo es el último de una serie de acontecimientos que sugieren que finalmente las cosas podrían estar cambiando. Es más, el grado de consenso sobre la necesidad de una reforma del gobierno corporativo ha sido prometedor. Estas reformas podrían finalmente activar el crecimiento gradual de la rentabilidad del capital (ROE, por sus siglas en inglés) y los beneficios, lo que favorecerá una mejora sostenible de los precios de las acciones.

 

 

 

 

¿Qué ha cambiado?

Este mismo mes ha entrado en vigor el nuevo codigo de gobierno corporativo de Japón, el primero de su historia. El código, elaborado como consecuencia de otras medidas relacionadas, pretende potenciar la rendición de cuentas de las empresas frente a los accionistas. Las directrices se basan en los Principios de Gobierno Corporativo de la OCDE, aunque ha sido «adaptados» para las empresas japonesas.

Un ejemplo de estas directrices es que las empresas deberán examinar y justificar anualmente las participaciones cruzadas, lo que puede suponer una amenaza para las relaciones corporativas demasiado estrechas que han caracterizado al mundo empresarial japonés. Este código también exige que las firmas designen al menos a dos consejeros externos, en un intento de garantizar la conformidad de los consejos corporativos.

Al igual que en el caso de las reformas previas relacionadas con el gobierno corporativo, el código es voluntario. Lo que refuerza en cierto modo estas medidas es el hecho de que la normativa de cotización de la bolsa de Tokio exige que las empresas cumplan estas directrices o expliquen de forma razonable el porqué no lo hacen.

 

El profesor

El código de gobierno corporativo es el último de una serie de acontecimientos que se remontan a 2013. En agosto del pasado año, el profesor Kunio Ito, que dirigió una encuesta patrocinada por el Ministerio de Economía, Comercio e Industria, publicó un informe en el que recomendaba métodos para mejorar la relación entre empresas e inversores. Ito realizó una serie de recomendaciones entre las que se incluían alentar a las empresas a mejorar la rentabilidad del capital, estableciendo una cifra mínima del 8%. Haciéndose eco de las preocupaciones expresadas por los accionistas con respecto a la asignación de capital, el informe señalaba la preferencia de los inversores por «la devolución de las reservas a los accionistas en caso de que no se puedan invertir», recomendando al mismo tiempo una mejor interacción entre inversores y empresas.

 

El índice

Otro acontecimiento que pretende inculcar el concepto del valor del accionista fue la aparición del índice JPX-Nikkei 400, un nuevo índice de referencia concebido para resaltar a las empresas con mejores resultados, a través de parámetros valorados por los accionistas. En concreto, su inclusión en el índice viene determinada por las puntuaciones de las empresas por lo que respecta a la rentabilidad del capital (40% de la ponderación), los beneficios de explotación acumulados en tres años (40%) y la capitalización de mercado (20%). Las empresas también son valoradas en función del nombramiento de consejeros externos, la adopción de las normas internacionales de presentación de información financiera y de si publican información en inglés.

El índice ha conseguido poner en acción a las empresas: por ejemplo, cuando Amada, la empresa dedicada a la cizalla de metales, quedó fuera del índice el pasado año, la firma anunció una política de rentabilidad del capital más trasparente a través de un incremento de los dividendos y la recompra de acciones. Además, incluyó consejeros independientes en su consejo. Sin embargo, la empresa continúa a la espera de ser incluida en el índice.

 

Inversores

A comienzos del pasado año, la Autoridad de Servicios Financieros publicó un documento titulado Principios para unos inversores institucionales responsables («Principles for Responsible Institutional Investors», más conocido como el código de administración) que establece el marco de obligaciones para garantizar que los inversores desempeñen un papel más importante en la interrelación con las empresas cotizadas.

Elaborado sobre la base de un conjunto de directrices publicadas en el Reino Unido en 2010, el código alienta a los inversores a cuestionar a los equipos directivos por lo que respecta asuntos más generales de gobierno y estrategia, en lugar de centrarse en las preguntas a corto plazo relacionadas con la rentabilidad financiera. En particular, el código se refiere al hecho de que los inversores podrían querer debatir sobre cuestiones como el gobierno, la estrategia, la estructura del capital y la gestión del riesgo.

En este caso las empresas también deberá cumplir o justificar el incumplimiento de las directrices, pero se espera que los inversores que las han suscrito (incluyendo Aberdeen) divulguen este hecho y los métodos empleados para cumplir sus obligaciones.

 

La opinión de Aberdeen

Aberdeen lleva invirtiendo en Japón alrededor de tres décadas y nuestro proceso de inversión implica la búsqueda de equipos directivos de confianza y que mantengan el compromiso de generar valor para los accionistas. También somos inversores a largo plazo, con un horizonte de inversión medio cercano a los siete años en nuestra estrategia central de renta variable japonesa.

Esto significa que dedicamos una cantidad importante de tiempo a las cuestiones del gobierno corporativo. En nuestras reuniones con empresas, debatimos sobre la gestión, la asignación del capital, la estructura del consejo y la planificación de la sucesión. Se trata de una barrera fundamental para nosotros y solamente tenemos en cuenta las valoraciones una vez que nos sentimos satisfechos con la gestión. Estos debates, tanto internos como con las empresas, continúan una vez que hemos realizado una inversión.

Dicho esto, no somos «activistas» y no invertimos con un objetivo deliberado del retorno del capital ni de modificar la estrategia de una empresa. Por lo contrario, pensamos que nuestro trabajo consiste en interactuar con los equipos directivos y en preguntarles cómo dirigen sus empresas. Aprovechamos cualquier oportunidad para compartir nuestros pensamientos con las empresas con las que invertimos: por ejemplo, el pasado año asistimos a 11 juntas generales anuales en Japón, en las que habitualmente éramos el único inversor institucional presente. Sin embargo a veces se niega el acceso a las juntas generales anuales a inversores extranjeros, que te parece? A pesar de que se están emprendiendo acciones para garantizar estos derechos de los accionistas, esperamos detalles más concretos.

 

Margen de mejora

El pasado año los gestores de fondos de Aberdeen visitaron 133 empresas japonesas, que son solamente algunas de las 962 empresas que visitamos en el conjunto de la región de Asia Pacifico. Normalmente son visitas rutinarias, aunque a veces este tipo de reuniones están motivadas por un hecho concreto.

En ocasiones se producen decisiones corporativas con las que no estamos de acuerdo, sea por su diseño o por un mal asesoramiento, como por ejemplo, la emisión de renta variable sin un uso claro del producto, una emisión de bonos convertibles que resta valor o la aceptación de un precio de venta que no refleja el valor real de una sociedad. En efecto, a pesar de que japón ha hecho ciertos progresos en materia de gobierno corporativo, nos siguen preocupando estas cuestiones.

En concreto, las nuevas acciones se emiten a menudo sin derechos de tanteo. La ley de sociedades japonesa solamente requiere la aprobación del accionista si el precio de compra se considera injusto para los accionistas existentes, o en aquellos casos en los que no existe una justificación. Por otra parte, la normativa de la bolsa requiere que el accionista vote únicamente cuando la dilución supere el 25% o se produzca un cambio de control. Por tanto, en la mayoría de los casos, los accionistas existentes se enfrentan a una dilución sin su aprobación.

En nuestra opinión, la modificación de la normativa de cotización en este sentido mejoraría el gobierno corporativo y reforzaría la protección de los accionistas minoritarios. La introducción de límites para el tamaño de las emisiones y el otorgamiento a los accionistas del derecho a aprobar un «mandato general» para la realización de estas emisiones reforzarían los derechos de los accionistas.

 

Intensificación de los esfuerzos

Otra cuestión que genera preocupación es la de las ofertas por adjudicación amistosas. Estas ofertas, típicamente iniciadas por un accionista de peso (por ejemplo, una empresa con una participación del 30%), pueden infravalorar de forma sustancial a la empresa objeto de la oferta. Por otra parte, esta empresa a menudo ayuda al mencionado accionista a través de una emisión de acciones de tesorería al mismo precio de oferta. A pesar de que estas operaciones requieren la aprobación de terceros, en realidad se trata de transacciones de partes relacionadas que resultan perjudiciales para los accionistas minoritarios.

Pensamos que es necesario establecer unas normas mucho más estrictas para regular estas operaciones y que los equipos de dirección de las empresas deben concentrarse en generar valor para todos los accionistas, en lugar de tranferir este valor a una parte afín.

 

Y, por último

El nuevo código de gobierno corporativo recomienda a las empresas que desginen al menos dos consejeros externos para sus consejos. En nuestra opinión, los consejeros de calidad pueden sumar valor al consejo, al ofrecer un debate constructivo y sólido.

La mayor parte de las empresas en las que invertimos ya han introducido o añadido consejeros externos y, en algunos casos, consejeros con sede en el extranjero. A pesar de que acogemos con satisfacción la urgencia renovada de las empresas por satisfacer los requisitos del código de gobierno, estos cambios han de ser significativos. Los nuevos miembros del consejo deben conocer sus responsabilidades y no tener miedo a hablar claro. Después de todo, los consejeros independientes de Olympus y Sony no han conseguido evitar el fraude contable y la pérdida de competitivdad, respectivamente.

Los acontecimientos de los últimos 18 meses sugieren el progreso de la reforma del gobierno corporativo. Sin embargo, debemos protegernos frente al cumplimiento en forma y no en contenido. A pesar de que las recompras de acciones han generado mucho interés - algo que no es nuevo en Japón, ya que las empresas con equipos directivos sólidos llevan años haciéndolo-, nos mantenemos cautos con respecto a las empresas que lanzan de forma mecánica procesos de recompra para tener contentos a los inversores, analistas y reguladores, sin pensar mucho en las valoraciones o en su estrategia de rentabilidad del capital a más largo plazo. Sugerimos a las empresas que se planteen la posibilidad de pagar dividendos especiales, ademas de las recompras de acciones.

Todos estos cambios han tenido repercusiones: Japón ha ocupado el tercer puesto (por detrás de Hong Kong y Singapur) en la última encuesta bianual de la Asociación Asiática de Gobierno Corporativo, un puesto por encima que en el sondeo de 2012. Este logro merece nuestro reconocimiento, aunque todavía existe mucho margen de mejora.

 

David A. Smith,

Director de Gobierno Corporativo, Renta variable –  Asia

Kwok Chern-Yeh,

Director de Gestión de Inversiones, Japón, Renta variable – Asia

 

 

Información importante

Lo anterior es estrictamente informativo y no debe ser considerado como una oferta o petición para negociar en cualquiera de las inversiones mencionadas en el presente documento. Aberdeen Asset Managers Limited (AAML) no garantiza la exactitud, adecuación o integridad de la información y materiales contenidos en este documento y rechaza expresamente toda responsabilidad por errores u omisiones en la información y los materiales. Cualquier investigación o análisis utilizado en la preparación de este documento ha sido obtenido por AAML para su propio uso, y la entidad puede haber actuado por su propia finalidad. Los resultados así obtenidos se ponen a disposición sólo por coincidencia y la exactitud de la información está garantizada. Una parte de la información en este documento puede contener proyecciones u otras declaraciones prospectivas con respecto a eventos futuros o rendimiento financiero futuro de los países, mercados o empresas. Estas afirmaciones son sólo predicciones y los eventos o resultados reales pueden diferir materialmente. El lector debe hacer su propia evaluación de la exactitud y pertinencia de la información contenida en este documento y hacer tales investigaciones de forma independiente, si él las considere necesarias o convenientes para el objetivo de esta evaluación. Cualquier opinión o estimación contenida en este documento se hace con carácter general y no debe ser considerada por el lector como un consejo. Ninguno de los empleados o agentes de AAML ha dado ninguna consideración y tampoco ha realizado ninguna investigación sobre los objetivos de inversión, situación financiera o necesidades particulares del lector, de cualquier persona o grupo de personas. En consecuencia, no se da ninguna garantía y no se acepta ninguna responsabilidad por cualquier pérdida que surja directa o indirectamente del lector, cualquier persona o grupo de personas actuando según la información, opinión o estimación contenida en este documento. Aberdeen Asset Managers Limited se reserva el derecho de realizar cambios y correcciones a sus opiniones expresadas en este documento en cualquier momento, sin previo aviso.

Emitido en la UE por Aberdeen Asset Managers Limited (“ AAML “). Registrada en Escocia N. º 108419. Domicilio social: Terraza 10 Reina, Aberdeen, AB10 1YG. Autorizada y regulada por la Autoridad de Conducta Financiera (Financial Conduct Authority) en el Reino Unido.

Publicar Ocultar ¿Quieres hacer públicos tus favoritos? Publicar No por el momento
0 comentario
3 veces compartido
Únete al grupo de Aberdeen Asset Management en Finect para comentar. 

¡Regístrate y forma parte de la comunidad líder de finanzas en España!

Regístrate

Top Autores

AberdeenAM
227º 93 Artículos
Kaloxa
3 Artículos
Anaguzmanq
127º 4 Artículos
FarisH
3431º 1 Artículos

app version

Wed Nov 02 13:34:35 CET 2016

2221

79dd84889bae13e7769f41dc060a3ba472981ca5