Aberdeen Asset Management

un blog de Aberdeen Asset Management
Este artículo ha sido marcado como molesto Deshacer
AberdeenAM
12:18 el 10 marzo 2016

¿Quién teme al gran y malvado lobo deflacionario? Deberíamos hacerlo

Oficialmente, la eurozona entró en deflación otra vez en febrero a pesar los grandes esfuerzos del Banco Central Europeo (BCE). Se espera que Mario Draghi anuncie más medidas el jueves para intentar que Europa abandone el miedo a la deflación. Pero, ¿por qué los bancos centrales y los economistas temen tanto a la inflación baja y a la deflación? ¿Realmente el lento aumento de los precios es bueno? La respuesta: seguramente deberíamos temerla. 

 

La primera razón es la peligrosa forma en la que la deflación interactúa con los niveles de deuda. Si se tiene deuda, es necesario abonar lo que se debe: por ejemplo, una deuda de 100 requeriría un pago de 100 euros. Esto es obvio, pero hay que pensar qué ocurre cuando los precios varían al alza (inflación) o la baja (deflación). Cuando hay inflación, cuando el precio de lo que quieres adquirir está aumentando, 100 euros sirven para comprar menos. En términos de deuda, esto significa que el valor real de una deuda de 100 euros disminuye cuando hay inflación. Lo cual es fantástico porque significa que se podrá devolver la deuda más fácilmente.

 

Pero sucede todo lo contrario cuando hay deflación: el valor real de la deuda aumenta ligeramente con el tiempo. Lo que definitivamente no es bueno. Los deudores terminan recortando el gasto de otras partidas para pagar su creciente deuda. Esto significa que no están invirtiendo y que es más probable que incurran en impago o quiebren. También significa que la gente que puede estar pensando en pedir un crédito – quizá para comprar una casa o una compañía que quiera invertir en una nueva máquina- será más reacia a hacerlo porque saben que su deuda va a ir aumentando. Todo esto es perjudicial para la economía.

 

Este proceso es conocido como “deflación de la deuda” pero, debido a un clima de confusión, Europa ni siquiera necesita estar experimentando deflación para sufrir sus efectos negativos. El BCE mantiene el objetivo de inflación justo por debajo del 2%. Esto significa que las compañías y los particulares tienen una expectativa razonable de que la inflación será del 2%.  Y por tanto, alcanzan acuerdos para pedir préstamos en base a esta expectativa. Pero si ese objetivo del 2% no se alcanza sistemáticamente, el importe de la deuda que se debe es mayor de lo que se había pensado en principio. Esto supone para los prestatarios el mismo problema que tendrían si hubiera deflación: la deuda es mayor de lo que habían planeado porque no tienen un límite del 2%. Ese es el motivo por el que la gente está preocupada por lo que llaman “lowflation”: cuando la inflación es menor de lo que el banco central trata de alcanzar.

 

La segunda razón importante para preocuparse por la deflación es que tiende a dar lugar a un mayor nivel de desempleo. Si el precio al que una compañía vende sigue cayendo a causa de la deflación, la empresa va a tener que reducir sus costes. La respuesta natural debería ser a menudo recortar los salarios para tratar de asegurar que la compañía puede mantener su margen de beneficios. Pero con frecuencia los responsables de las compañías no lo hacen, probablemente por razones morales que son comprensibles (recortar los sueldos de los empleados suele suponer un duro golpe moral). Por este motivo, los responsables tienden a reducir el número de empleados despidiendo trabajadores y no contratando más, por tanto aumenta el nivel de desempleo.  

 

Teniendo en cuenta todo esto, no es sorprendente que los bancos centrales intenten evitar la deflación. Pero existen límites a sus poderes y esta es probablemente la amenaza más peligrosa de la deflación. Los bancos centrales ajustan los tipos de interés que establecen como una manera de alinear la inflación con el objetivo fijado. Pero por el momento solo pueden recortarlos (se solía pensar que se podrían bajar hasta cero, pero la situación ha cambiado y parece que pueden situarse por debajo de cero). Si el banco central no es capaz de recortar los tipos tan rápido como desciende la inflación, entonces se puede decir que los tipos de interés que se tienen en cuenta para la inflación aumentan. Lo que en realidad supone un endurecimiento de las condiciones monetarias. Es decir, se puede alcanzar un punto donde la inflación sólo sigue cayendo porque el banco central ha recortado los tipos de interés tanto como puede. Es en este punto en el que la economía puede entrar por su propia naturaleza en una espiral donde el precio de los bienes cae, la inflación ajustada a los tipos de interés aumenta, causando debilidad en la economía, lo que lleva a que los precios caigan más y la tasa de inflación ajustada a los tipos aumente más y así sucesivamente. 

 

Esta es la razón por la que el BCE está ansioso por aumentar la inflación actual, para que no se caiga en dicha trampa el día mañana. La deflación es el lobo que llama a la puerta de Europa y el BCE está haciendo todo lo que puede para luchar contra ella.

 

Luke Bartholomew, gestor de inversiones de Aberdeen Asset Management

 

 

 

Información importante

 

Lo anterior es estrictamente informativo y no debe ser considerado como una oferta o petición para negociar en cualquiera de las inversiones mencionadas en el presente documento. Aberdeen Asset Managers Limited (AAML) no garantiza la exactitud, adecuación o integridad de la información y materiales contenidos en este documento y rechaza expresamente toda responsabilidad por errores u omisiones en la información y los materiales. Cualquier investigación o análisis utilizado en la preparación de este documento ha sido obtenido por AAML para su propio uso, y la entidad puede haber actuado por su propia finalidad. Los resultados así obtenidos se ponen a disposición sólo por coincidencia y la exactitud de la información está garantizada. Una parte de la información en este documento puede contener proyecciones u otras declaraciones prospectivas con respecto a eventos futuros o rendimiento financiero futuro de los países , mercados o empresas. Estas afirmaciones son sólo predicciones y los eventos o resultados reales pueden diferir materialmente. El lector debe hacer su propia evaluación de la exactitud y pertinencia de la información contenida en este documento y hacer tales investigaciones de forma independiente, si él las considere necesarias o convenientes para el objetivo de esta evaluación. Cualquier opinión o estimación contenida en este documento se hace con carácter general y no debe ser considerada por el lector como un consejo. Ninguno de los empleados o agentes de AAML ha dado ninguna consideración y tampoco ha realizado ninguna investigación sobre los objetivos de inversión, situación financiera o necesidades particulares del lector, de cualquier persona o grupo de personas. En consecuencia, no se da ninguna garantía y no se acepta ninguna responsabilidad por cualquier pérdida que surja directa o indirectamente del lector, cualquier persona o grupo de personas actuando según la información, opinión o estimación contenida en este documento. Aberdeen Asset Managers Limited se reserva el derecho de realizar cambios y correcciones a sus opiniones expresadas en este documento en cualquier momento, sin previo aviso.

 

Emitido en la UE por Aberdeen Asset Managers Limited (" AAML ") . Registrada en Escocia N. º 108419 . Domicilio social: Terraza 10 Reina, Aberdeen, AB10 1YG . Autorizada y regulada por la Autoridad de Conducta Financiera (Financial Conduct Authority) en el Reino Unido

Publicar Ocultar ¿Quieres hacer públicos tus favoritos? Publicar No por el momento
0 comentario
7 veces compartido
Únete al grupo de Aberdeen Asset Management en Finect para comentar. 

¡Regístrate y forma parte de la comunidad líder de finanzas en España!

Regístrate

Top Autores

AberdeenAM
227º 93 Artículos
Kaloxa
3 Artículos
Anaguzmanq
127º 4 Artículos
FarisH
3431º 1 Artículos

app version

Wed Nov 02 13:34:35 CET 2016

2221

79dd84889bae13e7769f41dc060a3ba472981ca5