Aprendiendo sobre Inversiones

un blog de Aprendiendo sobre Inversiones
Este artículo ha sido marcado como molesto Deshacer
apandres
14:00 el 07 enero 2016

Financial Data Analyst en Unience

El mejor discurso de graduación de la historia

O al menos uno de los mejores, en mi opinión. No se me ocurrieron muchos más que traducir, que no lo estuvieran ya. Se trata del discurso de graduación pronunciado por Charles T. Munger en junio de 1986. No se trata de una traducción literal, por contra he tratado mantener el espíritu de lo que he entendido que quería decir. No soy traductor profesional por lo que es posible que haya cometido errores. Estoy más que abierto a vuestras sugerencias. El original lo podéis consultar aqui en este link.

Las únicas maneras que he encontrado de mejorar semejante obra maestra han sido:

1. Traducirlo al castellano.

2. Incorporar imagenes y links a la Wikipedia.

Era el mejor regalo que podía hacer a todos los amigos que formamos Unience, eso si, con un día de retraso. Nada más. Les dejo con el Maestro:

Discurso dado por Charles T. Munger el 13 de Junio de 1986

Ahora que el director Berrisford ha seleccionado a uno de los patronos más antiguos y veteranos para hacer un discurso de graduación, corresponde al orador responder a dos preguntas presentes en cada mente de los asistentes:

1) ¿Por qué he  sido seleccionado?

 y,

2) ¿Cuánto va a durar?

Voy a responder a la primera pregunta. Conozco a Berrisford desde hace muchos años. Está intentando mejorar la reputación de nuestra escuela en la manera en la que un  hombre muestra con orgullo su caballo que puede contar hasta siete.

Sabe que contar hasta siete no es una gran hazaña matemática, pero que espera el reconocimiento  del público, ya que él sabe contar es un caballo.

En cuanto a la segunda pregunta, en cuanto a la duración de mi discurso, no la voy a responder con antelación. Les privaría de la viva curiosidad y expectación entusiasta en sus rostros, que prefiero mantener a toda costa.

Pero os diré una cosa. Determinar la duración de mi discurso me ayudó a definir sobre lo que os quería hablar. Cuando fui invitado a hablar me quedé sin palabras.  Aunque no tengo mucha experiencia en hablar en público sí que tengo un cinturón negro en audacia, e inmediatamente consideré a Demóstenes y Cicerón como modelos a seguir. Trataré de ganarme un cumplido cómo el que dio el propio Cicerón cuando se le preguntó cuál era de entre todos los discursos de Demóstenes su favorito. Cicerón respondió: El más largo.

Sin embargo,  y afortunadamente para esta audiencia, también pensé en famoso comentario de Samuel Johnson sobre el poema de Milton, El paraíso perdido, y correctamente  afirmó: "Nadie lo deseo más largo”.

Todo ello me hizo considerar cuál de los veinte discursos de graduación de la escuela de Harvard  de los  que había oído me hubiera gustado que fuera más largo. Sólo hay uno, el  dado por Johnny Carson,  en el que ofrecía sus recomendaciones para garantizarnos una existencia miserable. Por lo tanto, decidí repetir el discurso de Carson pero añadiendo algunas recomendaciones propias.

Después de todo, soy mucho más mayor que Carson cuando dio su discurso y he  fracasado, y sido desgraciado más veces (y de más maneras diferentes) de las que un joven humorista podría  haberlo sido. Estoy claramente cualificado para profundizar sobre la temática de Carson.

Lo que Carson dijo es  que no podía decir a la clase cómo ser feliz, pero podía garantizarles  por su experiencia personal cómo tener una vida miserable. Las recomendaciones de Carson incluían:

 

1) La ingestión de productos químicos en un esfuerzo para alterar el estado de ánimo o la percepción;

2) Envidia

3) Resentimiento

Aún  puedo recordar la convicción absoluta de Carson mientras contaba cómo cuando había permitido que  todas estas cosas entraran en su vida siempre había acabado de un modo miserable.

Es fácil comprender la primera recomendación de Carson para garantizarnos una existencia miserable: la ingestión de productos químicos para alterar nuestro estado de ánimo y  percepción. Estoy 100% de acuerdo. Mis cuatro mejores amigos de mi juventud eran inteligentes, de buen humor, y desde un punto de vista ético tenían un comportamiento intachable. Tenían tanto una personalidad como entorno  que jugaba a su favor.

Dos de ellos hace tiempo que murieron, con el  alcohol como  un factor determinante en tan triste desenlace.  Un tercero es un alcohólico viviente –si es que a ese estado se le puede llamar vivir.

 Aunque la propensión varía entre personas, desarrollar una adicción es algo que puede pasarnos  a cualquiera de nosotros, mediante  proceso sutil, demasiado ligero para ser sentido hasta que es demasiado fuerte  para ser roto.  En cualquier caso, aún no he conocido a nadie, en más de seis décadas de vida, que haya visto empeorada su calidad de vida por temer y evitar tan decadente proceso de autodestrucción.

La envidia, también se une a las drogas como una vía rápida para acabar en la miseria. Ya  causaba estragos  mucho antes de que adquiriera mala prensa en las leyes de Moisés. Si  queréis mantener la contribución de la envidia a una vida llena de sufrimiento no os recomiendo leer la biografía de aquel buen cristiano, Samuel Johnson , ya que su vida demuestra de un modo seductor los beneficios de no dejarse caer por esa clase de sentimientos.

El resentimiento funcionó para mí exactamente tal y como lo hizo para Carson. No puedo recomendároslo  lo suficiente si se desea una vida llena de momentos miserables. Estoy 100% de acuerdo con Carson: la vida ya  es suficientemente difícil de tragar como para además morder la piel amarga del resentimiento.

Para aquellos ustedes que deseen  la miseria, les  recomiendo se abstengan de una práctica curiosa de Benjamin Disraeliv, especialmente recomendado para aquellos a quienes les  resulte especialmente difícil liberarse de los resentimientos. Disraeli a medida que iba creciendo en  su carrera profesional hasta convertirse en  uno de los mejores Primeros Ministros de su época, aprendió a renunciar a la venganza. Por el contrario escribía el nombre de cada  persona que le había agraviado en pequeños papelitos que guardaba en un cajón. Entonces, de vez en cuando, pasaba revista a estos nombres y se deleitaba en ver de qué modo el mundo  había puesto en su lugar a sus enemigos sin su asistencia.

 Bueno, hasta aquí las tres  recomendación de Carson. Ahora vienen  las cuatro de Munger:

En primer lugar, no seas una persona de fiar. No hagas aquello que te has comprometido a hacer. Con que sólo domines este hábito vas a más que contrarrestar el efecto combinado de todas tus otras virtudes, sean las  que sean. Si disfrutas siendo relegado y excluido de las mejores compañías esta recomendación es para ti.

Distínguete en este hábito y siempre podrás jugar a ser la liebre  en la fábula, con la excepción de  que en vez  de ser dejado  atrás por una tortuga, lo serás  por hordas y hordas de tortugas mediocres e incluso por algunas tortugas mediocres en muletas. Debo advertirte que si no sigues mi primera recomendación puede que  sea  difícil para ti terminar  de un modo miserable, incluso si comienzas en desventaja.

Tuve  un compañero de habitación en la universidad que sufría  (y sufre) dislexia severa. Es quizás el hombre más fiable que nunca he conocido. Ha tenido una vida maravillosa hasta el momento, con una  esposa e hijos excepcionales, y es el director ejecutivo de una corporación multimillonaria. Si quieres evitar resultados como estos siempre puedes apoyarte en tus otros defectos siempre y cuando persistas en ser una persona en quien poder confiar.

No puedo dejar de remarcar como he hecho referencia a  su  vida como "maravillosa hasta ahora", sin poner énfasis en el factor "hasta el momento" que tiene la condición humana. Podemos recordar la historia de Creso, uno de los reyes más ricos del mundo en su tiempo. Más tarde, cuando aguardaba en cautiverio y se preparaba para ser quemado vivo afirmo: “Bueno,  ahora recuerdo las palabras de Solón: “La vida de ningún hombre debe ser calificada como  una vida feliz hasta que haya terminado ".

Mi segunda recomendación para la miseria es aprender todo lo que sea posible de tu  propia experiencia personal, minimizando lo que se puede  aprender de experiencias previas, buenas  y malas, de otros, vivos y muertos.

Esta recomendación es un tiro seguro  hacia una vida miserable.

Puedes ver los resultados de no aprender de los errores de otros con sólo mirarte a ti mismo. Que poco original es el género humano a la hora de hablar de desgracias comunes: muertos  por conducir borracho, mutilaciones por practicar una conducción temeraria, enfermedades sexuales incurables, estudiantes brillantes que se convierten en zombis gracias a  cultos autodestructivos,  quiebras de empresas por repetición de los errores evidentes cometidos por predecesores, etc.

La otra cara de evitar la sabiduría de aquellos que pasaron antes que nosotros es tratar de no aprender los mejores trabajos realizados antes que el tuyo. La recomendación es volverte tan poco cultivado como razonablemente te sea posible.

Tal vez veas mejor  el tipo de resultados  no-miserables, y por tanto a evitar si te retrato una pequeña anécdota. Hubo una vez un hombre que con recurrencia  dominó los mejores trabajos de sus predecesores, a pesar de un comienzo poco afortunado  y alguna mala  experiencia en geometría analítica. Con el tiempo,  su propio trabajo atrajo la atención de la comunidad científica de su tiempo y refiriéndose a sus descubrimientos afirmó:

“Si he visto un poco más allá que otros hombres es porque estaba apoyado sobre hombros de gigantes”.

Los huesos de aquel   hombre están enterrados, en la abadía de Westminster, bajo una inscripción un tanto inusual:

                    “Aquí yacen los restos de todo lo que había de  mortal en Sir Isaac Newton.”

Mi tercera recomendación para una vida miserable es hundirte y permanecer hundido cuando tengas tu primer, segundo o tercer revés en la vida. El mundo está lleno de adversidades, incluso para los afortunados y sabios, y esta actitud te garantizará, llegado el momento, que te encuentres hundido permanentemente en la mísera. Ignora a toda costa la sabiduría contenida en el epitafio que escribió para su propia tumba Epicteto:

“Aquí yace Epicteto, un esclavo, con el cuerpo mutilado, pobre entre los pobres, y favorecido por los Dioses.”

Mi recomendación final para una vida llena de divagaciones inútiles  e infelicidad es ignorar una historia que me contaron de  joven sobre un campesino que dijo:

“Ojalá supiera donde voy a morir, para así nunca ir allí”.

Mucha gente empezó a reír (tal y como han hecho ustedes) ante la ignorancia del campesino,  e ignoraron la sabiduría contenida en sus palabras. Si mi experiencia es de alguna ayuda, el enfoque del campesino debe ignorarse a cualquier costa por quien esté decidido a vivir una vida  miserable. Para garantizar su fracaso, deben desestimar el método del campesino, que es el mismo que uso Carson en su discurso.

Lo que hizo Carson fue abordar el estudio de cómo crear “X” dándole la vuelta a la pregunta, esto es, estudiando cómo crear un “no-X”. El gran algebraico Jacobi, seguía el mismo método que Carson y era conocido por la repetición constante de una frase “Invierte, busca siempre la función inversa”. Está en la naturaleza de muchas cosas, como bien sabía Jacobi, muchos problemas complejos son resueltos de mejor manera sólo cuando son enfocados al revés.

Por ejemplo, cuando prácticamente todo el mundo estaba revisando las leyes electromagnéticas de Maxwell para que fueran coherentes con las leyes de movimiento de  Newton, Einstein elaboró la teoría de  la relatividad, dando un giro de 180 grados, y haciendo necesario revisar las leyes de Newton para que  encajaran  con las de Maxwell.

En  mi opinión, como un fanático de las biografías, Charles Robert Darwin hubiese obtenido un expediente académico que hubiera estado  a la mitad de la tabla en la lista de graduados en la promoción de Harvard-Westlake de 1986.

 Aun así, es ahora famoso en la historia de la ciencia. Es precisamente el tipo de ejemplo del que no deberían aprender nada, si están decididos a minimizar los resultados de su propia vida. Los  avances de Darwin fueron en gran medida cosechados gracias  a su método de trabajo, que violaba todas mis reglas para tener una existencia miserable, es más, daba una vuelta de tuerca adicional, ya que daba mayor relevancia a aquellas pruebas y test que pudieran poner  en evidencia cualquier teoría en la que hubiera estado trabajando.

Por el contrario, muchas personas pronto desarrollan y más tarde perfeccionan un mecanismo para procesar cualquier  información que no esté alineada con sus propias ideas,  de tal modo que sus ideas originales queden intactas.

Se convierten en personas de quien Philip Wylie dijo:

“No podrías insertar ni un céntimo entre lo que ya saben y lo que nunca aprenderán.”

La vida de Darwin es una demostración de  cómo una tortuga puede ganar a una liebre, ayudado  por una objetividad extrema, que asiste a la persona que la busca en  acabar siendo el único jugador sin los ojos vendados en el juego de la piñata. Si minimizas la objetividad, ignoras no sólo una lección de Darwin, sino también una de Einstein. Einstein afirmó  que sus teorías más exitosas venían de:

 “…curiosidad, concentración, perseverancia y autocrítica...”

y por autocrítica se refería a la prueba y destrucción  de sus propias más amadas  ideas.

Por último, minimizar la objetividad te ayudará a disminuir tus  compromisos y posibilidades de tener bienes materiales, porque ser una persona objetiva no sólo les funciona a grandes físicos y biólogos. También genera valor añadido al trabajo de un jefe de obra en Bemidji.  Por lo tanto, si interpretas ser fiel a ti mismo con mantener todas las ideas de tu juventud, estarás en el buen camino no sólo de maximizar tu propia  ignorancia, si no también para obtener todo tipo de experiencias miserables a raíz de situaciones desagradables en el mundo  los negocios.

Es de recibo ahora, que un discurso hecho del revés termine con un brindis dado la vuelta, inspirado por la historia que contaba Elihu Root sobre como el perro llegó a Dover, “paso  a paso”.

 A la promoción de 1986:

Caballeros, que cada uno de ustedes llegue alto  viviendo cada día de una larga vida deseando cosas sencillas.

 

Publicar Ocultar ¿Quieres hacer públicos tus favoritos? Publicar No por el momento
10 comentarios
7 veces compartido

Qué bonito es dar consejos y qué dificil es cumplirlos . Gracias por el artículo.

Agradable lectura. Muchas gracias

Muchas gracias @apandres

@apandres: Eres un cielo. Ya sabes de mi predilección por Munger.  Dejo otro discurso emblemático, esta vez de Jobs

Steve Jobs Discurso en Stanford Sub.Español HD - YouTube

[Vídeo de discurso de steve jobs universidad de stanford] ? 14:28
https://www.youtube.com/watch?v=HHkJEz_HdTg
5 jul. 2011 - Subido por 012prime
Steve Jobs Discurso en Stanford Sub. ... Jim Carrey ofrece un inspirador discurso de graduación .

Un gran artículo, que me ha tenido cautivado y atrapado en su lectura hasta que lo he acabado. Muchas gracias por esta joya literaria.

Muchas gracias

Conocía es discurso, pero no está de más recordarlo de vez en cuando.

Gracias por la traducción.

@Luis1 @mistol @Mayor @mmfpam @acastillo @Esteban @Paco-Lodeiro-Amado

Muchas gracias por vuestras palabras, especialmente a @Luis1 por subir semejante joya como el discurso de Jobs en Standford.

Veo, y contribuyo con el de Neil Gaiman. Lo conocí gracias al link original de dónde saque el de Munger. No diría que fuera mejor que cualquiera de los anteriores, pero si creo que da en la clave en cosas importantes como:

 

-. Tratar de dejar el mundo más interesante de como te lo encontraste.

-. Animarte a cometer errores. En mi experiencia el único que no los comete es el que nunca hace nada. 

 

¡Buen fin de semana a todos!

Muchas gracias, interesante regalo, no lo conocía.

Muy bueno el discurso! Gracias por compartirlo. 

La parte de como crear X y aprender a crear un "no-X" me recuerda mucho ya sea por casualidad o no, a la famosa regla número 1 de W.Buffett: No pierda dinero. Ya que justamente lo que él hace es lo contrario, generar dinero y lo consigue evitando los no-X. 

Ahora una aportación extra al post: Tenemos  otro discurso de graduación del mismo Charlie Munger al que ha añandido unos cuantos consejos después de otros 21 años de experiencia respecto al discurso anterior y que bien valdría el calificativo de segundo mejor discurso de graduación de la historia (Son 5 vídeos, por lo que hay que pinchar para seguir el resto de la serie).

 

 

 

 

Únete al grupo de Aprendiendo sobre Inversiones en Finect para comentar. 

¡Regístrate y forma parte de la comunidad líder de finanzas en España!

Regístrate

Últimos artículos

Top Autores

Enbolsa
388º 31 Artículos
ivangv
224º 26 Artículos
Kaloxa
28 Artículos
Artedeinvertir
25º 25 Artículos

Más comentados

¿Con quien debo operar?
38 Comentarios
Bolsa básica: ¿Qué son los soportes y resistencias?
42 Comentarios
Thanksgiving Day: ¿A quiénes darías tú las gracias?
38 Comentarios
PLAN DE PENSIÓN /AHORRO FISCAL Y COSTE DE OPORTUNIDAD
35 Comentarios
Artículos de ayuda para inversores que quieren aprender
36 Comentarios

app version

Wed Nov 02 13:34:35 CET 2016

2221

79dd84889bae13e7769f41dc060a3ba472981ca5