Fidelity España

un blog de Fidelity España
Este artículo ha sido marcado como molesto Deshacer
Fidelity
10:42 el 21 abril 2017

Fidelity es una gestora internacional de fondos, con activos por valor superior a 200.000 millones de dólares

¿Cómo reacionarán los mercados antes las elecciones francesas?

Tras la remontada de última hora de Jean-Luc Mélenchon en las encuestas, los mercados se han puesto más nerviosos ante los riesgos que plantean las elecciones francesas. No obstante, seguimos creyendo que el resultado más probable es un enfrentamiento en segunda vuelta entre Marine Le Pen, la candidata de la extrema derecha, y Emmanuel Macron, un candidato más centrista. En ese caso Macron sería el probable ganador, ya que ha mantenido de forma constante una amplia ventaja sobre Le Pen en la intención de voto en segunda vuelta.

Este resultado sería positivo para los mercados, de tal modo que el euro subiría y el diferencial entre la deuda francesa y alemana se estrecharía. Hasta ahora, los bonos del estado francés se han llevado la peor parte del nerviosismo del mercado, mientras que la bolsa francesa (CAC 40) ha respondido a la mejoría del panorama económico y, de hecho, avanza un 10% en lo que llevamos de año. Sin embargo, podríamos seguir viendo un movimiento al alza en la renta variable europea conforme los mercados vayan reevaluando los riesgos políticos percibidos.

Aunque no es imposible que se enfrenten en segunda vuelta el candidato de extrema izquierda Jean-Luc Mélenchon y Le Pen, en estos momentos es improbable. Mélenchon, a pesar de su reciente remontada, sigue estando claramente por detrás de Macron y Le Pen y sus probabilidades de superar la primera vuelta son aproximadamente las mismas que las de François Fillon, el candidato del centro-derecha. Además, si se hicieran con el poder, tanto Mélenchon como Le Pen se enfrentarían a fuertes obstáculos políticos y constitucionales para llevar a la práctica su postura antieuropeísta. Aunque probablemente veríamos unos elevados niveles de volatilidad si ganara alguno de los dos, esta circunstancia podría limitar el recorrido bajista absoluto.

Sigo siendo optimista sobre la renta variable europea en los fondos que gestiono, aunque he tratado de diversificar las exposiciones de forma más general durante los últimos seis meses. A este respecto, cabe mencionar el refuerzo en áreas de beta más alta de los mercados de renta fija, como los títulos híbridos (bonos con características que los asemejan a las acciones) y la deuda de los mercados emergentes en moneda nacional. También he elevado mi exposición al oro, además de introducir una nueva posición larga en el yen japonés, una moneda que suele actuar como refugio.

Nick Peters, Gestor del FF Global Multi Asset Tactical Defensive Fund y del FF Global Multi Asset Tactical Moderate Fund

 

Esta información se dirige únicamente a profesionales de la inversión y no debe ser utilizada por inversores privados.

Publicar Ocultar ¿Quieres hacer públicos tus favoritos? Publicar No por el momento
0 comentario
5 veces compartido
Este artículo ha sido marcado como molesto Deshacer
Fidelity
11:36 el 19 abril 2017

Fidelity es una gestora internacional de fondos, con activos por valor superior a 200.000 millones de dólares

Riesgos en el horizonte

Nuestros analistas son más alcistas en lo que respecta a la perspectivas de sus sectores que en años anteriores, pero también alertan sobre algunos riesgos. A continuación repasaremos los principales riesgos detectados en nuestra encuesta anual.

Un giro a la baja en el precio del petróleo

Un nuevo hundimiento del petróleo desencadenaría otra oleada de ajustes en el sector energético y se dejaría sentir en otras áreas y economías.

En general, nuestros analistas siguen siendo moderadamente optimistas sobre los precios del petróleo a raíz del acuerdo alcanzado por la OPEP, que está contribuyendo a restablecer el equilibrio en la oferta, pero advierten sobre algunos riesgos que se recortan en el horizonte.

Aunque muchas empresas están ahora en mejor situación para lidiar con unos bajos precios del petróleo, las cotizaciones seguirían sufriendo un gran castigo bursátil en caso de que el escenario fuera menos positivo de lo que indica el consenso actual. Eso podría generar grandes dificultades en materia de financiación a las empresas petroleras.

Demanda decepcionante

Las perspectivas positivas también reposan sobre la continuidad del crecimiento de la demanda, con China como protagonista. Los recortes de la inversión en infraestructuras en China, la debilidad del consumo y la demanda de materias primas o el deterioro del ciclo inmobiliario podrían derivar en un aterrizaje suave, o incluso forzoso.

No obstante, el crecimiento de la demanda es importante más allá de China. La confianza de los consumidores y la demanda en EE.UU. y los mercados emergentes son claves, si bien los posibles retrasos de las inversiones públicas en Asia también plantearían riesgos para las perspectivas de las empresas.

Proteccionismo

En general, las nuevas políticas de Trump, todavía rodeadas de conjeturas cuando se realizó la Encuesta, se consideran moderadamente positivas si se llevan a la práctica con éxito. Sin embargo, el auge del proteccionismo preocupa y mucho, también en EE.UU. De hecho, solo uno de cada diez analistas que cubren el mercado estadounidense piensa que sus empresas se beneficiarían de unas políticas proteccionistas.

 

Las regiones de EEMEA y Latinoamérica aparecen como las más vulnerables a un aumento del proteccionismo. Por sectores, las empresas de TI, industria, servicios financieros y consumo discrecional serían las más afectadas.

Brexit

Las empresas ya están tomando posiciones de cara a la salida del Reino Unido de la UE y ajustando sus planes estratégicos de inversión. La mayoría de los analistas que cubren Europa y el 40% de los analistas que se centran en Japón señalan que el Brexit tendrá un efecto moderadamente negativo en sus empresas y afectará especialmente a la industria, la energía, el consumo discrecional, los servicios financieros y las TI.

Más concretamente, la mitad de todos los analistas de Europa y una cuarta parte de todos los analistas de Asia alertan de que sus empresas están menos dispuestas a invertir en el Reino Unido a consecuencia del resultado del referéndum.

Inflación galopante

Se observan señales inflacionistas de forma mucho más clara que el año pasado, lo que da pie a aventurar que el fin de la era desinflacionista podría estar próximo en mercados como EE.UU. y el Reino Unido.

Europolítica y geopolítica

Fuera de Europa, los beneficios empresariales generalmente no se consideran vulnerables a la incertidumbre o inestabilidad en Europa. Sin embargo, se considera que las empresas europeas están expuestas; así, la mitad de nuestros analistas señala que los beneficios son moderadamente vulnerables, pero solo uno de cada ocho detecta riesgos importantes.

Del mismo modo, los analistas ven pocas pruebas de que los riesgos geopolíticos estén afectando a los planes estratégicos de inversión este año.

Todavía tiene que aclararse la interacción entre la política monetaria y presupuestaria en EE.UU. Un endurecimiento monetario prematuro antes de que las políticas de gasto público hayan tenido tiempo de surtir efecto podría acelerar el fin del ciclo económico.

Publicar Ocultar ¿Quieres hacer públicos tus favoritos? Publicar No por el momento
0 comentario
3 veces compartido
Este artículo ha sido marcado como molesto Deshacer
Fidelity
17:26 el 10 abril 2017

Fidelity es una gestora internacional de fondos, con activos por valor superior a 200.000 millones de dólares

¿Qué podemos esperar de la renta variable en 2017?

Os traemos hoy las perspectivas sobre renta variable de nuestros equipos de inversión de Fidelity International. A lo largo de las próximas semanas iremos publicando la visión de nuestros analistas para los distintos tipos de activos.

En 2017, las acciones superarán a los bonos. Probablemente veamos un retorno a un mercado centrado en los beneficios, algo que, de hecho, ya ha empezado, pero también veremos cómo el dominio del mercado estadounidense comienza a desvanecerse. Estamos ya en el octavo año de un mercado alcista prolongado a cuya cabeza se ha situado EE.UU. y alimentado por la expansión de los múltiplos; los mercados desarrollados han batido a los emergentes; y hemos visto una revisión al alza de la valoración de los activos intangibles frente a los activos tangibles, en marcado contraste con el anterior mercado alcista de 2003-2008.

Este movimiento alcista sigue siendo fuerte todavía gracias a la mejora de la actividad mundial y el mayor crecimiento de los beneficios empresariales, impulsados por los sólidos argumentos reflacionistas. De hecho, existe la posibilidad de que veamos un año especialmente bueno en las bolsas que, por sí mismo, nos acerque al final de este mercado alcista. Ciertamente, las perspectivas a 12-18 meses vista son buenas, aunque conviene recordar que estamos en una fase tardía, en el último tramo, de este mercado alcista.

Renta variable estadounidense

El índice S&P 500 ha replicado el incremento constante de los pagos de dividendos en EE.UU. durante todo este mercado alcista. A finales de 2016, nos quedamos ligeramente por debajo de 47 dólares por acción. Sin embargo, el porcentaje de distribución de beneficios es de tan solo el 38%. Ahora que el crecimiento de los beneficios se está acelerando otra vez, el pago de dividendos podría crecer entre cuatro y cinco dólares al año. Esto significa que a finales de 2019 el S&P 500 repartiría 60 dólares por acción frente a 25 dólares en el punto álgido del último mercado alcista en 2007. Con 60 dólares por acción y una rentabilidad por dividendo del 2%, estaríamos hablando de un nivel de 3.000 enteros en el S&P 500 en 2019. Sin embargo, dado que los tipos de interés están subiendo, eso supone una rentabilidad por dividendo del 2,25% y un nivel de 2.700 enteros en el índice. Sea como fuere, a este mercado alcista le quedan todavía varios cientos de puntos de recorrido.

Renta variable europea (inc. Reino Unido) 

La incertidumbre política ha nublado la visión de los inversores sobre la renta variable europea. El mercado ha seguido registrando importantes salidas de capitales este año, que se suman a los 100.000 millones registrados en 2016. El comportamiento relativo frente a EE.UU. se situó recientemente en mínimos de 40 años, un nivel que históricamente se ha asociado con acusados cambios de tendencia. La bolsa presenta un descuento del 21% frente a EE.UU. atendiendo al PER previsto. Por PER de Shiller, Europa no había estado tan barata en una generación.

Este descuento de valoración se mantiene a pesar de que estamos registrando una recuperación significativa de la economía europea. El paro está descendiendo y el crecimiento es firme, mientras que el crédito y la inflación se aceleran. Un factor crucial es que estamos viendo una mejoría sincronizada en los PMI, tanto en los países centrales como en la periferia. Incluso el Reino Unido ha dado nuestras de resistencia, aunque las negociaciones formales del Brexit plantean dificultades. También estamos viendo una recuperación razonable en los beneficios europeos. Los ratios de revisión de los beneficios no habían sido tan positivos en cinco años, mientras que la amplitud de dichas revisiones también está en máximos de cinco años. En 2016, las apuestas sectoriales importaron más que las apuestas por valores concretos, ya que las áreas cíclicas superaron ampliamente a las defensivas en el segundo semestre, pero esto está cambiando y los valores que superan sus objetivos de beneficios están destacando en esta temporada de resultados.

Renta variable de Asia-Pacífico (menos Japón)

Hay razones para ser optimistas sobre las bolsas asiáticas. Los mercados se han comportado relativamente bien frente a la bolsa estadounidense, pero los inversores se mantienen escépticos y los datos muestras que el inversor medio sigue estando infraponderado en Asia. Las valoraciones son atractivas frente a EE.UU. por precio-valor en libros (ver debajo) y el ciclo de beneficios parece haber girado al alza

El proteccionismo es la principal preocupación de los inversores en Asia, una inquietud que está lastrando la visión sobre la región. Durante las dos últimas décadas, todos los pasos que se han dado han estado encaminados hacia el libre comercio en beneficio de Asia y los mercados emergentes. Existe el riesgo de que el proteccionismo impulsado por EE.UU. reduzca el crecimiento y estimule la inflación de los costes.

Renta variable japonesa

La economía japonesa está experimentando una mejoría general. Además a coyuntura económica mundial más positiva y la debilidad del yen han propiciado un giro al alza en los beneficios empresariales nipones. Deberíamos ver sólidas tasas de crecimiento de los beneficios y rentabilidad sobre el capital en 2017. Muchas empresas japonesas disponen de elevados volúmenes de tesorería, por lo que todavía podrían aumentar la remuneración al accionista. Las valoraciones son claramente inferiores a las del mercado estadounidense, con un PER de mercado de 14 veces los beneficios previstos, frente a 18 veces en EE.UU. Hay margen para una revisión al alza de las valoraciones cuando los inversores descuenten la mejoría macroeconómica y empresarial en las cotizaciones de la bolsa japonesa.

Renta variable de la región EMEA/ Latinoamérica

Los mercados emergentes han comenzado 2017 con buen pie y superando a los desarrollados. La mejora del crecimiento mundial ha sido clave, mientras que la revalorización de las materias primas ha dado un empujón a los exportadores.

Somos más optimistas sobre Rusia, ahora que la mayor fortaleza de los precios del petróleo se está dejando sentir en la economía interna. Dado que los valores del sector petrolero ruso sufren a causa de la gravosa regulación y ya descuentan subidas del precio del petróleo, preferimos expresar nuestra visión a través de beneficiarios indirectos de la expansión económica. Nos gusta Sberbank, que es el mayor banco nacional y está bien expuesto a la aceleración de la economía. Allí donde tenemos exposición al sector de materiales, está centrada en productores de bajo coste, como la acerera NLMK y la empresa de fertilizantes Phosagro.

México posiblemente es el país que más ha sufrido las dudas en torno a las políticas del presidente Trump, dado que alrededor del 80% de sus exportaciones tienen como destino EE.UU. Hay muy pocas certezas y mucha incertidumbre.  Apostamos por empresas que tienen sus costes en pesos pero pueden generar beneficios en divisas, como Grupo México y MexiChem.

 

Información importante
Este documento es para uso exclusivo de inversores profesionales y no está permitida su distribución a inversores particulares. La presente información no está dirigida a personas residentes en los Estados Unidos. Las rentabilidades pasadas no son garantía de rentabilidades futuras. El valor de un fondo y de cualquier ganancia derivada de él puede bajar o subir. Por lo tanto, puede no recuperar su inversión inicial. El uso de instrumentos financieros derivados puede incrementar los beneficios o pérdidas del fondo. Si su fondo invierte en mercados extranjeros, las variaciones en los tipos de cambio pueden afectar al valor de su inversión. Fidelity/FIL es FIL Limited y sus respectivas subsidiarias y compañías afiliadas. Las referencias a determinados valores no deben interpretarse como una recomendación de compra o venta de los mismos. Fidelity Funds, Fidelity Funds II, Fidelity Active Strategy Fund y Fidelity Alpha Funds son sociedades de inversión colectiva de capital variable constituidas en Luxemburgo. Las entidades distribuidora y depositaria de Fidelity Funds, Fidelity Funds II, Fidelity Active Strategy Fund y Fidelity Alpha Funds son, respectivamente, FIL (Luxembourg), S.A. y Brown Brothers Harriman (Luxembourg) S.C.A. Fidelity Institutional Liquidity Fund Plc es una sociedad de inversión colectiva de capital variable constituida de acuerdo a las Leyes de Irlanda. El depositario de la sociedad es J.P. Morgan Bank (Ireland) plc. Fidelity Funds, Fidelity Funds II, Fidelity Active Strategy Fund, Fidelity Alpha Funds y Fidelity Institutional Liquidity Fund están inscritas para su comercialización en España en el Registro de Organismos Extranjeros de Inversión Colectiva de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) con los números 124, 317, 649, 1298 y 403 respectivamente, donde puede obtenerse información detallada sobre sus entidades comercializadoras en España. Fidelity, Fidelity International, el logo de Fidelity International y el símbolo F son marcas registradas de FIL Limited. Emitido por FIL (Luxembourg), S.A. 
Publicar Ocultar ¿Quieres hacer públicos tus favoritos? Publicar No por el momento
0 comentario
4 veces compartido
Este artículo ha sido marcado como molesto Deshacer
Fidelity
10:34 el 07 abril 2017

Fidelity es una gestora internacional de fondos, con activos por valor superior a 200.000 millones de dólares

¿Cómo podemos prepararnos para el proteccionismo?

El término “proteccionismo” ha suscitado un gran debate en círculos políticos y en los medios generalistas. Por eso nuestros expertos Peter Khan, gestor de fondos; y Andrea Iannelli, director de inversión, han querido comentar a continuación como podemos preparar nuestra cartera para el proteccionismo.

Los nuevos gobernantes se inclinan cada vez más por aplicar políticas con un claro sesgo “casero” y están adoptando una visión más crítica sobre el desarrollo de la globalización, que ha definido los últimos 50 años. Si las nuevas políticas proteccionistas cuajan en todo el mundo, ¿a qué riesgos se enfrentan los inversores en renta fija y cómo deberían posicionarse las carteras?

¿Pueden los inversores protegerse frente al proteccionismo?

Las medidas que restringen el comercio están pensadas para favorecer a los productores nacionales de bienes y servicios, en detrimento de los competidores extranjeros, imponiendo barreras de entrada al mercado interno. Estas barreras generalmente adoptan la forma de derechos, impuestos y un tratamiento reglamentario menos favorable a las importaciones y los productores foráneos.

El efecto inmediato y más visible de las políticas proteccionistas es una mayor inflación, ya que los impuestos sobre las importaciones se repercuten en los consumidores.

El descenso del comercio mundial trae consigo menores tasas de crecimiento económico. El resultado de lo anterior podría ser la estanflación (crecimiento negativo e inflación elevada), que es un fenómeno indeseable para la mayoría de los inversores, especialmente aquellos cuyas carteras están orientadas hacia clases de activos cíclicas y vinculadas al crecimiento.

Prepare su cartera, pero no prescinda de la duración

Dentro de los mercados de renta fija, existen subclases de activos y estrategias que pueden ayudar a mitigar los efectos del proteccionismo y proteger las carteras.

La subida de la inflación general debido a los aranceles presionaría al alza a los rendimientos nominales, lo que lastraría la deuda pública. Aunque eso podría llevar a los inversores a cuestionarse su exposición global a la duración, nos gustaría alertar contra la eliminación de la duración nominal, por cuatro razones.

1. Analice las fuentes de exposición a duración. En primer lugar, no toda la deuda pública nominal se comportará de la misma forma si el comercio mundial se estanca. Los inversores no deberían fijarse únicamente en la duración en general, sino también en los países y regiones donde tienen su exposición a duración.

2. Recuerde los rasgos defensivos de la renta fija. La segunda razón para no rechazar de plano la duración es la baja o nula correlación de la renta fija con la renta variable. Las bolsas y la estanflación no se llevan bien, ya que la caída del crecimiento mundial lastra los beneficios empresariales.

Sin embargo, la renta fija puede funcionar bien como “póliza de seguros” dentro de una cartera mixta reduciendo la volatilidad general y dando uniformidad a las rentabilidades. Dentro de la renta fija, los inversores también deberían tener en cuenta los bonos indexados a la inflación como forma de diversificar el riesgo de tipos de interés y, al mismo tiempo, de mantener una correlación baja con las acciones.

3. Ir más allá del binomio emergentes-desarrollados. Otra sugerencia es dejar de ver el mundo como un universo claramente dividido entre mercados desarrollados y emergentes. En principio, uno podría sentirse tentado a pensar que las políticas proteccionistas serán negativas para todos los mercados emergentes, dado que estos países suelen estar muy bien integrados en las cadenas internacionales de producción. Pero no ocurre así en todos los países emergentes. Del mismo modo, entre los mercados desarrollados hay países que van a verse más perjudicados que otros por la caída de los intercambios comerciales y el encarecimiento de los precios. Los inversores deberían preferir los países con sólidas tendencias demográficas, que sean independientes en lo que respecta a la demanda final y que no dependan demasiado de los flujos mundiales de comercio y capitales para apoyar y financiar el crecimiento. Brasil es un ejemplo de país que reúne muchas de estas características, a pesar de los problemas políticos recientes. Por otro lado, las economías abiertas que ya se mueven en el pleno empleo y dependen de los capitales y recursos del exterior, como el Reino Unido, serían más sensibles a un giro generalizado hacia el proteccionismo.

4. Cobertura frente a riesgos de acontecimientos extremos. Por último, también deberían tenerse en cuenta las coberturas frente a acontecimientos más extremos, centrándose en productos y estrategias que pueden beneficiarse de los picos de volatilidad y el aumento de la intolerancia al riesgo. Esta idea se aplica especialmente bien a los mercados de renta variable y deuda corporativa, donde la volatilidad lleva algún tiempo siendo muy baja. Una consecuencia de todo ello es que el coste de proteger una cartera frente a un escenario de estanflación es considerablemente bajo en estos momentos, pese a que en el futuro podrían producirse grandes oscilaciones en los mercados.

 

Esta información se dirige únicamente a profesionales de la inversión y no debe ser utilizada por inversores privados.

Publicar Ocultar ¿Quieres hacer públicos tus favoritos? Publicar No por el momento
0 comentario
0 vez compartido
Este artículo ha sido marcado como molesto Deshacer
Fidelity
11:50 el 06 abril 2017

Fidelity es una gestora internacional de fondos, con activos por valor superior a 200.000 millones de dólares

¿Qué esperamos de los sectores de la economía?

Os traemos hoy un nuevo capítulo de la  encuesta anual a nuestros analistas que ya conoceis. En esta ocasión, repasamos sus previsiones para los distintos sectores de la economía. ¿Y qué muestran sus respuestas?

Entre las conclusiones más impactantes en la Encuesta de este año, destacan las oscilaciones de sentimiento en los sectores de la “vieja economía” que tan mal se comportaron el pasado año, especialmente energía y materiales. Casi todos los analistas de estos sectores señalaron que los indicadores corporativos clave estaban deteriorándose en 2016, pero ahora son optimistas de cara a 2017.

La confianza de los equipos directivos de las empresas de energía y materiales es considerablemente más alta que el año pasado y se prevé una recuperación de la inversión empresarial. Se considera que las rentabilidades sobre el capital están mejorando, con incrementos en el poder de fijación de precios y un mayor crecimiento de la demanda de materiales, mientras que la previsión general es que el apalancamiento va a disminuir.

 

 

Este optimismo responde a la recuperación que experimentaron el año pasado los precios de las materias primas como el petróleo, el gas, el mineral de hierro y el cobre, que ha impulsado el crecimiento de los beneficios junto con los esfuerzos continuos de reducción de costes.

Nuestros datos globales propios (basados en la suma de nuestras previsiones para cada empresa) reflejan estas conclusiones: los analistas del sector energético esperan un espectacular incremento del 81% en el resultado neto este año en todo el mundo, después de la fuerte contracción del año pasado (-35%), con nuevas mejoras en 2018 (+22%).

Los analistas del sector de materiales siguen siendo cautos sobre las perspectivas de las empresas mineras, ya que la demanda china de muchas materias primas podría moderarse a la vista de los fuertes volúmenes de inversión en inmovilizado, las elevadas cotas en que se mueven los mercados inmobiliarios y los altos niveles de concesión de créditos. Además, las restricciones a la oferta de varias materias primas en China, como el carbón, podrían no ser sostenibles y la mayoría de materias primas sigue en una situación de exceso de oferta.

Un hecho que podría sorprender es que las empresas de consumo discrecional, que suelen beneficiarse de las aceleraciones del ciclo, obtuvieron las peores puntuaciones en el indicador de sentimiento de este año. Los analistas se posicionan muy levemente a favor de una mejora de las condiciones durante el año, con descensos de la confianza de los equipos directivos, la inversión y las rentabilidades sobre el capital.

Michael Sayers, director del área de Análisis de Renta Variable de Fidelity International, señala: “Eso refleja la importancia que revisten los riesgos para los operadores consolidados provocados por las oleadas de disrupción que impulsan las empresas y los consumidores. El gasto sigue desplazándose hacia Internet en todas partes, alterando los modelos de negocio actuales, intensificando la competencia y reduciendo aún más los márgenes de beneficio”.

Por su parte, las TI parecen que serán las grandes beneficiadas de esta tendencia y, en este sentido, los analistas de Fidelity esperan que el gasto en TI se mantenga estable o aumente en todos los sectores y regiones. Más de la mitad de nuestros analistas de TI piensa que la confianza de los equipos directivos está fortaleciéndose, lo que se traduce en más inversión empresarial, más rentabilidades sobre el capital y más pagos de dividendos este año.

Sayers añade: “Las TI se encuentran en una posición única. Es la fuerza transformadora en todos los sectores, pero no se ve perturbada por esos otros sectores. Aunque algunos mercados de consumo como los smartphones están relativamente maduros, sigue habiendo todavía un margen considerable para que las TI penetren en otros sectores como la industria y la agricultura”.

Sin embargo, aunque nuestros analistas son más alcistas en lo que respecta a las perspectivas de sus sectores que en años anteriores, también alertan sobre algunos riesgos relevantes y apuntan la posibilidad de que los precios del petróleo vuelvan a caer o que el crecimiento de la demanda decepcione.

En el próximo artículo entraremos en detalle en los riesgos que nuestros analistas detectan en el horizonte.

Más datos sobre nuestra encuesta:

La confianza de las grandes empresas alcanza niveles de 2014

Publicar Ocultar ¿Quieres hacer públicos tus favoritos? Publicar No por el momento
0 comentario
2 veces compartido

Mejores fondos de Fidelity España

Top Autores

Fidelity
283 Artículos
Kaloxa
1 Artículos
mariatejero
1 Artículos
groupsadmin
1 Artículos

app version

Wed Mar 29 17:25:12 CEST 2017

2296

4797c17530a12d165c05c4bb01bc4eeec0121aa7