Imantia Capital

un blog de Imantia Capital
Este artículo ha sido marcado como molesto Deshacer
ImantiaCapital
12:47 el 28 abril 2016

Es hora de farmacéuticas

El sector farmacéutico europeo está siendo protagonista tras ser, junto al financiero y automoción, uno de los peores del año. A pesar de su carácter defensivo, acumula retrocesos del 9% frente al 7% del Eurostoxx-50. Todo ello después de que el pasado año mostrara un aparente buen comportamiento (+12% frente al +4% del Eurostoxx). Llegados a este punto, es momento de plantearse si se ha creado una oportunidad de inversión.

Este sector se caracteriza por ser eminentemente defensivo, gracias a la recurrencia de sus beneficios, predictibilidad y atractiva rentabilidad por dividendo. En este sentido, las estimaciones de Bloomberg apuntan a un crecimiento anualizado de los ingresos cercanos al 5% hasta el año 2020 y crecimientos de doble dígito en beneficios. Adicionalmente, ofrece una rentabilidad por dividendo superior al 3%, que se puede considerar garantizada a la vista de las sólidas dinámicas del negocio. Además, hay que tener muy presente que se trata de un sector que genera un ROE superior al 20%, cuando el mercado en su conjunto apenas alcanza el 10%, y que tras las últimas caídas ha desaparecido la prima con la que suele cotizar el sector respecto al Stoxx600, hasta situarse por debajo de la media de los últimos 15 años.

 

Entre los principales motivos de su debilidad se encuentran la incertidumbre generada en Estados Unidos por las declaraciones de Hillary Clinton sobre un posible control en los precios de los fármacos, la continua amenaza de medicamentos genéricos, la debilidad del dólar y las dudas sobre el proceso de fusiones y adquisiciones en el que el sector lleva inmerso los últimos años.

En la actualidad, el foco se ha centrado en la presión regulatoria sobre los precios de los medicamentos en EE.UU. Aunque no es debate nuevo, la creciente concienciación por el control presupuestario, unida a las desorbitadas alzas en los precios de algunos medicamentos, ha hecho que entre de lleno en el debate electoral. Analizando el gasto sanitario público en EE.UU., la mayor partida corresponde a tratamientos de la diabetes, con un 12% del gasto público, seguido del cáncer (7%) y la hipercolesterolemia (7%). Y aquí podría verse una mayor presión en la medida que las compañías hayan apostado por continuas subidas de precios y no cuenten con tratamientos diferenciales. Así, aquellas entidades con productos innovadores, que prueben los beneficios para el sistema de salud y que no basen su crecimiento en constantes revisiones de precios estarán más protegidas. Entre ellas, destacaríamos Roche, centrada en productos oncológicos diferenciados.

La segunda amenaza, la de los medicamentos genéricos, no es nueva. A finales de la pasada década vivió un momento complicado por el vencimiento de diferentes patentes y el lanzamiento de genéricos. Desde entonces, las farmacéuticas han comprendido la importancia de la innovación, invirtiendo en I+D una media del 15%-20% de las ventas, asegurando el crecimiento futuro y una cartera de productos que reemplace los medicamentos más maduros y amenazados. La industria ha sabido centrarse en la innovación, buscando los mayores beneficios para la sociedad (oncología, diabetes,…), produciendo nuevos medicamentos que justifiquen unos precios diferenciales basándose en los beneficios y ahorros para el sistema sanitario. Y al mismo tiempo se ha desarrollado una potente industria de compañías especializadas en genéricos, en la que las grandes multinacionales han sabido ocupar su espacio (Novartis, Pfizer, Sanofi,…).

Finalmente, tras un 2015 muy intenso en operaciones corporativas, el rechazo del gobierno americano a la OPA inversa de Pfizer sobre Allergan y la incertidumbre sobre la autorización de la compra de Syngenta por inversores chinos han enfriado las expectativas de nuevos movimientos. En este punto, debemos resaltar que la oposición del Gobierno tuvo lugar por motivos fiscales y no de competencia o financieros. En el corto y medio plazo la combinación de unos balances muy saneados de las grandes corporaciones (DFN/EBITDA inferior a 1x), un endeudamiento barato y la necesidad de asegurar crecimiento en algunas compañías hará que se reactiven los movimientos en el sector, aflorando su atractivo.

Poniendo en balanza fundamentales e incertidumbres, consideramos que el equilibrio es claramente favorable y que se ha generado un punto de entrada muy atractivo, tanto por valoración absoluta y relativa como por las perspectivas de crecimiento del negocio y remuneración de la inversión.

 

A la hora de seleccionar los valores nos fijamos en cuatro criterios:

1) Diferenciación: Compañías con productos diferenciados e innovadores, sin amenaza significativa de genéricos ni exposición relevante a mercados con incertidumbre regulatoria.

2) Crecimiento: Tanto en ventas como en beneficios, sostenibles y asegurados por una cartera de productos y una inversión de éxito en I+D.

3) Balance sólido: Reducido endeudamiento que permita financiar inversiones en I+D. No buscamos compañías compradoras ni objetivos de operaciones corporativas para evitar la volatilidad de dichos movimientos.

4) Valoraciones atractivas, tanto en absoluto como respecto a sus medias históricas.

Publicar Ocultar ¿Quieres hacer públicos tus favoritos? Publicar No por el momento
0 comentario
4 veces compartido
Únete al grupo de Imantia Capital en Finect para comentar. 

¡Regístrate y forma parte de la comunidad líder de finanzas en España!

Regístrate

Últimos artículos

Top Autores

ImantiaCapital
141º 124 Artículos
JLM_II
225º 15 Artículos
fsainzf
154º 37 Artículos
SergioRios
1486º 3 Artículos

Más comentados

Nuevos Máximos Bursátiles
21 Comentarios
No va a más. Grecia, ¿fuera del euro?
15 Comentarios
Nos cambian la Ley Beckham, ¿a quién fichamos ahora?
14 Comentarios
Mis previsiones para 2015
9 Comentarios
El 10 años alemán pierde un 3% en dos sesiones
7 Comentarios

app version

Wed Nov 02 13:34:35 CET 2016

2221

79dd84889bae13e7769f41dc060a3ba472981ca5