AG Family Office EAFI  

AGfamilyoffice (70581º) 

Este artículo ha sido marcado como molesto Deshacer
AGfamilyoffice
11:24 el 01 octubre 2016

AG Family Office somos la única entidad de asesoramiento independiente en la provincia de Tarragona. Bajo la regulación de la CNMV y con el número de registro 104.

Carta AG Sept 2016: La inflación, ¿el sueño imposible? (Parte 1º)

La inflación, ¿el sueño imposible? (Parte 1º)

Roy Neuberger lo dijo primero, hay dos reglas famosas a la hora de invertir el dinero de los demás; la primera regla es “no perder dinero” y la segunda regla es, “nunca olvides la primera regla”. Klarman (el protagonista de nuestra carta anterior, Valor intrínseco, Value Investing), hace una importante clarificación en uno de sus libros, “esto no significa que los inversores nunca deban asumir ningún tipo de riesgo, sino que el dicho de “no perder dinero” significa que durante un periodo de varios años una cartera de inversión no debería estar expuesta a una pérdida significativa del capital inicial.

En consecuencia, el riesgo no es un movimiento temporal en el precio de un activo (volatilidad), sino la pérdida permanente de capital. Además, debemos considerar que el tamaño absoluto de la pérdida en una inversión, no se determina por el capital que está arriesgándose, sino por la probabilidad de que una pérdida real y permanente se produzca.

Hay una pérdida que muchos inversores no tienen en cuenta, y esa es la pérdida del poder adquisitivo versus la inflación. Con un ejemplo actual, lo podemos entender mejor; al comprar un bono gubernamental (todos tenemos menor o mayor exposición a estos activos en nuestras carteras) este puede devolverte el capital inicial a vencimiento, más un tipo de interés fijo (cupón). Pero si la inflación sobrepasase ese tipo de interés mientras mantenemos el bono, incurriríamos en una pérdida permanente de capital.

¿A dónde quiero llegar?

Estos son tiempos extraordinarios y a pesar de mi constante mención en cartas anteriores, no se le está prestando suficiente atención a un hecho sin precedentes pero que está dándose con regularidad. A principios de agosto el gobierno Alemán emitió un bono a 10 años con un tipo de interés negativo.

Mientras que las emisiones de bonos suelen ser aburridas y no suelen salir en la prensa, para nosotros estos hechos son muy significativos, ya que el inversor que acude a esa subasta está aceptando una pérdida de capital permanente, lo que perfectamente escenifica la adversidad al riesgo que estamos viviendo en el entorno actual de mercado. La terminología en renta fija puede ser complicada, pero una famosa gestora* lo resume así:

-Los inversores han pagado 100,5 euros para comprar estos bonos (10 años alemán)
-El bono, no paga ningún cupón y no produce ningún tipo de renta a lo largo de los 10 años
-Dentro de 10 años, los inversores recibirán 100 euros

¿Pero no hemos dicho antes: que la pérdida en una inversión, no se determina por el capital que está arriesgándose, sino por la probabilidad de que una pérdida real y permanente se produzca?

A primera vista, la operación descrita anteriormente no tiene sentido alguno, pero es importante que nos planteemos el por qué de ciertos acontecimientos, incluso aunque estos pueden parecer irracionales. Nuestra filosofía de inversión nos dicta que debemos seguir con disciplina unos criterios de inversión básicos, como por ejemplo, comprar barato o a descuento.

Pero, ¿qué razones mueven a los inversores a invertir en bonos a tipos de interés negativo? Seguramente habréis escuchado diferentes justificaciones, como por ejemplo: “Siempre otro inversor que me lo comprará a un precio más alto”, “Los tipos de depósito del Banco Central Europeo están a -0,4%, por lo que un menos -0,05% me vale” o “La deflación está para quedarse, y espera que no vaya a más”, etc.

Pero ¿y si hubiesen inversores que piensan que no existe un problema con la deuda?

En nuestra carta a inversores de marzo, “Omnipresencia monetaria”, observamos como mucho del gran crecimiento y prosperidad de los últimos 45 años en el mundo, ha venido financiado por billones y billones de crédito. Opuesto al sentido común, siete años después del estallido de la burbuja financiera (inmobiliaria & crediticia) que nos llevó a una de las peores crisis en los últimos 80 años, nuestras obligaciones siguen creciendo. De hecho, en vez de reducirla, la totalidad de las economías desarrolladas tiene unos niveles mayores de deuda hoy relativo a su producto interior bruto (PIB) que en 2007. Esta, a nivel global ha crecido estos últimos siete años en 57 billones de dólares (trillones bajo una métrica americana) y China la ha cuadruplicado desde 2007.

Los datos son correctos y personalmente creo que tenemos un gran problema al vivir constantemente de crédito, pero recientemente ha llegado a mis manos un gran trabajo de análisis centrado en una visión contraria (alcista para los mercados). Y a pesar de que hay numerosos puntos en los que no estoy de acuerdo, creo que es enriquecedor prestarle una adecuada atención a esta teoría.

Deshojaremos las diferentes variables en las que se fundamenta la teoría en la 2º parte de esta carta pero el mensaje central gira alrededor de que; posiblemente los gobiernos de los países desarrollados han encontrado una forma mágica de eliminar parte de la deuda acumulada durante los últimos años.

Una teoría excéntrica sí, pero estamos presenciando una clara monitorización o subvención de la deuda, y aún con todas, después de más de 8 años tras la crisis y billones de euros, dólares, libras o yenes creados digitalmente, no hemos conseguido hacer crecer nuestras economías o crear inflación. A pesar de que bajo una visión fundamental y teórica todos sabemos que hay algo que no encaja, debemos evaluar con racionalidad ¿cómo afectaría a nuestras inversiones que unos pocos bancos centrales financiasen a perpetuidad parte de la deuda de los/nuestros estados?

¿Alcista?, ¿Bajista? Lo vemos en la segunda parte de esta carta.

 

Alexandre García Pinard

 

 

*M&G Investments

Publicar Ocultar ¿Quieres hacer públicos tus favoritos? Publicar No por el momento
2 comentarios
6 veces compartido

La irracionalidad solo crea oportunidades,supongo que nadie sabe como acabará,pero centrando compras en compañias muy infravaloradas tampoco habrá demasiados problemas,empresas que ofrezcan bienes-servicios reales,sin expeculación.

Suerte. 

Gracias Merche. Como bien mencionas, la irracionalidad es oportunidad. Solo es necesario tener suficiente liquidez y agallas para golpear fuerte cuando la oportunidad se present.

Alexandre 

 Comentar

Últimos artículos del blog de AGfamilyoffice

app version

Wed Nov 02 13:34:35 CET 2016

2221

79dd84889bae13e7769f41dc060a3ba472981ca5