Miguel Castillo Holgado  

Aranea (101º) 

Este artículo ha sido marcado como molesto Deshacer
Aranea
15:33 el 25 mayo 2009

Hablemos de Engaños, de Timos, y de Participaciones preferentes en Cajas de Ahorros

Hoy sale en el Economista un titular que es demoledor: Caja Madrid engañó a sus clientes en la preventa de las preferentes .
Desconozco cual ha sido la forma colocar estas perlas tóxicas. Pero me creo que CajaMadrid ha modificado las condiciones de la emisión sobre la marcha en lo que se puede considerar un engaño (Engaño: Falta de verdad en lo que se dice, hace, cree, piensa o discurre) aunque no sea premeditado. El posible engaño ha sido seguramente un efecto colateral de las políticas comerciales tan agresivas que tienen últimamente las entidades financieras para convertir los ahorros de sus clientes en productos que benefician más a la entidad que sus clientes, y donde se pretende asegurar la supervivencia del banco a costa de no preservar el capital de los inversores.
Pero demos un paso más en conocer tan novedoso producto. Y digo novedoso, porque estoy seguro que el 99 porciento de los clientes acosados por las oficinas de los bancos para comprar participaciones preferentes, nunca antes han comprado este producto. Por tanto muchos de estos clientes desconcertados van a comprar un producto nuevo para ellos sin saber que es realmente.
Cuando compras participaciones preferentes de una caja estás comprando un tipo especial de acción (participación en el capital social sin derecho a voto):
- La Caja no tiene obligación de devolver nunca el dinero. De ahí su carácter de perpetuo.
La caja se comprometen a pagar un interés, y solo tienen obligación de pagar si la Caja tiene beneficios ese año.
Si algún año no cobras el interés, no se acumula al año en que existan beneficios.
El capital inicial sólo se puede recuperar vendiendo las participaciones en el mercado secundario y este tipo de producto es MUY poco líquido. Lo que significa es que muy poca gente está interesada en comprarlo y el precio depende por tanto de un creador de mercado (otra entidad financiera) que fija un precio muy bajo (a veces tan solo el 40% de lo que se invirtió). Hace poco que el Banco Sabadell recompró sus propias acciones preferentes a solo el 40 % del valor inicial, el resto era beneficio para el banco.
Si la Caja entra en quiebra, eres de los últimos en cobrar y seguramente no consigas recuperar nada de la inversión.
A mi juicio este un producto que nunca debería  haber sido autorizado para comercializarse entre inversores no cualificados. El riesgo es elevado, la liquidez prácticamente nula. Simplemente me parece una vergüenza para el sistema financiero español, su regulación y su supervisión.
Publicar Ocultar ¿Quieres hacer públicos tus favoritos? Publicar No por el momento
2 comentarios
2 veces compartido
Para empezar, habría que cambiarles el nombre. Parece una chorrada, pero para mucha gente sin la formación adecuada preferentes tiene connotaciones positivas, lo ven como un sinónimo de exclusivo. Si además el producto te lo ofrece el director de la sucursal en el despacho, pues parece que te las ofrece a tí porque eres su mejor cliente, cuando probablemente no sea así. En segundo lugar, el inversor está en una desigualdad de condiciones tremendas respecto a la entidad. Veámoslo con el siguiente ejemplo: Imaginemos que algunos de los bancos que están emitiendo preferentes decide organizar sus provisiones por insolvencia para no obtener beneficios en un par de años. Esos dos años, el inversor se quedaría sin el rendimiento y, además, si quisiera vender estas participaciones tendría que ir a pedir precio a la sucursal. Probablemente no le ofrecerán muy buen precio... Ahora, además, supongamos que se las queda y empiezan a recuperarse. Pues bien, entonces llega el banco y se las recompra para amortizarlas al precio que le plazca. El inversor podría elegir no vender, pero la experiencia dice que normalmente se hace caso al personal de la sucursal. En tercer lugar, sí me gustaría reconocer la labor que está haciendo la CNMV al respecto para informar de las pegas de estos productos. Impedir su oferta resultaría complicado (a mi no me gusta restringir, no podemos tener ese afán de paternalismo eterno) cuando además está el Banco de España por el medio, pero por lo menos sí avisar hasta la saciedad. Y creo que, por lo menos, esto sí lo están intentando. Ahora también nos toca a los inversores organizarnos para aumentar la cultura financiera.
Estoy contigo... y luego la mifid para qué sirve... un montón de papeles que el director de la sucursal hace firmar conjuntamente con el folleto de la emisión esperando que el pobre cliente no pregunte... Y más de un director sin escrúpulos ironiza cuánto papeleo eh? Sinceramente, no entiendo toda esa normativa que se salta a la torera
 Comentar

app version

Wed Nov 02 13:34:35 CET 2016

2221

79dd84889bae13e7769f41dc060a3ba472981ca5