Bruce (12545º) 

Este artículo ha sido marcado como molesto Deshacer
Bruce
10:57 el 18 marzo 2009

ESPERANDO UNA PORTADA

En los últimos meses solo una portada de The Economist se salía de la línea de la crisis, pero desafortunadamente no era para hablar de la cercanía de una recuperación, sino del tráfico de drogas. Tras el breve paréntesis, vuelve sobre la crisis, para centrase en lo que denomina la crisis del empleo. Es la variante que más está sufriendo la economía española, y la que amenaza con desbordar el vaso de la capacidad de aguante de las reservas del sistema financiero español, cargado hasta los topes de irrecuperable crédito promotor, basado en el mismo sistema por el que un inmigrante de Florida o California era animado por un generador de hipotecas a comprometerse en una hipoteca subprime. No ha sido esta semana, -no cabía esperarlo- pero puede no estar lejos la portada de The Economist que anuncie algo parecido a tocar fondo. Hemos tenido una buena semana bursátil, simplemente porque Citibank anunciaba que enero y febrero estaban siendo buenos. A estas alturas de la película no es conveniente preguntarse aún porque son buenos, sino que basta que sepamos que si ellos están contentos, hay muchos dispuestos a creerles y a comprar el mensaje. Los estadísticos disponibles dicen que las compras en circunstancias como las presentes acaban –aunque no siempre- ofreciendo buen rendimiento. Sin embargo, como hay miedo, estamos en un momento donde lo que se promociona es el oro. Llaman la atención algunos grandes anuncios en la prensa de este fin de semana. Yo desde luego, no compraría. Al menos en esta fase. Asumido ya que el sistema financiero está en su mayor parte quebrado o que al menos tiene tantos problemas que no puede servir para canalizar a la economía la liquidez que esta precisa, los bancos centrales de EE.UU. y de Gran Bretaña, países que lideran la actuación contra la crisis, han puesto en marcha políticas de relajación cuantitativa. Esta consiste en imprimir billetes para ingresarlos en el sistema a través de la compra de bonos del Tesoro de su propio país. El sistema es simple. Los Estados precisan dinero para ponerlo en manos del sector privado. Lo ponen a través de diversos medios, que van desde ayudas directas a sectores considerados estratégicos, como a través de descensos de impuestos y de gasto público. Ese dinero que era provisto por capital privado, es ahora obtenido a través de la emisión de deuda pública que es comprada por los bancos centrales, que solo tienen para ello que dar a la máquina de imprimir. Algunos economistas dicen que están locos estos gobernantes, pero la alternativa de una contracción inaceptable en términos de coste social hace que la mayoría, al menos no esté en desacuerdo. Esto está siendo más difícil en Europa, con un banco central basado en la memoria histórica del Bundesbank, y con pocas herramientas aún para decidir de cual país si y de cual no compra más o menos deuda. Pero simplemente, este salto a la relajación cuantitativa, justifica el que más pronto que tarde The Economist publique la ansiada portada. Y es que el ejemplo anglosajón cundirá y no será criticado en el G20, que al fin y al cabo reúne el 80% del PIB mundial. Otros bancos centrales aplicarán la misma receta. Esto permitirá que no tengamos –aún- una crisis en el mercado de divisas. Si acaso, los que antes han empezado –dólar y libra-, y mientras llega la esperada portada, pueden ver a sus divisas sometidas a algo de presión a la baja a consecuencia de un brusco incremento de su oferta, pero esto se revertirá después con fuerza. Será en cuanto mejoren las expectativas de recuperación. La parte mala es que esto puede ser solo temporal. ¿Irresponsable? Ya nos preocuparemos luego.
Publicar Ocultar ¿Quieres hacer públicos tus favoritos? Publicar No por el momento
0 comentario
0 vez compartido
 Comentar

Últimos artículos del blog de Bruce

ESPERANDO UNA PORTADA
0 Comentarios

app version

Wed Nov 02 13:34:35 CET 2016

2221

79dd84889bae13e7769f41dc060a3ba472981ca5