C. Campos  

C.Campos (7425º) 

Este artículo ha sido marcado como molesto Deshacer
C.Campos
13:09 el 09 septiembre 2015

Economía: ¿Y si teclamos Ctrl+Alt+Supr?

Comentario Flash

Uno nunca sabe cual puede ser el factor desencadenante de determinadas cosas. Sin embargo, en el caso del €/$ absolutamente todo el mercado descontó de forma inmediata que el inicio en Europa de políticas monetarias no convencionales, unido a la normalización de las mismas en EEUU previsible para este 2015, llevaría al dólar a tomar la senda de la fortaleza sin ningún género de dudas. Y ciertamente así fue. Una apuesta segura…

Sin embargo, llegados a este punto del ejercicio nos encontramos con algunos planteamientos que quizás pasamos por alto en aquellos momentos.

Estados Unidos

  • En primer lugar, tenemos el retraso continuado de la primera subida de tipos por parte de Yellen. Ya da igual si ésta se produce dentro de unos días o a final de año. Lo cierto es que el simple hecho de que aún no se haya producido corrobora, o al menos pone sobre la mesa, la posibilidad de que los posteriores aumentos -y por tanto la normalización definitiva- sea muchísimo más lenta de lo que se pensaba.
  • Ello abre una puerta que sólo los más pesimistas contemplan: si Estados Unidos volviera a entrar en recesión la FED apenas contaría con una escopeta de perdigones para luchar contra ella. Y serían los perdigones o una nueva ronda de QE. ¿Tendría sentido en este escenario una continuidad en la apreciación del dólar?

Europa

  • En segundo lugar, si paralelamente observamos el desarrollo y repercusiones de las recientes políticas expansivas del BCE (sí, ya se que probablemente es prematuro), pocas dudas podemos tener de que -al menos de momento- el programa de compras de Draghi no está sirviendo de mucho. Por un lado, los precios no remontan ni queriendo, el 5Y5Y se encuentra por debajo del nivel en el que estaba cuando se anunció el QE, el crecimiento de algunas de las principales economías europeas -como por ejemplo la francesa- arrojan cuanto menos dudas razonables y, para colmo, el estornudo chino de este verano nos ha fastidiado el inicio de la deseada burbuja de activos que nos prometíamos en Europa (a ver si ahora resulta que ni para eso va a servirnos nuestro QE).
  • Con ello, en estas fechas son ya pocos los que no apuestan por un aumento en las cantidades y plazos de las compras de Draghi. Dependiendo de la carga que meta Mario en su bazuca, ceteris paribus debería mantener un euro débil y ayudar a obtener, cuanto menos, una recuperación igual de enclenque que la que de momento demuestra Estados Unidos.

Pero, ¿qué pasaría si ambas cosas se producen de manera más o menos pareja en el tiempo? No sé, quizás se abra un agujero de gusano que nos lleve a todos por delante o algo así.

Claro está que todo esto es ciencia ficción -y de la mala, diría yo- pero déjeme que siga elucubrando…

El resto de cosas

En este improbable escenario no podemos olvidar el papel que juegan las materias primas y los países emergentes. A las primeras, al estar denominadas en dólares, no les suelen venir bien los periodos de dólar fuerte; a los segundos, hipotecados en esa divisa, tampoco. Pero además, no olvidemos los recientes temores referentes a que el impulso chino se frene más de la cuenta y arrastre -de una u otra manera- buena parte del crecimiento económico mundial. El comercio global suele crecer al doble de ritmo que lo hace la economía y el comportamiento que muestran algunos indicadores del mismo no presagia nada bueno. El asunto de las reservas chinas y de lo que podrían hacer con ellas sería otra película de terror.

Un dólar más flojo supondría un balón de oxígeno para toda esta suerte de apocalipsis zombi que le cuento. Eso sí, con un damnificado: Europa. Una Europa que en vez de plantear seriamente una integración económica de calado, sufre traumas como el griego y airea vergüenzas y reproches como si de un patio de colegio se tratara. ¿En qué disposición estaría Europa si se tuviera que enfrentar a un “ataque económico”?

No sé, quizás nunca debimos atravesar algunos umbrales; quizás deberíamos volver al patrón oro o, que sé yo, hacer un Ctrl+Alt+Supr y reiniciar la economía.

 

Nota: para poner en perspectiva lo que escribo le recomiendo visitar Cómo leer este blog.

Publicar Ocultar ¿Quieres hacer públicos tus favoritos? Publicar No por el momento
0 comentario
0 vez compartido
 Comentar

Últimos artículos del blog de C.Campos

Yellen las cosas no van bien... y lo sabes
0 Comentarios
Todos con la FED en el radar
0 Comentarios
Economía: ¿Y si teclamos Ctrl+Alt+Supr?
0 Comentarios
La zanahoria de Draghi y el empleo de Yellen
2 Comentarios

app version

Wed Nov 02 13:34:35 CET 2016

2221

79dd84889bae13e7769f41dc060a3ba472981ca5