C. Campos  

C.Campos (7425º) 

Este artículo ha sido marcado como molesto Deshacer
C.Campos
19:18 el 06 septiembre 2015

La zanahoria de Draghi y el empleo de Yellen

2015 - Semana 36

En el acontecer de los últimos días, dos temas han pesado sobremanera en la evolución de los mercados. Por un lado la reunión de política monetaria del BCE y, por otro, el esperadísimo dato de empleo en EEUU.

El QE de Draghi y su nueva zanahoria

De la comparecencia de Draghi me queda clara una cosa: los precios ni están, ni se les espera. A casi nadie sorprende las revisiones a la baja en lo que a inflación y crecimiento se refiere por parte del BCE. Tal y como está el patio lo raro sería no esperarlas.

Pero tomemos perspectiva. En marzo de 2014 el BCE esperaba una inflación para 2015 del 1,3%. Aún con la puesta en marcha del programa de QE a principios de este año estamos ahora en el 0,2% interanual. Draghi, en esta última revisión deja la cifra para final de 2015 en el 0,1% (1,1% para 2016 y 1,7% para 2017). Es decir, de lo que el BCE esperaba hace algo menos de año y medio a lo que tenemos sobre la mesa distan un par de universos. Como decía el del Equipo A: “Me encanta que los planes salgan bien”…

Y lo peor es que además nos avisa de que no nos pongamos nerviosos si en los próximos meses vemos tasas de inflación negativas. Ya saben, son temas coyunturales…

Y por todo ello, el BCE nos pone una nueva zanahoria; para que la sigamos sin hacernos demasiadas preguntas. En la comparecencia de Draghi hemos tenido un nuevo ”whatever it takes” para que nadie se olvide de que sigue con toda la artillería preparada y está dispuesto a utilizarla si fuera necesario.

En cuanto a la ampliación del QE en su tamaño, tiempo y/o composición, Draghi nos dice que deja la puerta abierta. El diseño del QE es lo suficientemente moldeable como para poder ajustarse todo lo que sea necesario en la medida que se necesite. Ahí lo tienen, whatever it takes v2.0.

Y ante lo dicho algunos ya están esperando que se produzca; que el BCE traspase esa puerta abierta. El RBS estima que Draghi empezará a comprar 90.000 millones/mes a partir de diciembre (recuerden que ahora estamos en los 60.000 millones) y que se producirá también una extensión temporal hasta diciembre de 2016 (septiembre de 2016 es la fecha actual de finalización del programa). Esto supondría llevar el balance del BCE más allá de los máximos en los que estuvo en 2012, que era la idea original.

De momento, lo que sí que va a producirse es cierta flexibilización en el programa de compras. Así, se amplía el límite que el BCE puede comprar de cada emisión de deuda pública, pudiendo llegar ahora hasta el 33% frente al 25% anterior. Por cierto, que si a esta medida le sumamos la reciente ampliación de los activos elegibles, tenemos dos síntomas inequívocos de que las dificultades para encontrar papel son más que ciertas.

La reacción inmediata del mercado no se hizo esperar. El euro reaccionó a la baja contra el dólar volviendo a situarse en niveles no vistos desde mediados de agosto y la renta variable europea terminó la sesión con alzas por encima del 2%.

Es decir, seguimos en un entorno en el que el mercado sigue respondiendo a las zanahorias…

A pesar de ello, a mi me da la sensación de que el QE de Draghi cada vez sirve de menos. Las turbulencias chinas han bastado para acabar con las espectaculares ganancias del primer trimestre en Europa. De hecho el comportamiento relativo de la renta variable europea durante las últimas 4 semanas ha sido bastante peor que el de la norteamericana. Mientras que por aquí los índices se han dejado un 13% aproximadamente, en Estados Unidos han tenido caídas de más menos un 7%. Cierto es que en los acumulados anuales -exceptuando a un Ibex sobre el que parece pesar la losa de las elecciones generales de final de año- los índices europeos navegan aún sobre ligeras alzas, mientras que en EEUU ya acumulan rendimientos negativos.

¿Está exigiendo el mercado más QE a Draghi? Probablemente. Digo yo que será su forma de pedir más droga al BCE.

Los datos de empleo, Yellen y la subida de tipos

Y junto con el BCE, los datos de empleo presentados el viernes en Estados Unidos han sido la segunda guinda del pastel de esta semana.

La lectura de las cifras ha sido un tanto complicada a mi juicio. Y lo ha sido porque depende de qué visión tenga cada cual:

  • Si nos quedamos con la cifra de desempleo total, con los ojos de la FED obtenemos un buen dato: estamos ya en una tasa de paro del 5,1%. Hey, eso es pleno empleo si seguimos los parámetros de la FED. Y estar en pleno empleo [1] debería suponer a partir de ya, un aumento estratosférico de salarios que impulsen la inflación. Así que las expectativas de aumento de tipos en septiembre deberían ser altas.
  • Sin embargo, las probabilidades que cotizó el mercado para que el endurecimiento monetario comience en septiembre se desplomaron al 30%. ¿Por qué? Debemos fijarnos en el dato de nonfarm payroll que quedó en un rídiculo aumento de 173.000 personas frente a una media de crecimiento mensual durante los últimos 12 meses de 247.000 y a un esperado de 220.000 [2] .

Pero ¿saben lo que más me ha llamado la atención?. La reacción de las bolsas.

Tras el dato de empleo se ampliaban las caídas semanales en la bolsa de aquí y de allá para cerrar una semana claramente negativa. Hasta la fecha, un alejamiento de la subida de tipos era festejado especialmente por las bolsas norteamericanas. En esta ocasión, con el mercado cotizando sólo un 30% las probabilidades de subida de tipos, las bolsas se ponen a caer…

Si se repasan el artículo que les escribía allá por mayo, y especialmente el último párrafo del mismo, verán que les decía:

Si los datos siguen sin confirmar una recuperación sólida, el mercado acabará por despertar de la absurda anestesia en la que vive actualmente (ya saben, dato malo = alejamiento de subida de tipos = bolsa sigue subiendo), todo ello -como decía antes- sin la red de seguridad que la liquidez nos ha proporcionado en los últimos años.

¿Será que los riesgos globales que la desaceleración china podría estar incubando han hecho que la percepción de riesgo haya cambiado por completo?. Seguramente. ¿Será que ello nos haya hecho despertar de esa anestesia a la que hacía referencia?. Probablemente.

Las sucesivas rondas de QE han traído una recuperación débil, plagada de claroscuros. Aún así, Yellen se enfrenta a la normalización de la política monetaria casi por obligación. En las últimas semanas el personal se está poniendo nervioso. Hemos podido ver y leer cómo algunos abogan por la subida de tipos, otros por no hacer nada de momento y algún que otro loco por empezar un QE4. Todo ello es síntoma de que las cosas no están ni mucho menos claras con el rumbo de la economía norteamericana.

Creo que Yellen va a subir tipos en septiembre, igual que pienso que debería esperar algo más. Mantengo mi tesis desde hace meses, y aunque puede que esté equivocado, veo que la economía en EEUU no está precisamente para tirar cohetes. Pero es cierto que -ahora más que nunca- no subir tipos en septiembre podría enviar un mensaje peligroso al mercado.

Por ello, Yellen se enfrenta a un dilema. No hacer nada podría ser traducido por muchos como una señal inequívoca de que las cosas no están tan bien como nos han ido contando, especialmente cuando el factor chino ha entrado en escena. Además el impacto de una subida ahora podría ser más positivo que negativo, sobre todo si tenemos en cuenta que -como nos ha repetido una y mil veces- lo importante no es la fecha de la primera subida, sino el ritmo de las siguientes.

Situación técnica del mercado

Por último, no quiero acabar este Semanal sin echar un ojo con ustedes a la evolución de lo que les comenté la pasada semana en Del pánico a la capitulación.

Recordarán que les decía que en situaciones extremas como las que vivió el mercado en esos días, soy bastante partidario de seguir unos pocos gráficos para intentar desenmarañar las cosas a corto plazo.

Y si se repasan lo que les comenté, verán que las cosas están bastante contenidas y siguiendo el guión planteado. ¿Quiere decir eso que el peligro ha cesado?. Ni mucho menos. Las volatilidades siguen altas y los nervios pueden volver a aparecer en cualquier momento.

Sin embargo, no tengo ningún argumento para desdecirme de lo que les comenté; el volumen que vimos el ya famoso 24 de agosto, me pareció de compras importantes. La evolución posterior sigue -al menos de momento- los patrones razonables para que eso haya sido así.

Por ello sólo queda vigilar posibles cambios de escenario y seguir esperando el desarrollo planteado.

Buena semana y recuerden vigilar su dinero.


  1. Algo de lo que dudan algunos economistas como les he comentado en alguna que otra ocasión.  ?
  2. No obstante hay que tener en cuenta que esta cifra de nóminas suele tener revisiones importantes; así que ojo con la “veracidad” del dato de agosto.  ?
Publicar Ocultar ¿Quieres hacer públicos tus favoritos? Publicar No por el momento
2 comentarios
2 veces compartido

Hace un tiempo Tyler Durden de zerohedge escribio un post donde mostraba todas las previsiones a un año de insitituciones como ECB, FMI o FED, y las comparaba con los datos oficiales que se habian producido, recuerdo que la cifra de acierto era inferior al 8% y la desviacion, en algunos casos, probaba como bien usted dice de la existencia de universos paralelos sobre la misma supuesta realidad.

Para el futuro puede hacer como yo, tomese esas previsiones como prueba para eliminar esa posibilidad. Si por ejemplo el ECB dice que el año que viene la inflacion sera del 1.5%, ya podemos descartar con casi toda seguridad que sea cual sea la tasa de inflacion del año que viene no sera del 1.5%.

Recuerdo el artículo que menciona y tiene usted toda la razón, el fuerte de las instituciones y organismos oficiales no suelen ser las previsiones acertadas... El problema es que en la medida en que el mercado las tenga en cuenta y -sobretodo- ellos se las crean para el desarrollo de sus políticas por fuerza hay que tenerlas sobre la mesa.

 Comentar

Últimos artículos del blog de C.Campos

Yellen las cosas no van bien... y lo sabes
0 Comentarios
Todos con la FED en el radar
0 Comentarios
Economía: ¿Y si teclamos Ctrl+Alt+Supr?
0 Comentarios
La zanahoria de Draghi y el empleo de Yellen
2 Comentarios

app version

Wed Nov 02 13:34:35 CET 2016

2221

79dd84889bae13e7769f41dc060a3ba472981ca5