Conecta Capital  

ConectaCapital

Este artículo ha sido marcado como molesto Deshacer
ConectaCapital
11:33 el 14 enero 2015

http://conectacapital.com

Así terminaron el año los mercados financieros

 

Fuera de los puros datos macro, durante el mes de diciembre hemos tenido dos elementos reseñables. Por un lado, y pese a ser un shock positivo para la economía global, la caída del precio del crudo está introduciendo importantes dosis de volatilidad en los mercados. Por otro lado, el drama económico en Grecia ha impedido el nombramiento de nuevo Presidente, lo que aboca al país a unas elecciones que se celebrarán el 25 de enero. Habrá que estar atentos a esta cuestión, pues podría condicionar los planes del BCE y, en el peor de los casos, volver a poner sobre la mesa los problemas que en su día llevaron a la crisis de deuda en Europa.

En EEUU, los datos macro continúan mostrando fortaleza. Creció un 5% anualizado en el Q3 (la mejor tasa desde 2003) y el comienzo del Q4 también ha sido positivo, con el gasto de consumo, la producción industrial y la creación de empleo sorprendiendo significativamente al alza tanto en octubre como en noviembre. En general, y a pesar de que algunos de los datos manufactureros y de servicios han salido mixtos en diciembre, la economía americana parece gozar de muy buena salud y ser capaz de crecer a ritmos del 3% durante los próximos trimestres.

Así las cosas, pensamos que la FED podría comenzar a subir tipos antes de lo que actualmente está descontando el mercado. En su reunión de diciembre, la FED eliminó el “considerable time” de su statement y, aunque dijo que todavía podía ser paciente, avisó de que los podían perfectamente empezar a subir en abril de 2015. Por otra parte, y más allá de cuándo comience la FED a subir tipos, la actual fortaleza de EEUU muestra que hay pocas razones para pensar que los tipos neutrales de interés de la economía americana hayan podido caer de forma apreciable respecto de su media histórica.

La depreciación del euro, los bajos tipos de interés, la caída del precio del crudo, una política fiscal más favorable al crecimiento y lo que parece ser un mayor compromiso con las reformas en Francia y en Italia deberían ayudar a una recuperación de la actividad en el área euro durante los próximos trimestres. Sin embargo, sería un inmenso error caer en la complacencia teniendo en cuenta los muy significativos riesgos a la baja (elecciones en Grecia, tensiones con Rusia, pérdida de anclaje de las expectativas de inflación, alto nivel de desempleo que amenaza con convertirse en estructural…).

Es importante que el BCE haga todo lo necesario dentro de su mandato para hacer que la inflación vuelva lo más rápidamente posible a tasas cercanas al 2%. Con el apoyo alemán o sin él, el BCE debería adoptar nuevas medidas en enero. De no hacerlo así, su “intención” de expandir su balance hasta niveles próximos a los de 2012 resultaría poco creíble. Esto, a su vez, podría derivar en una recuperación del euro, lo que pondría en riesgo la recuperación y agravaría las tensiones deflacionistas.

Dicho lo anterior, nosotros no esperamos que el BCE compre deuda periférica de forma incondicionada porque se trata de un activo que para muchos de los actores implicados tiene riesgo de crédito. Más bien, prevemos que las próximas medidas consistirán en comprar deuda de los fondos de rescate europeos y deuda corporativa de rating equivalente. Si esto no bastara, es posible que se planteen también comprar deuda pública hasta un cierto nivel de rating (¿AA, de nuevo compatible con los fondos de rescate?). En nuestra opinión, si con lo anterior no fuera suficiente y se llegara a comprar deuda periférica, posiblemente se obligaría a los bancos centrales nacionales a asumir el riesgo asociado a tales compras contra su propio balance (lo cual podría incluso llegar a ser contraproducente.)

En Japón, la victoria por amplia mayoría de Abe en las elecciones de diciembre le deja el camino libre para seguir con su política de estímulos y de presión a las empresas para que aumenten salarios. Así las cosas, el escenario más plausible para Japón es el de un repunte de la actividad en los próximos trimestres, hasta tasas probablemente por encima del crecimiento potencial (muy reducido) de la economía nipona. En un contexto de output gap casi nulo, a su vez, este tipo de crecimiento debería llevar asociado un cierto repunte de los precios no energéticos a lo largo de 2015, hasta tasas probablemente en el entorno del 1,5% interanual. El fin de la deflación es ya casi un hecho y ahora más bien el reto que queda por delante es introducir las reformas estructurales necesarias para aumentar el crecimiento potencial de la economía nipona.

Fuente de Información: Alineaglobal

Publicar Ocultar ¿Quieres hacer públicos tus favoritos? Publicar No por el momento
0 comentario
2 veces compartido
 Comentar

Artículos relacionados en Finect

Análisis técnico: Tipos de triángulos

comparativadebancos


"Las tendencias de manera constante y periódicas se suceden en los diferentes gráficos de las acciones cotizadas en los mercados de valores, las subidas o bajadas en los precios de las acciones van determinan...

Debate: "Gestión activa vs. pasiva" en Capital Radio

BonsaiCapital


La pasada semana, tuvimos la oportunidad de participar en un debate sobre "Gestión activa frente a pasiva" en Capital Radio, donde además de enfrentar opiniones sobre las diferentes expectativas abiertas en ambas e...

Finanzas: Viviendo en pareja

comparativadebancos


"Una cosa es plantearse la vida financiera de manera particular o individual y otra muy diferente será la también lógica y feliz idea de convivir día a día en el mismo domicilio con su pareja, por lo que habi...

El humilde origen de los microcréditos

PepeDinero


Hoy en día, es muy común que veamos en multitud de canales anuncios de publicidad que nos ofrecen préstamos rápidos de dinero, "sin papeleos"  y que podemos adquirir de forma totalmente online. Es lo que conocemos ...

app version

Thu Mar 23 18:52:41 CET 2017

2293

ce070f269a837ade8a5c04919cce52c61cff4b93