Conecta Capital  

ConectaCapital (217º) 

Este artículo ha sido marcado como molesto Deshacer
ConectaCapital
12:55 el 01 julio 2016

http://conectacapital.com

"La tasa de variación" By Rafael D. Guerrero Linares

 

Al hilo de un caso personal con el que me he topado hace unos días, quiero dedicar unas líneas a un concepto que es menos evidente de lo que debiera y que todos tendríamos que tener en cuenta a la hora de intentar tomar decisiones racionales en nuestra inversión en los momentos en los que la razón es lo que menos cuenta, que es cuando toca asumir pérdidas.

Recibí en mi despacho a una persona que aún no era cliente. Tras mostrarme su planificación personal, observo que presenta unas minusvalías extraordinarias en un determinado valor de una entidad financiera nacional. Haciéndole ver el mal asesoramiento recibido, la nula diversificación de su cartera y el nivel de riesgo que ha tenido que asumir muy por encima de su perfil, nos encontramos en la necesidad de tomar decisiones algo drásticas para poder enderezar el rumbo de su planificación:

Esta experiencia me hace reflexionar que, en determinadas circunstancias, elegir la opción de una cierta pérdida de capital es la mejor de las salidas, tal y como se demuestra mediante la denominada tasa de variación. Entender este concepto e interpretarlo adecuadamente, nos ayudará a tomar decisiones con más agilidad y acierto.

La tasa de variación nos permite comprender que recuperar una bajada de precio no es una tarea fácil puesto que no es lineal con respecto a la caída producida. En muchas ocasiones, tomamos decisiones desacertadas con la esperanza de que el valor recupere, al menos, su nivel de compra. Es innegable, que hay que tener en cuenta el plazo temporal y el tipo de activo, pero no cabe duda de que si un activo pierde valor, para recuperar su valor inicial tiene que subir en un porcentaje mayor superior al porcentaje de caída con respecto a dicho valor inicial; es decir, que si un activo desciende de 100 a 50, bajaría un 50% y para volver a recuperar su valor de 100, tendría que remontar no el mismo 50% que cayó, sino el 100%. Podemos verlo en la tabla de abajo:

1

De la tabla anterior se deduce que la caída de valor empieza a ser más importante a partir de una pérdida del 20%, con lo que, teniendo en cuenta el tipo de activo y plazo temporal así como las circunstancias que han producido la caída del precio, éste podría considerase como el umbral máximo de permanencia en un valor; a partir de dicho umbral, habría que considerar muy seriamente la opción de vender y asumir la pérdida.

La fórmula de la tasa de variación es muy sencilla:

23

De todo lo anterior, se pueden obtener las siguientes conclusiones enfocadas, fundamentalmente, a la compra de acciones, puesto que son uno de los activos más agresivos en cuanto a las caídas que pueden presentar por cualquier coyuntura que les afecte y cuyo plazo de recuperación puede ser incierto o inviable:

  • Previamente a la compra de acciones, se han de evaluar una serie de circunstancias: cuándo se va a necesitar ese dinero, potencial negocio y seguimiento de esa empresa, etc. Adicionalmente, si es posible, es fundamental ponerse en manos de un asesor financiero independiente que carezca de conflicto de intereses.
  • Cuando se compran acciones, hemos de preguntarnos: ¿cuánto estoy dispuesto a perder?, en lugar de: ¿cuánto voy a ganar?
  • Una vez que se alcance un determinado umbral de pérdidas, es preferible asumirlas que seguir esperando una “posible” recuperación.

En definitiva, como dijo Ed Seykota “si no es capaz de aceptar una pequeña pérdida, antes o después se enfrentará a la madre de todas las pérdidas”

Publicar Ocultar ¿Quieres hacer públicos tus favoritos? Publicar No por el momento
0 comentario
1 vez compartido
 Comentar

app version

Wed Nov 02 13:34:35 CET 2016

2221

79dd84889bae13e7769f41dc060a3ba472981ca5