Corvus (78º) 

Este artículo ha sido marcado como molesto Deshacer
Corvus
15:51 el 22 enero 2016

Por qué no me asustan caídas del 70%

Después de esta semana tan volátil, me resulta grato leer Unience y ver que hay más participantes pensando en cuánto invertir que en dónde refugiarse. Es un buen indicador de que el nivel medio del participante en esta comunidad es superior al inversor medio cuyo comportamiento quedaba acertadamente reflejado en el artículo de @apandres. Así pues es probable que a la mayoría de lectores de Unience este artículo les resulte banal, pero tal vez a alguien le resulte al menos entretenido.

Ayer hacían referencia en El Confidencial al estratega de Société Générale, Albert Edwards, que auguraba caídas en el S&P 500 de alrededor del 70%, concretamente hasta los 550 puntos.

Suponiendo que se cumpliera su apocalíptico pronóstico, eso nos llevaría a valoraciones muy interesantes. Si a 31 de diciembre con el S&P en 2044, el CAPE de USA era de 24,6 y el P/BV de 2,7 resultaría que a niveles de 550 ceteris paribus tendríamos CAPE de 6,6 y P/BV de 0,73. Semejantes ratios serían una ocasión única y difícilmente repetible para invertir en renta variable hasta el último céntimo y sentarse tranquilamente a esperar plusvalías bien jugosas.

Es por eso que no me preocupan los pronósticos de ese tipo, pero sobre todo no me preocupan porque no les concedo el menor valor predictivo. Basta tener un poco de memoria o en su defecto lápiz y papel para poder contrastar lo que se ha dicho en el pasado y lo que realmente ha sucedido. Voy a reproducir algunos vaticinios a modo de ejemplo:

A finales de 2008 en Gurus Mundi anunciaban que nos enfrentábamos a una recesión tan duradera como la japonesa.

Russell Napier, supuesto experto en la interpretación del Q ratio advertía en diciembre de 2008 de caídas en el S&P 500 hasta 2014, momento en el que llegaríamos a los 400 puntos.

En abril de 2009 el Global European Anticipation Bulletin revelaba que a finales de verano USA se iba a declarar insolvente, hundiéndose con ello el dólar.

Quizás puedan pensar ustedes que esas fuentes o “expertos” no tenían prestigio suficiente para creer en sus palabras, así que vamos a subir un escalón y veamos que dicen reputados inversores y economistas.

En septiembre de 2010 John Paulson decía que la inflación de doble dígito surgiría en 2012 destrozando el mercado de bonos y disparando la renta variable y el oro.

Kyle Bass (presidente de Hayman Capital, que acertó con sus apuestas en la crisis subprime ganando un 212% en 2007) pronosticaba a finales de 2011 una cascada de quiebras de países en Europa. Independientemente del problema de Europa tenía claro que la quiebra de Japón era algo inminente (como mucho dos años, posiblemente menos por el catalizador de la crisis europea).

En enero de 2012 George Soros decía que el mundo se enfrentaba a uno de los periodos más peligrosos de la historia moderna. En Estados Unidos preveía disturbios en las calles que conducirán a una represión brutal que limitaría las libertades civiles. El sistema económico mundial podría incluso colapsar por completo.

En marzo de 2012 Jim Rogers (ex socio de Soros) aseguraba que nos enfrentábamos a otra década perdida, y que aunque 2012 sería positivo nos esperaba un mal 2013 y un catastrófico 2014. Recomendaba salir de renta variable e invertir en plata, renminbi y commodites en general.

Roubini (profesor de economía en la Universidad de Nueva York) pronosticaba en 2012 el cierre de la financiación a España, reestructuración de la deuda y posible salida del euro, causando en 2013 “la tormenta perfecta”.

Ni siquiera las mentes más brillantes se resisten a sacar brillo a la bola de cristal. Para quienes no conozcan a Kenneth Rogoff, les diré que fue uno de los mejores ajedrecistas de Estados Unidos en su juventud, graduado en económicas por Yale summa cum laude, ex economista jefe del FMI y actualmente profesor de economía y políticas públicas en Harvard. A lo largo de la crisis europea vaticinó quiebras de muchos países de la zona euro (España incluida) y que la única solución sería una UE de Francia y Alemania. También comentó que era posible que el euro no llegara al final de la década.

Se puede pensar que este escenario aún se puede cumplir, pero si un inversor oyó todo eso y presa del pánico deshizo sus inversiones entonces se habrá estado lamentando de su decisión.

No piensen que los pronósticos erróneos son todos bajistas o catastróficos. También los hay alcistas, pero generalmente trascienden menos porque parece que vende más el mensaje extraordinariamente negativo que su opuesto; parece mucho más probable que llegue a las portadas de la prensa el primero que el segundo. En cualquier caso lo importante es tener presente que los errores se reparten por igual.

Con todo lo expuesto no pretendo ridiculizar a algunos expertos en concreto, sino ejemplificar la futilidad de los vaticinios sobre lo que van a hacer los mercados. Hay una gran frase de Buffett al respecto: “A prediction about the direction of the stock market tells you nothing about where stocks are headed, but a whole lot about the person doing the predicting”.

Así que hagan caso del viejo Buffett, que ya tiene más mundo que la mayoría de nosotros e inviertan sin hacer caso de los chamanes, futurólogos y adivinos del siglo XXI.

Publicar Ocultar ¿Quieres hacer públicos tus favoritos? Publicar No por el momento
11 comentarios
6 veces compartido

No puedo estar más de acuerdo. No conozco a nadie que prediga y acierte consistentemente. Y no es que no me guste leer el Marca sobre los fichajes del verano, pero es lo que es. No hay nadie, NINGUNO, y reto a cualquiera públicamente (risas) a que ponga aquí a alguien que lo haga más allá de haber acertado una vez cuando se hizo muy famoso. Pero con pruebas eh ... :-)

En cualquier caso @CYGNUS excelente artículo y bueno, la estrategia tendero, comprar barato y vender caro, nunca falla.

Como inversor no me gustan lo más mínimo las caídas del 70%, o del 14% en dos semanas de bolsa.  Una cosa es que el miedo haga que muchos vendan a precios de saldo y otra cosa muy distinta es que se hayan creado tal cantidad de mecanismos especulativos (derivados, acciones prestadas, etc. etc. etc.) que se pueda mover el mercado como hasta ahora no era posible.  Eso no es invertir, sino especular.  El problema es que con los mecanismo que la ingeniería financiera ha creado, un día de estos las órdenes de alta frecuencia se nos vayan de las manos y el sistema se vaya al ...., y eso si que sería grave.  El "new normal" está creando monstruos que se nos pueden ir de las manos, y si hay algo miedoso en este mundo es el dinero (algo que al parecer desconoce el Sr. Sánchez, aunque sabe muy bien el Sr. Iglesias).

Muchas gracias por tu mención @CYGNUS, efectivamente para hacer tortilla bien hace falta romper los huevos.

Excelente artículo @CYGNUS, es bueno en momentos de turbulencia como este recordar a los agoreros. Efectivamente, vende más lo negativo porque el miedo es un poderoso aliado del "profeta de las malas noticias", en estas circunstancias en que el terreno está tan bien abonado. Yo en mayo volveré a acudir al Oráculo de Omaha donde Buffett junto al gran tapado (Munger, maestro Yoda), volverán a hablar claro y sin estridencias de cómo ven ellos el mundo, que crece y que, mal que les pese a algunos, seguirá creciendo y para los que estemos en renta variable, nos permitirá seguir creyendo en el futuro de compañías sólidas y estables.

@Not_so_happy tampoco es muy normal que suba un 14% en 2 semanas pero entonces nadie se queja.

@agenjordi  Efectivamente, como inversor tampoco me gusta que las bolsas suban un 14% en dos semanas.  Yo si que me quejo.  Tengo claro que si las bolsas europeas sube un 12% en el año (lo cual es un chollo con la inflación en el 0% y el PIB creciendo al 2 %), no lo van a hacer con subidas del 0,054 % diarias, pero esas subidas y bajadas no son buenas.  Si los inversores abandonan las bolsas porque se convierten en casinos, casi todos vamos a salir perdiendo.

@Not_so_happy te doy parte de la razón pero hemos asisitido a un fenómeno hasta cierto punto similar con la vivienda en España y no era culpa de algoritmos de alta frecuencia ni de ordenadores.

@agenjordi  No comparto tu opinión.  Personalmente tuve claro durante muchos años que lo que había en España era una burbuja descomunal, que tendría efectos muy negativos.  En ese aspecto estaba equivocado, pues los efectos no han sido negativos, sino devastadores, desde el hundimiento de las Cajas de Ahorro a la corrupción generalizada de políticos y funcionarios proveniente de las recalificaciones.  De la misma forma, a mi no me pilló por sorpresa la burbuja puntocom, pues cada vez que entraba en la página de Terra y veía lo que según el mercado valía esa web, me daban ganas de reir y llorar.  Con un mínimo de sentidocomún (el menos común de los sentidos) ves venir una burbuja.  Lo de hacer subir o bajar 300 puntos el Dow cada día durante una semana a base de especular con derivados y similares solo lo puedo evitar olvidándome de la bolsa y dejándola para los jugadores compulsivos y tahures profesionales.

@Not_so_happy usted se preocupa primero de intentar saber como invertir y luego el dinero que pueda ganar con ello es simplemente un resultado del mismo. En mucha otra gente es al revés,lo que les preocupa es simplemente ganar el máximo dinero lo más rápidamente posible sin entrar en el como. Luego ya sabemos como termina el asunto para la mayoría de este segundo grupo.

Muy bueno y  muy oportuno el artículo @CYGNUS .

Tengo esa fotografía colgada a la vista para poder preguntarme cuando el mercado se altera si estoy en medio de la voragine o a un lado, por que resulta muy dificil sustraerse al ambiente , me considero una persona que si alguien grita fuego primero miro y analízo antes de tomar una decisión, saludos.

Buenas noches a todos,

yo voy a romper una lanza por los pronósticos agoreros que hicieron esos analistas. Si no hubiese sido por los QEs quién dice que el SP no hubiese llegado a 400. La droga que los bancos centrales han insuflado al capitalismo lo ha desvirtuado y ha evitado que grandes bancos, empresas y países quebrasen.

Utilizando el símil futbolístico, los QEs son al capitalismo, lo que la hormona del crecimiento a Messi u otro deportista. Cuatro años sin lesionarse y marcando goles en el minuto 85, cuando el resto de futbolistas estaban destrozados. Todo el mundo lo sabe pero se lo consienten.Si no se hubiesen hecho los QE y asistido financieramente, por ejemplo, a España en el verano del 2012, ¿dónde estarían los índices?

Lo que hemos vivido desde marzo del 2009 es un "capitalismo adulterado y desvirtuado". El SP pasó de 666 en marzo del 2009 a 1903 de hoy a base de la droga del QE y, sin embargo, la población vive cada vez peor en el mundo desarrollado.

Sólo las drogas pueden hacerte sentir que estás bien cuando en realidad estás  hecho polvo.

Un saludo.

 Comentar

Últimos artículos del blog de Corvus

Por qué no me asustan caídas del 70%
11 Comentarios
Reseña: "The Education of a Value Investor"
4 Comentarios
El increíble caso de la alfa menguante
8 Comentarios
Buy & Hold en el S&P 500
7 Comentarios
¿Está creando valor su gestor?
19 Comentarios

app version

Wed Nov 02 13:34:35 CET 2016

2221

79dd84889bae13e7769f41dc060a3ba472981ca5