EduPedreira (168º) 

Este artículo ha sido marcado como molesto Deshacer
EduPedreira
21:51 el 12 marzo 2016

Banca Privada. Efpa III EFP: EUROPEAN FINANCIAL PLANNING

Alfabeto Griego

 

“En finanzas hay que alejarse de todo lo que suene a alfabeto griego”

Iván Martín (Magallanes)

 

El primer detalle en el que debemos fijarnos sobre el beneficio de una empresa es en su margen. Es imprescindible saber cómo, dónde y cuánto gana por cada venta que hace la empresa que estamos escudriñando, porque las ventas sin margen en principio no tienen sentido.

 

Una vez hemos descubierto los diferentes márgenes con los que operan las empresas de un sector, querremos saber cuáles son los motivos de estas divergencias y si son sostenibles en el tiempo. Estas causas pueden ser múltiples y diversas, como por ejemplo: la imagen de marca, los costes, la tecnología, los procesos de producción, las economías de escala, etc.

 

Cuando una empresa es la de menor coste en su sector a menudo aguanta mejor las recesiones y en consecuencia los periodos bajistas de mercado. En la otra cara de la moneda tenemos que en momentos alcistas o de facilidades expansivas, las empresas con peor estructura de costes mejoran porcentualmente sus margenes en mayor medida. Las empresas débiles suelen incrementar más su porcentaje de ganancias en los años buenos del ciclo que las empresas más eficientes, pero lo pasan peor, incluso quiebran en los momentos complicados.

 

En consecuencia, las empresas que obtienen peores márgenes en general tendrían una beta superior a la unidad, es decir su variabilidad al alza y a la baja es superior al índice de referencia o benchmark.

Una de las razones o de las consecuencias frecuentes de tener una peor estructura de costes o financiera suele ser la de tener una volatilidad más alta que la media del sector, y viceversa, la empresa con mejor estructura de costes y bien gestionada suele tener menor beta que el mercado, salvo que esté en una fase importante de crecimiento.

 

Por todo ello, si tu fondo o tu portfolio está compuesto de empresas sólidas, con alto margen y bien gestionadas es posible que en ciertos momentos de euforia se comporte peor que el resto, aunque esto compensa ampliamente en las partes bajas del ciclo.

 

Una inversión escogida con criterios conservadores basados en los datos presentes más que en las proyecciones futuras, y enfatizada en los costes y la solidez financiera, debería tener una beta baja. Por lo tanto, la beta de tu cartera debería ser una consecuencia de tus criterios, nunca un fin.

 

Del criterio de Philip Fisher acerca de este tema ( “las ganancias de las empresa débiles se reducirán proporcionalmente más rápido cuando regrese la marea”) puede que a Buffett le inspirara la famosa y brillante frase: “Sólo cuando baja la marea se sabe quién nadaba desnudo”. Es conocida su predilección por las empresas de calidad que quizás se vincula con su afirmación acerca de que su estilo de inversión es un 15% Fisher y un 85% Graham.

Mi interpretación en este punto es que Warren Buffett nos hace reflexionar sobre la posibilidad en ocasiones de renunciar a un poco de margen de seguridad a cambio de excelencia, sin que ello justifique todos los múltiplos altos. *¿Deep value o value con un poco de estilo Fisher?*

 

Retomando el tema del margen, parece evidente que la tecnología ha cambiado los productos y la mecanización (ahora robotización) está continuamente cambiando los costes, pero la técnica para estudiar los márgenes, la robustez financiera, los flujos de caja, el circulante, etc, no ha cambiado ni creo que deba hacerlo.

 

Sin embargo, numerosos actores del mercado no apartan los ojos del “Triple Screen”, o tratan de anticipar las medidas de los Bancos Centrales, o adivinar los próximos datos macro, y cuando todo ello no funciona se quejan amargamente de la falta de sentido de los mercados.

Quizás primero debemos aceptar el azaroso y aleatorio movimiento del mercado, para solamente intentar incidir en la única cosa que está a nuestro alcance, que es el estudio concienzudo y disciplinado de las empresas para reducir el riesgo en la toma de decisiones. Desviar el foco (derail focus) de lo importante resulta carísimo.

 

Tal como nos sugiere Iván Martín de Magallanes, en temas relacionados con las finanzas aléjense cuando les hablen del alfabeto griego. La única manera de reducir el riesgo es estudiando a fondo las empresas. Añadiendo que el riesgo NO es la volatilidad, y que ésta última es simplemente una variable estadística que mide la variación de los precios. En consecuencia, se puede perder dinero sin volatilidad o con escasa volatilidad y se puede aprovechar ésta para mejorar el potencial de la cartera.

 

*P.D: he pedido para mi aniversario “Deep Value” que mencionó en Díaz Vallejo, también de Magallanes, en una reciente entrevista. Seguiremos tratando de profundizar...

 

 

 

 

 

Publicar Ocultar ¿Quieres hacer públicos tus favoritos? Publicar No por el momento
0 comentario
2 veces compartido
 Comentar

Últimos artículos del blog de EduPedreira

LYONDELLBASELL
0 Comentarios
La vida no puede observarse muy de cerca
11 Comentarios
Profundizar en el Value 2
0 Comentarios
Profundizar en el Value
4 Comentarios
Alfabeto Griego
0 Comentarios
TRIGGER
0 Comentarios
Lo difícil es...
0 Comentarios
FIAT & FERRARI y GRÍFOLS
2 Comentarios
TWITTER
0 Comentarios
AAPL,GOOGL y BBRY en 2016.
0 Comentarios

app version

Wed Nov 02 13:34:35 CET 2016

2221

79dd84889bae13e7769f41dc060a3ba472981ca5