FURHER (805º) 

Este artículo ha sido marcado como molesto Deshacer
FURHER
04:00 el 02 octubre 2014

Los bancos europeos se esfuman de los bonos corporativos y disparan los riesgos del mercado

Comparto este artículo que he visto en Expansión y me ha dejado un cuerpo que...:

La diversificación de las fuentes de financiación es una consigna que toda empresa que pretenda sobrevivir a la crisis y adaptarse a la nueva cultura corporativa debe cumplir. Eso es lo que dice el manual de recomendaciones y lo que aconsejan a las compañías los asesores y bancos de inversión. Pero, en un ejemplo más de que toda cara tiene su cruz, los supervisores europeos alertan ahora de la parte oscura de este proceso.

Lo han hecho en un documento conjunto firmado por las autoridades reguladoras de la banca (EBA), los mercados (Esma) y los seguros (Eiopa), y en el que la tesis central es el peligro de que se esté formando una burbuja en el mercado de renta fija. Pero los supervisores van más allá y han llegado a la conclusión de que parte del riesgo procede del menor peso que tienen ahora los bancos en la financiación de las empresas.

Y es que buena parte del salto de diversificación se hizo en el pasado de la mano de los bancos, que primero eran los financiadores a través de préstamos y luego lo siguieron siendo como compradores de los bonos emitidos por las empresas.

Así era antes de la crisis. En septiembre de 2007, el 40% de la deuda cotizada de las empresas no financieras de la zona euro estaba en manos de bancos de la zona euro, según los datos que el comité de supervisores europeos toma del último informe de estabilidad financiera del Banco Central Europeo (BCE). Seis años y medio después, ese porcentaje ha caído hasta el 13%, en un movimiento que se explica por la necesidad de las entidades financieras de reducir su exposición, limitar sus riesgos y aprestarse a cumplir con las nuevas normativas que penden sobre ellas.

El repuesto de los bancos han sido las gestoras de fondos y otros vehículos de inversión. Y ahí es donde surge un nuevo problema: estas sociedades son «vulnerables al riesgo de reembolso», alertan los supervisores, porque no tienen la red de seguridad con la que cuentan los bancos. La única liquidez a la que pueden acceder es la que procede de vender las inversiones que hayan hecho; nada de acudir a la ventanilla del BCE para salvar el escollo.

La cuantía en la que los nuevos dueños de la deuda cotizada han entrado en el mercado no es menor. En diciembre de 2008, los fondos abiertos de la zona euro (esos de los que los partícipes pueden entrar y salir sin mayores restricciones) tenían el 9% de la deuda corporativa. El pasado mes de febrero, ese porcentaje estaba en el 21%, lo que incrementa el riesgo por mucho que la regulación imponga a esos fondos cortafuegos para limitarlo, dice el informe.

Y hay más. Los bancos no solo están renunciando a su presencia en la deuda cotizada de las empresas como inversores a largo plazo, sino que también están dejando las operaciones de compraventa. El resultado es que la negociación en el mercado secundario ha caído y con ella la liquidez. Ahí empieza el círculo vicioso del que alertan los supervisores, porque la única manera que tendrían los fondos de afrontar una fuerte demanda de reembolsos es vender en un mercado poco líquido y con escaso número de compradores, «lo que podría tener un impacto negativo en los precios de los activos», dicen los supervisores.

Como todo está interrelacionado, no solo la deuda corporativa y la industria de gestión de activos se verían penalizadas: «Un cambio drástico y desordenado en las condiciones del mercado puede crear bolsas de iliquidez y exacerbar las tensiones de financiación en bancos o Estados soberanos débiles», avisa el documento. Y es que los fondos se cuentan entre los grandes tenedores de deuda de países y entidades financieras, así que el riesgo de venta indiscriminada también les afecta a ellos.

Sobre todo, porque la EBA, la Esma y la Eiopa tienen serias sospechas de que los precios de la renta fija no reflejan los riesgos que conllevan estos activos, de forma que existe un peligro claro de ajuste. ¿Qué puede motivar la corrección? Nada demasiado alejado de la realidad potencial: «Un cambio súbito en la postura de la Fed, un deterioro inesperado de las perspectivas de crecimiento globales o un agujero de capital mayor de lo esperado en los resultados de los test de estrés a la banca que está llevando a cabo el BCE», enumera el comité de supervisores europeo.

Mientras no haya sustos, lo que temen los reguladores es que la burbuja de la renta fija vaya a más y de eso culpan al BCE. La política de tipos ultrabajos e incluso negativos hará más difícil todavía la supervivencia de los fondos del mercado monetario, lo que reducirá la liquidez y llevará a los partícipes a invertir su dinero en activos que den más rentabilidad, lo que automáticamente implica inversiones de más riesgo. Y cuanta más demanda haya de estos instrumentos, más subirán los precios. Y más dura será la caída si los augurios del comité de supervisores europeos se cumplen.

Visto en: http://www.expansion.com/2014/10/01/empresas/banca/1412191368.html

Publicar Ocultar ¿Quieres hacer públicos tus favoritos? Publicar No por el momento
0 comentario
0 vez compartido
 Comentar

Últimos artículos del blog de FURHER

Los cuatro jinetes del nuevo Apocalipsis (Four Horsemen)
1 Comentarios
La deuda de Rajoy arruinará a varias generaciones
7 Comentarios
El patinazo de la Fed
0 Comentarios
Banca Tradicional
0 Comentarios
Información Económica/Financiera Precisa de 196 Países
1 Comentarios
Empresas Españolas: Facturación,...
0 Comentarios
Franklin Biotechnology Disc N Acc $ ¡DISPARADO¡
0 Comentarios
El próximo riesgo sistémico: los fondos de inversión
2 Comentarios
Los bancos europeos se esfuman de los bonos corporativos y disparan los riesgos del mercado
0 Comentarios
Mi Portfolio v1.0
0 Comentarios

app version

Wed Nov 02 13:34:35 CET 2016

2221

79dd84889bae13e7769f41dc060a3ba472981ca5