Víctor  

InversorEficiente (419º) 

Este artículo ha sido marcado como molesto Deshacer
InversorEficiente
18:30 el 02 mayo 2016

Licenciado en física, máster en física computacional y posgraduado en técnicas cuantitativas para los mercados financieros. He sido docente investigador en la UPC y técnico en una gestora de inversión

Mi asignación estratégica y resultados de 2015 y de 2016YTD (abril)

Este es el cuadro general de la cartera que tengo bajo gestión y la que sería, en principio, mi posición estratégica (asset allocation) objetivo de aquí a un año. Anotar que  esta cartera está adaptada a un nivel de volatilidad moderadamente conservador, ya que está construida a partir de un portfolio prudente formado por un mix de depósitos y algunos fondos de renta variable. A finales de 2015, la cartera ya quedó configurada en lo esencial y mantuvo el perfil conservador 60/40 (60% de activos invertidos en renta fija y efectivo) que ya caracterizaba la distribución de activos precedente. Esto es importante, porque mi experiencia con los nuevos activos de inversión (el objeto de estudio de este blog) va ligada al uso que de ellos hago para integrarlos a esta cartera. No se trata pues de experimentos aislados sino que todos ellos son piezas del todo mayor que es la cartera. Así, los cambios, se ceñirán, en última instancia, a los márgenes que permita la posición estratégica general.

Advertencia: esto no es una recomendación de inversión, solo es un ejemplo para mostrar cómo se estructura una cartera (en este caso la mía) y enseñar con ello diferentes aspectos de la misma. No pretendo recomendar esta distribución en concreto. En próximos posts ya hablaré sobre la distribución de activos y sobre los aspectos a tener en cuenta a la hora de decidir el peso de todos ellos.

 

Assignación de activos estratégica (Estrategic Asset Allocation)
 

Como se ve, mantengo una posición heredada muy fuerte en renta fija de corto plazo que voy a tratar de ir reduciendo en favor de la renta variable si hubiese alguna corrección importante (del 20% o más). Solo en ese caso me plantearía subir al 25% de exposición en renta variable que era mi objetivo inicial. Pero mientras la bolsa permanezca en esta volátil lateralidad tras un exuberante rally de varios años consecutivos mi posición objetivo seguirá siendo un prudencial 20%. Así mismo, el 50% de la renta variable la tengo ya colocada en dos  fondos indexados: uno que sigue al índice  MSCI World (el índice de los mercados desarrollados) y otro al índice  MSCI Emerging Markets. Respecto al  MAC Solar Energy Index es, por ahora, mi apuesta sectorial por excelencia (en energía solar) y de lo cual hablaré más adelante. La pequeña porción de  capital riesgo responde al  crowdequity del cual también hablaremos y, por último, tengo pensado ir abaratando los costes de mi cartera de renta variable introduciendo posiciones en algún índice factor de cara a 2017. Aunque ésto estoy pendiente de analizarlo más en profundidad, también lo comentaremos próximamente.

Finalmente, es en el efectivo donde estoy acometiendo la mayor transformación en la cartera. Hasta no hace mucho, el grueso del efectivo lo conformaban los  depósitos a plazo, pero estos van venciendo y renovarlos tiene poco sentido porque los intereses que dan en estos momentos o son ridículos o están sujetos a todo tipo de condiciones de venta cruzada. Básicamente han perdido todo su atractivo. A lo largo de 2015 los empecé a redirigir hacia fondos de renta fija de corto plazo tratando de ganar algo de rentabilidad sin sacrificar demasiada volatilidad. Pero la rentabilidad de estos fondos está siendo igualmente exigua por idénticas razones y no parece que vaya a incrementarse en el futuro cercano debido a las continuas inyecciones de liquidez del BCE. Así pues, este año he cambiado el enfoque. A lo largo de 2016 pretendo formar una cartera de préstamos (unos 200) a través de las principales plataformas de  crowdlending que operan en España. Dado que trato de substituir el efectivo, mi objetivo es limitar la duración de los préstamos a plazos iguales o inferiores a los 6 meses. No descarto relajar ese requisito en un futuro pero por ahora no veo motivo para hacerlo porque, además, ofrecen igual o mayor rentabilidad que los préstamos a plazos mayores con la ventaja de su mayor liquidez.

Para ver más sobre el efectivo y su función en la cartera está mi post anterior:  Efectivo, cómo sacarle partido en tiempos de tipos negativos

Comportamiento de la cartera (Portfolio Performance)

Esta cartera multiasset la comparo con las carteras perfil de nivel de riesgo equivalente. Esto sería una cartera que tuviese en bonos el 60% y el resto en renta variable que es, simplificando mucho, el tipo de carteras diversificadas que se suelen comercializar (mix de bonos con duración promedio de 3 a 5 años y mix de renta variable de mercados desarrollados, a veces con una pizca de emergentes).

Atendiendo a ese asset allocation global nuestro Benchmarck estará compuesto por dos fondos indexados básicos. Uno de bonos globales y otro de bolsa global. En concreto usaremos para el de bonos el Amundi Funds Index Global Bond (hedged) Acc. y para las acciones el Vanguard Global Stock Index Fund EUR Investor class.

Rentabilidad

  2015 2016YTD (abril)
BENCHMARK------------- 4,3% 0,2%
Global Bonds (60%) 0,4% 3,3%
MSCI World (40%) 10,1% -4,1%
CARTERA ------------- 3,8% 3,1%
Efectivo (12%) 3,0% 0,8%
RF Corto plazo (30%) 0,0% 0,9%
RF Largo plazo (20%) 2,0% 4,3%
Renta Variable (20%) 17,6% -5,8%
REITs (8%) 9,6% -1,1%
Oro (10%) -10,4% 40,4%

Entre paréntesis los pesos aproximados de cada componente. E n negrita los valores para la cartera y el benchmark. Quede claro que los rendimientos mostrados de cada pieza constituva son los propios de mi cartera.

Se observa que en 2015 la contribución de la parte de oro fue negativa, solo contrarrestada por el mejor comportamiento de mis posiciones en renta variable gracias a mi exposición en small caps europeas. En ese año, mi cartera rindió algo por debajo de las carteras modelo estándar (bonos+acciones, en adelante las llamaremos "carteras perfil"). En 2016, sin embargo, está ocurriendo todo lo contrario ya que la contribución del oro es extremadamente positiva recuperando con creces el leve retraso acumulado en 2015 y poniéndome claramente por delante del benchmark. Respecto a la buena rentabilidad del efectivo en 2015 he de decir que es fruto de varios depósitos heredados. Precisamente ante su próximo vencimiento estoy redistribuyendo la cartera de cash hacia el crowdlending para mantener e incluso incrementar las rentabilidades obtenidas hasta ahora.

Como podemos ver, en estos últimos meses desde que el oro ha empezado a remontar desde mínimos la cartera ha terminado batiendo ampliamente a su índice de referencia. Pero es que incluso estamos batiendo a la renta variable pura, a día de hoy. Lo cual es un excelente comportamiento en los tiempos que corren.

(2015 y 2016YTD) Cartera Benchmark MSCI World Global Bonds
Retornos anualizados 5,1% 3,4% 4,2% 2,8%
Ratio Sharpe anualizados (Rf=0,2%) 0,71 0,43 0,24 0,68
Ratio Sortino (MAR = 0,2%) 0,36 0,21 0,14 0,40

 

Volatilidad anualizada a doce meses

  2015 2016YTD (abril)
BENCHMARK ------------- 8,3% 2,7%
Global Bonds (60%) 3,8% 3,6%
MSCI World (40%) 17,9% 11,6%
CARTERA ------------- 7,6% 4,2%
Efectivo (12%) 1,7% 1,2%
RF Corto plazo (30%) 1,0% 1,1%
RF Largo plazo (20%) 13,1% 8,3%
Renta Variable (20%) 16,8% 15,3%
REITs (8%) 18,3% 10,3%
Oro (10%) 23,2% 34,5%

Respecto a la volatilidad esta ha sido inferior a la del benchmark en 2015 pero se mantiene algo superior a "year to date", aunque es volatilidad buena fruto del buen comportamiento del oro. De hecho, la contribución de patas tan volátiles como la del oro nos puede reducir la volatilidad global debido a su escasa correlación esto es algo que comentaremos en otro momento pero de suma importancia para las carteras diversificadas.

Matriz de correlaciones (a un año)

En naranja oscuro los pares con correlación positiva más fuerte, en naranja claro los de correlación moderadamente positiva y en verde los de correlación baja o ligeramente negativa.

Queda claro que, a un año, el oro y el efectivo han sido los activos que más descorrelación han aportado. En 2015 tuve una posición en high yield de corto plazo que me añadió una indeseable correlación a la bolsa por parte de este activo. Dado que la posición fue deshecha espero que con el tiempo ese para vaya bajando.

Conclusiones

Y esto es todo. Fijaos que en toda esta explicación no nos ha importado lo más mínimo pensar si la bolsa va a subir o va a bajar, qué activos van a ser los más rentables del año, ni qué gestor lo está petando con su fondo. Nada. Todo eso es ruido que nos entorpece y desvía del recto camino de la inversión eficiente, buena, barata y automática. Y es que al final las claves para construir una cartera ajustada a nuestras necesidades y que a la vez sea competitiva son las siguientes:

1. Pensar bien qué volatilidad estamos dispuestos a asumir. Has de poder dormir por las noches, eso es lo más importante, sino acabarás enviando al traste tu propia cartera debido a las emociones primarias (euforia o miedo). Una cartera diversificada puede permitir subir un poco los límites de tu rentabilidad esperada para una misma volatilidad pero no puede hacer milagros. En última instancia, debes tener muy claro tu horizonte temporal, mejor cuanto más largo sea. Pero también tienes que considerar tu aguante. Esto último se puede educar, y es justamente entendiendo toda la teoría que hay detrás de la diversificación como iremos tolerando niveles de riesgo que antes no nos creíamos capaces de soportar.

2. Incluir todos los  activos descorrelacionados que se pueda. Más diverso siempre es mejor. La reversión a la media hace que todo vuelva a su cauce siempre. Nada puede crecer eternamente y menos aún hacerlo exponencialmente así que estar invertido en todo es la mejor solución para asegurarse que siempre tienes en cartera el caballo ganador. Y esto es el único "free launch" que no cuesta nada.

3. Asignar el peso de los diferentes activos acorde a esa volatilidad esperada. Esta es la decisión crucial porque es la que determinará entre el grueso del rendimiento de la cartera.

4. Posicionarnos a nivel global, compraremos el mundo siempre que podamos para eliminar tanta volatilidad diversificable (riesgo no sistemático) como se pueda. Recuerda que el mercado no paga prima por ese riesgo así que no vale la pena estar más concentrados de lo necesario.

4. Tratar de comprar los fondos más baratos posibles (considerando el coste como la suma de comisiones implícitas, detraidas de los valores liquidativos, y explícitas, cobradas por el propio agente distribuidor.) Normalmente esto significará decantarse, en la medida de lo posible, por fondos indexados.

5. Evaluar mensualmente las posiciones y llevar la cuanta para luego poder analizar y comparar el rendimiento. Esto es muy importante, el esfuerzo debe ser continuo pero no obsesivo. Evaluar mensualmente es dedicarle a la cartera 12 momentos al año. Tampoco es mucho y te va a permitir controlar a que nivel están los activos o detectar alguna mejora para incorporar a tu cartera.

6. Rebalancear los pesos de la cartera con una periodicidad anual. Se puede optar por estrategias algo más activas (tácticas) que activen el rebalanceo cuando nuestros pesos se distancian más allá de cierto umbral. El rebalanceo táctico se puede sofisticar usando algunos indicadores de criticidad sistémica (burbujas). Pero, ante la duda, recomiendo el rebalanceo periódico y a correr.

7. Tomarnos algún capricho para no aburrirnos por el camino. Si has hecho todo esto, puedes permitirte "decorar" tu cartera para hacerla algo más entretenida (las carteras eficientes son muy aburridas por sí solas, alguna pega tenían que tener). Además, si lo haces bien, incrementarás su rentabilidad potencial sin que eso haga peligrar la posición estratégica. Algún fondo sectorial, algo de capital riesgo, etc. Pero ten en cuenta que esto solo es la guinda del pastel, un pastel que debe estar compuesto por unos elementos base robustos y sólidos que han de propulsarte de forma consistente a largo plazo aunque te equivoques en estas decisiones más discrecionales.

En próximos posts iremos profundizando en las activos de la cartera y en los motivos que nos hacen invertir o no en ellos. En los índices que nos gustan y en los que no así como en los trucos para poder medir bien el comportamiento de la cartera sin morir en el intento. Un saludo, y hasta la próxima.

Publicar Ocultar ¿Quieres hacer públicos tus favoritos? Publicar No por el momento
3 comentarios
0 vez compartido

Muy muy interesante. Congrats por tener una estrategia tan trabajada. Una pregunta. En base a qué decidiste esos pesos en el asset allocation objetivo?

@Kaloxa pues los pesos algunos son en parte heredados como te digo. Por ejemplo partía de una cartera con mucho depósito en su momento, como cada vez daban menos y justo fue entonces cuando asumí el control integral de la misma pues fui pasando en primera instancia gran parte de los vencimientos a RF corto plazo. Aunque, como se ha visto en los tiempos que corren los rendimientos de esos activos son muy mediocres. Es pues una posición que quiero ir bajando pero tampoco lo quiero hacer a lo loco. Por eso la posición objetivo es contenida, conservadora en su variación. Lo cierto es que ahora mismo estoy en un 62% de RF+efectivo y el óptimo que me había fijado alcanzar cuando construí la cartera era de un 55%RF, para empezar, me gusta dormir muy tranquilo y volatilidades muy altas se que no me lo permitirían prefiero asegurar pues una estrategia consistente primero. Así que voy bajando la RF en pequeñas aportaciones, de forma diluida, un poco rollo Dollar Cost Averaging en parte, ya sabes. Y siempre atento por si hubiese una gran corrección en la RV por la que realmente mereciese la pena mover un 5% o más de golpe. La que ha habido hasta ahora sigue sin convencerme. Estoy digamos con la reserva de corto plazo llena para ir distribuyendo hacia zonas potencialmente más rentables. Y del oro estoy muy muy contento para qué negarlo, compre bien, casi en mínimos y ahora a correr. Su peso, un 10% responde en buena parte al óptimo de la frontera eficiente calculado en Deep Risk de William Bernstein. Pero pienso analizar yo mismo todo eso ahora que dispongo de las herramientas y el conocimiento para hacerlo.

Los pesos en concreto los he escogido en base a dos criterios. Uno el de la volatilidad deseada de partida condicionado a la que ya tenía la cartera precedente (recordemos: depósitos más algunos fondos de bolsa). Muchos más depósitos que bolsa. Entonces tampoco quise hacer un cambio demasiado brusco pensando en que la bolsa ha subido mucho estos años e incrementar mucho la posición justo ahora me parece arriesgado, en parte soy de los que quieren que corrija bien para poder lanzarme a comprar un poco más, jeje. Así que en ese sentido preferí por el momento distribuir en otros activos que me pudiesen reducir volatilidad y aportarme un plus de diversificación. Me quedé bastante con la filosofía de la cartera permanente de Harry Brown. Aunque mi principal inspiración son las variantes que se exponen en Asset Allocation Balancing Financial Risk de Roger C. Gibson. Un libro muy recomendable a la par que ameno. Y de ahí acabé partiendo para construir un poco el portfolio en base a sus porcentajes óptimos, adaptados a mis condicionantes, como he dicho.

Tengo previsto hacer un análisis cuantitativo más potente de mi cartera, hasta ahora basé su construcción más en cálculos de terceros que en los míos propios. La construcción inicial ha sido más una fase de aprendizaje también. Ahora que ya la tengo esencialmente construida es cuando voy a pulirla bien incorporando nuevos activos, como el crowdlending y o los Fondos Factor bien afinando más su estructura en base a los números que vaya sacando yo mismo de analizar con R y las rutinas de PerformanceAnalytics y Rmetrics. Pero todas esas son cosas que ya iré contando a medida que las desarrolle.

 

Un saludo.

 

Enhorabuena por el artículo. He leido ahora también el que escribiste el año pasado, y aunque yo de momento estoy muy lejos de tus niveles de sofisticación, me han resultado muy interesantes, especialmente el concepto de cartera integral y el enfoque que tienes para el efectivo. 

Te animo a seguir escribiendo, parece que tienes mucho que compartir!

 Comentar

Artículos relacionados en Finect

Monitor para implementar estrategias en renta fija emergente

Lemming


2016 está siendo el año de la renta fija emergente. Tomando como referencia los índices Barclays Emerging Markets Local Currency Core Government Bond, para renta fija de gobiernos en divisa local, y JP Morgan Embi ...

¿Cuánto invertir en bolsa? ¿Tiene sentido la regla del 100 menos tu edad?

Kaloxa


Una de las decisiones más importantes con nuestros ahorros es la gran foto del reparto de la inversión entre las distintas opciones. Es decir, qué parte invertimos en renta variable, en renta fija, en liquidez, en ...

Informe de estrategia semanal. Es necesario restablecer la confianza, especialmente en bancos y crédito

ANDBANK


Accede al Informe de estrategia semanal completo en SlideshareNuevo Asset Allocation"Huida hacia la calidad"La semana vista a través de gráficos. Episodios casi diarios de “huida a la calidad” sin argumentos adici...

Informe de estrategia semanal. Nuevo asset allocation

ANDBANK


Leer el Informe semanal de estrategia completo en SlideshareNuevo ASSET ALLOCATIONDe forma táctica sesgo más defensivo en la renta fija (aumentando el peso en monetarios y renta fija a corto plazo), y menor peso en...

Últimos artículos del blog de InversorEficiente

app version

Wed Nov 02 13:34:35 CET 2016

2221

79dd84889bae13e7769f41dc060a3ba472981ca5