Josep Prats Orriols  

JPrats (20º) 

Este artículo ha sido marcado como molesto Deshacer
JPrats
09:04 el 08 junio 2016

Gestor de Abante European Quality

Carta a los inversores. Mayo 2016.

8 de junio de 2016

ABANTE EUROPEAN QUALITY

Carta a los inversores. Mayo 2016.

Durante el mes de mayo los mercados bursátiles han mostrado un tono bastante plano. El Euro Stoxx 50 ha cerrado el mes con una revalorización ligeramente superior al 1%, y el valor liquidativo de nuestro fondo ha registrado una ganancia similar. Las caídas de las últimas sesiones han eliminado buena parte de la recuperación que se había iniciado en la segunda mitad del mes.

Conocidos ya todos los resultados del primer trimestre no apreciamos sorpresas significativas. Las ventas de las principales compañías evolucionan a un ritmo acorde con el crecimiento económico global, que se situará, un año más, por encima del 3%.  Incertidumbres de carácter político y decisiones de las autoridades monetarias marcarán la evolución del mercado durante el mes de junio.

Tres son los acontecimientos relevantes a los que nos enfrentamos antes de cruzar el ecuador del ejercicio. Por orden cronológico, la reunión de la Reserva Federal, el referéndum británico sobre la permanencia en la UE, y las elecciones generales en España.

El referéndum británico es, sin duda, el más importante de los tres. De hecho, es bien probable que condicione la decisión de la Reserva Federal, que probablemente retrase hasta julio, una vez conocido el resultado, la decisión de subir de nuevo tipos. Las elecciones españolas no depararán, previsiblemente, grandes sorpresas, con un resultado que diferirá en poco más de media docena de escaños por partido respecto al obtenido en diciembre pasado. Ello llevará a la necesidad de que uno de los dos grandes partidos tradicionales se abstenga para facilitar el gobierno de otro, si no se quieren repetir, de nuevo elecciones. Visto desde una perspectiva europea, o global, parece claro que el gobierno resultante será uno claramente comprometido con las políticas de rigor presupuestario determinadas por la Unión Europea.

Más complejo se presenta el panorama ante el referéndum británico. Si hasta hace un par de semanas, aunque no muy holgada, la ventaja de los partidarios de permanecer en la UE parecía clara, las últimas encuestas apuntan a un resultado muy ajustado, sin que se pueda descartar el triunfo del voto partidario del abandono. La segmentación de la población británica sobre el tema parece clara: la clase media alta, urbana, con altos niveles de educación y los jóvenes son partidarios de la permanencia; la clase media baja, rural, con bajos niveles de educación y de edad madura, son partidarios de la salida. El voto de los jubilados puede ser determinante y, teniendo en cuenta el reciente referéndum escocés, podemos intuir que al final podría decantarse, por prudencia, hacia la posición defensora del statu quo: permanecer.

Un voto favorable a la salida de la UE crearía una convulsión a corto plazo en los mercados, no solo de acciones, sino también de divisas y deuda soberana,  previsiblemente con una caída de la libra y una ampliación de los diferenciales de la deuda periférica. Las dudas sobre el proyecto europeo, por más que Reino Unido no forme parte de la eurozona, cogerían fuerza. Una reacción clara de los dirigentes de la UE y del BCE podría paliar a corto plazo los efectos negativos en el mercado. A medio plazo, la evidencia de que las empresas seguirían vendiendo y ganando dinero, y la misma lentitud del eventual proceso de desvinculación, que duraría varios años, en los que podría recomponerse la situación, determinaría una vuelta a la normalidad.

No vamos a especular al compás de las encuestas, pese a que nuestra cartera, con un elevado componente del sector financiero, se verá verosímilmente, más afectada, para bien y para mal, a corto plazo, por el resultado del referéndum británico. Si, como esperamos, triunfa el voto favorable a la permanencia esperamos una clara recuperación de los mercados, eliminado el que, a nuestro juicio, constituía el mayor riesgo político del año. Al sí a la UE seguiría, un mes más tarde, el cuarto de punto de alza de tipos en Estados Unidos, que transmitiría a los mercados un fuerte mensaje de consolidación de una vuelta a la normalidad. Si triunfa el no a Europa tendremos que soportar la volatilidad y esperar a que el transcurso del tiempo, y la evidencia de la mejora de resultados, termine por llevar los precios de mercado de las acciones a niveles claramente más elevados, acordes con su valor fundamental.

Muchas gracias por su confianza,

Josep

 

Publicar Ocultar ¿Quieres hacer públicos tus favoritos? Publicar No por el momento
2 comentarios
2 veces compartido

@jprats piensas modular la parte de exposición a mercado vía futuros antes del referéndum?

@jprats , pequeña crítica: En tus últimos artículos hablas casi exclusivamente de temas macro. Que si el brexit, que si la FED, que si las elecciones españolas. ¿No quedamos que lo importante son las empresas y cómo ganan dinero? No veo reflejado eso en tus artículos, sinceramente... Y no basta con que al final del artículo sueltes la coletilla de que lo importante son las empresas, cuando has dedicado el texto a hablar de otra.

Un saludo y gracias por seguir con nosotros,

Karim 

 Comentar

Últimos artículos del blog de JPrats

La pioggia
0 Comentarios
Il quesito
0 Comentarios
Los picapiedra
4 Comentarios
Carta a los inversores. Octubre 2016.
1 Comentarios
Carta a los inversores. Septiembre 2016.
1 Comentarios
Colocar filiales
2 Comentarios
Deutsche Bank
6 Comentarios
Carta a los inversores. Agosto 2016.
2 Comentarios
Carta a los inversores. Julio 2016.
1 Comentarios
Pokemón
2 Comentarios

app version

Wed Nov 02 13:34:35 CET 2016

2221

79dd84889bae13e7769f41dc060a3ba472981ca5