Josep Prats Orriols  

JPrats (20º) 

Este artículo ha sido marcado como molesto Deshacer
JPrats
13:22 el 03 junio 2016

Gestor de Abante European Quality

Comparaciones

3 de junio de 2016

El referéndum británico da juego para muchas reflexiones. Les adjunto un cuadro, publicado por Financial Times, a partir de una encuesta realizada a más de 16.000 personas, en la que se analiza el distinto perfil sociológico de los favorables y contrarios a la permanencia en Europa. Las barras del gráfico muestran el diferencial, sobre una base 100, entre un colectivo y otro. Las barras azules muestran un mayor número de partidarios del sí frente al no, y las rojas lo contrario. Por ejemplo, entre los graduates (personas con titulación universitaria), la barra es azul y alcanza 40 puntos. Significa que hay un 70% de partidarios de permanecer en Europa frente a un 30% que prefieren abandonar (40 puntos de diferencia de unos frente a otros). Por contra, entre el colectivo definido como highest qualifications GCSE or lower, es decir, aquellos que no han llegado a completar la educación secundaria, la barra es roja y alcanza 30 puntos, lo que significa que hay un 65% de partidarios de abandonar Europa por un 35% que prefieren seguir en ella. 

Miren el resto de grupos sociológicos ( AB social class es la clase alta y media alta, y DE social class es la clase media-baja y baja), o los peridódicos que leen, o los grupos de edad, y verán que las conclusiones que les apuntaba en mi anterior post, sin haber visto este gráfico, son claras. Los grupos azules son partidarios del remain y los rojos del  leave. Cuanto más jóvenes, educados, cultos, ricos y urbanos, más proeuropeos. Y viceversa. Con algunos matices como el nacionalismo escocés, o un ala antieuropeísta del Partido Conservador, que sesgan el voto hacia el  remain, y el leave respectivamente en ambos colectivos hacia opciones que no responden estrictamente a edad, posición social, educación o renta.

Las comparaciones son odiosas, entre grupos sociales y entre países. Son simples, eliminan muchos matices, y pueden ser injustas y demagógicas. Pero a veces son inevitables. En respuesta a algunos comentarios de mi anterior post hacía alguna referencia a la dificultad de comparar el Reino Unido con otros países europeos, muy prósperos, que no pertenecen a la Unión Europea. Pensar que a Noruega y Suiza les van mejor las cosas por estar fuera de la UE, y que si el Reino Unido decidiera abandonarla podría ver como su economía se equipara a la de esos dos pequeños y prósperos países es, en mi opinión, un juicio poco acertado.

Así resumía mi postura:

N oruega exporta cada año gas y petróleo por un valor de 50.000 millones de euros. Divídanlo por los 5 millones de habitantes del país y ya ven que, por esta vía, toca a 10.000 euros por cabeza, 40.000 euros por hogar de cuatro miembros. Esto es un regalo si no del cielo, sí del suelo. La luz, además, no les cuesta nada, se produce toda con energía hidráulica (no les falta agua, porque abunda el hielo). Ello les permite, por ejemplo, ser altamente competitivos en la producción de metales, como el aluminio, cuyo principal coste es la energía eléctrica. El clima, y las normas, lo convierten en un destino poco atractivo para la atracción de inmigración, por lo que no se ven en la necesidad de repartir las inmensas riquezas que les da la naturaleza con nadie. En el Reino Unido, con una población doce veces superior, todas estas ventajas competitivas no existen. No pueden vivir de las rentas de la naturaleza como los noruegos.

Si el oro negro es el principal responsable de la riqueza noruega, otro variedad de oro negro no es ajena a buena parte de la riqueza de Suiza, destino preferido de los mayores ahorradores discretos del mundo. Aunque en este caso hay que resaltar que es un país que ,además de la formidable contribución que le aporta el sector financiero, cuenta con excelentes compañías, líderes globales en sectores como el alimenticio o farmacéutico. Su tradicional neutralidad y  discreción le ha conferido las sedes de muchas organizaciones internacionales, y de muchas grandes compañías. En fin, todos sabemos que se trata de un caso muy, pero que muy especial. No solo en Europa, sino en todo el mundo. Mucha riqueza para repartir, también, entre un número reducido de habitantes, apenas ocho millones. 

Creo, sinceramente, que al Reino Unido le conviene estar en Europa. 

Josep

 

 

 

 

 

 

Publicar Ocultar ¿Quieres hacer públicos tus favoritos? Publicar No por el momento
3 comentarios
6 veces compartido

Cameron ha sometido a RU a dos referendums clave: Escocia y Brexit. Ambos tocan la espina dorsal de ese país. No sé si es valiente o imprudente: si le sale bien, diremos que es un valiente, si le sale mal quedará como un imprudente para la historia. En todo caso, no parece que su "valentía" sea reporducible en otros países: hace falta ser un país muy centrado cultural y políticamente para no fenecer en el intento. Alabo esa valentía, pero no creo que resulte ejemplar para otro país: allí existe una actitud fuertemente crítica frente a los populismos.

@ospital1 viendo la historia del Reino Unido y de sus respectivos miembros creo que la decisión tomada por Cameron es la única posible. La larga cultura democrática de estos países tiene su raíz precisamente en la toma de este  tipo de decisiones. El mal que hace, a largo plazo, impedir su celebración es superior a la toma de cualquiera de las decisiones en cualquiera de los dos referéndums.

Hoy vi en un bar a un joven que hacía tiempo que no veía porque se fue a trabajar al Reino Unido. Trabaja fregando platos en un restaurante de un negocio de unos turcos (creo). Tiene 25 años y está contento porque le pagan 2.500€ al mes. Pero eso sí, todo en negro y en metálico. Como él, trabajan varios extranjeros más en el negocio. Ninguno dado de alta.

Viendo esto, yo entiendo perfectamente que muchos ingleses de "clase baja", que ven cómo extranjeros les quitan su puesto de trabajo ilegítimamente (pues lo hacen en competencia desleal y ni siquiera pagan impuestos) se vuelvan xenófobos.

 Por cierto, conozco las opiniones de este chico y de 4 amigos suyos (todos en torno a los 25 años). Todos presumen de buscar la forma de no pagar un impuesto, y de sacar la máxima tajada del sistema, sea este el español, el inglés o el que sea (reclaman su derecho a la educación, sanidad, etc, gratis). Pues bien; todos menos uno dicen abiertamente que votan Podemos. Y otro dato: Todos son de familias de clase media; nada de pobres.

 Comentar

Artículos relacionados en Finect

Carta a los inversores. Septiembre 2016.

JPrats


7 de octubre de 2016ABANTE EUROPEAN QUALITYCarta a los inversores. Septiembre 2016.Tras la recuperación registrada en los dos meses anteriores, los principales mercados bursátiles han mantenido un tono neutro en sept...

Colocar filiales

JPrats


3 de octubre de 2016Al final, el viernes pasado no resultó ser un día tan malo para las bolsas. La especulación sobre Deutsche Bank cambió de bando, recuperando al cierre un 16% desde los mínimos de la sesión, lo que...

Deutsche Bank

JPrats


30 de septiembre de 2016Tras la convulsión generada por el resultado del referéndum británico, los mercados habían recuperado, poco a poco, la calma durante los meses de julio, agosto y la primera quincena de septi...

Carta a los inversores. Agosto 2016.

JPrats


6 de septiembre de 2016ABANTE EUROPEAN QUALITYCarta a los inversores. Agosto 2016.Las bolsas han confirmado en agosto el buen tono del mes anterior. Con una volatilidad menor, los principales índices bursátiles han c...

Últimos artículos del blog de JPrats

La pioggia
0 Comentarios
Il quesito
0 Comentarios
Los picapiedra
4 Comentarios
Carta a los inversores. Octubre 2016.
1 Comentarios
Carta a los inversores. Septiembre 2016.
1 Comentarios
Colocar filiales
2 Comentarios
Deutsche Bank
6 Comentarios
Carta a los inversores. Agosto 2016.
2 Comentarios
Carta a los inversores. Julio 2016.
1 Comentarios
Pokemón
2 Comentarios

app version

Wed Nov 02 13:34:35 CET 2016

2221

79dd84889bae13e7769f41dc060a3ba472981ca5