Josep Prats Orriols  

JPrats (20º) 

Este artículo ha sido marcado como molesto Deshacer
JPrats
11:04 el 30 septiembre 2016

Gestor de Abante European Quality

Deutsche Bank

30 de septiembre de 2016

Tras la convulsión generada por el resultado del referéndum británico, los mercados habían recuperado, poco a poco, la calma durante los meses de julio, agosto y la primera quincena de septiembre. Nos faltaba un día para cerrar con cierta tranquilidad el trimestre. Pero parece que no podrá ser. Hoy las especulaciones sobre gravísimas crisis financieras a punto de desencadenarse en Europa arrastran a la baja los mercados bursátiles.  El presunto culpable tiene un nombre: Deutsche Bank.

El anuncio de que está negociando con el Departamento de Justicia norteamericano una multa multimillardaria por malas prácticas de hace diez años, ha disparado todas las alarmas. La petición inicial de la justicia americana estaría en el entorno de los 12.000 millones de euros, aunque sujeta a negociación. Como resultado de este tipo de negociaciones la multa inicial pedida suele rebajarse sustancialmente. En casos similares, con grandes bancos de inversión norteamericanos, la multa finalmente pagada se ha qu edado entre la mitad y un tercio de la inicialmente solicitada. Ello supondría, en el caso de Deutsche Bank, una multa de entre 4.000 y 6.000 millones de euros, un rango que muchos analistas (entre ellos los de los grandes bancos de inversión americanos, expertos en negociar multas con la justicia por conceptos parecidos) consideran probable. Si la multa fuera de dicha magnitud, podría ser cubierta, a grandes rasgos, con las provisiones que el banco alemán tiene ya dotadas para contingencias jurídicas, que ascienden a 5.600 millones de euros.  Y no sería necesaria una ampliación de capital, que seguiría cifrado en unos 44.000 millones de common equity tier 1, un 10,8% sobre activos ponderados por riesgo. No es una de las cifras más holgadas del sector, pero excede en unos 6.000 millones el mínimo requerido para poder actuar sin limitaciones ni autorizaciones expresas del regulador para el libre reparto de dividendos. Cierto es que el mercado suele exigir cierto margen de holgura, como mínimo el que actualmente presenta, por lo que hay que asumir que toda multa que excediera, a grandes rasgos, los 5.000 millones de euros, comportaría muy probablemente la necesidad práctica, que no estrictamente regulatoria, de ampliar capital. 

Al precio actual, de unos 10 euros por acción, el valor en bolsa del 100% del capital de Deutsche Bank se sitúa en 14.000 millones de euros, un 30% de su common equity tier 1, y poco más de un 20% de sus recursos propios contables. En términos absolutos, hoy en bolsa vale lo mismo que CaixaBank, un banco tres veces más pequeño si lo medimos por la media de su volumen de depósitos, créditos o recursos propios. 

El riesgo de ampliación de capital está pesando, sin duda, sobre su cotización, aunque si dicho riesgo se circunscribe a la posibilidad de que la multa se sitúe cerca del límite máximo inicialmente pedido por la justicia americana, la eventual ampliación no debería llevar a un incremento de mucho más de un tercio del actual número de acciones. En tal caso, el descuento del precio de mercado sobre capital de primera calidad computable o sobre valor en libros seguiría siendo muy notable. Y lo sería también su potencial de revalorización en la medida en que el banco retornase a una rentabilidad normalizada.

Es cierto que hoy está lejos de dicha normalidad. Deutsche Bank presenta unos resultados muy próximos al equilibrio, multas aparte. Cuando tienes, como tiene Deutsche Bank, 140.000 millones más de depósitos captados que de créditos concedidos, lo tipos de interés a cero, o negativos, son especialmente lesivos. No poder rentabilizar 140.000 millones, al 1% o al 2% como puede hacer por ejemplo un banco americano, sin incurrir en grandes riesgos, comprando deuda pública o corporativa de gran calidad, es un serio problema. Pero, visto de otra manera, si algún día los tipos de interés en Europa vuelven a situarse en niveles relativamente normales, un aumento de 2.000 millones de euros anuales en el resultado de Deutsche Bank es inmediato.

Si media docena, o una docena, de hedge funds deciden tener a Deutsche Bank o no como depositario, no tiene un impacto apreciable sobre su cuenta de resultados o sobre su solvencia. Pero si el mercado interpreta que esto es un signo de desconfianza, un trasunto de nuevo Lehman a la europea, la caída en bolsa, a corto plazo, es inevitable. Y en esas estamos. Pero ¿de verdad creen que el BCE, que el gobierno alemán, que la Unión Europea, dejará caer a Deutsche Bank? Sus cuentas están supervisadas por el BCE, que dice que tiene capital suficiente. Y si, como consecuencia de una multa multimillardaria le faltara algún millardo, se capta en mercado, o en último término, digan lo que digan, lo pone Merkel. No hay caso Lehman, no hay un nuevo 2008 en ciernes. Pero para los especuladores eso poco importa. Con que unos cuantos crean que puede haberlo durante unos días, el negocio ya está hecho.

Ya me dirán qué multas pendientes con la justicia norteamericana tiene la banca minorista española, francesa o italiana. Que yo sepa, ni Bankia, ni CaixaBank, ni Sabadell se dedicaban a titulizar subprime estadounidense ni tienen ningún pleito abierto. Ni obviamente, ninguna multa. Pero el castigo bursátil no lo evitan. Porque el discurso ramplón que dice que "las cuentas de los bancos no se pueden analizar, que no se entienden, y que siempre pueden ocultar tramposas insolvencias futuras", tiene fácil difusión. Sobre todo cuando en bolsa llevan un año con fuertes caídas. Como fácil era decir que internet era el futuro y que todo negocio punto.com iba a ser una fuente de beneficios ilimitados a finales del siglo pasado, en especial después de observar las fuertes subidas bursátiles de todo lo relacionado con la que se llamaba "nueva economía", hasta que la burbuja estalló.

Juzgar la bondad o la maldad de la inversión en algo por su comportamiento bursátil pasado es absurdo. Pero es común, es fácíl, porque evita tener que dar explicaciones. 

Tengo muchos bancos en cartera, incluido Deutsche Bank. Y han caído fuertemente en lo que va de año, y por tenerlos la rentabilidad del fondo en el año en curso es mala, peor que la de la bolsa en general. Y por tenerlos, tengo la total confianza de que, en el futuro, no sé si en semanas, en meses, o en trimestres, la rentabilidad del fondo será buena y mejor que la del mercado. Porque viendo las cuentas de resultados y los balances de los bancos, que si el BCE considera ciertas, yo también, viendo su potencial de reducción de costes como resultado del proceso de concentración en curso, su potencial de reducción de provisiones como consecuencia de una menor morosidad derivada de la moderada, pero real, recuperación de la actividad económica, y sabiendo que tarde o temprano, no sé si en un año o en dos, volveremos a tener tipos de interés positivos, estoy convencido de que los bancos serán capaces de obtener rentabilidades sobre el capital cercanas a doble dígito. Y si ello es así deberían cotizar a valor en libros. Hoy, la banca europea cotiza a poco más de la mitad de su valor contable. El potencial de recuperación es enorme. Y se recuperará. Espero que sea pronto, pero si tarda más, les pido paciencia, más de la que ya han tenido y que sinceramente les agradezco.

Sé que es difícil mantenerse en calma en episodios de cierta histeria colectiva. Pero la cabeza fría es el principal requisito para la toma de decisiones de inversión. 

Josep

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Publicar Ocultar ¿Quieres hacer públicos tus favoritos? Publicar No por el momento
6 comentarios
19 veces compartido

Por regla general, este año estoy incrementando posiciones en el fondo del Sr. Prats por debajo de los 10 euros, convencido de que la volatilidad es el gran aliado del inversor. Aunque no se puede descartar una crisis sistémica en la banca europea -en la vida no se puede descartar nunca nada-, cabe pensar que la caída de los bancos se encuentre cerca de tocar fondo. El cuándo se inicie la recuperación es por supuesto uno de los grandes enigmas de ahora mismo, pero aquí es donde la paciencia juega a favor del inversor.

¿Como es posible que siendo la composición sectorial del fondo un 28,20 % en el sector bancos ni una de las prinicpales posiciones pertenezca a los mismos?. No lo entiendo. ¿Me lo podría aclarar por favor?.

 

Gracias y saludos.

Dejemos constancia de otra opinión también de hoy:

https://www.finect.com/blogs-economia-finanzas/andbank_private_bankers/que_va_a_pasar_con_deutsche_bank_por_alex_fuste_economista_jefe

Está visto que aquí, el que no sé consuela es porque no quiere.

Los bancos acabarán cotizando por su valor nominal , estamos en una nueva era y nada será lo que fué.

En , fin , siempre habrá inocentes que se lo crean todo. Allá ellos.

El tiempo dará o quitará la razón, como suele ser habitual. Sin embargo, a los que lo ven en el sentido contrario al Sr.Prats, es decir en el caso que todo vaya a peor en el sistema bancario, ¿realmente podremos estar tranquilos son nuestras cuentas corrientes, depósitos de ahorro, acciones depositadas, etc...?

 Comentar

Artículos relacionados en Finect

Carta a los inversores. Septiembre 2016.

JPrats


7 de octubre de 2016ABANTE EUROPEAN QUALITYCarta a los inversores. Septiembre 2016.Tras la recuperación registrada en los dos meses anteriores, los principales mercados bursátiles han mantenido un tono neutro en sept...

Colocar filiales

JPrats


3 de octubre de 2016Al final, el viernes pasado no resultó ser un día tan malo para las bolsas. La especulación sobre Deutsche Bank cambió de bando, recuperando al cierre un 16% desde los mínimos de la sesión, lo que...

Carta a los inversores. Agosto 2016.

JPrats


6 de septiembre de 2016ABANTE EUROPEAN QUALITYCarta a los inversores. Agosto 2016.Las bolsas han confirmado en agosto el buen tono del mes anterior. Con una volatilidad menor, los principales índices bursátiles han c...

Carta a los inversores. Julio 2016.

JPrats


10 de agosto de 2016ABANTE EUROPEAN QUALITYCarta a los inversores. Julio 2016.Tras las fuertes convulsiones provocadas por el resultado del referéndum británico, los mercados bursátiles fueron recuperando, poco a poc...

Últimos artículos del blog de JPrats

Carta a los inversores. Noviembre 2016.
1 Comentarios
La pioggia
0 Comentarios
Il quesito
0 Comentarios
Los picapiedra
4 Comentarios
Carta a los inversores. Octubre 2016.
1 Comentarios
Carta a los inversores. Septiembre 2016.
1 Comentarios
Colocar filiales
2 Comentarios
Deutsche Bank
6 Comentarios
Carta a los inversores. Agosto 2016.
2 Comentarios
Carta a los inversores. Julio 2016.
1 Comentarios

app version

Wed Nov 02 13:34:35 CET 2016

2221

79dd84889bae13e7769f41dc060a3ba472981ca5