Josep Prats Orriols  

JPrats (20º) 

Este artículo ha sido marcado como molesto Deshacer
JPrats
11:11 el 24 septiembre 2014

Gestor de Abante European Quality

El coste de la privacidad

24 de septiembre de 2014

La semana pasada, en Londres, Henri de Castries, primer ejecutivo de Axa, hacía una serie de reflexiones interesantes sobre el futuro del negocio asegurador. La más destacable era la que hacía referencia a la ingente profusión y disponibilidad de datos personales que, convenientemente procesados, pueden contribuir a fijar de forma más personalizada las tarifas aseguradoras.

Monsieur de Castries dijo algo parecido a esto: "Todos podemos intuir que los automovilistas que suelen circular a gran velocidad son más propensos a tener accidentes. Es un dato contrastado por los actuarios, una vez producidos los accidentes, que gran parte de ellos se dan por circular a excesiva velocidad. Lo que no sabemos, a priori, cuando un potencial cliente quiere suscribir un seguro de automóvil, es si es un amante de la velocidad o un conductor pausado. Si supiéramos que es un conductor pausado le aplicaríamos una tarifa inferior a la que aplicaríamos a un amante de la velocidad. Las nuevas tecnologías nos permiten, si el conductor lo desea, salir de dudas. Con un dispositivo móvil instalado en el coche podemos comprobar cuál es el estilo de conducción del cliente. En Francia, estamos ya ofreciendo en fase de prueba, a los clientes que aceptan incorporar a su automóvil este dispositivo móvil de control, una rebaja de un tercio en el precio de su seguro. Quien está dispuesto a que le conozcamos mejor tiene derecho a un mejor tratamiento. La información, la transparencia, tiene recompensa, la privacidad, la opacidad, tiene un coste".

Axa ha llegado a acuerdos con Facebook y Twitter para estudiar las posibilidades que la disponibilidad de datos ("big data" en terminología anglosajona), ofrece para una mejor tarificación de los seguros. Al fin y al cabo, tanto en el mundo de los seguros, como en el mundo de la inversión, como en el mundo en general, el riesgo no es otra cosa que la ignorancia, que el desconocimiento. A mayor información, menor riesgo. Y ha quedado ya atrás el tiempo en el que las compañías de seguros podían compensar, con ingresos financieros holgados y fácilmente predecibles, en un entorno de altos tipos de interés, fijaciones de primas no demasiado ajustadas al coste de indemnización por los percances asegurados. Es más importante que nunca tarificar bien y disponemos, potencialmente, de más datos que nunca para poder hacerlo.

Si aceptamos, algún día, que nuestra compañía de seguros pueda tener acceso a nuestra declaración de renta, al desglose de nuestro patrimonio financiero e inmobiliario, a nuestro historial médico, al registro de afiliaciones a la seguridad social, a nuestra actividad en Facebook, Linkedin y Twittter, al historial de navegación en Google, a la vida y milagros de nuestras tarjetas de débito y crédito, y a tantos y tantos datos registrados electrónicamente, con un solo click nos podrán dar precio para un seguro de vida, un seguro de automóvil, un seguro de hogar, o un seguro de cualquier otro tipo de riesgo, mucho más afinado que si no tiene ninguno de estos datos. Además, seguro que con un programa informático no demasiado complicado, podrá escribirnos una biografía completamente detallada, pues sabrá de nuestra vida más que nosotros mismos.

¿Merece la pena perder la privacidad por unos centenares de euros al año?

Josep

Publicar Ocultar ¿Quieres hacer públicos tus favoritos? Publicar No por el momento
8 comentarios
5 veces compartido

Muy interesante el artículo @JPrats

Me suena (aunque no tengo fuentes) que en Polonia hacían algo similar en la banca a la hora de conceder préstamos. A través de redes sociales estudiaban el entorno del cliente potencial y era un factor importante para conceder o no o utilizar un interes mayor o menor.

Al fin y al cabo, es una forma de luchar, por parte de las empresas, contra el problema de asimetría de información, tan importante en las empresas aseguradoras.

No obstante entiendo que esto debería ser un estandar para surtir efecto, porque si no, solo la gente que considera que sus cualidades son favorables para la empresa aseguradora accederá a publicar sus datos, y entiendo que la gente que sí "le gusta la velocidad" como muestra el artículo, no aceptará a entregarlos. Además, en caso de entregarlos, ¿sería la reducción de la cuota mayor que el incremento de la misma a consecuencia del mayor riesgo?

Es un tema interesante para debatir!

 Bueno, mi pregunta sería que como suelo respetar los límites de velocidad ¿porqué no aprovechar esta oportunidad de rabajar un tercio los 500 euros del seguro del coche?. Si me propusieran rebajar otro tercio el seguro de la casa ya que no corro riesgos al no hacer barbacoas, el ahorro podría ser significativo.

Y este articulo me hace pensar que pago en mis seguros la imprudencia de los demás y eso no está bien.

El problema de estas cosas es que con el fin de rebajar el pago de tu seguro del coche das los datos que indicaís a la compañia. Pero, oh casualidad!, estos datos, con el tiempo son conocidos por tu banco, por tu compañia de telefonos, por los grandes almacenes donde compras, y al final tu datos "corren" por todos lados, por compañias con las que trabajas y por la competencia de las mismas. Y no es ciencia ficción: YA SUCEDE.

Y es normal que suceda pues tu compañia de seguros depende de algún banco que a su vez posee una financiera que es propietaria del concesionario de coches que.....

No, muchas gracias, pero no estamos hablando solamente de "privacidad" si no de libertad.

Lo que debería pasar es que hubiera MAS compañias de seguros, de telefonos, de petroleo, de banca, de zapatos y de anillos de plástico....se llama competencia y eso si que es bueno para los ciudadanos. 

Pero, me da la impresión que los tiros no van por ahí. Lástima.

En su ultimo libro - bastante peor que su ensayo anterior, the great stagnation - t.cowen desarrolla bastante este punto. Su diagnostico es que la transparencia va a jugar a favor de los profesionales que acepten mostrar su privacidad. Ejemplo, casos ganados y perdidos por un abogado, tasas de exito/error de un cirujano en una operacion determinada etc. Mas alla de temas morales, cabe preguntarse si se trata de un cambio estructural inevitable o no.

Lenze67, fbf001, DOSPIR3, Lampros

Gracias por el interés que mostráis sobre el tema. Es realmente un asunto complejo, aunque coincido con Lampros en que la gran pregunta es si se trata de un cambio estructural inevitable o no.  En general, estoy a favor de la transparencia, pero guardando un ámbito de intimidad inviolable en algunos temas personales. Creo que, en el ámbito profesional, la transparencia tenderá a ser una exigencia. Pero también creo que, quien quiera, debe tener la garantía de que aquello que uno no desea hacer público, no se haga público. Que sea responsabilidad de cada uno poder administrar sus ámbitos de privacidad, sin tener por ello que renunciar necesariamente a navegar por internet, tener tarjeta de crédito o hacerse pruebas médicas. Respondiendo a la cuestión que plantea Lampros, creo que inevitablemente la transparencia  "obligatoria", o "estándar", si lo prefieren, será mayor, y que tendremos que luchar para mantener en el ámbito privada esferas muy íntimas de nuestra vida siempre que la vida que decidamos llevar no sea la de un eremita.

Muy interesante el artículo, pero, al menos en España, quizá  convendría más al posible asegurado el que existiese un registro consultable de las reacciones y actuaciones de las aseguradores ante los casos de siniestro, y los subterfugios que utilizan para no hacer honor a sus compromisos firmados. Frecuentemente, el precio de la prima no es la parte más importante a la hora de contratar un seguro.

Compañías como MAPFRE, para jóvenes, o GENERALI, en general, ya están aplicando el dispositivo en los turismos para modular la prima. 

Por otro parte, algunas variables toparán con la legalidad sobre la privacidad y la igualdad. La UE reguló que no se discriminara el precio del seguro por motivo del sexo del tomador. Así que el debate es poliédrico y muy interesante:economico-legal-moral.

 

Sr. Prats me gusta su fina ironia sobre la privacidad.

Pero como dice @franciscodeagueda  ¿como sabemos los asegurados que la Cia. va a cumplir cuando llegue el momento ? Si tengo que dejar mi pecho al descubierto lo dejo , pero antes quiero ver el de la Cia. Transpariencia si pero de doble dirección.

 Comentar

Artículos relacionados en Finect

Carta a los inversores. Septiembre 2016.

JPrats


7 de octubre de 2016ABANTE EUROPEAN QUALITYCarta a los inversores. Septiembre 2016.Tras la recuperación registrada en los dos meses anteriores, los principales mercados bursátiles han mantenido un tono neutro en sept...

Colocar filiales

JPrats


3 de octubre de 2016Al final, el viernes pasado no resultó ser un día tan malo para las bolsas. La especulación sobre Deutsche Bank cambió de bando, recuperando al cierre un 16% desde los mínimos de la sesión, lo que...

Deutsche Bank

JPrats


30 de septiembre de 2016Tras la convulsión generada por el resultado del referéndum británico, los mercados habían recuperado, poco a poco, la calma durante los meses de julio, agosto y la primera quincena de septi...

Carta a los inversores. Agosto 2016.

JPrats


6 de septiembre de 2016ABANTE EUROPEAN QUALITYCarta a los inversores. Agosto 2016.Las bolsas han confirmado en agosto el buen tono del mes anterior. Con una volatilidad menor, los principales índices bursátiles han c...

Últimos artículos del blog de JPrats

Carta a los inversores. Noviembre 2016.
1 Comentarios
La pioggia
0 Comentarios
Il quesito
0 Comentarios
Los picapiedra
4 Comentarios
Carta a los inversores. Octubre 2016.
1 Comentarios
Carta a los inversores. Septiembre 2016.
1 Comentarios
Colocar filiales
2 Comentarios
Deutsche Bank
6 Comentarios
Carta a los inversores. Agosto 2016.
2 Comentarios
Carta a los inversores. Julio 2016.
1 Comentarios

app version

Wed Nov 02 13:34:35 CET 2016

2221

79dd84889bae13e7769f41dc060a3ba472981ca5