Josep Prats Orriols  

JPrats (20º) 

Este artículo ha sido marcado como molesto Deshacer
JPrats
09:58 el 15 julio 2013

Gestor de Abante European Quality

Las cuentas de las eléctricas

15 de julio de 2013

No tengo eléctricas en cartera. Pero no me alegré de las fuertes caídas que las compañías españolas relacionadas con el sector eléctrico experimentaron en la última sesión. Esa fue la gran noticia de la bolsa europea. La fuerte caída del Ibex 35 se explicaba estrictamente por el mal comportamiento de ese sector. El resto de compañías tuvieron un comportamiento anodino, con variaciones del orden de medio punto porcentual a la baja, en línea con el conjunto de los mercados del continente.

La solución al inveterado problema del déficit de tarifa podía provenir de tres vías: reducción de la retribución regulada a las eléctricas, aumento de la tarifa a los consumidores o asunción de la deuda con cargo a presupuestos generales (pago por los contribuyentes, gasten más o menos luz). La postura del conjunto del sector era mayoritariamente favorable a la tercera opción, sin descartar la segunda. La primera, la reducción de la retribución regulada, no era en principio querida por nadie, aunque en caso de que tuviera que emplearse cada compañia tenía sus propias preferencias, en función de su propia naturaleza. Las eléctricas tradicionales, que generan buena parte de su beneficio en la distribución, no querían que se tocase la retribución de las redes; las empresas que invirtieron en generación, especialmente fotovoltaica, no aceptaban el cambio retroactivo de las condiciones vigentes en el momento en que tomaron la decisión de inversión. Al final la solución no ha agradado a nadie y no zanja el problema definitivamente. Se reduce la retribución a la distribución, con el consiguiente perjuicio para las grandes eléctricas tradicionales que, objetivamente, están prestando este servicio a un coste menor que el de sus homólogas europeas (básicamente, su origen privado ha determinado unas estructuras de personal más ajustadas que las de italianas, francesas e incluso alemanas, que anteayer eran prácticamente departamentos de un ministerio). Se limita la retribución de las renovables (principalmente fotovoltaicas) a una tasa de rentabilidad teórica sobre el capital invertido. La doctrina no es pacífica sobre qué puede significar exactamente y la proliferación de pleitos está asegurada. Se sube la tarifa, aunque no demasiado. Y el resto, lo que queda para los contribuyentes, queda en el aíre. Seguiremos viendo como se contabilizan ingresos que, en términos de caja, no se producen.

La discrepancia entre beneficio neto y cash flow libre en el sector eléctrico es una tendencia endémica. En muy pocos momentos se acercan.

Cuando empecé a analizar eléctricas, a principios de los noventa, el sector estaba todavía atomizado en España. Sevillana de Electricidad, Fecsa, Enher, Hecsa, Endesa, ERZ, Gesa, Unelco, Saltos del Nansa, Hidrocantábrico, Viesgo, Hidroeléctrica Española, Iberduero, Unión Fenosa, Las fusiones de Hidroeléctrica Española e Iberduero (la actual Iberdrola), de Gas Natural con Unión Fenosa, de Hidrocantábrico con EDP, de Viesgo con E.on, y del resto con Endesa (adquirida por Enel), han clarificado el panorama.

Algo hemos avanzado también en la claridad de las cuentas reales, aunque no en la capacidad de predecir las oficiales. Hoy es más difícil predecir el beneficio neto que en un año determinado obtendrá una compañía. Hace más de veinte años era relativamente fácil: resultaba ser exactamente el 6% del capital social en muchos casos. Y se repartía el 90% del mismo en dividendo, dejando el 10% para reserva legal. ¿Cómo era posible tal precisión?. Muy sencillo. Existía una cuenta llamada "trabajos realizados para la empresa para su inmovilizado" que permitía activar los costes de todo tipo (suministros exteriores, sueldos, gastos financieros) necesarios para que fuera posible alcanzar dicho beneficio. Si amortizar poco no era suficiente, empezábamos a activar. Y así, activando gastos, cada vez eran mayores los recursos propios y cada vez era más impagable la deuda. Esta cuenta ya no se usa. En lugar de activar gastos ahora activamos ingresos no cobrados, promesas de pago por parte de un regulador que ha olvidado que los kilovatios verdes pueden generar números rojos.

Josep

Publicar Ocultar ¿Quieres hacer públicos tus favoritos? Publicar No por el momento
2 comentarios
1 vez compartido

Bueno entonces "es fácil" ¿no? Se trata de seguir al cashflow, olvidarnos del beneficio neto y luego hacer alguna estimación de cuánto de esos supuestos derechos de cobro se materializarán en cash real... La cuestión es ¿merece la pena bucear en este estanque cuando hay vastos océanos de oportunidad en otras partes?

arturop

Como bien dice, hay océanos con aguas más claras. Y el estanque no es tan fácil de bucear como parece. La única cuenta de cash flow que se puede hacer es la más sencilla. Deuda menos caja a final del año 1 menos deuda menos caja a final del año 2. Nos da cierta información, pero hay que tener  en cuenta que hay muchos desembolsos por inversiones reales, muchas filiales, mucho minoritario... Lo del cash flow definido como beneficio neto más amortizaciones (menos activaciones, que esto último no se recuerda) informa poco. Todas las empresas tienen que invertir para seguir funcionando. En fin. Lo mejor sería que tuviéramos que limitar nuestro análisis de las discrepancias entre beneficio neto y variación de posición financiera neta comparando la dotación anual de amortización con los capex (inversiones) y dilucidando cuáles son de mantenimiento y cuáles son de crecimiento.

Y lo de estimar cuántos derechos de cobro se materializarán realmente y cuándo tiene también su intríngulis.

En fin, que haría falta un ejército, no solo de contables, sino también de ingenieros y abogados, para analizar el tema. Si todo estuviera caro y las eléctricas fueran la única opción de inversión potencialmente atractiva (si el veredicto de tan variopinta tropa fuera concluyente), podríamos dedicarnos a bucear en el estanque.

Pero como no es así, invertimos en otras cosas.

Josep

 Comentar

Artículos relacionados en Finect

Carta a los inversores. Septiembre 2016.

JPrats


7 de octubre de 2016ABANTE EUROPEAN QUALITYCarta a los inversores. Septiembre 2016.Tras la recuperación registrada en los dos meses anteriores, los principales mercados bursátiles han mantenido un tono neutro en sept...

Colocar filiales

JPrats


3 de octubre de 2016Al final, el viernes pasado no resultó ser un día tan malo para las bolsas. La especulación sobre Deutsche Bank cambió de bando, recuperando al cierre un 16% desde los mínimos de la sesión, lo que...

Deutsche Bank

JPrats


30 de septiembre de 2016Tras la convulsión generada por el resultado del referéndum británico, los mercados habían recuperado, poco a poco, la calma durante los meses de julio, agosto y la primera quincena de septi...

Carta a los inversores. Agosto 2016.

JPrats


6 de septiembre de 2016ABANTE EUROPEAN QUALITYCarta a los inversores. Agosto 2016.Las bolsas han confirmado en agosto el buen tono del mes anterior. Con una volatilidad menor, los principales índices bursátiles han c...

Últimos artículos del blog de JPrats

Carta a los inversores. Noviembre 2016.
1 Comentarios
La pioggia
0 Comentarios
Il quesito
0 Comentarios
Los picapiedra
4 Comentarios
Carta a los inversores. Octubre 2016.
1 Comentarios
Carta a los inversores. Septiembre 2016.
1 Comentarios
Colocar filiales
2 Comentarios
Deutsche Bank
6 Comentarios
Carta a los inversores. Agosto 2016.
2 Comentarios
Carta a los inversores. Julio 2016.
1 Comentarios

app version

Wed Nov 02 13:34:35 CET 2016

2221

79dd84889bae13e7769f41dc060a3ba472981ca5