Josep Prats Orriols  

JPrats (20º) 

Este artículo ha sido marcado como molesto Deshacer
JPrats
12:14 el 23 junio 2014

Gestor de Abante European Quality

Las potencias del eje

23 de junio de 2014

La alemana Siemens y la japonesa Mitsubishi Heavy Industries presentan una oferta conjunta sobre parte del negocio de la francesa Alstom. La japonesa Mitsui Chemicals y la alemana BASF llegan a un acuerdo para el desarrollo conjunto de insecticidas. Dos noticias de actualidad que ponen de manifiesto la colaboración de las empresas de las antiguas potencias del eje, de las dos grandes economías industriales, ayer exportadoras, hoy globales.

Volkswagen, una vez rota hace un par de años su relación con Suzuki, colabora con Mitsubishi Motors, tras la ruptura, hace diez años, de la relación que unía a la japonesa con Daimler, que llegó a tener un 34% de su capital.. Pese a ello, la principal aliada europea de Mitubishi Motors es hoy la francesa Peugeot, aunque su relación no alcanza la integración alcanzada por Renault y Nissan.

La gran ingeniería, la relacionada con el transporte o la energía, es un mercado en el que cada vez quedan menos actores. Hace décadas había una docena de actores relevantes: tres o cuatro norteamericanos, algún británico, algún francés, algún escandinavo, dos o tres alemanes, dos o tres japoneses, un coreano, un italiano. La globalización hará aparecer nuevos actores, sin duda chinos, y forzará la concentración de la docena tradicional en dos o tres actores generalistas con margen para otros dos o tres en ciertas especialidades. En ingeniería energética General Electric será la gran ingeniería americana. Siemens la europea. Mitsubishi la asiática, por lo menos hasta que una china tome el relevo. En automoción también se reducirá el número de actores, sin que podamos pronosticar mucho más que, con seguridad, los alemanes liderarán el proceso.

Entenderse con los japoneses, entender a los japoneses, no es fácil. De mi primer viaje a Japón siempre me gusta contar una anécdota que considero ilustrativa de los riesgos que entraña para un occidental el mercado japonés. Entré, solo, en un restaurante. Pedí la carta. No había versión en inglés, el nombre de todos los platos venía en japonés. Los precios no estaban expresados en números arábigos, sino en números también japoneses, ininteligibles para cualquiera que no domine dicho idioma. He batallado con cartas de restaurante en húngaro y, aunque he llegado a pedir un plato sin saber qué comería, por lo menos sabía cuánto me costaría. En Japón, no. Pedí un plato de la primera página, uno de la tercera, y uno de la quinta y última página de la carta, pensando que, de acuerdo con la lógica occidental, sería un primero, un segundo y un postre. No fue así, pero esto es lo de menos. Hasta que no pasaron la tarjeta de crédito por la maquinita no pude ver un número arábigo que me proporcionara una idea de cuántos yenes había consumido.

Algo parecido les debe haber sucedido a los fabricantes alemanes de automóviles a tenor de las múltiples idas y venidas que han tenido con los japoneses. Y lo mismo podemos decir de las alianzas entre químicas o ingenierías. Hace setenta y cinco años Japón y Alemania fueron capaces de ponerse de acuerdo para competir contra China y Rusia. Quizás hoy, las potencias del eje, puedan también hacerlo para colaborar en su desarrollo.

Josep Prats

 

Publicar Ocultar ¿Quieres hacer públicos tus favoritos? Publicar No por el momento
4 comentarios
4 veces compartido

Hasta que no pasaron la tarjeta de crédito por la maquinita no pude ver un número arábigo que me proporcionara una idea de cuántos yenes había consumido.

Inquietante afirmación siendo Vd. un gestor de fondos... ¿o es que pagaban otros? :-)

Es preocupante ver que la concentración de empresas va en detrimento de la libre competencia, motor de desarrollo y protección de los consumidores.

arturop

Pagaba yo, y es el único activo (efímero, desapareció a las pocas horas)  que he adquirido en mi vida sin conocer previamente el precio. Aunque por el aspecto pobretón de los comensales del local (en los caros, había carta en inglés y números arábigos), ya intuía que no iba a ser nada prohibitivo. Hace más de veinte años, era muy joven, un simple analista, todavía no gestor y, ya sabe, el mejor escribano hace un borrón... Buena ha sido la experiencia en la medida en que me ha evitado estar en el Nikkei en los últimos veinte años...

Gracias

Es una buena anécdota y con moraleja :)

 Comentar

Artículos relacionados en Finect

Carta a los inversores. Septiembre 2016.

JPrats


7 de octubre de 2016ABANTE EUROPEAN QUALITYCarta a los inversores. Septiembre 2016.Tras la recuperación registrada en los dos meses anteriores, los principales mercados bursátiles han mantenido un tono neutro en sept...

Colocar filiales

JPrats


3 de octubre de 2016Al final, el viernes pasado no resultó ser un día tan malo para las bolsas. La especulación sobre Deutsche Bank cambió de bando, recuperando al cierre un 16% desde los mínimos de la sesión, lo que...

Deutsche Bank

JPrats


30 de septiembre de 2016Tras la convulsión generada por el resultado del referéndum británico, los mercados habían recuperado, poco a poco, la calma durante los meses de julio, agosto y la primera quincena de septi...

Carta a los inversores. Agosto 2016.

JPrats


6 de septiembre de 2016ABANTE EUROPEAN QUALITYCarta a los inversores. Agosto 2016.Las bolsas han confirmado en agosto el buen tono del mes anterior. Con una volatilidad menor, los principales índices bursátiles han c...

Últimos artículos del blog de JPrats

Carta a los inversores. Noviembre 2016.
1 Comentarios
La pioggia
0 Comentarios
Il quesito
0 Comentarios
Los picapiedra
4 Comentarios
Carta a los inversores. Octubre 2016.
1 Comentarios
Carta a los inversores. Septiembre 2016.
1 Comentarios
Colocar filiales
2 Comentarios
Deutsche Bank
6 Comentarios
Carta a los inversores. Agosto 2016.
2 Comentarios
Carta a los inversores. Julio 2016.
1 Comentarios

app version

Wed Nov 02 13:34:35 CET 2016

2221

79dd84889bae13e7769f41dc060a3ba472981ca5