Josep Prats Orriols  

JPrats

Este artículo ha sido marcado como molesto Deshacer
JPrats
16:56 el 20 julio 2016

Gestor de Abante European Quality

Pokemón

20 de julio de 2016

En Niza un terrorista francés de origen tunecino cautivado por Isis asesina a un centenar de personas.  En Turquía hay un golpe de estado fallido, que deja otros cientos de muertos y varias decenas de miles de represaliados. En Alemania un joven afgano acogido por una familia alemana la emprende a hachazos contra los viajeros de un tren.

En Nueva York millares de personas colapsan el tráfico en el centro de la ciudad para invadir Central Park intentando cazar un ejemplar especialmente raro de Pokémon. Más de diez millones de norteamericanos emplean más de media hora diaria a la cinegética ciberespacial de monstruos de bolsillo virtuales. Y en el resto del mundo, en especial, en los países desarrollados, serán bien pronto centenares de millones los individuos, en su inmensa mayoría adultos jóvenes, que se sumarán a la cacería de los amigos de Pikachu para regocijo de las compañías telefónicas que ven aumentar el consumo de datos.

Los británicos votan a favor del Brexit y las bolsas europeas y la libra se desploman en un par de días. Al cabo de dos semanas la bolsa americana marca máximos históricos, la libra se estabiliza en un tipo de cambio muchas veces visto frente al euro, y las cotizaciones bursátiles recuperan prácticamente los niveles inmediatamente anteriores al referéndum. Solo la banca, el pim pam pum de toda percepción genérica de riesgo (en este caso la progresiva descomposición de la Unión Europea y la ruptura del euro, como corolario obvio del voto británico…), se encuentra en niveles de cotización claramente inferiores a los pre-brexit. Si los tests de stress cuyos resultados se conocerán a final de mes, y unas palabras tranquilizadoras de Draghi acompañan, en unas semanas podría sumarse al proceso de normalización general del mercado.  

Las ventas de automóviles siguen marcando nuevos máximos, en especial en Europa y China. Tanto es así que tanto Daimler como Volkswagen, para que nadie pueda llevarse a engaño, han tenido que publicar unos particulares “profit warning” anticipando que su resultado operativo para este trimestre, que publicarán dentro de una semana, superará el “previsto por el mercado”. Los estadísticos chinos no defraudan y no se bajan del 6,5% de crecimiento de PIB. Los norteamericanos se empeñan en seguir creando empleo pese a que la tasa de paro ya lleva varios meses por debajo del 5%. Los estados emiten deuda a un interés más bajo que nunca. Y los beneficios empresariales siguen aumentando. Lo verán en dos semanas cuando se publiquen los de este trimestre. Y, desengáñense, lo verán también el trimestre que viene, cuando los ciudadanos hayan podido cambiar sus hábitos de consumo sabiendo ya que los británicos votaron no a Europa.

Porque sus hábitos de consumo no cambiarán tanto. Con Brexit o sin Brexit, con Isis o sin Isis. Porque estamos en un mundo en el que, en una generación se ha multiplicado por dos el número de personas con un coche en casa. En un mundo en el que, en otra generación, volverá a duplicarse el número de coches que circulan por las carreteras. En un mundo en el que, afortunadamente, la inmensa mayoría de la población sublima su violencia cazando un Pokemón.

Josep Prats

Publicar Ocultar ¿Quieres hacer públicos tus favoritos? Publicar No por el momento
2 comentarios
12 veces compartido

¿Como valora la noticia que apareció ayer en el WSJ sobre que los bancos centrales están pensando en crear sus propias monedas virtuales, tipo Bitcoin?

¿No eliminaría eso la necesidad para los particulares de tener una cuenta bancaria como soporte intermedio para efectuar sus pagos, sustituyéndola por una cuenta virtual en la moneda virtual?  Podría ser catastrófico para los bancos comerciales, tal como los conocemos hoy.

Claro que en realidad también hoy todas las cuentas son solo apuntes informáticos en un servidor ¿Cuál es su opinión?

Muy de acuerdo con el comentario anterior. Aprecio en gran medida la sabiduria del Señor Prats, pero en lo que respecta a la banca, creo que no está valorando adecuadamente el escenario disruptivo que se presenta ante ella, el riesgo que entraña para estas gigantescas organizaciones con una enorme inercia que dificilmente podrán competir con nuevos actores surgidos al calor de las tecnologías Fintech y las monedas virtuales centralizadas y descentralizadas actuales y por llegar.

 Comentar

Artículos relacionados en Finect

El día del broker

JPrats


15 de marzo de 2017El próximo domingo será mi día. De pequeño, el 19 de marzo, celebrábamos mi onomástica. De mayor, debo celebrar el día del padre. Hay un día para todo, y es triste que una profesión tan sacrificada...

Carta a los inversores. Febrero 2017.

JPrats


ABANTE EUROPEAN QUALITYCarta a los inversores. Febrero 2017.Febrero ha mantenido la tónica de baja volatilidad en los mercados de renta variable del mes anterior, con variaciones porcentuales de dígito bajo en los pr...

La última gran ampliación

JPrats


6 de marzo de 2017Deutsche Bank ha anunciado una ampliación de capital. Emitirá 1 acción nueva por cada 2 acciones antiguas, con derecho de suscripción preferente para los actuales accionistas, a un precio aproximado...

Sale LVMH, entra Crédit Agricole

JPrats


17 de febrero de 2017Creo que la transparencia en la información, cuando se administra dinero ajeno, es una obligación. Los inversores en nuestro fondo tienen todo el derecho de saber qué hago con sus aportaciones. P...

Últimos artículos del blog de JPrats

El día del broker
6 Comentarios
Carta a los inversores. Febrero 2017.
1 Comentarios
La última gran ampliación
2 Comentarios
Sale LVMH, entra Crédit Agricole
6 Comentarios
El coste de la vida
7 Comentarios
¿Tan mal están los franceses?
10 Comentarios
Carta a los inversores. Enero 2017.
0 Comentarios
Carta a los inversores. Diciembre 2016.
3 Comentarios
Carta a los reyes magos
4 Comentarios
Regulación y supervisión
0 Comentarios

app version

Thu Mar 23 18:52:41 CET 2017

2293

ce070f269a837ade8a5c04919cce52c61cff4b93