Josep Prats Orriols  

JPrats (20º) 

Este artículo ha sido marcado como molesto Deshacer
JPrats
11:09 el 25 noviembre 2013

Gestor de Abante European Quality

Presunciones

25 de noviembre de 2013

En lenguaje jurídico una presunción es un hecho que la ley tiene por cierto sin necesidad de que sea probado. Hay dos tipos de presunciones, las que admiten prueba en contrario (iuris tantum) y las que no la admiten (iuris et de iure).

El mundo económico se fundamenta también en algunas presunciones. La más importante es que los estados soberanos son solventes. Esta presunción se fundamenta en el hecho de que, en último término, los estados soberanos poseen una máquina de imprimir billetes de curso legal que pueden utilizar a discreción para pagar sus deudas. La solvencia de un estado soberano en su moneda propia, la capacidad de pagar sus deudas no admite prueba en contrario. Es completamente impensable que teniendo la capacidad de imprimir billetes para honrar tu palabra no la honres. En este sentido, Estados Unidos, por ejemplo, es solvente iuris et de iure. Siempre pagará, en dólares, lo que debe. Otra cuestión es el valor que tengan dichos dólares en el mercado cuando uno los quiera cambiar por otra divisa o comprar bienes o servicios con ellos. Pero devolver los dólares que pidió los devolverá. No cabe ninguna duda.

Cuando hablamos del euro la cosa se complica un poco más. Porque aquí el esquema tradicional, de que el estado soberano tiene una moneda propia y una máquina de imprimir billetes propia, se rompe. La presunción de que España o Italia pagarán su deuda existe. Mientras no dejen de pagarla hay que tenerles por buenos pagadores. Pero el Reino de España o la República de Italia no tienen, por si solos, la capacidad para imprimir euros. Aquí podríamos decir que la presunción de solvencia ya no es iuris et de iure, sino que es iuris tantum, que admite prueba en contrario.  

Pero la prueba en contrario no puede ser otra que la constatación de que, efectivamente, han impagado. No nos valen los precios de mercado de sus bonos como indicación. El hecho de que España o Italia paguen un 2,3% más de interés anual en sus obligaciones a 10 años que las alemanas no anula la presunción de que son buenos pagadores. Como tampoco anula la presunción de que es buen pagador un particular que paga un 8% por sus créditos cuando hay otros que solo pagan un 3%. Mientras no deje de pagar se presume que pagará.

Sobre estos principios se fundamenta la regulación bancaria. Los requerimientos de capital que se exigen a los préstamos hipotecarios de primera vivienda son los mismos para aquellos préstamos que pagan Euribor +0,50% que para los que pagan Euribor +3,00%. Se exige el mismo capital para un préstamo sin garantía real a una PYME concedido al 3%, que para otro préstamo sin garantía real concedido a otra PYME concedido al 8%. No todas las grandes empresas pagan el mismo interés por sus préstamos, aunque al banco se le exija el mismo capital para prestarles. De hecho, el capital que se exige para prestar a las pequeñas empresas sin rating es muy inferior al exigido para prestarles a grandes empresas con un rating de grado de inversión.

Así es en la regulación de Basilea, incorporada como regulación aplicable a los bancos que operan en los estados miembros de la Unión Europea, en el reglamento 575/2013. Consume el mismo capital el préstamo al Reino de España que el préstamo a la República Francesa. En ambos casos el consumo es cero, puesto que se les considera, a estos efectos, prestatarios de máxima solvencia a los estados soberanos.

El mercado, luego, les pedirá el tipo de interés que desee. Igual que le pedirá más interés a un pequeño emprendedor sin recursos que pide un préstamo para reformar una cafetería que a Telefónica. Aunque el préstamo para el pequeño emprendedor, para una PYME, consuma menos capital que el préstamo a Telefónica.

Últimamente se está instalando en el mercado el rumor de que los test de stress impondrán un haircut (corte de pelo literalmente, una dotación en previsión de impago, contablemente) a la deuda soberana que figura en los balances de los bancos. No queda claro, porque es un simple rumor, si el pretendido haircut se aplicaría por igual a todas las deudas soberanas (que fuera tan lesivo, en un test de stress tener un millón prestado a Alemania como a España), o si se aplicaría un criterio distinto de dotación en función del rating o el interés de mercado de las respectivas deudas. Si se hiciera algo así los mandamases de la Unión Europea demostrarían que son unos completos inútiles. El 27 de junio de 2013 publican en el Diario Oficial de la Unión Europea un reglamento en el que se dice explícitamente que la deuda emitida por los estados soberanos no consume capital. Y unos meses más tarde, cuando ya se está alejando de la percepción del mercado el riesgo de ruptura del euro y los bancos españoles e italianos están empezando a colocar deuda senior entre inversores institucionales, incluidos los anglosajones, otrora escépticos sobre el futuro del euro, rompen  la presunción básica que mantiene el sistema.

No lo harán, porque hay que presumir que no son inútiles. Pero, desgraciadamente, esta presunción es iuris tantum. Por ello, hasta que no veamos publicados los test de stress es difícil que la banca complete el resto de recorrido alcista que, si no se rompen las presunciones básicas, todavía le queda.

Publicar Ocultar ¿Quieres hacer públicos tus favoritos? Publicar No por el momento
2 comentarios
3 veces compartido

El escenario es inquientante. Perfecta exposición, gracias.

Veremos que nos depara el futuro...

Gracias por su artículo Josep!

 Comentar

Artículos relacionados en Finect

Carta a los inversores. Septiembre 2016.

JPrats


7 de octubre de 2016ABANTE EUROPEAN QUALITYCarta a los inversores. Septiembre 2016.Tras la recuperación registrada en los dos meses anteriores, los principales mercados bursátiles han mantenido un tono neutro en sept...

Colocar filiales

JPrats


3 de octubre de 2016Al final, el viernes pasado no resultó ser un día tan malo para las bolsas. La especulación sobre Deutsche Bank cambió de bando, recuperando al cierre un 16% desde los mínimos de la sesión, lo que...

Deutsche Bank

JPrats


30 de septiembre de 2016Tras la convulsión generada por el resultado del referéndum británico, los mercados habían recuperado, poco a poco, la calma durante los meses de julio, agosto y la primera quincena de septi...

Carta a los inversores. Agosto 2016.

JPrats


6 de septiembre de 2016ABANTE EUROPEAN QUALITYCarta a los inversores. Agosto 2016.Las bolsas han confirmado en agosto el buen tono del mes anterior. Con una volatilidad menor, los principales índices bursátiles han c...

Últimos artículos del blog de JPrats

Carta a los inversores. Noviembre 2016.
1 Comentarios
La pioggia
0 Comentarios
Il quesito
0 Comentarios
Los picapiedra
4 Comentarios
Carta a los inversores. Octubre 2016.
1 Comentarios
Carta a los inversores. Septiembre 2016.
1 Comentarios
Colocar filiales
2 Comentarios
Deutsche Bank
6 Comentarios
Carta a los inversores. Agosto 2016.
2 Comentarios
Carta a los inversores. Julio 2016.
1 Comentarios

app version

Wed Nov 02 13:34:35 CET 2016

2221

79dd84889bae13e7769f41dc060a3ba472981ca5