Juan Ramón Caridad  

JuanraCaridad (186º) 

Este artículo ha sido marcado como molesto Deshacer
JuanraCaridad
18:46 el 22 enero 2013

Director del Master de Finanzas e Inversiones Alternativas FIA

LAS NUEVAS PREFERENTES: Los Bonos CoCos.

 

Si el hombre es el único animal que tropieza dos veces sobre la misma piedra, "el homo economicus" es capaz de hacerlo como mínimo tres o cuatro. Tras los dramas que se han vivido y se viven en España  por invertir en sellos, en emisiones de pagarés no autorizados por CNMV y en las archiconocidas preferentes al calor de una rentabilidad aparentemente segura y alta, uno podría pensar que hemos tenido suficiente dosis de aceite de ricino como para entonar el NUNCA MAIS al unísono. 
 
Lamentablemente la realidad es otra. ¿Cómo es posible que sigan siendo innumerables los casos de particulares que entran en las oficinas bancarias a pedir "rentabilidad" y que, cuando escuchan el porcentaje que una entidad medianamente solvente puede ofrecer, contestan que si no les dan más se van a otra cualquiera? ¿Cómo puede ser que se siga escuchando con demasiada frecuencia cuando se solicitan productos sin riesgo, el ya clásico, "pero sólo me das eso"? 
 
Recientemente vi a una empleada de banca, de un barrio humilde de Madrid, intentar explicarle  a un potencial cliente que la rentabilidad sin riesgo, que es la que da el Banco Central Europeo, era de un 0,55%. Y que por lo tanto un 4%, que pedía el intrépido ahorrador como mínimo, era la friolera de ocho veces más alto de lo que se considera actualmente como producto realmente seguro. 
 
Cuando veo que hay personas dentro de un sistema financiero, más que mejorable, que se esfuerzan por hacer su trabajo honradamente y a cambio reciben palos de sus jefes y de sus clientes, me entra un ligero atisbo de esperanza. Cuando me doy cuenta que prácticamente nadie está dispuesto a pagar un sólo céntimo para que alguien le diga toda la verdad sobre los productos financieros que adquiere, en los que invierte los ahorros de una vida en busca de una rentabilidad concreta, aunque si lo hacen cuando necesitan un abogado o un dentista- pienso que no es esperanza sino ingenuidad lo que siento. Y cuando escucho a determinadas autoridades, que anuncian que escándalos como el de las preferentes no van a volver a ocurrir, me doy cuenta de lo equivocado que estoy. Mientras no estemos dispuestos a pagar por asesoramiento y mientras que exista ingeniería financiera, no hay marco regulatorio ni evolución de MIFIDS que limite el deseo de lucro de unos y la avaricia de otros. Les pondré un ejemplo real y concreto.
 
Europa está viendo renacer un tipo de producto, que con un poquito de cirugía financiera antes mencionada, podría tener un parecido más que razonable con las preferentes. Son los Bonos Cocos (Contingent Convertible Bonds). Salvo por el nombre anglosajón, que recuerda a los españolitos de cierta edad lo que les decían sus abuelas que iba a venir si no se acostaban pronto, son unos productos con una pinta aparentemente buenísima. Podrían pasar por inocentes bonos corporativos de empresas sólidas que tanto gustan últimamente. Ofrecen una rentabilidad fija y muy alta, por ejemplo un 8%, que viene escrita junto al nombre de cualquier compañía muy conocida y, con el que uno pierde dinero, sólo si pasan cosas muy raras. Además, aunque cuando los compras son líquidos, cuando necesites venderlos no lo son. ¿Les suena verdad? 
 
Simplificando un poco, pero por ser claro, un CoCo es un producto en el que a cambio de un cupón atractivo, asumes que vas a ser bonista cuando la Bolsa suba, y además serás accionista cuando la acción de la compañía sobre la que tienes el CoCo caiga. Es un producto que le viene genial a la compañía que lo emite pero que, salvo que no haya volatilidad en los mercados, es francamente malo para el inversor. En un momento donde la volatilidad de los mercados internacionales está en mínimos, y en Europa tres desviaciones típicas por debajo de la media histórica, es como para pensárselo dos veces aunque un CoCo se tradujera como "Bono Corporativo con Contingente Incorporado". 
 
Desde un punto de vista financiero es utilísimo parafrasear a medias a Kennedy cuando decía: "No pienses lo que tu país puede hacer por ti, sino lo que tú puedes hacer por tu país". Y decirse uno así mismo antes de adquirir cualquier producto financiero: "No pienses en lo que tu banco y los reguladores pueden hacer por tus ahorros, piensa en lo que tus ahorros necesitan de ti". Que cada uno elija libremente si quiere formarse, pagar a un asesor o dejar el destino de sus ahorros a la divina providencia. Pero no seamos financieramente ingenuos, pensando que funciona "el todo gratis porque yo lo valgo", porque es como hacerse trampas al solitario y una nueva demostración del clásico: no hay mayor sordo que el que no quiere oir.
 
Director del Máster de Finanzas e Inversiones Alternativas (FIA).
Sígueme en Twitter @JuanraCaridad
 
Publicar Ocultar ¿Quieres hacer públicos tus favoritos? Publicar No por el momento
0 comentario
2 veces compartido
 Comentar

Últimos artículos del blog de JuanraCaridad

Invitación. Presentación Oficial en el Palacio de la Bolsa. Certificación FIA
0 Comentarios
El Gran Dilema del Inversor Conservador para 2015
1 Comentarios
Cómo afecta la crisis a la toma de decisiones de jóvenes & no tan jóvenes
0 Comentarios
Los principales riesgos para 2014
1 Comentarios
LA MÁQUINA DEL DINERO
0 Comentarios
SWISS & GLOBAL LANZA SU PROGRAMA DE BECAS 2013
0 Comentarios
Dijsselbloem: lo que ha dicho y lo que no ha dicho.
7 Comentarios
Se Busca Idea de Inversión para Cliente Conservador
9 Comentarios
EL AMIMEDALOMISMO FISCAL
0 Comentarios
Séptima Edición del Master FIA
0 Comentarios

app version

Wed Nov 02 13:34:35 CET 2016

2221

79dd84889bae13e7769f41dc060a3ba472981ca5