Lizpiz (243º) 

Este artículo ha sido marcado como molesto Deshacer
Lizpiz
17:37 el 02 junio 2010

El mercado de deuda nunca tuvo peor pinta

No me gustaría echar más leña al fuego, pero el comportamiento de la deuda española en los últimos días es preocupante. La marcha de la bolsa, su excesiva volatilidad e incluso la imposibilidad de hacer un análisis correcto para entrar o salir en esta situación, tienen una importancia muy secundaria. Lo siento por nuestros lectores que echan a diario su pulso a la Bolsa: ahora el mercado de acciones anda a lo que digan otros. Tampoco el euro con sus vaivenes y su volatilidad marca esa firmeza en el deterioro como lo hace la deuda de los periféricos con España ahora a la cabeza.

El diferencial entre el bono español y alemán marca máximos en los 179 puntos básicos, es decir, mientras las obligaciones a 10 años alemanas rondan el 2,64, el bono hispano se coloca que en 4,43%. (Consulta el dato) Nunca estuvo tan alto en la corta vida del euro y tampoco puede explicarse en que Alemania tenga una A más en su rating y también en su nombre.

Y estos máximos que nos llevan a toda marcha hasta el 4,5% de rentabilidad se están produciendo con la intervención de los respectivos bancos centrales. Hoy mismo salía la noticia de defensa de la deuda europea por parte de los institutos monetarios y ayer el BCE comentó que había invertido en deuda europea unos 35.000 millones de euros.

El deterioro de la deuda española se está produciendo con el paracaídas del apoyo comunitario. Sería muy difícil averiguar cómo sería el descalabro sin esas ayudas. La preocupación surge por el nulo efecto del primer gran paquete de medidas que se ha tomado tanto en la Unión Europea como en España. En primer lugar, ese gran fondo de rescate para evitar convulsiones en el área euro y su divisa y, de otro, los recortes presupuestarios del Gobierno Zapatero que han recibido la bendición de los organismos oficiales. Este ajuste presupuestario que se completa con el ultimátum que ha dado Zapatero para la reforma laboral el próximo 16 de junio.

¿Qué está pasando? ¿Por qué los inversores/especuladores no reaccionan a las extraordinarias medidas tomadas? ¿Qué se está larvando tras este comportamiento de la deuda?.

Las cosas pintan mal. Mucho dinero institucional duda de la continuidad del euro y otros como los iraníes –los chinos han dicho que siguen en el euro- prefieren el oro y el dólar del odiado Imperio. Es difícil imaginar lo que se puede hacer ya contra inversores o especuladores que desconfían de las deudas de los periféricos europeos o que buscan ganar con su derrumbe. Se esconden en Alemania ya que en caso de saltar todo en pedazos ellos guardarían la esencia de la seguridad en sus bonos.

Después de todo lo vivido en el año, sólo cabría ahora un moderado optimismo en los mercados de deuda. Sin embargo, parece que la suerte, pase lo que pase, ya está echada. La regla es sencilla: si se van los inversores, se acaba el mercado.

Fuente: Luis Aparicio Pérez Director de Contenidos de INVERTIA
Publicar Ocultar ¿Quieres hacer públicos tus favoritos? Publicar No por el momento
0 comentario
0 vez compartido
 Comentar

app version

Wed Nov 02 13:34:35 CET 2016

2221

79dd84889bae13e7769f41dc060a3ba472981ca5