Lizpiz (243º) 

Este artículo ha sido marcado como molesto Deshacer
Lizpiz
11:09 el 01 julio 2010

Quién quiere el “rescate” de España y por qué,

Rescato un artículo muy revelador del blog Nadaesgratis,ante la noticia de que nos vuelven a amenazar con rebajarnos el rating a España:

Quién quiere el “rescate” de España y por qué, por César Molinas

por Luis Garicano on 29/06/2010

(César Molinas, buen amigo de NadaEsGratis, nos manda esta interesante, y provocadora, entrada.)

Esta semana ha habido intensos rumores sobre un hipotético rescate de España por parte de la Unión Europea (UE) y del Fondo Monetario Internacional (FMI). Estos rumores tienen su origen en Alemania y han sido insistentemente propagados por el Financial Times y por medios de comunicación germanos. Estos rumores, como veremos, son interesados y buscan apuntalar la frágil solvencia de los bancos alemanes. En este artículo me propongo explicar las circunstancias históricas que han llevado a la situación actual y por qué un rescate de la UE y del FMI, que España no necesita, beneficiaría principalmente a Alemania.

Alemania es un país con exceso de ahorro crónico. Esto quiere decir que los bancos alemanes tienen más depósitos de los que pueden invertir en activos alemanes. Para invertir este exceso de depósitos, los bancos alemanes tienen dos opciones básicas. Una es depositarlos en la facilidad de depósito del Banco Central Europeo. Es la opción más segura, pero da un rendimiento extraordinariamente bajo, un 0,25% en la actualidad. La segunda es invertir el exceso de ahorro en activos financieros generados por países que, como España, tienen déficit de ahorro. No hay más opciones. Históricamente, Alemania ha apostado simultáneamente por las dos vías: grandes depósitos en el BCE y gran posición acreedora respecto a países con déficit de ahorro crónico, tales como los EE. UU. y España.

Durante la última década el desequilibrio entre los países con exceso y con déficit de ahorro crónicos se ha agudizado hasta extremos que no se habían visto con anterioridad. Esto llevó a los primeros, como diría Ricardo Caballero, a financiar las burbujas inmobiliarias que la propia situación de desequilibrio generó en los segundos. Así, los bancos alemanes y de otros países del norte de Europa, compraron grandes cantidades de activos financieros vinculados a los mercados inmobiliarios de los EE. UU., España y otros países. Todos estos activos ofrecían rentabilidades interesantes y tenían la máxima calificación crediticia, por lo que se suponía que debían ser seguros. La ley de hierro de las finanzas –a mayor rentabilidad mayor riesgo- fue ignorada una vez más y esto es algo que nunca se hace impunemente.

Para facilitar la explicación de lo que ocurrió me centraré en los casos de España, como país deficitario en ahorro, y en Alemania, como país con exceso del mismo. Para captar ahorro exterior, los bancos y cajas españoles emitían activos financieros con subyacente inmobiliario (cédulas hipotecarias, principalmente) que vendían a instituciones financieras de países con exceso de depósitos, como Alemania. De este modo, la exposición a un mismo riesgo -el del mercado inmobiliario español- se hacía a través de vehículos distintos en los bancos de uno y otro país. En España la exposición a ese riesgo era directa, se tomaba a partir de hipotecas que estaban en el balance de las instituciones de crédito. En Alemania, la exposición a ese mismo riesgo era indirecta, a través de unos títulos hipotecarios que podían ser vendidos en mercado secundario para obtener liquidez. Esto parecía, hace tan sólo tres años, una gran ventaja.

Cuando estallaron las burbujas inmobiliarias, los mercados secundarios de deuda privada se desplomaron. Y no se han vuelto a recuperar. Se desplomaron los mercados de CDOs con subyacente “subprime” americano, se desplomaron los mercados de cédulas con subyacente de alta calidad, se desplomaron de manera indiscriminada todos los activos referenciados al mercado inmobiliario. Y esto, paradójicamente, afectó mucho más a los bancos alemanes que a los españoles. El por qué de esta asimetría hay que buscarlo en la contabilidad. De acuerdo con la normativa contable internacional, los activos en el balance de un banco se valoran con criterios diferentes dependiendo de si ese activo tiene un precio de mercado o no lo tiene. Simplificando mucho una casuística muy compleja, un activo en balance que tenga precio de mercado debe valorarse a ese precio y, si éste cae por debajo del precio de adquisición, la pérdida potencial debe reconocerse en cuenta de resultados o provisionarse. Si, por el contrario, el activo no tiene precio de mercado y entra en mora o es dudoso, el banco tiene que provisionar conforme a un calendario gradual aprobado por el regulador. La diferencia entre uno y otro supuesto es muy grande porque en el primer caso hay que provisionar cualquier activo cuyo precio de mercado esté por debajo del precio de adquisición, aunque no haya entrado en mora o sea dudoso, mientras que en el segundo sólo hay que hacerlo en aquellos casos en que la calidad del activo se ha deteriorado. Con esta crisis ha quedado de manifiesto que, con estas normas contables, las titulizaciones conllevan un riesgo de mercado secundario muy importante que, en el caso de las españolas, ha sido el que ha afectado al balance de los compradores a pesar de que la calidad crediticia de los títulos no se ha resentido.

Esta situación provocó pérdidas pavorosas en los bancos alemanes y, por extensión, en los de otros países europeos con exceso de ahorro como los Países Bajos o Bélgica, porque tuvieron que provisionar buena parte de su exposición a los mercados inmobiliarios americano, español y otros. En España la situación fue, y es, menos grave porque los activos hipotecarios que están en el balance de bancos y cajas no tienen precio de mercado y, por tanto sólo hay que provisionar los que están en mora y los dudosos y ello conforme a los calendarios establecidos por el Banco de España. Los bancos alemanes, junto con los holandeses y los belgas, hubiesen quebrado en masa si no hubiesen recibido gigantescas ayudas de Estado para mantenerlos a flote. Nada de eso ha ocurrido en España todavía y es de prever que, incluso contando las inyecciones de capital del FROB, las ayudas de Estado necesarias para mantener la solvencia del sistema crediticio serán muy modestas en términos comparativos con otros países del norte de Europa. Ironías de la Historia.

¿A quién interesa, pues, que la UE y el FMI “rescaten” a España? Principalmente a los bancos alemanes porque un rescate supondría una garantía implícita para el riesgo inmobiliario español que acumulan en sus balances. Podrían liberar provisiones y apuntarse beneficios. Alternativamente, en vez de dedicarse difundir rumores y a organizar rescates no solicitados, podrían esforzarse en mejorar su gestión. Desde junio e 2007 el Deutsche Bank ha caído en bolsa un 56% y el Banco de Santander un 30%. ¿Refleja esta diferencia la asimetría de las normas contables o diferencias en la calidad de la gestión en los dos bancos? Que cada cual haga sus conjeturas.

Fuente:blog Nada es gratis

Publicar Ocultar ¿Quieres hacer públicos tus favoritos? Publicar No por el momento
12 comentarios
1 vez compartido
Interesante explicación pero me quedo como idea principal lo que ya se ha comentado en otras partes de Unience. Los países que poseen la deuda de los países rescatables quieren rescatarlos para asegurar su propia inversión. Con el ejemplo puesto, el interés de Alemania por rescatar a España consiste en asegurar que cobrará lo que ésta le debe.
La explicación es completísima y razonada, pero estoy de acuerdo con el comentario de Miguel, que ya me lo hizo saber hace unos dias en éste mismo foro a una pregunta similar mía.
Escrito en mi cuaderno: “La valoración de los activos de la banca española es de las más rigurosas en Europa”, porque “la hace el banco emisor, mientras que en países como Alemania las valoraciones las hacen los propios bancos, y las bendicen los auditores”. “Las garantías que constituyen las contrapartidas a los créditos de la banca española son reales”, “valdrán más o menos, valdrá más una casa que un terreno, pero siempre más que las garantías-papelitos en que se escuda la banca alemana”.

Muy ingenioso el artículo . Sólo una pega: no tiene nada que ver con la realidad.

Las pérdidas reconocidas, vía provisiones, por la banca española son de 60.000 MM de € aprox. ( 75 % relacionadas con el "ladrillo"). 

La banca alemana tiene prestados a nuestros bancos 110.000 MM de €. Como se puede ver en este enlace de la AIAF ( http://www.aiaf.es/aiaf/boletines/boletin.jsp?file=H015010.HTM) la cotización del grueso de las emisiones de cédulas hipotecarias de nuestros bancos cotiza por encima del 90% . por tanto el nivel de perdidas de la banca alemana por este concepto nunca superaría los 10.000 MM de €. Perdidas muy inferiores  las reconocidas por morosidad por la banca española. Por tanto no es cierto que la situación del mercado inmobiliario español haya perjudicado más a la banca alemana que a la española.

Las pérdidas de la banca alemana se derivan de su exposición a activos subprime USA.

Un eventual rescate de España deterioraría gravemente la cotización de todos los activos de deuda europea, con pérdidas importantísimas  para la banca alemana, que no tiene ningún interés en esta situación.

Los que si tiene interés son fondos con posiciones cortas en deuda y bolsa española. 

Merrill Lynch, simpático banco investigado por la SEC por unas transacciones "raras" en perjuicio de sus clientes con productos estructurados, opina que lo más probables es que España solicite su rescate a la UE en tres meses.

Esta "honrada" institución financiera sabe de lo habla , pues ella misma tuvo que ser rescatada por Bank of América. En enero dio una previsión muy optimista sobre la economía española. 6 meses después dice que necesita ser rescatada

¿ Qué le habrá hecho cambiar de opinión ?

El banco de inversión Merrill Lynch plantea cuatro escenarios que España puede vivir próximamente. El más probable prevé que se someta al rescate europeo, la recapitalización de bancos y elecciones anticipadas.

En un informe titulado 'Crisis de deuda europea: foco de atención sobre España', Merrill Lynch se refiere a la posibilidad de salida de la crisis de la economía española con o sin ayuda europea a través de cuatro escenarios.

El que el banco considera más probable augura serias tensiones en los próximos dos o tres meses. "El dinero no irá a comprar bonos de países periféricos como España, Portugal e Irlanda, así que la rentabilidad que tendrán que pagar estos países crecerá", dice el informe.

A esto se añaden tensiones políticas que pueden provocar elecciones anticipadas. Además, "hay serio riesgo de que España tenga que hacer uso del paquete de ayuda europeo de 750.000 millones de euros", señala Merrill Lynch, que cree que si se acoge a este plan las tensiones desaparecerán. Los bancos españoles recibirían inyecciones. En el lado íntegramente macroeconómico, el producto interior bruto se mantendría temporalmente en niveles por debajo del PIB de la zona euro, aunque luego mejorará.

Ahora que no me oye nadie os confesaré que ML casi me arruina, tiempos ha. Guardadme el secreto... ¡¡¡shhhhhh!!!

:-) ML son unos monstruos (de feos que diría el otro...). La banca de inversión a largo plazo es de lo peorcito, tienen un cierto "caracter Maddof" :-D

El plan Europeo, no es más que darse dinero a si misma para pagarse todas las deudas.
Es como un encaje de bolillos, sujeto con alfileres, pero al mismo tiempo muy rígido y difícil de romper. Eso si, roto un cacho, roto todo.

La banca alemana en el mejor de los casos está como las Cajas de Ahorros españolas. Sus colaterlaes están prestados en España, y a su vez la banca española los tiene colaterizados por inmuebles que no valen lo que dicen sus balances, pero que ojo... TAMPOCO VALEN CERO...(pero algunos casi :-D ).

Hay un run-run económico-keynesiano, de que no se sale de la crisis hasta que no se diga a los acreedores que hay que hacerles una quita y reestructurar la deuda. Lo que no dicen estos economistas, es que coño va a pasar al día siguiente...

La deuda globalmente considerada no se ha pagado nunca. Supongo que la solución puede venir recuperando la economía ( un poco de crecimiento y una pizca de inflación ) y reduciendo el ratio deuda/PIB. Hecho ésto la deuda no nos preocupará nada y a por otro ciclo expansivo.

¿ Y para recuperar la economía ? 

Tipos bajos y más deuda. 

Hablando de Merrill Lynch,solo un apunte de quien es este señor,autor del artículo:

César molinas

Economista y matemático. Fundó la consultora Multa Paucis. Fue Director de Merrill Lynch, consejero de la CNMV y trabajó con el Gobierno para la política comunitaria.

Pues no es que quiera yo alardear de nada, pero ya llevo diciendo yo en algún comentario que otro que los alemanes y demás acreedores lo único que quieren es salvarse a sí mismos, a ser posible sacando tajada. Si tuviéramos un gobierno con lo que hay que tener yo ya habría amenazado con la suspensión de pagos, y verían Vds. como la Merkel, el nuevo pseudo Napoleón y otros burócratas chupatintas hacían el pino a una mano. Y ojo que yo no digo que la Merkel no sea seria y no vele por sus intereses pero nosotros no tenemos quien vele por los nuestros. Me recuerda a aquel chiste del dentista y el "no vamos a hacernos daño, verdad doctor?" tras poner el paciente la mano en la entrepierna del susodicho doctor cariñosamente al acercarse el mismo con la broca en la mano.
Tiene su "gracia" recordar que Merkel proviene de la Alemania del Este y que el "seudo Napoleón" (genial apodo por cierto) tiene mucho menos peso de lo que está dispuesto a reconocer, internacionalmente hablando (sé que sois unos malpensados y estáis valorando su peso físico pero que conste que no me refiero a eso "-).
excepcional
 Comentar

app version

Wed Nov 02 13:34:35 CET 2016

2221

79dd84889bae13e7769f41dc060a3ba472981ca5