Luis Allué Bellosta  

Luis1 (5º) 

Este artículo ha sido marcado como molesto Deshacer
Luis1
20:49 el 21 junio 2015

Dermatólogo de Barcelona

¡COMUNICACIÓN Y REDES SOCIALES!

COMUNICACIÓN Y REDES SOCIALES

La crítica es inútil porque pone a la otra persona a la defensiva y por lo común hace que trate de justificarse. La crítica es peligrosa, porque lastima, hiere el precioso orgullo de la persona, daña su sentido de la importancia y despierta el resentimiento y la desmoralización (Dale Carnegie-   1888-1955)

El hombre que cambió definitivamente la vida de Buffett no fue Graham, que también, sino Dale Carnegie, empresario, escritor y filántropo estadounidense. Le estoy profundamente agradecido a Buffett porque él me condujo a Carnegie y a leer su obra magna:  Cómo ganar amigos e influir sobre las personas.

Sí, pero eso de tratar de influir en las personas, me dirán con razón, ¿no implica  tratar de manipularlas para llevarlas a nuestro terreno? ¿Es eso ético?

El hombre es fundamentalmente egocéntrico, nuestra comunidad o país suele ser el ombligo del mundo, que nadie toque lo nuestro, que nadie se atreva a contradecir nuestras ideas, nuestra formación, nuestra conducta..., etc.   Solemos reaccionar con ira ante las críticas sin pararnos a reflexionar sobre si dichas críticas están justificadas. Nos atacan y nuestro instinto primitivo de supervivencia es la defensa inmediata.

En las redes sociales confluyen miles de personas, con formación, incentivos y caracteres muy diversos, que esa interacción de ideas sea fluida y provechosa dependerá de nuestra empatía hacia los demás. Tratar de ponerse en la piel del prójimo no es fácil.

Para que la gente nos aprecie debemos, más que hablar excesivamente, como estoy haciendo yo ahora, escuchar con atención, ya sabe aquello de que tenemos dos orejas y sólo una boca. Cada vez que nos enfadamos ante la conducta del prójimo, estamos intentando privar a ese individuo de su derecho a obrar según sus propios parámetros internos de comportamiento.  El proceder, los valores y las ideas de los otros, por muy discrepantes que sean de los nuestros, no deberían tener el poder de perturbarnos ni despertar nuestra idolatría. Cualquier tonto, cualquier necio puede criticar, censurar y quejarse, y la mayoría de tontos lo hacen, pero se necesita carácter y dominio de sí mismo para ser comprensivo y capaz de perdonar.  Con frecuencia las críticas injustas son frecuentemente elogios disfrazados. Decía André Maurois que todo aquello que está de acuerdo con nuestros deseos personales parece verdad y que todo lo que no está de acuerdo nos enfurece. Ciertamente es muy difícil ser objetivos y tennos que ser condescendientes con quienes no opinan como nosotros, porque aquello que censuramos de nuestro prójimo sería, probablemente, lo que nosotros mismos pensaríamos o haríamos si nos hubiéramos formado o crecido en su mismo contexto familiar y bajo las mismas circunstancias condicionantes.

Volviendo a la pregunta inicial que usted, sin duda, se planteó, la opinión de Dale Carnegie es que la persuasión no trata de que los otros piensen exclusivamente como nosotros, sino de que compartan nuestras maneras de sentir y creer.

Según Stephen Covey la clave de la comunicación interpersonal efectiva radica en lo siguiente: Procure primero comprender, y después se comprendido. Procurar primero comprender supone un cambio de paradigma profundo. Lo típico es que primero procuremos ser comprendidos. La mayor parte de las personas no escuchan con la intención de comprender, sino para contestar. Están hablando o preparándose para hablar.

Expongamos nuestras ideas de forma pausada, elevar nuestro tono de voz por encima del de nuestro interlocutor es una manifestación de clara impotencia (también de inferioridad y de inseguridad). Enrique Jardiel Poncela pensaba que todos los hombres y mujeres que no tienen nada importante que decir hablan a gritos.

Sólo hay un modo de sacar la mejor parte de una discusión: evitarla. No se puede ganar una discusión. Es imposible, porque si se pierde ya está perdida; y si se gana se pierde. ¿Por qué? Habrá lastimado el orgullo de su interlocutor y ganará un enemigo resentido. Y un hombre convencido contra su voluntad sigue siendo de la misma opinión. Jamás tendrá la buena voluntad del contrincante si gana. Un malentendido no termina nunca gracias a una discusión sino gracias al tacto, la diplomacia, la conciliación y un sincero deseo de apreciar el punto de vista de los demás.

Las palabras pueden ser muros pero también pueden ser puentes. Si su interlocutor está equivocado trate de enseñarle y de mostrarle "su verdad" como si no se le enseñara y trate de proponerle cosas e ideas como si ya las supiera pero las tuviera olvidadas. Esa persona a la que usted trata de corregir y de formar puede estar completamente equivocada pero no olvide nunca que ella no sabe que está equivocada. Las personas olvidan lo que has dicho y lo que has hecho, pero jamás olvidan cómo has hecho que se sientan.

Sea prudente, somos dueños de nuestro silencio pero somos también esclavos de nuestras palabras. Piénseselo dos veces antes de ser poseído por la ira. Yo he escrito cartas que nunca he mandado (gracias a Diós).  Es cierto que sólo las personas que realmente nos importan pueden hacernos daño, si algún comentario de una red social le ofende piense si realmente la persona que le ha ofendido lo ha hecho intencionadamente (seguramente no), si resuelve que así ha sido piense que su ira es una victoria de su "enemigo".

Este artículo está dedicado a un amigo @Echoes, quien entendió a Buffett, y aunque no lo necesitaba, también leyó a Dale Carnegie.

Por último, si usted piensa que quién es Dale Carnegie (y en este caso su atrevido y pesado transcriptor, Luis1) para darle consejos sobre lo que debe o no pensar o hacer y cómo comportarse en su comunicación en las redes sociales, discúlpeme. Tiene usted toda la razón, no debería meterme donde no me llaman.

Un abrazo a todos

Publicar Ocultar ¿Quieres hacer públicos tus favoritos? Publicar No por el momento
48 comentarios
10 veces compartido

Traigo aquí otra interesantísima reflexión sobre el tema de la comunicación, hecha por @Valor en otro hilo, precisamente a raíz de una discusión que nos ha dejado a todos huérfanos, confío en que solo por una temporada, de las valiosas intervenciones y artículos de uno de los usuarios más apreciados de la comunidad.

La crítica es la base del conocimiento y del progreso humano. Es el antídoto más eficaz contra todas las formas de pensamiento único existentes.
Las grandes obras del pensamiento no dejan de ser exposiciones de críticas a algo  más cuidadosas o menos cuidadosas en las formas. Por ejemplo el inversor inteligente no deja de ser un crítica a las formas de invertir que considera poco inteligentes.

Una vez dicho esto asistimos, más que nunca, a una banalización de la crítica. Parece como si se puediera hacer porqué estamos en el derecho de hacerlo, cuando para cumplir su función crítica requiere cierto análisis y reflexión previa. Sin ello no son más que una mera pataleta.

Al final las críticas dicen tanto o más sobre quien las hace que sobre quien las recibe. El ejercicio de criticar no es tan gratuíto como parece de entrada sinó que al final no deja de ser una muestra de las virtudes y los defectos del que critica.

@Luis1

Tu facilidad para escribir y comunicar es asombrosa y esto no lo has "copiado y pagado" de ningún sitio. 

Sin duda leeré el libro de Carnegie antes de lo que tenía previsto. 

Muchas gracias por todo. 

Entre tanto elogio que no alcanzo a entender por injustificado (poner en relación a Carnegie con las redes sociales se las trae!!), me quedo con el comentario de @agenjordi, e invito a que se me critique o se juzgue mi comentario. Disculpen, pero me empalaga tanta miel.

@Montella:  Muchas gracias por estar allí.

@RollingStone: Le asiste toda la razón. La verdad es que no tiene sentido alguno. En los años 40 aún no había redes sociales. La próxima vez trataré se buscar un personaje más próximo. No se asuste, por un momento estuve a punto de redactar el artículo con los proverbios del Rey Salomón y le aseguro que no es broma, tengo el libro. Carnegie no inventó nada ni dijo nada que no escribiera el hijo de David.

Me parecen tus comentarios @luis siempre acertados.Gracias por compartirlos

@Luis1: acaba de establecer el "código de las buenas maneras" para todos nostros unienceros. Antes de hacer una crítica en este medio me acordaré de su artículo, pero sobre todo de su educación y humildad. Muchas gracias.

buen articulo don Luis

 

@Luis1: Excelente artículo Luis. Y como siempre, un placer leerle cada vez que lo hace.

Muchas gracias por compartir sus ideas y pensamientos.

@beagle, ese artículo me llamó la atención por lo expresivo del título...

Pues si @Antonio 43 , el enunciado es cruel , pero no menos cierto , según  la RAE , asilvestrado es : 

  "  Volverse inculto, agreste o salvaje."

Todo lo contrario a  Dale Carnegie .

Creo vamos para atrás en cuanto a convivencia , al menos en la piel de toro.

 

@beagle: que de toro le queda poco... 

@Yoko, jeje , efectivamente más bien vaca lechera ..... con poca leche.

@agenjordi, la crítica siendo constructiva es positiva siempre. Al menos eso creo yo.

Dedicado a @Luis1 con cariño :-)

@Sí señor, así se cortan las críticas de raíz. Bien por Don Arturo. 

Por similitud, fíjense que no es lo mismo Buffett que Buffet, porque aunque esta última expresión pueda ser un anglicismo, su empleo podría inducir a pensar que se trata de un lugar donde la comida está preparada y lista para su consumo, por contraposición a la alusión del apellido de nuestro genial y querido Buffett.

 

@Luis1 .... vd. es el alma mater de esta red .

Carnegie , Graham , Buffett .

Leyendo a estos poco más necesitamos .

Y si , a mi me cambió la vida y mucho .... sobre todo el último y el primero .

Descubrí a Dale Carnegie gracias a este fantástico artículo, no se puede hacer una idea de cómo ha cambiado su libro "Cómo hacer amigos e influir sobre las personas" mi vida, no hay semana que no lo revise. 

Muchísimas gracias, @Luis1 :)

@luismerino:

Gracias por recordarme, ocho meses después, que existía este artículo. Naturalmente lo he releído.  Ya sabe que es mucho más difícil cumplir un buen pensamiento que redactar cién de ellos. No lo dude, no seremos recordados por nuestras buenas palabras sino por nuestras buenas acciones.  Así que en eso estoy, luchando cada día por tratar de llevar a buen puerto las buenas intenciones y, créame, no es nada fácil.

 Comentar

Últimos artículos del blog de Luis1

¡GESTIÓN PASIVA vs GESTIÓN ACTIVA!
28 Comentarios
¡AMIRAL GESTION!
27 Comentarios
¡MAGALLANES: UNA ISLA EN EL OCÉANO!
27 Comentarios
¡PACIENCIA!
13 Comentarios
¡LOS OCHO ERRORES!
22 Comentarios
¡PROMEDIANDO A LA BAJA!
66 Comentarios
¡HORIZONTE TEMPORAL Y VALUE INVESTING!
66 Comentarios
¡VOLATILIDAD Y VALOR INTRÍNSECO!
87 Comentarios
¡LOS NÚMEROS NO CANTAN! ¡BAILAN!
40 Comentarios
¡UNA PREGUNTA DE HOWARD MARKS!
43 Comentarios

app version

Wed Nov 02 13:34:35 CET 2016

2221

79dd84889bae13e7769f41dc060a3ba472981ca5