Luis Allué Bellosta  

Luis1 (5º) 

Este artículo ha sido marcado como molesto Deshacer
Luis1
09:38 el 01 mayo 2012

Dermatólogo de Barcelona

LIBERALISMO

-Mis padres dicen que en Estados Unidos, debido al fomento de las políticas liberales, estamos más desprotegidos que en otros países más intervencionistas (como los europeos) donde el Estado defiende y vela por los intereses de sus ciudadanos amparándolos mediante políticas socializadoras que fomentan una sanidad, educación y pensiones públicas –solidarias y universales- para todos los súbditos. ¿No somos demasiado liberales y, con ello, injustos con los más necesitados y menos dotados para salir a flote en tiempos de crisis?
       ¿Consideras justo –replicó Dale- que den a otros –menos previsores y más codiciosos- lo que te han arrebatado a ti por la fuerza? ¿No crees que el Estado dilapidará esa riqueza que tú has generado (y que seguramente multiplicarías en beneficio de todos), malgastándola en subvencionar y rescatar a los más derrochadores? ¿Por qué debemos pagar por los errores de los demás? Los gobiernos intervencionistas, en un inadmisible chantaje emocional, en aras de una pretendida solidaridad, y refugiándose en expresiones “políticamente correctas” como la cohesión, la justicia social y la igualdad, se supone que redistribuyen equitativamente la riqueza, incautando -mediante impuestos arbitrarios y coercitivos- a aquellos que más capital han acumulado para facilitárselo, en bandeja de plata, a los que no han sabido o no han querido generarlo. Y por el camino la ineficiencia y burocracia de las instituciones públicas van esquilmando esa riqueza. Lee el imprescindible y revelador libro de Carlos Rodríguez Braun y Juan Ramón Rallo: “El liberalismo no es pecado”, el cual concluye con estas palabras:
       “Lo que no es justo, ni recto, ni debido es la coacción y la intimidación del poder y su constante empeño en recortar los derechos de los ciudadanos, alegando que él sí sabe lo que mejor conviene a sus súbditos. Esa soberbia de las autoridades, esa prepotencia de los poderosos, esa pasión por controlar, dividir, enfrentar, moralizar, asustar, imponer, organizar, prohibir, vigilar, multar, recaudar, eso es pecado”.
       -Pero Dale, lo que afirmas es contradictorio con la generosidad hacia el prójimo y  con la solidaridad hacia los más necesitados.
       -Podría parecerlo pero, ciertamente, no es así. Yo seré todo lo generoso que dicte mi conciencia pero tengo el derecho a defenderme de un Estado dictatorial y confiscatorio; no es el poder estatal quién debe dictaminar los límites de mi generosidad. Fíjate en Buffett, quien ha ido ofreciendo donaciones en vida con cuentagotas. Él ha decidido que donará la práctica totalidad de su fortuna tras su fallecimiento. ¿Por qué piensas que obra de esa manera? ¿Crees que es por egoísmo y que su ego necesita que su nombre siga saliendo en las listas de los hombres más ricos del planeta?  Warren sabe que bajo su custodia ese dinero se multiplicará a interés compuesto y que contra más años permanezca ese capital en su poder, más riqueza acumulará para obras benéficas. Las instituciones públicas son ineficaces administrando los recursos. ¿Por qué se empecinan en tutelarme descontando de mi nómina una cantidad fija para constituir un fondo de garantía que avale mi futura pensión? ¿Por qué yo no puedo ser libre de gestionar ese dinero, bajo mi entera responsabilidad, capitalizándolo y multiplicándolo de forma eficiente?  
       Dale se detuvo unos breves instantes, sonrió y, compadeciéndose de su pequeña amiga, decidió cambiar de tercio.
       -Por cierto, me han dicho que quieres ser médico. Sólo disponemos de un único cuerpo para toda una vida, deberíamos cuidarlo bien.
       -Ya he empezado a estudiarlo. Nuestro organismo es una máquina perfecta. ¿Sabías que el sistema arteriovenoso y capilar tiene unos 96.000 Km. de longitud y que podría dar más de dos veces la vuelta a la Tierra?
       -Parece increíble, y además un glóbulo rojo tarda tan sólo veinte segundos en regresar al corazón –ilustró Dale, pensando en los atascos de tráfico. Por cierto, los griegos ya sabían que la Tierra era redonda. Eratóstenes de Cirene, nacido en el 280 a.C., con la simple ayuda de una vara y unos conocimientos básicos de geometría dedujo con una precisión asombrosa la circunferencia de nuestro planeta. La fijó en 40.000 km, se equivocó en tan sólo 76 Km si consideramos el Ecuador, pero apenas en 9 km. si tomamos como referencia el meridiano que pasa por los polos.  Pero…nos hemos ido por los cerros de Úbeda. Para concluir con el tema del comunismo, tan sólo aclarar que las opiniones políticas son siempre incómodas para quien no escucha o lee aquello que desea. Sólo prestamos la atención suficiente a los hechos que justifican nuestros actos y que encajan con nuestra filosofía de vida. Ya lo dijo André Maurois: “Todo aquello que está de acuerdo con nuestros deseos personales parece verdad. Todo lo que no está de acuerdo nos enfurece”. Ciertamente, es muy difícil ser objetivo y tenemos que ser condescendientes con quienes no opinan como nosotros, porque aquello que censuramos de nuestro prójimo es, probablemente, lo que pensaríamos o haríamos si hubiéramos nacido en su mismo contexto familiar y bajo las mismas circunstancias condicionantes. (Luis Allué Bellosta)
Publicar Ocultar ¿Quieres hacer públicos tus favoritos? Publicar No por el momento
3 comentarios
1 vez compartido

Buenas tardes Luís,

Si me permítes voy a hacer de abogado del diablo. Ya sabes que comulgo con tus ideas pero en el día a día cada vez son mas las voces en contra del liberalismo o del neo-liberalismo.

Nadie asume su parte de culpa en el disparate que nos ha llevado a esta situación, ni las instituciones que actuaron como cigarras en años de bonanza ni los ciudadanos de a pie que aceptaron pagar précios escandalosos por sus viviendas.

Está claro que la cultura financiera es mínima por no decir inexistente (la señora María que no quiere nada que no sea un depósito bancário y que encíma le venden preferences con la bandición de todos los organismos reguladores que se suponen que velan por ellos), pero es esta gran masa de población que no se plantea la opción de hacer crecer su patrimonio invirtiendo por que bastante tiene con sobrevivir cada día la que dejaría desamparado un liberalismo radical ya que no tienen los médios ni los conocimientos para entender como funciona el sitema financiero, y por otro lado sería una falacia pensar que todo el mundo está capacitado para aspirar a mejorar. Muchos, muchísimos, no pueden. No es que no quieran.

Digo esto por que aquí es donde entra Papa estado, que es quien debería velar por todos ellos, por lo que conceptualmente creo que es necesaria una universalización de la sanidad, la educación o las pensiones públicas.

No puedes romper el modelo brúscamente por que entonces los daños van a ser incontables (ya lo estamos viendo). Tenemos que encontrar políticos, perdón, personas capaces de ver mas allá del cortoplacismo de las elecciones y plantear soluciones a largo plazo, donde convivan el modelo actual y se vaya constituyendo un cámbio de modelo en el que cada uno sepa desde el primer día que se incorpora al mundo laboral como tiene que constituir su futura pensión (evidentemente sin un modelo de reparto como el actual sinó de acumulación privada pero regulada por el estado, es decir obligatoria, como el modelo anglosajón). 

El problema viena en este punto. ¿como haces esta transición de modelo?

¿Dejarías en manos de los actuales gestores el cámbio de modelo?

¿Son los tecnócratas la solución o responden a intereses particulares de los poderes económicos?

Creo que son muchos los que han analizado la situación actual y en el fondo todos deben estar de acuerdo en cuales son los males que aquejan a este sistema, pero los intereses de cada una de las partes hacen que no se avance en la resolución de los problemas a la vez que muestran la cara mas feroz del liberalismo.

Un saludo.

CARLOS

Apreciado Carlos:
Tienes toda la razón, el liberalismo, tal cual expongo, es utópico e imposible de llevar a la práctica. Tan sólo recordárte que los sueños tienen que ser lo suficientemente grandes como para no perderlos de vista.
El programa del liberalismo clásico es teórica y prácticamente imposible ( Una vez que existe el Estado al posibilidad de limitarlo es nula), y por tanto el único sistema de cooperación social plenamente compatible con la naturaleza del ser humano es el anarcocapitalismo. Jesús Huerta de Soto

Durante mucho tiempo, como liberal, me he debatido entre la utopía anarcocapitalista y el posibilismo minarquista. Ahora veo que el anarcocapitalismo no solo es posible sino inevitable.

http://anarquista101.com/?p=7379 

 Comentar

Últimos artículos del blog de Luis1

¡GESTIÓN PASIVA vs GESTIÓN ACTIVA!
28 Comentarios
¡AMIRAL GESTION!
27 Comentarios
¡MAGALLANES: UNA ISLA EN EL OCÉANO!
27 Comentarios
¡PACIENCIA!
13 Comentarios
¡LOS OCHO ERRORES!
22 Comentarios
¡PROMEDIANDO A LA BAJA!
66 Comentarios
¡HORIZONTE TEMPORAL Y VALUE INVESTING!
66 Comentarios
¡VOLATILIDAD Y VALOR INTRÍNSECO!
87 Comentarios
¡LOS NÚMEROS NO CANTAN! ¡BAILAN!
40 Comentarios
¡UNA PREGUNTA DE HOWARD MARKS!
43 Comentarios

app version

Wed Nov 02 13:34:35 CET 2016

2221

79dd84889bae13e7769f41dc060a3ba472981ca5