Luis Vicente Muñoz  

LuisVMunoz (190º) 

Este artículo ha sido marcado como molesto Deshacer
LuisVMunoz
13:01 el 04 diciembre 2012

CEO de Capital Radio

Mi jefa se llama Mari Deuda

A estas alturas de la crisis, todo el mundo tiene ya claro que si no salen las cuentas, no hay derechos que valgan. A los que pensábamos que la libertad y la dignidad de las personas estaban por encima de la economía, una respuesta contundente: “La realidad es la que obliga a no actualizar las pensiones”, responde Mariano Rajoy.

Este es el mismo presidente del Gobierno de España que sentenció la pasada semana que “un Estado que no puede garantizar la sostenibilidad de sus cuentas públicas, no puede garantizar los derechos de nadie”. El mismo pensamiento que entronca con el alcalde francés que decía: “la política ha dejado de existir, ahora sólo mandan los mercados”. Es una insensata conclusión. Los mercados ponen las cosas en su sitio cuando la política ha sido un desastre y ha empobrecido a una sociedad. Los mercados terminan con la ficción y exigen la recuperación de la seriedad y la confianza.

Es ofensivo a la inteligencia que se siga acusando sólo a una parte de la sociedad de la crisis. Cuando el presidente Rajoy dice que “el problema de las autonomías no es el modelo de financiación, sino que han caído en 70 millardos los ingresos públicos”, demuestra otra vez su escasa sensibilidad con los ciudadanos. Todos los expertos insisten en que la salida viene por el estímulo de la economía, por la facilidad para la actividad empresarial. Sin embargo, lo que vemos cada día es cómo se aprieta más el cuello a los contribuyentes, mientras que se mantiene una Administración con un volumen poco acorde con el momento del país.

No es aceptable que el Gobierno quiera exprimir cada día más a los ciudadanos para sostener su propia cuenta. ¿Qué pasa con las cuentas de cada empresa, de cada familia? Creo que es exigible una mayor diligencia en el ahorro público, que aligere la carga fiscal a las personas.

El Banco de España ha publicado hoy que la deuda de las familias está por encima de los 838 millardos de euros, apenas un 4,1% menos que hace un año. Se desapalancan a la velocidad que pueden, que no es mucha, e inferior al 7% con que lo hacen las empresas. ¿Por qué? Porque el peso del ajuste está sobrecargado en ellas.

Publicar Ocultar ¿Quieres hacer públicos tus favoritos? Publicar No por el momento
0 comentario
1 vez compartido
 Comentar

Últimos artículos del blog de LuisVMunoz

Lo que queda de crisis
4 Comentarios
Las manos muertas
0 Comentarios
Un país de minibanqueros
0 Comentarios
La buena y la mala noticia
2 Comentarios
La prima de Monti
1 Comentarios
Mi jefa se llama Mari Deuda
0 Comentarios
TOCANDO EL FONDO
16 Comentarios
Cómo ponerse "corto" con España, pese la prohibición de CNMV
4 Comentarios

app version

Wed Nov 02 13:34:35 CET 2016

2221

79dd84889bae13e7769f41dc060a3ba472981ca5