Purificación Palazón Fernández  

Purificacion (349º) 

Este artículo ha sido marcado como molesto Deshacer
Purificacion
11:59 el 26 septiembre 2015

Abogada Compliance

La Independencia de Cataluña. Algunas consecuencias jurídicas.

Estos últimos días hemos podido encontrar en los medios infinidad de artículos, opiniones y declaraciones de todo tipo acerca de lo que puede ocurrir tras las elecciones autonómicas en Cataluña. Asistimos a un espectáculo en el que, por un lado, los defensores de la unidad de España han vertido desafortunados comentarios tratando de infundir miedo a los ciudadanos ante un posible escenario de corralito, pérdida de cobro de pensiones, desastres económicos, etc... Y por otro, las bondades y excelencias del idílico escenario del nuevo estado tras la declaración de independencia. La noche y el día, si simplificamos al máximo.

Lo que realmente me ha llamado la atención, pese a que no me han conseguido despertar un gran interés en este asunto, es que no he visto ninguna exposición seria sobre las consecuencias jurídicas de esa hipotética independencia. Considero que las consecuencias económicas de tal declaración son impredecibles, no así las jurídicas.

Sin ánimo de ser exhaustiva, en primer lugar, como medida preventiva, el Gobierno está facultado, según el artículo 155 de la Constitución española, a suspender la autonomía de Cataluña, si interpretara que esta Comunidad Autónoma pretende actuar “de forma que atente gravemente al interés general de España”.

El artículo 32 de Ley Orgánica 4/1981, de 1 de junio, de los estados de alarma, excepción y sitio, establece que el Gobierno podrá declarar el estado de sitio “cuando se produzca o amenace producirse una insurrección o acto de fuerza contra la soberanía o independencia de España, su integridad territorial o el ordenamiento constitucional”.

A pesar de esto, si Cataluña se independizara de España, la consecuencia más significativa para los ciudadanos de ese territorio sería la pérdida de la nacionalidad española, en virtud de lo que establece el artículo 24 del Código Civil: “pierden la nacionalidad española los emancipados que, residiendo habitualmente en el extranjero, adquieran voluntariamente otra nacionalidad” (si bien es cierto que no ocurriría hasta tres años más tarde), con todas las consecuencias jurídicas que ello conlleva. Por extensión, el artículo 9 del Tratado de la Unión Europea (TUE) establece que “será ciudadano de la Unión toda persona que tenga la nacionalidad de un Estado miembro”.

Y en cuanto a la Unión Europea, ¿qué ocurriría con el nuevo estado? (Esto va dedicado especialmente a nuestro Presidente que, al parecer, no lo tiene muy claro). La realidad es que no existe una regulación específica en el ordenamiento jurídico de la Unión Europea sobre la sucesión de estados en los casos de secesión y disolución de un territorio de un Estado miembro.

El artículo 4.2 del TUE sólo establece que la UE “respetará las funciones esenciales del Estado, especialmente las que tienen por objeto garantizar su integridad territorial, mantener el orden público y salvaguardar la seguridad nacional”. De hecho, la UE considera esa situación de secesión o disolución como un problema interno del Estado miembro y, en consecuencia, atribuye al mismo la facultad de resolución del conflicto.

Atendiendo a los principios y valores que defiende el TUE, y a pesar de no existir previsión legal ad hoc, la Comisión Europea, consultada sobre esa posible eventualidad en el caso de Escocia o Cataluña, ha manifestado inequívocamente que en caso de que un territorio de un Estado miembro se declarara independiente, se convertiría en un tercer estado, fuera de la UE y tendría que iniciar el procedimiento de ingreso previsto en el artículo 49 del TUE para su reincorporación. Ese procedimiento requeriría la unanimidad de los Estados miembros (lo que implica que cualquiera de ellos tendría derecho de veto) para poder incorporarse en la UE.

Pero lo cierto es que si atendemos a los precedentes, comprobaremos que en función de los intereses políticos y/o económicos, la UE ha adoptado diferentes soluciones dependiendo del caso, a saber:

-En el caso de Eslovenia, Croacia, Lituania, Letonia, Ucrania, Vaticano o Islandia, el reconocimiento inicial como estado por parte de algunos países miembros favoreció el reconocimiento posterior por la UE.

-Cuando Kosovo se declaró independiente se adoptó una resolución conjunta en la que se dejaba libertad a cada estado miembro para decidir si reconocía o no la independencia de este estado respecto a Serbia, siendo finalmente reconocida por la mayoría de los Estados miembros de la UE.

Ante este panorama legislativo, si las medidas coercitivas nacionales no pudieran garantizar la integridad del territorio y se produjera una hipotética declaración de independencia de Cataluña, ésta implicaría, según la Comisión Europea, la salida de la UE. Como tercer estado, tendría que solicitar su reingreso por la vía ordinaria del artículo 49 del TUE, una vez que fuera reconocida como Estado por la mayoría de los Estados miembros. Y en ese reconocimiento es donde entrarían en juego los intereses políticos y/o económicos de cada país en esta situación en concreto.

La libertad para reconocer o no al nuevo estado podría provocar una profunda división en el seno de la UE, con unas consecuencias políticas y económicas imprevisibles. Y hay que tener en cuenta que se produce en un momento delicado para la Unión tras las diferencias surgidas por la reacción de los diferentes Estados miembros tras el éxodo masivo de refugiados.

De momento, la incertidumbre es el mayor enemigo para la economía de la zona euro que contiene la respiración a la espera de lo que suceda tras el 27-S.

Publicar Ocultar ¿Quieres hacer públicos tus favoritos? Publicar No por el momento
12 comentarios
2 veces compartido

@Purificación, me ha gustado  tu artículo. Es lo más objetivo que he leído ultimamente. 

Destaco sobre todo algo que al pararecer nadie sabe:  el artículo 24 del Código Civil: “pierden la nacionalidad española los emancipados que, residiendo habitualmente en el extranjero, adquieran voluntariamente otra nacionalidad” 

@Purificacion. Buen artículo, ¿porqué nadie habla así de claro en público? . Yo entiendo que, más allá de lo que una parte de la población legítimamente quiera, no puede ser el camino de rosas que han pintado interesadamente algunos. Yo creo que es necesaria poner toda la información encima de la mesa para así meditar y tomar las decisiones de una manera más equilibrada.

Le felicito por el excelente trabajo de concreción y plasmación @Purificacion de las consecuencias jurídicas  de la independencia de Cataluña.

Sin embargo como usted muy bien debe saber, en derecho dos más dos no necesariamente son cuatro y aunque respecto a la cuestión de la nacionalidad no se puede objetar nada a su planteamiento, pienso que la cuestión obedecerá pasados esos tres años a la voluntad del individuo, de mantener la nacionalidad española o no mantenerla. Le pongo un ejemplo muy sencillo: suponiendo que un ciudadano español adquiere otra nacionalidad, sea la catalana, con ir a renovar el pasaporte a la embajada española de turno, simplemente no declarando que también ha adquirido una nueva nacionalidad, mantendrá ambas.

Y por extensión mientras los “supuestos” ciudadanos nacionales del nuevo Estado Catalán mantengan la nacionalidad española, tendrán la condición de ciudadano europeo, con todas las ventajas e inconvenientes que conlleve.

En cuanto a la Unión Europea o las relaciones internacionales, es indudable que las normas que usted expone son claras…., pero en este caso, bajo mi punto de vista será más una cuestión de negociación política o como dice usted del “juego de los intereses políticos y/o económicos de cada país…”. Pues por ejemplo le recuerdo que la CEE de los doce declaró oficialmente que no reconocería a ningún territorio que se separase de la Yugoslavia (cuando empezaron los conflictos en ese territorio), y antes de 10 años de aquella declaración algunos estados como Eslovenia, no solo eran reconocidos, sino que ya formaban parte de la UE de hoy.

 Y para más inri, en el momento que España ya no sea la misma territorialmente, si se estira mucho la legalidad internacional, puede ocurrir que también tenga que iniciar el proceso de ingreso en algunos organismos internacionales, pues por ejemplo a Serbia no se le permitió ser la heredera natural de la extinta Yugoslavia, aunque pienso que no será el caso de España.

A pesar de que no discrepo del resto de su exposición jurídica, me planteo el supuesto de que con una alta participación y con un triunfo incontestable a favor de la independencia, ¿el gobierno central aplicará todos esos preceptos jurídicos en contra de la voluntad popular expresada en unas elecciones legales y en contra del mandato expreso de la población si se niega a negociar y se produce la Declaración Unilateral de Independencia?

@Javier6, se puede entender que una parte de los catalanes declaren que no se sienten españoles  y se quieran independizar para no ser  españoles. Quieren ser catalanes y hablar solo catalán. Vale. Pero entonces ¿a qué viene esa manía ahora de querer defender a toda costa el seguir siendo español? ¿En qué quedamos, quieren o no quieren?. Porque visto desde España, lo que parece percibirse es que quieren un divorcio en el que ellos se quedan con la casa, el coche y el apartamento en la playa y a España le quieren dejar la hipoteca, los préstamos y la pensión del abuelo. Si lo consiguen, al día siguiente declaro la república independiente de mi casa y le paso mi hipoteca a Montoro.

La verdad es que nunca abandonas tu buen sentido del humor @augur... pero es lo que tienen los cuerpos juridicos, no se puede legislar para un grupo concreto, pues sino se estaría discriminando descaradamente y entonces se dilucidaria en tribunales internacionales, no en el TC más que manipulado.

No indico que lo que manifiesto es lo que harán los catalanes, sino que lo contrapongo a lo que mayoritariamente se expresa en este foro (no es el caso tuyo @augur ni de @Purificacion), para que se vea que no todo es tan catastrófico (parece que echarán a Cataluña y a los catalanes de todos los sitios como apestados), ni todo tan de color rosa ni para un lado ni para otro. Aunque pienso que lo de la nacionalidad es una posibilidad a la que posiblemente muchos de los catalanes que no son independentistas se acogerán... 

@Javier6, a ver si va a ser verdad eso de que "la pela es la pela" :-)

Con lo socorrido que es ese topicazo @augur ¿ahora lo vas a poner en duda?

 

Creo que es necesario apuntar dos cosas a los comentarios realizados por @Javier6:

 

-En primer lugar, me resulta difícil entender por qué si un territorio quiere independizarse de un estado para constituirse en un nuevo estado, sus ciudadanos van a querer mantener la nacionalidad del estado del que se han segregado. De hecho, el propio artículo 24 del Código Civil establece la posibilidad de renunciar expresamente a la nacionalidad española.

-En segundo lugar, con el ordenamiento jurídico vigente en España no es posible realizar un referendum sobre la independencia de ningún territorio español, como bien ha recordado el Tribunal Constitucional. No podemos olvidar que hoy se celebran en Cataluña unas elecciones autonómicas en las que sólo se elige a los representantes de los ciudadanos en el Parlamento de esa Comunidad Autónoma.  

Por último, perdone, pero discrepo de su opinión acerca de que en Derecho dos y dos no son necesariamente cuatro.

 

 

 

 

 

No entraré a la cuestión que plantea @Purificacion pues creo que es dificil intentar adivinar las razones por las que unos determinados ciudadanos quieran mantener la nacionalidad, que actualmente es la única que poseen, aunque a la vez es una de las opciones entre las que pueden elegir.

Me sorprende que me diga que no se puede realizar el referendum... cuando el Gobierno del Estado podria haberlo autorizado y haberse realizado, y así fue solicitado al Parlamento Español por tres miembros del Parlament Català.

Y si que tiene razón en cuanto al tipo de elecciones que hoy han tenido lugar en Cataluña, pero parece que no ha leido el programa electoral que llevan algunos partidos politicos en los que hablan de independencia, lo cual significa que si son la opción ganadora, habrán recibido un mandato en unas elecciones legales, que todo el mundo está observando para saber si triunfa el "Si o No" a la independencia, y no le quepa duda, que lo que imperará será la voluntad popular, por encima de la ley. Pues es uno de los máximos de la Europa democratica.
 

De momento, el Ibex 35 sube , la pela es la pela . :-))

Un apunte sobre el titular del artículo de La Vanguardia mencionado: Los doce sí acordaron no reconocer nuevas repúblicas salidas de Yugoslavia, pero Alemania rompió el pacto "entre caballeros" en el ámbito de una incipiente "política exterior común". Su intereses le llevaron a reconocer Eslovenia sin previo aviso, a lo que siguió el conflicto armado en Croacia. También puntualizar que la Constitución Yugoslava sí reconocía el derecho de secesión, y en sí mismo el país estaba constituido como Unión de Repúblicas Yugoslavas ("eslavas del Sur" en español).

La Realpolitik se puede estirar ad libitum, pero hay que ser "realistas": no parece que el escenario de Cataluña sea remotamente parecido, y los independentistas no debieran esperar futuros "reconocimientos" dado el equilibrio de fuerzas en la región y en Europa.

El títular lo aportaba con la intención de que se viera la consistencia de las declaraciones de los lideres europeos, es decir, hoy dicen blanco y mañana negro; como dice usted @Pete "realpolitik". Evidentemente el escenario es totalmente diferente, por suerte.

 

 Comentar

Artículos relacionados en Finect

¿Saldrá realmente el Reino Unido de la Unión Europea?

scribe


Crónica desde Bruselas de Miquel Roig para Expansión. La hipótesis de trabajo oficial en Bruselas es que Reino Unido se va. La decisión sería irreversible. Sin embargo, en privado, pocos se atreven a descartar ...

Referéndum sobre la Unión Europea

MandG


A finales de esta semana sabremos si el público británico ha votado a favor de la permanencia o de la salida del Reino Unido de la Unión Europea (UE). Las encuestas realizadas a lo largo de junio han estado muy dis...

Entrevista con Marian Fernández: “El dólar ofrece la mejor protección ante la posibilidad del Brexit”

ANDBANK


Ponemos la vista en el inminente referéndum que vivirá Reino Unido el próximo 23 de junio, con unas encuestas que sugieren un resultado muy apretado entre los defensores de la salida de la Unión Europea, el Brexit,...

"Choppy Markets"

mutuactivos


Los anglosajones llaman a aquellos mercados con movimientos agitados, dentro un rango y sin ninguna tendencia clara como “choppy markets”. Es un término de origen marino, “choppy seas”, que viene a significar algo ...

Últimos artículos del blog de Purificacion

app version

Wed Nov 02 13:34:35 CET 2016

2221

79dd84889bae13e7769f41dc060a3ba472981ca5