Ricardo González Ramos  

Ricardoesbolsa (41º) 

Este artículo ha sido marcado como molesto Deshacer
Ricardoesbolsa
17:29 el 01 mayo 2016

Inversor, apasionado de los mercados y gestor del fondo GPM International Capital (ES0142630021)

Herramientas para detectar el fin de un ciclo alcista en renta variable (parte 2)

Quiero que usted sepa que los mercados existen gracias, entre otras cosas, a algo que se conoce como "flujos de capital". La realidad de los mercados y de las altas esferas del capitalismo se basa en que el dinero está para hacer más dinero, de forma que éste siempre tenderá a fluir al lugar del que pueda sacar mayor rentabilidad. Existen muchas relaciones, las más importantes las aprenderá usted en este libro, pero de momento quiero que aprenda una de las más sencillas de interpretar y seguir.

Un bono es un certificado de deuda, es decir, una promesa de pago futura documentada en un papel y que determina el monto, plazo, moneda y secuencia de pagos.
Cuando un inversor compra un bono, le está prestando su dinero ya sea a un gobierno, a un ente territorial, a una agencia del estado, a una corporación o compañía, o simplemente al prestamista.

Los bonos en los que nosotros nos vamos a centrar son los bonos gubernamentales, especialmente en los bonos americanos y alemanes, ya que suelen ser considerados como uno de los activos más seguros del mundo por los que el capital lucha de forma constante.

Antes de entrar en detalle, me gustaría asegurarme de que usted entiende la diferencia existente entre el precio de los bonos y la rentabilidad que estos ofrecen.

Precio: Cotización del bono para la compra/venta del bono en un momento determinado. Es decir, es el precio que pagaremos por adquirir ese bono, o el precio que cobraremos por venderlo.

Rentabilidad: Cupón que paga el emisor del bono a su inversor. Es decir, es el interés que nos pagará el emisor del bono por ser poseedores de su deuda.

Es importante que sepa que el precio de los bonos y su rentabilidad se mueven en direcciones opuestas, es decir, si sube el precio de los bonos es porque la rentabilidad que paga su emisor desciende, y viceversa, un precio bajista en los bonos es sinónimo de un aumento de su rentabilidad.

Imagine que usted es un gobierno, y que emite deuda para comprarse un coche. Si en la puerta de su casa hay una cola de gente dispuesta a prestarle dinero, usted podrá vender su deuda a un precio más alto porque existe demanda, y además, al haber tanta gente dispuesta a financiarle, podrá pagar unos intereses reducidos por el préstamo de su coche.

Ahora imagine el caso contrario. Imagine que cuando quiere vender su deuda para comprarse un coche, abre la puerta de su casa y no hay absolutamente nadie dispuesto a financiarle. A usted no le quedará más remedio que coger su maleta y buscar financiación. Le resultará tan complejo, que cuando encuentre a alguien dispuesto a financiarle le exigirán un tipo de interés elevado, y además, le pagarán “cuatro duros” por hacerse con los derechos de su deuda.

Este sencillo ejemplo refleja por qué el precio de los bonos y su rentabilidad se mueven en direcciones opuestas, la oferta y la demanda también intervienen en este campo.

Ahora que ya entiende la diferencia entre precio y rendimiento de los bonos, está preparado para comprender uno de los pilares básicos de los mercados. Verá, por increíble que le parezca, que el precio de los bonos resulta un indicador adelantado sobre los mercados de acciones.

Históricamente descensos superiores al 15-20% en el precio de los bonos a 30 años, y alrededor del 10% para los bonos a 10 años, han sido preludio de mercados bajistas tal y como podemos apreciar en los ejemplos históricos que veremos a continuación.

En los siguientes gráficos la línea roja representa el recorrido en términos porcentuales del bono mientras que la línea azul mide el rendimiento de las bolsas. Esta representación en términos porcentuales le ayudará a seguir con facilidad la magnitud en los retrocesos de los bonos y sus consecuencias sobre los mercados de valores.

En 1980 el director de la Reserva Federal, Paul Volcker, aumentó la tasa de interés de EE.UU. atrayendo capitales de todo el mundo. El objetivo era lograr que la afluencia de divisas bajara la inflación y relanzara la maquinaria productiva norteamericana que estaba en recesión. Como es lógico, esta política restrictiva tuvo su influencia en el precio de los bonos, que perdieron un 40% en algo más de un año.

Tal y como puede ver en la imagen de arriba, la acusada caída del bono avisaba sobre un posible inicio de crash en las bolsas, que llegaría 6 meses después en el mercado bajista de principios de los 80, en el que las bolsas de valores perdieron más de un 25% de su valor.

No fue la mayor caída de la historia del Dow Jones, pero tiene la fama de serlo. Han pasado más de dos décadas, pero el famoso y dramático ‘Lunes Negro’ –‘Black Monday’ para los anglosajones- todavía retumba en las memorias de millones de norteamericanos. Aquel fatídico 19 de octubre de 1987 los cimientos de la mayor bolsa del mundo, Wall Street, se tambalearon por el pánico de millones de inversores que se lanzaron en masa a vender sus acciones.

Para muchos este es el cisne negro por excelencia que, para el que no lo sepa, significa que estamos ante un hecho improbable, impredecible y de consecuencias imprevisibles.

Este tipo de “titulares” a mí nunca me han gustado, ya que son la típica respuesta fácil que invita a dejar pasar por alto hechos que si se estudian nos pueden resultar útiles para el futuro.

Una vez más el bono tuvo la clave y la caída del precio, en más de un 10% en los bonos americanos a 10 años, terminó con aquel fatídico lunes que muchos siguen creyendo que fue impredecible.

Ya estamos mucho más cerca del presente y seguro que muchos de los que ahora mismo leen este libro ya participaron en las bolsas de valores en la famosa crisis de las “puntocom”.

Desde finales de 1998 el bono (en este caso el alemán a 10 años) empezó a gotear poco a poco a la baja, hasta llegar a perder más de un 10%. Una vez más el bono le avisó de que la “orgía” alcista que se vivía en aquellos años en las bolsas de valores estaba a punto de terminar, y sucedió que en el año 2000 las bolsas de valores empezaron a formar un techo que desencadenaría en un mercado bajista que llevó a perder al índice S&P500 un 47% de su valor.

La razón de utilizar el bono alemán a partir de finales de siglo pasado es que desde ese año la Reserva Federal lleva interviniendo el mercado de bonos americano, generando alteraciones artificiales sobre el precio que pueden alterar el estudio. Esta es la razón por la que actualmente y hasta que vuelva a la normalidad el mercado de bonos americano, utilizo el bono alemán como referencia.

Por último veremos que el bono también nos avisó de que algo malo se acercaba cuando desde finales de 2005 la deuda germana estaba goteando a la baja. Lo que sucedió en las bolsas de valores cuando los bonos alemanes perdieron más del 10% todos lo sabemos, un mercado bajista que llevó al SP500 a perder un 56% en el que es ya uno de los mayores mercados bajistas de la historia de las bolsas de valores.

Recuerde, no pierda de vista el precio de los bonos. En un futuro cuando observe caídas acusadas del precio de la deuda soberana, ¡póngase en alerta!.

Extraído de mi libro: El Código de Wall Street

Publicar Ocultar ¿Quieres hacer públicos tus favoritos? Publicar No por el momento
2 comentarios
2 veces compartido

Y en el momento actual, como esta la situacion?

Hola @G1AARON

Los bonos apenas han caído un 2% desde máximos de febrero (vs 10% necesario para cambio de ciclo), por lo que ni mucho menos se cumplen los condicinantes para un mercado bajista de gran calado en la renta variable internacional.

Mercados débiles como el español pueden sufrir más, pero en un contexto global (donde la RV de EEUU está más fuerte), un mercado bajista es altamente imporbable al no reunirse los condicionantes para un cambio de ciclo.

Un saludo!

 Comentar

Artículos relacionados en Finect

Cada vez más cortoplacistas...

Kaloxa


He estado este mediodía en un evento de MFS en Madrid, en el que ha estado su director de inversiones y consejero delegado, Mike Roberge. Ha sido bien interesante, porque ha estado comentando también su visión sobr...

Invertir pronto y reinvertir los dividendos

comparativadebancos


Son muchas las ocasiones y no menos las advertencias que desde hace años y especialmente dirigidas a los trabajadores jóvenes,  las distintas administraciones públicas y entidades privadas alertan de la adecuada o ...

Inscripción Conferencia de Inversores: Málaga

Bestinver


Hola a todos,Os recordamos que el próximo  martes 25 de octubre celebraremos una nueva conferencia de inversores en Málaga donde podréis conocer de primera mano a nuestro equipo de inversiones, los resultados...

oye.. y si nos dejamos de gestores supertrupers y invertimos en un ETF global?

pascuallopez


es una opinion personal, pero, opino que localizar gestores que consistentemente batan a su indice de referencia es muy muy muy complicado. muy.ya...ya...ya... ya sé que está warren buffet y blablabla.. pero: porqu...

app version

Wed Nov 02 13:34:35 CET 2016

2221

79dd84889bae13e7769f41dc060a3ba472981ca5