Rubén  

Ruben1985 (40º) 

Este artículo ha sido marcado como molesto Deshacer
Ruben1985
16:09 el 28 mayo 2014

Valoración: El Corazón de las Rentabilidades

“Uno de los mitos perpetuados por nuestra industria es que hay muchas maneras de generar buenos retornos reales a largo plazo. Creemos que en realidad sólo hay una: comprar activos baratos.”

James Montier

 

Un 1,98% y un 2,68% son las rentabilidades nominales anualizadas que la llamada ‘Ratio q’ y la ratio de Shiller (o CAPE ratio) están estimando actualmente en el caso de los índices de EE.UU. para los próximos diez años, respectivamente. Claro que uno siempre puede aferrarse, a modo de wishful thinking, al ‘modelo de la Fed’ – aquel que relaciona la rentabilidad por beneficios con el bono del tesoro a diez años - y determinar que el mercado se encuentra incluso ligeramente infravalorado. Este último es sin duda la piedra angular sobre la que se apoya lo que Andrew Smithers describe como “Stock Broker Economics” cuyo principal mantra es: “el mercado siempre está barato”. La realidad sin embargo es que, desde el fin de la Segunda Guerra Mundial, ‘Ratio q’ y CAPE han mantenido una correlación superior al 80% entre resultados estimados y resultados realizados en los siguientes diez años, mientras que para el caso del ‘modelo de la Fed’ esta correlación sólo ha sido del 47%. Por lo tanto, si utiliza este último indicador, hágalo por su cuenta y riesgo.

La única esperanza que podemos albergar en un mercado abocado a generar pobres rentabilidades es que los inversores value, afirma Seth Klarman, “no necesitan que todo el mercado esté rebajado, sino solo un 20 o 25% de títulos que no estén relacionados entre sí…” Desafortunadamente, construir dicha cartera resulta cada vez más difícil. La dispersión entre acciones ‘baratas’ y ‘caras’ del S&P 500, medidas en términos de su ratio P/E, se encuentra en mínimos históricos tal y como muestra el siguiente gráfico.

 

 

Esto queda corroborado por el reducido porcentaje de acciones del índice Russell 3000 cotizando a P/E’s menores a 13x.

 

A propósito de Europa…

¿Es Europa, con sus medianamente moderadas ratios CAPE, un oasis para el inversor value ? Descontado el hecho de que muchos de los principales ‘valores directores’ de índices europeos son empresas con baja diferenciación de producto (bancos, telecos, utilities… etc.) y teniendo en cuenta la precariedad de los balances de las compañías del viejo continente (medidos por el Z-Score de Altman, cuyo nivel de 1.8 o menos indica una elevada probabilidad de default ) parece que no es oro todo lo que reluce. Por otro lado, las acciones 'de calidad' parecen estar reconocidas como tal.

 

 

¿Por qué CAPE y Ratio q?

Porque dos son los enfoques que se pueden utilizar para valorar una acción. El primero de ellos se lo debemos a John Burr Williams quien afirmó que el valor de una acción se corresponde con “el valor descontado de los flujos de caja que pueden ser extraídos durante la vida restante [de la compañía] . La ratio CAPE ha venido siendo un buen proxy del modelo de descuento de flujos de caja. El segundo enfoque se basa en que las acciones son títulos representativos de un conjunto de bienes reales. En este sentido, es la Ratio q la que mejor se aproxima a esta perspectiva.

 

CAPE, Ratio q y cíclos bursátiles

Como indica Vitaliy Katsenelson, tal vez necesitaríamos dos mil años de historia del mercado de valores para afirmar que las siguientes conclusiones son estadísticamente significativas. Hasta la fecha, la tipología del mercado (alcista, lateral o bajista) ha venido marcada por su valoración (CAPE y Ratio q). De esta forma, los mercados seculares (aquellos con una duración superior a cinco años) alcistas han venido precedidos por valoraciones bajas (y por tanto, atractivas rentabilidades futuras), mientras que los mercados laterales o bajistas (dependiendo de interpretaciones) han venido precedidos por generosas valoraciones. Desde la Segunda Guerra Mundial se han vivido dos mercados seculares alcistas y dos mercados seculares bajistas o laterales.

 

a) Inicio del mercado alcista de (1942 -1965)

En 1942 la ratio CAPE era de 7.5x y la rentabilidad por dividendo un 8,7%. La rentabilidad estimada por el modelo era cercana al 22% anualizado. En el caso de la Ratio q, cercana al 21% anualizado. La rentabilidad en los siguientes diez años finalmente fue del 23% anualizado.

 

b) Inicio del mercado lateral (1965 -1982)

En 1965 la ratio CAPE era de 24x y la rentabilidad por dividendo un 2,9%. La rentabilidad estimada por la CAPE era del 4%, similar a la estimación de la Ratio q. La rentabilidad de los posteriores diez años fue del 4%. Lo peor fue que desde 1966 hasta 1982 obtuvieron rentabilidades inferiores a las de las letras del tesoro, haciendo buena la advertencia contra la errónea noción de que las acciones, como clase de activo, son siempre una opción superior frente a cualquier otra independientemente del precio que se pague por ellas. 

 

c) Inicio del mercado alcista de (1982 -2000)

En 1982 la ratio CAPE era de 6.5x y la rentabilidad por dividendo un 6,6%. La rentabilidad estimada por el modelo era cercana al 22% anualizado. En el caso de la Ratio q, cercana al 21% anualizado. La rentabilidad durante los posteriores diez años finalmente fue del 22% anualizado. Este fue el caldo de cultivo perfecto para cuestiones como la inversión pasiva y el ‘buy-and-hold’ incondicional.

 

d) Inicio del mercado lateral (2000 – ?)

En el máximo de 2000, la ratio CAPE era de 43x y la rentabilidad por dividendo un 1,1%. La rentabilidad estimada por la CAPE era del -3%, frente al -2,6% estimado por la Ratio q. Los inversores terminaron sufriendo rentabilidades negativas en los siguientes diez años.

 

2009-2014 ¿Un mercado artificial?

Existen fundadas sospechas que llevan a pensar que el mercado alcista iniciado en 2009 tiene un buen componente de ‘artificialidad’ y que esta, está lejos de ser una casualidad. Para el ‘triunvirato de la Fed’ el nivel de los activos - y en el caso que nos compete, el de las acciones - ejerce una influencia capital sobre la economía. Así por ejemplo, en 2013 Alan Greenspan afirmó que “el mercado de valores es el jugador clave en el juego del crecimiento económico”. Ben Bernanke por su parte también afirmó que “…unos mayores precios de las acciones impulsarán la riqueza de los consumidores y ayudarán a aumentar la confianza, que también puede estimular el gasto. El aumento del gasto dará lugar a mayores ingresos y beneficios que, en un círculo virtuoso, apoyarán la expansión económica". Por último, Janet Yellen, no quedándose atrás ha señalado “… parte del estímulo económico viene a través de un mayor nivel de precios de las acciones e inmuebles, lo que causa que la gente con viviendas y acciones consuma más, lo que causa que se creen empleos y los ingresos se incrementen a lo largo de toda la economía”.

Con este transfondo, la Fed y otros bancos centrales han utilizado el arsenal a su disposición, a saber, política fiscal y monetaria, para desencadenar una apreciación generalizada de activos para de esta formar tratar de ingeniar la tan ansiada recuperación económica.

 

Política fiscal y márgenes de beneficios record

Aunque no viene al caso profundizar aquí en los principios de la ecuación de Kalecki, nos basta para motivos ilustrativos saber que los déficits de un sector (en este caso el público) emergen como superávit del otro (sector privado). El sector privado está compuesto por familias y corporaciones. Como el nivel de ahorro de las familias es actualmente reducido, podemos llegar a la conclusión de que gran parte de esos déficits están yendo a las corporaciones, como muestra el siguiente gráfico que descompone la procedencia de los beneficios corporativos de los EE.UU. Resulta peligroso pensar que los actuales márgenes de beneficios vayan a ser sostenibles una vez que los déficits públicos se reduzcan. Los déficits de los EE.UU. ya han empezado a reducirse. Históricamente estas reducciones operan con un retraso de entre cuatro y seis trimestres, por lo que 2015 podría ser el año donde se muestren estos efectos.

Política monetaria y múltiplos sobre beneficios

Últimamente conocida por la notoriedad de las medidas de Quantitative Easing (QE), la política monetaria quizá tiene un efecto más visible sobre el mercado de valores. El funcionamiento de las medidas ‘no convencionales’ o QEs en materia de política monetaria no puede ser mejor descrito que como lo ha hecho Brian Sack de la Fed de Nueva York:

“Un canal principal a través del cual este efecto se lleva a cabo es por el estrechamiento de las primas de riesgo de los activos que se compran. Con la compra de un activo en particular, la Reserva Federal reduce el importe de los títulos mantenidos por el sector privado, desplazando a algunos inversores y reduciendo las participaciones de otros. Para que los inversores estén dispuestos a hacer esos ajustes, el rendimiento esperado del título tiene que caer. Dicho de otra manera, las compras impulsan el precio del activo y por lo tanto disminuyen su rendimiento. Sería de esperar que estos efectos se extendiesen a otros activos de naturaleza similar, en la medida en que los inversores estén dispuestos a sustituir activos. “

 

Es decir, comprando activos como los bonos del tesoro a largo plazo, la Fed ‘empuja’ a los `propietarios habituales’ de estos títulos hacia otros activos más atractivos… hasta que estos dejan de serlo. Los efectos sobre las acciones han sido muy bien descritos por el inversor Francis Chou en su última carta a los accionistas:

“Una de las consecuencias de la flexibilización cuantitativa (QEs) son las bajas tasas de interés. Indirectamente, las tasas de interés tienen una influencia enorme en el cálculo del valor intrínseco. Cuando usamos el método del descuento de flujos de caja para calcular el valor intrínseco, ponemos la tasa de crecimiento de la empresa en el numerador y la tasa de descuento en el denominador. Normalmente utilizamos el bono a 30 años como proxy para la tasa de descuento. Algunos inversores utilizan el bono del Tesoro a 10 años.

Sin embargo, cuando las tasas de interés son tan bajas como lo son ahora y utilizas estas, se puede crear la sensación equivocada de que las acciones están baratas. Matemáticamente, la fórmula del descuento de flujos de caja, cuando la tasa de crecimiento es superior a la tasa de descuento, usted puede pagar cualquier precio por una acción y aun así justificar que está barata. Así es como funciona la matemática. Si la gente está convencida de que estas bajas tasas de interés están aquí para quedarse por un largo tiempo, entonces las acciones están baratas, especialmente para las empresas cuyas ganancias están creciendo.

Pero deberíamos tener mucho cuidado al utilizar unos tipos de interés bajos como justificación para pagar precios más altos. Es el oro de los tontos y podría conducir a grave error de juicio en la evaluación de las compañías.”

 

Este es el cocktail explosivo resultante de la combinación de niveles de beneficio record, tasas de interés en mínimos históricos, unas prácticas que obligan al ahorrador a ‘hacer algo con su capital’ y la predilección casi atávica entre los ‘expertos’ por un sistema fallido como el ‘modelo de la Fed’.

 

Valoración a largo… liquidez a corto

Si a largo plazo la valoración lo es todo, a corto plazo la liquidez ‘domina’ la relación. Cualquiera de las medidas existentes sobre esta última muestran unos niveles liquidez extraordinarios. Por ejemplo, los índices Bloomberg de condición financiera tanto para EE.UU. como para Europa muestran niveles de liquidez por encima de la media histórica del periodo 1994-2008, época en donde ya la iliquidez brillaba por su ausencia (en el gráfico, la media de dicho periodo es el nivel cero).

 

En su libro Expected Returns, ‘uber-geek’ Antti Ilmanen señala: “el VIX es un proxy decente de las condiciones de liquidez.” El VIX se encuentra en niveles muy bajos, por lo que la liquidez parece extrema.

 

Otra forma de medir la liquidez es desde la conocida como Marshallian k, enraizada en la ‘Teoría Cuantitativa del Dinero’. Este indicador podría definirse como la liquidez creada en el sistema no absorbida por la ‘economía real’ (PIB). Se calcula como la inversa de la velocidad del dinero (V). En concordancia con las anteriores mediciones, la Marshallian k también nos advierte del incremento de una liquidez absorbida por la ‘economía financiera’.

 

No menos importante es la liquidez proporcionada por las recompras de acciones realizadas por las propias compañías. Según el último informe ‘ Buyback Quarterly’ de la compañía Factset, las recompras de acciones de las compañías del S&P 500 han crecido en el último año un 28,5% y durante los últimos tres trimestres estas se han situado por encima de los $120B/trimestre. Desafortunadamente, el timing de las recompras ha sido históricamente desastroso. Por ejemplo, durante 2007 con una CAPE en el cuartil ‘más caro’ las recompras fueron de unos $500B, mientras que en 2009, con un S&P 500 cotizando entre el primer y segundo cuartil ‘más barato’,  apenas alcanzaron los $140B.

Además, en muchos casos los recursos destinados a recompras (el dinero de los accionistas) son vistos como ‘pólvora ajena’ para los directivos. Resulta bastante recurrente encontrar situaciones en la que la compañía está recomprando sus acciones mientras que los insiders (directivos de alto y medio rango) están haciendo todo lo contrario con sus propias acciones. Sin ir más lejos, actualmente las recompras en el S&P 500 durante los últimos cuatro trimestres han alcanzado los $477.6B, mientras que según el experto en insider trading de la Universidad de Michigan Neyjat Seyhun, la ratio actual de ventas sobre compras por parte de la alta y media dirección es de seis a uno, el doble que la media histórica desde 1990. Según Seyhun, las perspectivas de los directivos son “las más pesimistas que nunca he visto en los últimos 25 años”, ¡Viva la creación de valor para el accionista!

 

Conclusión

La valoración o dicho de otro modo, el precio que uno paga por un activo, es el principal factor para la obtención de buenas rentabilidades a largo plazo. No se deje influenciar por modelos fallidos como el de la Fed, utilizados por aquellos con intereses muy distintos a los suyos como inversor. Aunque a largo plazo la valoración domina la ‘ecuación de las rentabilidades’, a corto plazo es la liquidez la que toma el relevo. Basar un sistema de inversión únicamente en ella sería como invertir basándose en la ‘teoría de los castillos en el aire’.

 

Publicar Ocultar ¿Quieres hacer públicos tus favoritos? Publicar No por el momento
32 comentarios
11 veces compartido

Excelente artículo, muchas gracias.

Acabo de leer un artículo publicado por MFS funds ("Asset allocation for this year and beyond" para aquellos que le quieran echar un vistazo) que viene a decir algo similar. En resumen: 1) el resultado de las inversiones tiene mucho que ver con la valoración del mercado (o del equity) y poco o nada con el crecimiento económico, 2) el mercado tanto de bonos como el S&P 500 están sobrevalorados, 3) uno de los mayores riesgos al invertir es "correr detrás de la rentabilidad", es decir, cada vez corremos más riesgos motivados por la falta de rentabilidad de los activos y pasamos de depósitos a bonos, de bonos a hild yield, etc  no motivados por una adecuada ecuación riesgo / valoración / rentabilidad.

En general recomiendan:

1. Incrementar la liquidez

2. Cuidado con el high yield.

3. Bajar duración en bonos.

4.Precaución con USA, y más aún con small caps que consideran más sobrevaloradas aún.

5.Considerar emergentes.

Un saludo

 

 

 

Rubén muy buen artículo como siempre. Comparto el contenido a pesar de todas las defensas que se están haciendo sobre la invalidez del CAPE parecido a lo que indica Fabala y basándose en factores como los cambios en la forma de considerar el cálculo de los beneficios o como afectan los goodwills o los buybacks al cálculo del CAPE respecto a los dividendos: 

http://philosophicaleconomics.wordpress.com/2013/12/13/shiller/

http://www.businessinsider.com/jeremy-siegel-criticizes-shillers-cape-2013-8

Es cierto que los americanos, bueno y el resto del mundo, cuando los datos no "molan" se cambia la forma de calcular y a otra cosa mariposa, ya sea paro, IPC, beneficios, deuda, deficit o lo que se tercie.

Creo que tienen razón, pero aunque el cálculo no sea preciso y haya cierto "margen" cuando algo se ha pasado de rosca, pues se ha pasado y no hay vuelta.

Por otro lado hay ejemplos comoo Buffet que devolvió el dinero a finales de los 60 para volver a invertir fuerte en el 74, pero también hay otros periodos que tanto él como otros inversores value han tenido unos resultados excelentes como desde el 2000 a pesar de la situación, luego siempre hay empresas infravaloradas si las sabes encontrar. (No será el caso para los índices, etfs y gesitón pasiva en general).

Por último mirado activos ahora no sé qué nos queda barato ¿las mineras de oro? desde luego lo parecen, ¿los emergentes? han subido ya algo, ¿China, Rusia?

Tiene pinta de que esto va a durar, la mierda (con perdón) seguirá flotando mientras no baje la marea y eso no pasará hasta que no cierren el grifo.

Desde luego una opción de liquidez 100% o esperar dentro con 4% como dice arturop muy pendientes para salir cuando se produzca la bajada o durante el gran lateral no parece muy atractivo.

Saludos,

 

 

 

 

Excelente artículo, he disfrutado leyendolo, muchas gracias. 

Y si la política fiscal y monetaria del "triunvirato de la FED" es la nueva forma "productiva" que venga a compensar los cambios en la estructura económica global, y ésta se perpetúa y se imita por otros? Hemos pensado en un mundo así?

@hdsprngr

Mi padre sólo tenía estudios primarios pero era una persona muy inteligente y tenía un enorme sentido común.  Lo recuerdo como si fuera hoy, recuerdo que por la década de los 70, en plena crisis energética, cuando el petróleo se puso por las nubes y aquel año las calles de Barcelona, por Navidad, apenas estaban iluminadas con las tradicionales guirnaldas luminosas.  Recuerdo que le dije a mi padre, que si el petróleo había subido tanto de precio por qué no imprimía más dinero el gobierno y así podría comprar todo el petróleo que necesitara.  Mi padre se rió viendo que a su hijo -que sí tenía acceso a estudios- se le había ocurrido algo genial, la máquina de imprimir billetes.  Desde luego que no era tan descabellada la idea cuando se la copiaron los bancos centrales, pero mi padre era mucho más inteligente que la FED, y recuerdo la contestación:   Si hacemos más dinero el petróleo subirá más el precio y si de nuevo imprimimos más dinero subirá aún más.

Y esa es la situación en la que estamos ahora, en una extraordinaria valoración de los activos y una deuda enorme e impagable. La economía está dopada y se ha creado adicción, y me temo que dificilmente sobrevivirá sin estimulos. Yo no estoy seguro de qué ocurrirá cuando se intenten retirar estos estimulos y si los Bancos Centrales no tendrán seguir bombeando para combatir la nueva crisis. Nos hemos metido en una enorme trampa para no tener que resolver cambios estructurales. En esto estoy con Paul Singer.  

Ayer en una entrevista en Radio Nacional, a Cayo Lara coordinador de Izquierda Unida, le preguntaban por los remedios para crear empleo y salir de la crisis.  A lo habitual de Stop deshaucios añadió algo que a mí me pareció increíble en un partido democrático y que se supone que tiene que aceptar las reglas del juego.  Remarcó que la deuda del estado español era del 100 % del PIB y que cada día debíamos pagar 200 millones en intereses, lo que equivalía a la construcción de un hospital de 500 camas,  y que eso era insostenible.  La solución?  Él diferenció entre deuda legtima e ilegítima, aunque no matizó a qué se refería con la deuda ilegítima, su solución era decirle a su poseedor que había invertido en un país quebrado y que la sociedad necesitaba ese dinero para dar pisos a los necesitados y para crear empleo, y a continuación impagar la deuda.

Pues eso, yo me quedé alucinado, com los indignaos pero por distintos motivos, pues eso... allí vamos...

Bueno, yo estoy de acuerdo, sobre el papel, con que una parte de la deuda no se pague, se retrase, aplace etc, preferiblemente mediante acuerdo con los acreedores. Esto se haría cuando el dinero destinado a pagar la deuda no está ahí o hay cosas más importantes que hacer con él. El problema es que como estas cosas más importantes están a merced de los valores e intereses de los políticos y en general la mayor parte de la aplicación que hace el Estado de sus ingresos para mi es inmoral (juicio de valor mío), además de que es razonable pensar que haya mucha gente que piense como yo, aunque sea sobre usos distintos, las únicas conclusiones a las que se puede llegar son:

1) No se debería permitir que los Estados se endeudasen y/o

2) Allá cada cual con a quien le presta el dinero y a qué precio lo hace

@ruben, ud. va para gestor de fondos, ya no contesta a los comentarios.

o para analista y escritor de libros ;-))

Amigo Renato, no generalices con lo de escritor de libros:-)

Estoy seguro que el comentario de Rubén será tan bueno como su propio artículo.

Querido Luis, he puesto las 2 condiciones juntas adrede jejej 

Pues es verdad, disculpa. Ahora que no nos oye nadie, se ganan mucho mejor la vida los primeros que los segundos. Es evidente que me equivoqué al optar por lo segundo.  Un abrazo

Ya sabes, puedes siempre cambiar:  empiezas a hacer unas cuantas predicciones, cuantas mas mejor , y deja que el tiempo permita que nos olvidemos de las malas y nos acordemos de las buenas ;-))

@Fabala:  Predecir no está en mi círculo de competencia pero si mis incentivos económicos rondan los 7 dígitos anuales estoy dispuesto a renunciar a mis principios.

@arturop:

Disculpeme, no he ignorado su comentario, lo he dejado reposar y admito que tiene usted razón en sus dos puntos. Si hay un impago de la deuda sería la 14ª vez que el Estado Español lo hace pero hay que prorratear la quita entre todos los actores, con independencia de cuánto dinero han invertido y de si los inversores son institucionales, estados extranjeros o amas de casa. Lo que no acepto es que haya deuda legítima y deuda ilegítima.

Cuando se habla de Justicia Social, no hay que olvidar que deja de ser justicia. En un estado de derecho todos somos iguales ante la ley, ya seamos pobres o multimillonarios. La justicia se representa con los ojos vendados porque tiene que ser neutral y no tiene que condicionarse ante las circunstancias personales de los individuos.  

Yo creo que @Ruben1985 nos está haciendo un JIC.

@Luis1, si hubiera habido "prevaricación" o "colusión" entonces sí que habría una parte de deuda que se podría tildar de ilegítima. Es como si me ponen una pistola en la sien y me dicen "ahora me debes 100000, fírmalo"

Su último párrafo da(ría) para libros y libros, con lo que no voy a entrar jeje.

@arturop:

No piense que soy un ser egoista e insolidario. Muy al contrario, lo que no me gusta es que otros decidan (sobre todo el Estado) hasta dónde y cómo y cuándo debe llegar mi solidaridad.

Ya sabe Vd. que concurro con Vd. en muchas de sus tesis al respecto, pero en cualquier caso me abstengo de hacer juicios morales negativos contra quien decide libremente ser no solidario.

El tema de la justicia social que apunta Vd. es muy delicado, y creo que parte del problema es semántico (y discúlpeme pero creo que Vd. incluso lo empeora al utilizar el símbolo que utiliza) al llamar justicia a algo que es otra cosa.

@Luis1: Cayo Lara diferencia entre deuda legítima e ilegítima ¿y alguien se sorprende? Pero, hombre, si se lee en clave política es un guiño descarado a "Podemos" que lo incluye literalmente en su programa. IU ignoró el intento de acercamiento pre-electoral de esta nueva formación porque subestimó (como todos) sus resultados y, ahora, no sabe qué hacer para convencerles de que tienen muchos puntos en común. ¡Patético, así es la casta política!

Los fracasos, y lo de IU o UPyD lo son, son difíciles de digerir, pero en el primer caso ha sido bestial cómo de la nada al Sr. Lara le han ocupado exactamente su mismo espacio político a base de marketing y "yes, we can". Ni para engañar al electorado ha servido el hombre.

Excelente artículo. Muchas gracias.

 Comentar

Artículos relacionados en Finect

Merlin y los caballeros de la Tabla Redonda

jparadinas


En el artículo anterior, ya conocimos un poco a Merlin Properties, pero me quedé con las ganas de analizar esta empresa un poco más. Desde mi punto de vista, nunca es necesario analizar una empresa a fondo si no no...

La gentrificación del barrio de Chueca

Housers


Se entiende como  gentrificación al fenómeno que sucede cuando un barrio que previamente era industrial o de clase baja mejora y sube la clase social volviéndose atractivo para un sector de ciudadanos con un nivel ...

Inditex o BME ¿con cual habría ingresado más dividendos?

finanzasmania


Hoy vamos con una entrada de análisis del dividendo, como los que hace más tiempo que me leéis sabéis, empecé entusiasta mis inversiones basadas primero en fondos de inversión, para luego evolucionar a invertir dir...

La rentabilidad del alquiler por habitaciones

Housers


A partir de ahora, será posible diversificar aún más la cartera por tipología de inmuebles. Con Housers, ahora es posible invertir en viviendas que serán destinadas al alquiler por habitaciones.Una de las virtudes...

Últimos artículos del blog de Ruben1985

Mejor Escenario para el S&P 500
81 Comentarios
El Factor Calidad y la Psicología Inversora
34 Comentarios
Leyendo las Hojas del Té: Diciembre 2015
20 Comentarios
Leyendo las Hojas del Té: Noviembre 2015
16 Comentarios
Un Acertijo Económico
23 Comentarios
Introducción al Value Investing (shame on me!)
56 Comentarios
Ray Dalio: Cómo Funciona la Máquina Económica (vídeo en español)
1 Comentarios
¿La Muerte del Contrarian o Nada Nuevo Bajo el Sol?
16 Comentarios
Reflexiones sobre el S&P 500
15 Comentarios
Una Oda (breve y melancólica) a los Dividendos
48 Comentarios

app version

Wed Nov 02 13:34:35 CET 2016

2221

79dd84889bae13e7769f41dc060a3ba472981ca5