Sun_Tzu (493º) 

Este artículo ha sido marcado como molesto Deshacer
Sun_Tzu
23:13 el 08 marzo 2013

Un e-mail que me he hace pensar...

Lo que viene a continuación, en absoluto es mio, lo copio y pego de un correo que me acaba de llegar de una persona muy querida que procede de una familia muy humilde.

 

¡¡TE RECOMIENDO LEER EL

ARTICULO SIN SALTARTE UNA

COMA!!!


"¿Quiénes son los pobres? Los nietos de los ricos". Aforismo castellano


Cuando analizas lo que ocurre en una empresa o una sociedad, debes buscar las causas que provocan su situación, porque sólo trabajando sobre las causas, puedes cambiar los efectos. Y no tengo ninguna duda de que una de las principales causas de la prosperidad que vivimos en los años pasados fue la actitud de la generación de nuestros padres, y una de las principales causas de la crisis, es haber perdido esa actitud.


Recuerdo que hace años, un empresario brillante que viajó a China para hacer negocios, me comentaba: "China va a ser imparable. Cuando llegas allí el ambiente te recuerda la España de los años 70. Todo el mundo quiere trabajar mucho, ahorrar, comprarse su casa, su coche, que sus hijos vayan a la universidad. Cuando una generación está así centrada, no hay quien la pare" Este pensamiento me hizo reflexionar entonces y me ha vuelto a la memoria al contemplar a las tres generaciones que convivimos.


Mis padres tienen en torno a 70 años, y siempre han sido un ejemplo de trabajo, honradez, austeridad, previsión y generosidad. Pertenecen a una generación que, como dice mi padre, les tocó el peor cambio: de jóvenes trabajaron para sus padres y de casados para sus hijos.


Son gente que veían el trabajo como una oportunidad de progresar, como algo que les abría a un futuro mejor, y se entregaron a ello en condiciones muy difíciles. Son una generación que compraba las cosas cuando podía y del nivel que se podía permitir, que no pedía prestado más que por estricta necesidad, que pagaban sus facturas con celo, y ahorraban un poco "por si pasaba algo", que gastaban en ropa y lujos lo que la prudencia les dictaba y se bañaban en ríos cercanos, disfrutando de tortillas de patata y embutidos, en domingos veraniegos de familia y amigos.


Y tan sensatos, prudentes y trabajadores fueron, que constituyeron casi todas las empresas que hoy conocemos, y que dan trabajo a la mayoría de los españoles.


Sabían que el esfuerzo tenía recompensa y la honradez formaba parte del patrimonio de cada familia. Se podía ser pobre, pero nunca dejar de ser honrado.


La democracia significaba libertad y posibilidades y seguir viviendo en armonía y respeto.


Y cometieron los dos peores errores imputables a esa generación:


1) "Que mis hijos no trabajen tanto como trabajé yo". Nos cargamos la cultura del esfuerzo y del mérito de un plumazo, convirtiendo el trabajo en algo a evitar.


2) "Como tenemos unos ahorrillos, hijo, tu gasta, que para eso están tus padres". Con lo que mi generación empezó a pensar que el dinero nacía en las cuentas corrientes de sus padres, que daban la impresión de ser inagotables y que los bancos eran unas fuentes inagotables de hipotecas, rehipotecas y contrarehipotecas.


Y entonces, eclosionó nuestra generación (yo soy del 67). La generación de los nuevos ricos, la generación de "los pelotazos", del gasto continuo, de la especulación, de la ingeniería financiera, de la exhibición del derroche, la de lo quiero todo y lo quiero ya, la de "papá dame".


Y todos nos volvimos ricos (en apariencia), todos nos convertimos en gastro-horteras. ¿Conocéis a alguien que se atreva a comer un bocata de chorizo? Le corren a gorrazos por paleto. Ahora hay que comer hamburguesas deconstruidas al aroma de los almendros al atardecer. ¿Y qué decir del vino? Pasamos del Don Simón con Casera, al Vega Sicilia sin fase de descompresión. El vino ya no está "bueno", ahora tiene matices a fruta del bosque, con un retrogusto alcohólico, que adolece de un cierto punto astringente, con demasiada presencia de roble. Esto, por supuesto, a golpe de docenas de euro, que para ser un "enterao" hay que pasar por taquilla. ¡Y es que pocas cosas cuestan tanto, como ocultar la ignorancia!


Somos la generación de "endeudarse para demostrar que eres rico".


Increíble pero cierto.


- ¿Sólo debes 500.000 ?? Es que eres un cutre. Mira, nosotros debemos ya 2.000.000 y nos están estudiando una operación por otros 2 más.


- Vosotros sí que sabéis sacar provecho al sistema. Ojalá yo algún día pueda deber esas cantidades. ¡Cuánto envidio tus préstamos!


En Alemania no daban abasto a fabricar Mercedes, Audis, BMW para los españoles.


Irrumpió Europa en nuestras vidas y llegó en forma de mega infraestructuras que producían mega comisiones para todos los involucrados. ¡Viva el cazo! ¡Viva el yerno del Rey! ¡Que se besen los padrinos! Además llovían las subvenciones, nos daban una fortuna por plantar viñas y luego a los dos años otra fortuna por arrancarlas. Que llegaba un momento que no sabías si tenías que plantar o arrancar. A propósito, ¿Qué toca este año?


Si algún "tarao" dice que hay que parar esto, se le lapida y "que no pare la fiesta". Por supuesto que todos estamos de acuerdo que esto es imposible que se sostenga, pero hay que empezar a recortar por el vecino, que lo mío son todo derechos esculpidos en piedra en la sacrosanta constitución.


De la siguiente generación mejor no hablar (lo dejaré para otro post). Esa es la generación que dice el aforismo que será pobre, por ser nieta de ricos.


Si somos incapaces de volver a los valores con los que se construye una sociedad sostenible, nos hundiremos, eso sí, cargados de reivindicaciones.


En mi casa siempre he tenido un ejemplo vivo de cordura, honradez y esfuerzo. Y no han sido menos felices que nosotros. Los psiquiatras, de hecho, dicen que al revés, que han sido bastante más. Debe ser que la sencilla tortilla, el melón fresquito, comprar el sofá cuando se podía, poner las cortinas cosidas por nuestra madre, con ayuda de la abuela, trabajar y echarle huevos para emprender (aunque no lo llamaban así) no debía ser mala receta.


Desde aquí quiero dar las gracias a mis padres y a toda esa generación que nos regalaron un país cojonudo, que nos hemos encargado de arruinar (entre todos, que todos hemos aplaudido la locura), y que sólo con que nos descuidemos un poquito más, le vamos a dejar a nuestros hijos un protectorado chino, donde serán unos esclavos endeudados y tendrán unas historias legendarias sobre la prosperidad que crearon sus abuelos, empeñaron sus padres y son incapaces de imaginar los nietos.


Estamos a tiempo de cambiarlo, pero cada vez tenemos menos. Podemos encontrar maestros en casa.

Publicar Ocultar ¿Quieres hacer públicos tus favoritos? Publicar No por el momento
10 comentarios
4 veces compartido
Eres grande,muy grande! Chapeau!

Estoy de acuerdo con la primera parte, pero no con la segunda, mis hijos, que son del 70, son muy trabajadores y no deben nada, ahorran y tienen muy buenos planes de pensiones y a sus hijos, les enseñan a comer muy bien , por supuesto, bocadillos de chorizo y de tortilla de patata, son buenos estudiantes, ahorran sus propinas para disfrutarlas comprando lo que les gusta, que por supuesto sus abuelos y sus padres, no les compran facilmente, pues deben saber lo que cuesta conseguir las cosas.

Claro , pero debe ser por que yo soy un bicho raro y eduqué a mi familia en lo que a mi me enseño mi padre y a él , mi abuelo.

Esteban,

Me alegro mucho por ti y por tus hijos..., pero aunque agraciadamente no sea aplicable a todo el mundo, no deja de ser cierto en un alto porcentaje de los casos. La cultura del esfuerzo y del mérito menos más mal que se han de inculcar en el hogar y no en el colegio porque si no, apañados estabamos...

Enhorabuena por ser un "bicho raro", también lo es Warren Baffet que le dió a su hijo Peter $90000,00 para que se buscase la vida, (no están mal 90.000,00 dólares para empezar a hacer algo por tus propios medios ¿verdad?), pues el bueno de Peter se presentó en Omaha a pedirle como buen hijo pródigo a su padre más, más, que me lo he gastado. Warren dijo: no. Seguramente le dolería más al padre que al hijo la negativa, pero había que educar.

Yo aspiro a ser otro "bicho raro".

Atentamente.

La  verdad es que este artículo tiene mucha razón y es muy bueno.

 

Miguel

Soy del 66. Este artículo refleja la educación recibida y los patrones de comportamiento de mis padres. Al día de la fecha, no encuentro unos valores mejores a trasmitir a los hijos que los aquí descritos. No encuentro valores mejores al trabajo, esfuerzo y sacrificio para hacerse mejores personas y hacer mejor personas a quienes nos rodean.  Por poner alguna pega, sería la mezcla del trabajo junto al enriquecimiento por la rentabilidad del capital atesorado. Ellos no recibieron cultura financiera. Está en nuestras manos mejorar en este aspecto el patrón educativo recibido en beneficio de nuestros hijos y las próximas generaciones.

@Sun_Tzu:

Interesante, lúcido y didáctico artículo.

Es la obligación de los padres enseñar a sus hijos a ser conscientes de los valores importantes de la vida, en el terreno familiar, afectivo, laboral, humano, económico, social, etc.

Todo ello me parece incompatible con comprarles un movil "Iphone" a los 8 ó 9 años, regalarle la "Play" para que se tire horas y horas jugando y que crezcan rodeados de tecnología pero "solos" de guía paterna.

Reivindico para las nuevas generaciones más contacto humano, más compromiso de los padres por educar diciendo "NO"... cuando se debe decir "NO"... en vez de decir a todo que "SI", para que: "No se enfaden y nos dejen tranquilos descansar en el fin de semana".

Quizá el problema lo tienen los padres actuales de los 30, 35 ó 40 años, que se han criado teniendo cada vez más comodidades y se enfrentan a un mundo al que no saben "plantarle cara" por comodidad.

Mientrás esto va pasando, en España seguimos teniendo como alternativa del fin de semana juvenil..."BOTELLÓN"  y "record europeo en consumo de CANNABIS y COCA".

Y para el resto de los días de la semana miles de jóvenes licenciados repartiendo curriculums por las tiendas de ropa, grandes superficies, empresas de publicidad callejera o los "burguers".

La pregunta del millón es la siguiente: ¿Que hemos hecho para merecernos este país?   :((

 

@Sun_Tzu: gracias por el maravilloso artículo que es una verdad como un templo, salvo raras excepciones, como todo en la vida. 

Soy de 1945 y durante los últimos años de mi vida laboral, sucedió exactamente lo del artículo, trabajaba para una empresa de M&A y venían a verme cada día, empresarios de mi edad, de pequeña y mediana empresa, esos que tú has citado, porque no sabían qué hacer con la empresa, los hijos solían ir con su Porsche o su BMV a darse una vuelta por la empresa que su padre fundó con todos los sudores del mundo pero no querían hacerse responsables de su gerencia, o sea, no querían trabajar, incluso uno de ellos, nos dijo que hiciéramos la prueba de si su hijo valía como sucesor suyo y después de observarlo, vendimos la empresa antes de que se la cargara su hijo.

Todo esto es real como la vida misma y he recibido en mi despacho a miles de empresarios de mi edad con el mismo problema de sucesión empresarial, congenié muy bien con todos los empresarios de mi generación porque eramos iguales, teníamos dos o tres hijos, habíamos trabajado como chinos( es un halago para los chinos) y nos comprendíamos muy bien. Para mí fué un éxito rotundo, profesionalmente hablando y cuando me jubilé de la empresa me hicieron un homenaje y me regalaron una placa de plata por el evento.

No creo que hoy día pase nada de ésto.

No se si reir porque el articulo es muy divertido o llorar porque lamentablemente creo que en un gran porcentaje es verdad. Tambien es verdad lo que dice @Esteban, no se puede generalizar, hay jovenes con muchas ganas aunque lo tienen bastante dificil porque las oportunidades no abundan y todo, en mi opinion, se ha vuelto bastante mas complicado.

 

Pues a mi también me ha gustado mucho el artículo y por supuesto sin generalizar pero es muy cierto.

En España (y en gran parte de Europa también) se ha vivido muy bien y parece que no queremos despertar.

Muy buena descripción de la herencia generacional donde cabe denunciar muchísimas cosas que han hecho cambiar el horizonte de nuestros jóvenes en cada una de las diferentes capas que componen nuestra sociedad.

La cantidad de opciones hace que el grupo se disperse y que los propios intereses cobren mayor protagonismo

En el ámbito familiar el estresante ritmo de vida hace que se delegue la educación a generaciones más viejas que cobran  un protagonismo perdido y que provoca conflicto y pérdida de autoridad de los progenitores reales.

La educación impartida desde la escuela ya no es tal, allí se enseña, no se educa, pero si les ponen al corriente de como tienen que debatir, rechazar e incluso denunciar si las formas de los padres no convienen.

Un empresario  de éxito después de darle la mejor enseñanza a su retoño, tras mandarlo a las mejores escuelas extranjeras puede tener que luchar con que en contra de sus principios, se encuentra con que lo que se ha enseñado es  a ganar dinero rápido aunque sea a costa de la empresa que tanto sacrificio costo levantar, y es que a veces se paga más por eliminar a la competencia que por mejorar la propia.

Luego hablamos de la cultura financiera, ahí es donde me pierdo, pues no sé si se trata de la del que trabaja como nuestros abuelos o la del becario que quiere hacerse rico en cuatro días.

En cualquier caso esto tiene difícil solución, o si no díganme ustedes: ¿Qué opciones tendríamos que desechar para mejorar? Y que no nos echaran a la hoguera, claro.

 Comentar

Últimos artículos del blog de Sun_Tzu

Un e-mail que me he hace pensar...
10 Comentarios

app version

Wed Nov 02 13:34:35 CET 2016

2221

79dd84889bae13e7769f41dc060a3ba472981ca5