aoshi7 (12º) 

Este artículo ha sido marcado como molesto Deshacer
aoshi7
18:41 el 11 mayo 2010

Situación Actual (Económica-Social-Bursátil-Inmobiliaria) ( Por PP.CC)

El modelo económico que muere en España es un horror:

- producción e inversión: El Pisito;
- consumo público: El Terruñito;
- consumo privado: low cost;
- importación: Mercedacos de segunda mano;
- exportación: lumpenturismo;
- capital (financiación): europedigüeñitis, deuda externa, El Hipotecón y Cajas de Ahorro; y
- trabajo: sin cualificación, inmigración y precariedad.

"La culpa la tiene la banca" es uno de los dos mantras mixtificadores que intentan difundir los que se han aprovechado de la guarrería esta y todo su afán es que desviemos el tiro. El otro es "la culpa la tienen los políticos". ¿Qué suena mejor?

Lo de los políticos huele a fascismo que echa para atrás; en el fondo, lo que nos están diciendo es que habría unos tecnócratas despolitizados, vestidos de militar, de Juez o de Inspectores de Hacienda, en cuyas manos deberíamos abandonarnos. Músicas celestiales.

Pero, en principio, que la banca tenga la culpa suena genial, y permite vender muchos libros. "Asquerosa banca, cerdo capitalismo". En nuestros cerebros, tenemos asociada la palabra "Banca" a los capitalistas usureros de sombrero de copa y puro humeante de principios del movimiento obrero. Sin embargo la Banca de hoy, tras la revolución keynessiana, no tiene nada que ver con esa imagen. Hoy, Banca y Fisco son dos caras de la misma moneda, si me apuran.

En mi modesta opinión, lo más grave de lo que está pasando es que  se juega con fuego haciendo creer a los pobres compradores de pisos caros y triunfadores   rebajados que compraron ya hace mucho tiempo, que "han perdido algo estos años"  , que la Banca está sucia de culpa... y, por contra, ellos , políticos buenos, no.

Frente a esta argucia, hay contraponer que la banca no tiene la gran culpa de la crisis, aunque no sea inocente, y, sobre todo, que está pilladísima con el pinchazo de la burbuja y es muy desestabilizador rajar contra ella.

Habría que preguntar a los políticos:

- "Vale, de acuerdo, la banca es vil; pero, ¿podría usted precisar qué conductas son las reprochables?; ¿sería tan amable de decirnos cuáles son las entidades que más han pecado?".

Los políticos silencia n absolutamente la cuestión de la burbuja inmobiliaria.

Como decimos tantas veces, primero, la crisis no es financiera (todas lo son, luego es del género imbécil quedarse solo en ello); la crisis es inmo-hipotecaria y afecta a muchos países, aunque no a todos con la misma gravedad; los que lo llevan peor son los que utilizaron lo inmobiliario como locomotora y los muy dependientes del crédito externo. Y, segundo, que los entes susceptibles de tener la culpa son solo cuatro:

- banca,
- reguladores (políticos),
- comunicadores y
- jugadores.

Todos formamos parte de, al menos, uno de estos cuatro entes.

Es obvio que la culpa está repartida; pero lo que aportamos es la reflexión, llena de madurez y sensatez, de que, sobre todo, LA CULPA ES DE LOS JUGADORES, cosa, por otra parte, que todo el mundo sabe en su fuero interno.

La culpa de que tú estés enganchado y tengas mono, ante todo, la tenéis tú y tu camello.

La culpa principal es de LOS QUE HAN VENDIDO, de los propietarios de suelo, de los promotores, de los constructores, de los pasa-piseros, de los inmo-inversores, de los caseros, de los piradimistas, de los explotadores generacionales, de los que se forraban injustamente a cambio de nada, de los "inmo-pofesionales", de los que nos hemos sentido complacidos con los "miyoneh" que "ya nos dan" por nuestra mierda de pisitos medio amortizados, y, por supuesto, de LOS QUE HAN COMPRADO.

Al final de la burbuja, los "comprados" son los perdedores y los "vendidos" son los triunfadores. Todos los demás, lo máximo que podemos acusarles, es de haber participado llevándose porciones más o menos pequeñas.

Desgraciadamente, los jugadores son, también, los electores.

En esta siniestra misión, nos unimos a los maquiavelos, los padres bienpensantes agobiados por el peso de la conciencia al contemplar la cadena y bola con que hemos apañado el futuro de nuestros cachorros.

Esto solo es una burbuja inmobiliaria que ha pinchado, un montaje piramidal-generacional multimillonario que se ha derrumbado, una feria que ha terminado para siempre. Y, por tanto, un proceso de evolución lenta, que consume décadas. Al final, cuando consigamos tener enterrada toda la porquería, gozaremos de una estructura económica orientada a las actividades externas. Entonces, la necesidad de alojamiento habrá de ser de provisión semipública, como la sanidad y la educación, y, por tanto, será percibida como semigratuita. No hay más cera que la que arde y una economía avanzada solo puede ser así. Otra evolución distinta significará haber fracasado. Los verdaderos optimistas somos los ppcc, que pensamos que todo fluirá con naturalidad, y, tras la lógica ambigüedad de toda transición estructural, brillará el nuevo patrón de crecimiento económico (2025).

No obstante, el bancaculpismo tiene una cosa buena: legitima las intervenciones duras en entidades de crédito.

El ciclo bursátil anticipa los movimientos del ciclo de la política económica.

Como saben, a nosotros, solo nos interesan 7 ciclos (por orden de duración):

- los super-ciclos de Kondratieff, Schumpeter, Mandel, Sweezy, Hubbert, Prechter-Elliot, etc.;
- estructural o del patrón de crecimiento;
- inmobiliario (20 + 4 años);
- bursátil (7 + 2 años);
- coyuntural, monetario o de política económica;
- gestión presupuestaria o electoral; y
- menstrual (como buenos no-machistas, somos anticíclicos aquí, también, máxime en las épocas en las que tenemos una mujer por jefe).

Hagan el ejercicio intelectual de representar gráficamente estos ciclos partiendo de un punto cero común y reflexionen acerca de las sincronías y asincronías. Si lo hace bien, obtendrán el Premio Nobel.

La Bolsa ya cerró el anterior ciclo, anormalmente corto, abortado por la crisis inmo-hipotecaria, con la capitulación de 2008T4-2009T1. A partir de entonces, no sabemos muy bien qué está pasando. La crisis bursátil (y cambiaria) que hemos vivido esta semana solo puede ser dos cosas.

Les pido su opinión; para la observación, les ruego que utilicen esta página:

http://www.bolsagrafica.com/main.phtml?sector=IBEX35&periodo=5y&empresa=none

Las opciones son:

1) PULL BACK.- Tras un tímido primer impulso alcista de cuatro trimestres (2009T2 a 2010T1), estaríamos viviendo un retroceso reactivo, parcialmente compensatorio de aquél impulso; de modo que la caída no se convertiría en libre, es decir, no rebasaría aquellos niveles de 2008T4-2009T1, en donde capituló el ciclo anterior, que serían verdaderos suelos bursátiles, aunque haya acciones en particular que estén revisitándolos, o, incluso, estén rebasándolos (un solo caso en el Ibex-35, Bankinter, un banco, inicialmente, penetrado por el capital francés).

2) SUELO CRONIFICADO.- La segunda opción que, en los cuatro trimestres 2009T2 a 2010T1, no habría habido ningún impulso alcista, sino solo un gran movimiento lateral, caracterizado por la indefinición; de modo que no habría habido suelos 2008T4-2009T1, sino solo un compás de espera que podría resolverse hacia arriba o hacia abajo, cuando tocara; ahora estaríamos probando si, en efecto, eran o no suelos.

¿Ustedes qué creen?

METER MIEDO.

"Estamos preocupados, en situación de emergencia". Es una frase que se está metiendo mucho en la cabeza de los españoles, porque parece que hay que intervenir porque si no, esto se cae...

Hay veces que hay que leer a Jose Carlos Díez (el economista optimista Jefe de Intermoney y brazo inversor del PSOE para poner las cosas en perspectiva), y pensar en no-negativo, todavía mucha gente sigue madrugando para pagar facturas, y los atascos no parecen disminuir. ¿Es que todos los parados no tenían coche?

Parecen querer meternos miedo con tanta preocupación, sin embargo, esa opinión se contradice con los indicadores avanzados (salvando casos periféricos, como el español):

- curva de tipos

http://www.stockcharts.com/charts/YieldCurve.html

- leading indicators

http://stats.oecd.org/Index.aspx?DataSetCode=MEI_CLI

Nos atemorizan para dominarnos.

Esta crisis no es ninguna catastrofe para el capitalismo. Solo es fatal para las familias de las clases media y media baja que se hayan metido en líos inmobiliarios. Como van a tardar en pagar lo que deben, tendremos que mantener la ficción década y media (2025).

La situación está embridada. No va a haber ninguna revolución.

En España va a haber un Plan de Austeridad Fiscal Creíble en el Sector Público Estatal que de tranquilidad en el aprovisionamiento de crédito externo; solo tenemos la intriga, el suspense, el misterio, en relación con el Sector Público Regional:

- por lo que respecta al sistema financiero, si va a conservar sus bizarros juguetes bancarios (Cajas de Ahorros), y

- por lo que respecta al sistema fiscal: si, por fin, va a asumir corresponsabilidad formal y material en la recaudación tributaria.

La culpa de la crisis no la tiene el Sistema Financiero.

Tampoco la tienen los reguladores (políticos).

La culpa de lo que nos pasa la tienen los propios jugadores inmobiliarios (ofertantes y demandantes de inmuebles), que son los protagonistas del hipotecón durante estos 20 tantos años que llevamos de burbuja inmobiliaria.

Recordemos que F elipeG onzlez-Boyer fueron los que suprimieron los derechos de los inquilinos en favor de los caseros, precisamente, para concentrar toda la potencia de la demanda de alojamiento en la compra; compra financiada, además, en un 60%, por banca pública regional dirigida por políticos (Cajas de Ahorro).

Ahora nos enfrentamos, no solo en España, al gran proceso de restauración de precios relativos inmobiliarios.

Como sabemos desde que los poskeynesianos lo estudiaron a fondo, al final de las burbujas, los sistemas financiero y el fiscal quedan igual de comprometidos que los jugadores.

FG está alimentando irresponsablemente el odio a la banca porque él mismo es un pisitos muy poco dispuesto a aceptar su parte de culpa en la sobrevaloración inmobiliaria.

Adicionalmente, en España, a El Pisito hay que añadirle su versión política: El Terruñito.

Eso es todo.

No es grave. Solo doloroso.

Los que durante la burbuja eran triunfadores de El Pisito, ahora se ven rebajados. Quienes estaban pillados, han pasado a mutilados.

Las burbujas son así. Esta vez es peor psicosocialmente por tratarse de una vasta operación (fracasada) de inspiración socialdemócrata y social-liberal cuyo objetivo era proclamar complacidamente la muerte de la clase baja. No ha sido así. Todo volverá a su ser.

El alojamiento básico y el suelo industrial, en una sociedad avanzada, han de ser de provisión semipública, como la sanidad y la educación. Eso es lo que sabemos que viene. El drama es la situación en que dejamos a la juventud que hemos reclutado vanamente en el sueño estúpido de El Pisito & El Terruñito.

Como saben, hay tres agentes económicos:

1) Familias (Hogares e Instituciones Sin Fines de Lucro), cuyo endeudamiento, en España, está en máximos históricos (e irrepetibles);

2) Empresas, bancos y Cajas incluidos (Sociedades Financieras y No Financieras), que, en nuestro país, tienen saturada su capacidad de endeudamiento (interior y exterior); y

3) Sector Público, que todavía goza de abundante "margen de endeudamiento" (la situación estaría embridada, pues), aunque habría que matizar mucho en relación con a Ayuntamientos y Comunidades Autónomas.

Grecia es el país con el que las autoridades del euro y "los mercados" (divertido eufemismo, tratándose de acumulación capitalista internacional) han comenzado la campaña de obtención de "Planes de Austeridad Fiscal Creíbles" para proseguir, cada vez menos alegremente, dando dinero a crédito al Sector Público.

Pero, en Grecia, 1) y 2) solo tienen un endeudamiento medio o, si me apuran, medio-alto. De modo que los pecados griegos no dejan de ser casi veniales comparados con los mortales de la Sodoma Carrozona de El Pisito y su versión política, El Terruñito, donde la parte de la juventud no "ni-ni" ha sido mutilada de por vida con El Hipotecón, y, además, el aparato productivo y los subsistemas financiero y fiscal han quedado seriamente tocados porque la delirante autocomplacencia y arrogancia socialdemócrata y social-liberal había consentido en que toda esta basura hortera e inmoral, incluso fascistoide, fuera la única locomotora económica.

A diferencia nuestra, en Grecia, de los tres agentes, es el Sector Público el que tiene sobreendeudamiento; pero no podemos evaluar si, intrínsecamente, es mucho o poco porque, a diferencia de lo que sucede con las personas físicas (que viven lo que viven para poder encadenarse) y con las personas jurídico privadas (cuyos flujos financieros descontables son los que son), no hay modelos teóricos que nos digan cuánto endeudamiento público puede haber en una economía. En teoría, un Estado podría traerse del futuro décadas y décadas de su recaudación tributaria, siempre que hubiera quien se la comprara, claro está. Así que enjuiciamos los niveles de deuda pública solo en base a comparaciones internacionales, generalmente, en relación con el PIB o la población.

Dada la gravedad de la situación, hasta ahora, en España, la intervención en entidades de crédito españolas y la apelación al capital extranjero ha venido haciéndose reservadamente. Tan oculto está todo, que parece como que no hubiera pasado nada desde que, en otoño de 2006, se produjera el turning point, lo que ha permitido desfalcar entidades de crédito con pases de suelo en los siete trimestres que van desde entonces hasta el verano de 2008, cuando se oficializó la recesión. Buena parte del agujero, que no de la exposición inmobiliaria, viene de esta reciente y siniestra temporada. Espero que, en cuanto caigan dos o tres entidades medianas, romperemos a analizar las operaciones a que me refiero (que tienen cara y ojos), incluso por la Policía.

Los eventos de esta semana sí forman parte de la Capitulación.  Y preparémonos, en lo que nos queda de año y principios del que viene, para ver lo que no está en los escritos. No se me asusten. La situación es relativamente manejable. Preparémonos para consolar  a inmomutilados, que, por fin, van a tener que apearse del autoengaño del "pues-yo-no-veo-que-estén-bajando". Y, parafraseando a un tío mío que acaba de fallecer:

- "Al pisitos y al gorrión, perdigón".

Al final de la burbuja, los rocamboles seguían insistiendo en el cinismo que no había inquilinato por razones de oferta (inquilino = moroso destrozapisitos), cuando era evidente que no se molestaban en exprimir "bichos" porque "le sacaban" al pisito mucho con la burbuja y preferían estar con las manos libres para dar el pase.

El inquilinato no nos interesa:

- ni a la banca, que no gana nada con él;

- ni a Hacienda, que no puede controlar ni los alquileres ni a los inquilinos;

- ni a la macroeconomía, porque carece de efectos expansivos.

Publicar Ocultar ¿Quieres hacer públicos tus favoritos? Publicar No por el momento
2 comentarios
2 veces compartido

Muy bueno aoshi7.

Viendo los gráficos de bolsa gráfica me recuerda los que presentó Antonio Sáez del Castillo el pasado sábado en Bolsalia y su insistencia en el "principio de simetría universal".

No tengo ni idea de lo que pasará en un espacio temporal que pueda abarcar, pero algún día alguien algunos tendrán que encontrar una solución para el nudo gordiano universal: LA DEUDA. La deuda global equivale a 4 años del pib mundial, por lo que haciendo sumas y restas de pib, consumo, ahorro,... hay para 40 ó 100 y x años para arreglarlo, supuesto no se endeuden más los estados, instituciones, empresas y particulares. Pero precisamente se está haciendo lo contrario!... O sea que yo no le veo solución de la buena.

Pero como decimos por aquí, día que pasa, año que avanza. Así que cada quisque procure sobre todo en reducir su propia deuda, ahorrar para tiempos difíciles y diversificar patrimonio, por si los bonos y otras zarandajas se van a cero, o nos envían al euro-bis (el que equivaldría a 250 o más ptas) o p.ej. Telefónica cae a x y no paga dividendos o... Un buen asset allocation personal y familiar entre trabajo, inmo, oro, acciones, bonos emerg, colchón, ladrillo, huertecito con tus patatas, etc... (ah! y sacar unas perrillas con los CFD). Si cada uno reduce su deuda a cero, el global tenderá a cero. Y éso es lo mejor que puede pasar, junto con no gastar más de lo que se tiene.

Muy interesante aoshi7, pero como dice melo 87, para cuando se resuelva el tema de la deuda todos muertos, así que lo mejor es que lleguen a acuerdos entre estados y se hagan quitas del 90 % para así dejarlo en cifras asumibles por todos.
 Comentar

Últimos artículos del blog de aoshi7

app version

Wed Nov 02 13:34:35 CET 2016

2221

79dd84889bae13e7769f41dc060a3ba472981ca5