augur (28º) 

Este artículo ha sido marcado como molesto Deshacer
augur
18:00 el 13 noviembre 2012

En eterna búsqueda y cambio

Pasado, presente y futuro. Visión macroeconómica.

Seas de la ideología que seas debes de leer este artículo: "Réquiem por la socialdemocracia" de Alberto Garzón. Lo transcribo aquí:     (Me vais a permitir que se lo dedique a D. @Arturop)

Marx, como otros autores clásicos, consideraba que las reglas de juego del capitalismo, y en particular el motor de la competencia, obligaría a las empresas a luchar entre sí incrementando la explotación sobre sus trabajadores. Al fin y al cabo el objetivo de las empresas es mantener o ampliar espacios de rentabilidad, para lo cual es necesario sobrevivir en la selva de la guerra competitiva. Si una determinada empresa se despista y se muestra menos belicosa en esa tarea, por ejemplo subiendo salarios, las empresas rivales pueden tomar la delantera y aprovechar para rebajar sus costes en relación a la empresa en cuestión. Esos menores costes se traducirán en mayores ventas y en consecuencia en mayores beneficios, asumiendo que los compradores prefieren el producto más barato al más caro. Sabedora de este hecho, la empresa tendrá que reaccionar tratando de reducir sus costes al nivel de sus rivales. Es decir, volviendo a bajar los salarios. La amenaza es desaparecer en tanto que empresa.

 

Por estas razones apuntadas, Marx y los clásicos consideraban que la tendencia del salario era a alcanzar un nivel de mera subsistencia. La coerción de la competencia llevaría a todas las empresas a alcanzar equilibrios de mercado donde el salario estuviera totalmente deprimido y con ello se mantuvieran condiciones de precariedad absoluta para los trabajadores. Dado que además la coerción de la competencia también obligaba a reinvertir los beneficios empresariales, Marx sumaba a la predicción de los  salarios de subsistencia la famosa advertencia de que el capitalismo estaba cavando su propia tumba al aplicarse la ley de la tendencia decreciente de la tasa de ganancia.

Pero el desarrollo del sistema capitalista, bajo la tendencia de la concentración y centralización (empresas cada vez más grandes formando monopolios u oligopolios), junto con el ascenso al poder de partidos socialdemócratas y la aplicación de reformas que tenían como objetivo paliar las consecuencias de dicho desarrollo, mostraron una realidad histórica bien diferente a la que Marx había predicho. Las tesis de los revisionistas como Bernstein aparecían triunfantes en la creencia, aparentemente demostrada, de que el capitalismo podía domesticarse para evitar el negro oscuro que predecía el marxismo original.

Lo cierto es que la emergencia de las grandes empresas formando monopolios consiguió neutralizar la dinámica competitiva que, según Marx, debería haber conducido a  salarios de subsistencia para los trabajadores. En un entorno de monopolio no es necesario luchar por reducir los costes laborales y en consecuencia se pueden compartir ciertos espacios de ganancia con los trabajadores si las instituciones, como el Estado, presionan para que así sea. El problema que puede emerger tiene más que ver, como apuntaron los autores neomarxistas (Sweezy, Foster, Magdoff), con la acumulación de ganancias por parte del capital que no puedan encontrar espacios de inversión (tesis del subconsumo). En cualquier caso, en ese marco de falta de competencia, los salarios no tienden hacia niveles de subsistencia. La socialdemocracia y el Estado del Bienestar pueden sobrevivir, si bien a costa de la sobrexplotación de recursos naturales y de los países en desarrollo.

Sin embargo, entre los ochenta y los noventa la caída del llamado socialismo real y la crisis de las organizaciones de izquierdas condujo a la hegemonía neoliberal y a la puesta en marcha de políticas económicas que promovían la libre circulación de capitales por todo el mundo. Estaba en marcha un nuevo estadio de globalización financiera y productiva, donde la competencia volvía a tener un lugar central en la actividad económica.

Las empresas de todos los países desarrollados, incluso aquellas que habían mantenido por mucho tiempo sus monopolios, tuvieron que entrar de nuevo en el tablero de la lucha competitiva. Y ese nuevo marco condujo de nuevo a la vigencia de la dinámica propia del capitalismo y, en consecuencia, a la validez de la predicción original de Marx. En todas partes las empresas luchaban por reducir sus costes laborales para poder vencer en una competición que ahora les enfrentaba con empresas de todo el mundo. Este sigue siendo nuestro contexto actual. El llamado capitalismo salvaje o capitalismo sin máscara.

Este marco de libre competencia mundial trasciende a los Estados y, en consecuencia, anula de facto la capacidad de la socialdemocracia de poder enfrentar esa dinámica a través de la actividad parlamentaria. Es decir, incapacita a las instituciones estatales para domesticar el capitalismo.  Cualquier intento de alcanzar a nivel estatal políticas reformistas conduce necesariamente a una pérdida de competitividad de las empresas nacionales, lo que se traduce en mayores tasas de desempleo. He ahí el actual drama teórico y la confusión ideológica de los partidos políticos socialdemócratas en toda Europa, más allá de sus resultados electorales, al tener que enfrentar el dilema de precariedad o paro. Es decir, salarios de subsistencia o desempleo.

La socialdemocracia tiene que elegir entre aspirar a vencer en la lucha competitiva, aceptando un modelo de sociedad basado en salarios de subsistencia, o mantener nichos reformistas construyendo de nuevo monopolios, bien porque temporalmente domina tecnológicamente a partir de una determinada estructura productiva (modelo alemán) o bien porque introducen medidas proteccionistas que le aíslan de la lucha competitiva (modelo de capitalismo occidental de posguerra).

En un contexto de globalización financiera y productiva, estadio al que tiende siempre el capitalismo, Marx recupera su vigencia y sus tesis se reafirman. Al capitalismo le sobran, en este contexto, todos aquellos elementos que obstaculizan la posible victoria en una lucha competitiva. Dicho de otra forma, al capitalismo le sobran actualmente los servicios públicos y los derechos laborales. Y ante eso reaparece el viejo dilema de escoger entre un modelo de sociedad bárbaro y un modelo de sociedad alternativo. Y ese modelo alternativo sólo puede constituirse fuera del espacio capitalista, fuera del capitalismo.

Publicar Ocultar ¿Quieres hacer públicos tus favoritos? Publicar No por el momento
8 comentarios
4 veces compartido

Enhorabuena, augur, por transcribir el artículo de Alberto Garzón, dá en el clavo.

Un dia publicaré el resumen del libro del fiósofo y amigo Josep Ramoneda que se llama "La izquierda necesaria. Contra el autoritarismo postdemocrático" en el cual quedan muy bien definidos mis pensamientos al respecto. Dice" Hace falta una idea de la izquierda como afirmación y no como negación porque sin alternativa , no hay democracia".

Lamentablemente el articulo tiene dos fallas gigantes, el aumento de productividad y la innovacion , pilares de un sistema capitalista. 

Muy interesante el resumen, aunque como dice Marco, falta de contar con la productividad y la innovación, que añaden mucho al resultado final.

Podías ponerlo en la Categoría de Formación de Jovenes en Finanzas y Economía de mi comunidad: www.gnoss.com/comunidad/CIFG

los muchachos que están empezando a leerlo desde Didactalia, te lo agradecerían.

Gracias augur. Es bueno conocer todas las perspectivas.

@cfindipendente y Esteban, hay que coger lo bueno del capitalismo pero no a cualquier precio. De todas formas, la sanidad española es pública y ha sido un ejemplo de productividad e innovación, lo que demuestra la inconsistencia de algunos mitos liberales.

Excelente artículo @augur. Seguimos esperando "en candeletes" los comentarios a quien a tenido a bien dedicarle este artículo.

 

Gracias por la dedicatoria D. @augur, un poco a vuelapluma, pero he aquí los puntos sobre los que el artículo me ha hecho meditar.

¿Es la única forma de ganar dinero reducir salarios en un entorno competitivo? Si lo es, ¿cómo es que no todo el mundo está cobrando el salario mínimo?

¿Es la competencia una coerción, es decir, obligan a alguien a competir? ¿Es el salario mínimo una coerción?

¿Confunde alguien las economías de escala con los monopolios / oligopolios? ¿Conoce alguien algún monopolio genuinamente privado? ¿Es sostenible una situación de cártel o monopolio? ¿A quién beneficia realmente la legislación anti-monopolio?

¿Explota el capitalismo a los países en desarrollo o los beneficia?

¿Cuál es esa hegemonía neoliberal?¿Suben o bajan los niveles de gasto y de regulación de los países? ¿Suben o bajan sus presupuestos? ¿Sube o baja el endeudamiento público? ¿Existe un capitalismo libre?

¿Tenemos ejemplos de competencia "salvaje" que haya perjudicado a la sociedad? ¿Es por esto que el negocio de las líneas aéreas de bandera se está hundiendo?

¿Son compatibles la existencia de salarios de subsistencia y la pérdida de competitividad de las empresas? ¿Por qué entonces se deslocaliza la producción a otros lugares del mundo?

¿Cuáles son esos "nuevos monopolios"? ¿Es el modelo alemán, entiendo de innovación algo "malo" porque les hace ganar más dinero que a los que no innovan? ¿Pero no eran los salarios de subsistencia el problema? ¿Promueve el capitalismo la libre circulación de capitales pero por otro lado se basa en el proteccionismo? ¿Son compatibles estas dos afirmaciones?

¿Se puede llegar a la conclusión a la que se llega sin contestar a las preguntas de más arriba?

 

 

 Comentar

Artículos relacionados en Finect

Hacia un capitalismo perfecto. El caso China

mansolo


El capitalismo moderno tiene graves inconvenientes, una de cuyas manifestaciones más dolorosas son las bajadas bruscas de los mercados de valores. Y este problema se había resistido a economistas y pensadores de to...

¿Endeudados al "American way"?

prestamoney


Como casi todos sabemos, nuestra sociedad de consumo se sustenta en la necesidad de la población de comprar y acumular bienes materiales, aumentando la capacidad adquisitiva de las personas y sus inversiones financie...

The Man Behind the Hong Kong Miracle

secuoya23


Debe de ser maravilloso vivir en un país así, donde nadie se entromete en tus asuntos y te dejan prosperar. No entiendo cómo le cuesta tanto a la gente entender que lo que necesitamos es muchísimo menos Estado, es ...

app version

Wed Nov 02 13:34:35 CET 2016

2221

79dd84889bae13e7769f41dc060a3ba472981ca5