Marco Lanaro  

cfindipendente (21º) 

Este artículo ha sido marcado como molesto Deshacer
cfindipendente
11:11 el 31 marzo 2013

Advisor SICAV Quality and Value

Teoría de los Juegos en el corto y largo plazo

Inspirandome en el articulo anterior en el cual introducia la Teoria de los Juegos y su supuesta explicacion del proceso decisional dentro de la Union Europea he decidido usar la Teoria de los Juegos para tratar de dar una explicacion de como puede la Teoria de los Juegos explicarnos la diferencia de los retornos a corto y largo plazo en las inversiones en renta variable, y porque el largo plazo es mas importante que el corto.

Los juegos son de dos clases:

  • Juegos a suma cero
  • Juegos a suma diferente a cero

En el corto plazo la bolsa se reduce a un juego a suma cero para que alguien gane debe haber alguien que pierda, la riqueza no es creada sino simplemente redistribuida. Esto es lo maximo que pueden esperar los que hacen trading, es decir, que la riqueza se redistribuia a su favor.

En el largo plazo el juego es a suma diferente de cero, simplemente porque es en el largo plazo que las empresas crean riqueza y cuando esas riquezas se van a reflejar en el precio de la renta variable. El detalle es que es en el largo plazo que se crea la riqueza y ahora no se parte simplemente una torta, se parte una torta que es mas grande y eso beneficia a todos los que han tenido paciencia. 

Para explicar el concepto mas simplemente imaginemonos un agricultor que tiene un terreno y donde decide sembrar semillas de trigo. En el corto plazo el puede vender este terreno sembrado a otros agricultores y cada uno le ofrecera un precio diferente, mas o menos conveniente, redistribuiendo la riqueza entre los otros agricultores y el, pero el terreno no ha cambiado en su esencia. Si no vende y espera (largo plazo) las semillas germinaran, el trigo crecera' y si todo sale bien al cabo de un tiempo, tendra una cosecha abundante y se habra generado riqueza.

Publicar Ocultar ¿Quieres hacer públicos tus favoritos? Publicar No por el momento
7 comentarios
6 veces compartido

Buen ejemplo.

Aunque realmente el corto plazo tiene que ser muy corto. Las empresas cuyas acciones se contratan generan continuamente valor (o lo destruyen).

 

@cfindipendente:

Interesante cuestión Marco.

La paciencia, la disciplina, la lógica, la templanza de ánimo, la psicología inversora, el auto-control y especialmente la visión de futuro en las inversiones, son valores que se suelen "despreciar" ,en este mundo tan inmediatista y del : "Para hoy mismo"... ¡¡ En el que vivimos !!

Siempre debemos intentar pensar diferente a la masa en los mercados.

Repito mi agradecimiento por estos post  tan interesantes.

www.comparativadebancos.com/teoria/consejos-bolsa/

 

Como parece que Luis1 está de resaca lo haré yo. Para completar el ejemplo podríamos decir que si plantas trigo sería inversión a medio plazo y si plantas bambú sería  a largo plazo. ;-)

 

@augur:

No es que esté en baja forma, es que por esta vez (tal como le prometí) he dejado que @xiscom disparara primero;)

Ya sabes que el bambú japonés es mi preferido aunque no hay que olvidar que sería mejor que alcanzara los 30 metros en 7 meses que no en 7 años..., pero yo sé esperar.

@cfindipendente:

Yo aún diría más, en el corto plazo, siempre que se realicen muchas operaciones, no puede ganar ni el comprador ni el vendedor, ya que hay que alimentar a los intermediadios financieros y a la Hacienda Pública.

Es muy interesante tu artículo porque la Unión Europea está demostrando ser cortoplacista, no importándole el destino de los PIIGS e ignorando que en el largo plazo todos unidos generaremos más riqueza que si algunos de descuelgan del grupo. Es como un pelotón ciclista de 200 corredores, siempre irá más rápido que un pequeño grupo de escapados.

Marco, los políticos son cortoplacistas, son torpes y egoistas. ¿Conoces algún político que sea value investor?

Acompañar a las empresas en el largo plazo, siempre con una mentalidad de negocio, es muy gratificante porque es la mejor manera de regoger ese trigo al que aludes y que tanta gente desprecia.

Gracias por tu artículo, últimamanete estoy espeso y tus escritos me ayudan a sacar. siempre, conclusiones útiles. 

@cinidependente:

Muy interesante. Díría que más sencillo que el anterior, ya que hay una diferencia enorme entre aplicarla a una empresa y a un país. Y no digamos cómo se complica la cosa en un grupo de paises como la Unión Europea. En cada uno de ellos tienen, al menos, una elección importante cada cuatro años. Pero también hay otras elecciones en medio en las que la gente piensa en el interés de un grupo menor de ese estado (en España, su comunidad)...y así hasta llegar a la familia (de hecho, no pocas familias piensan a corto plazo) 

Por lo tanto, si el interés del partido en el poder en cada páis y comunidad es, lógicamente, conservarlo, sus promesas también serán corto-placistas, pués tienen que vender propuestas que el ciuadano considera más urgentes. Si las traicionan, piensan en alivios a corto-plazo, y a falta de soluciones, los partidos acusan a la oposición de herencias y la oposición les acusa justo de cosas que ellos no solo no hicieron, sino que impulsaron. ¡Un disparate! ¡la suma cero!

Además están condenados de antemano a funcionar como esa la máquina de votar de la que habló B.Graham, porque el propio votante también piensa a menudo a corto plazo, y rara vez cómo una maquina de pesar (a largo plazo). Hay una diferencia crucial entre esoto, y una empresa honesta con sus inversores. Y es que aunque sobre esa empresa se "vote" cada segundo, bien poco debería importarle. Le importa el inversor que es capaz de pensar y pesar a largo plazo.

Este tipo de empresas son más proclives a informar de sus errores anualmente. Nuevamente, Warren Buffet es un excelente ejemplo, por cómo explica las inversiones en las que ha metido la pata. Explica mejor sus errores que sus aciertos. Para el inversor de este tipo es tranquilizador, y juntos crean riqueza. Ambos sienten que es menos probable con esta cultura, que aparezca un fraude de enormes proporciones.

Además esta empresa compite con muchas otras. Y un partido únicamente con otro, o como mucho otros dos. Por lo general, como seres humanos (inversores o no), salvo excepciones, predominan unas cuantas taras que tantas veces habéis apuntado aquí. Por nombrar algunas:

- La confianza tanto más creciente, cuanto más tiempo de prosperidad se haya disfrutado. Y no sólo la confianza en nosotros, sino en quien sienta que está contribuyendo a su prosperidad. Baja la guardia. Una paradoja, ya que la emoción va sustituyendo a la razón también a largo- plazo. Y las propias empresas (bancos, por ejemplo) también se auto-engañan y se atribuyen todo el mérito de sus éxitos.

- Es cuando se descubre el engaño, por hablar de la última burburja, cuando los bancos desconfían unos de otros y el cliente del banco. Otra aparente paradoja, a partir de aquí, la búsqueda de información cualitativa, tanto por los bancos como el cliente e inversores, es asombrosamente eficiente. Uno se vuelve un experto cuando descubre que tiene una efermedad de la jamás había oido hablar.

Sin embargo, estás empresas desonestas se comportan exactamente como políticos en la misma situación. Como por lo general se dan cuenta antes de la gravedad, se la ocultan al cliente, así ganan tiempo para planear nuevos engaños  a costa del cliente o inversor. Siempre pueden contar con una reacción más rápida, y con el poder que tienen sobre los partidos que les deben dinero de una forma u otra.

- El ser humano, inversor y/o vontante, por lo visto tiene otros conflictos: Se resiste y ofusca más cuando se le presentan un sinfín de opciones, que cuando tiene solo un par. Pero cuando no tiene ninguna, querría cuantas más mejor por un tiempo. 

 

 

 

 

 

 

 

 

@cfindipendente:

Su ejemplo es magnifico. Pero  me surgen matices. Si yo soy el propietario de la tierra (inversor), pero vivo en una ciudad y a larga distancia de la tierra, necesitaré a un agricultor (aparcero) que tendrá que tratarla y recolectarla. Los costos y los frutos deberán ser compartidos. No controlo el proceso. El resultado no depende de mi. El largo plazo no me asegura nada. Si además le ofrezco al agricultor su venta, este se negará ya que la joya la posee el. Solo me quedan 2 opciones: a) vender/regalar la tierra, si sobre todo hay pocos agricultores en la zona y trabajan en régimen de oligopolio; b) Abandonar la ciudad y dedicarme a sacar los frutos a la tierra. Esta última opción tiene muchos  inconvenientes: debo aprender una nueva profesión, abandonar la mía y, seguro, nunca seré mejor que el agricultor experimentado.

Moraleja: La tierra para el que la trabaja y para quien sea capaz de sacarle el máximo provecho. Separar el título de propiedad del título de aparcero crea algunos problemas.

 

Original y efectiva comparación @cfindipendente. @escaja si el agricultor al que contrato puede sacarle mayor rendimiento a la tierra que yo, ambos podríamos salir beneficiados. Si nosotros mismos no podemos gestionar esas tierras tendríamos realmente dos opciones: contratar a alguien que las cuide por nosotros o alquilarlas de forma que al menos nos aseguraríamos cierto dinero.

@Luis1 claramente la política es un juego de valor 0 porque sigue calendarios electorales, en lugar de invertir en innovación o en cambios estructurales que generen valor en el largo plazo.

 Comentar

Últimos artículos del blog de cfindipendente

PER: como darle una interpretación correcta
16 Comentarios
Como evaluar un gestor - una opinión personal -
18 Comentarios
Blackberry (previsiones)
16 Comentarios
"Compounders" infravalorados permanentemente?
38 Comentarios
Benjamin Graham Television Network
28 Comentarios
Emociones: el miedo
18 Comentarios
Value Investing = "ver oportunidades en la adversidad"
41 Comentarios
Como convertir $1.000 en $700.000.
28 Comentarios
Cuidado con el uso de "value screens" cuantitativos
29 Comentarios
Mas sobre la volatilidad...
32 Comentarios

app version

Wed Nov 02 13:34:35 CET 2016

2221

79dd84889bae13e7769f41dc060a3ba472981ca5