charleslogan (159º) 

Este artículo ha sido marcado como molesto Deshacer
charleslogan
13:10 el 07 septiembre 2010

ONE UP ON WALL STREET (I)

Este es otro libro que, para vergüenza de los editores españoles, no se puede encontrar en las librerías en edición traducida al castellano. Sé que hace unos años una pequeña editorial llamada Verlag Norbel Bartl se hizo con los derechos de la versión castellana del libro y lo distribuyó con escaso éxito (por correo, me dijeron). En la actualidad esta edición se encuentra descatalogada y el contrato de explotación de los derechos ha expirado. La traducción del título era “Un paso por delante de la bolsa”. También me han dicho que una editorial especializada en vender libros de bolsa, principalmente online, se ha hecho con los derechos en castellano de este libro y lo piensa comercializar en breve. De ser eso cierto, el que tenga interés en leer el libro en nuestra lengua patria ya puede ir preparando cuarenta eurazos. No esperemos, pues, una distribución masiva al estilo del libro del Rich Daddy. Entre la escasez de libros de bolsa decentes en el mercado Español  y Telecinco así nos va. Al final va a tener razón el tal Pisitófilos con eso de que a fin de mantener la estafa piramidal de la inversión en ladrillo a los poderes les interesa presentar la bolsa como una alternativa esotérica e insegura. En cualquier caso, creo que este es el mejor “primer” sobre bolsa que he leído hasta la fecha. Por eso, tras mi admirado Buffett se lleva el segundo lugar de esta lista de imprescindibles sobre la que estoy escribiendo.

El autor del libro, Peter Lynch, es uno de los inversores de mayor reputación en Estados Unidos (sólo superado en popularidad por Warren Buffett) fue gestor del fondo Magellan de Fidelity Investmen desde 1977 hasta 1990, periodo en que consiguió una rentabilidad anualizada del 29,22%, después de comisiones.

El libro se divide en tres partes: la primera llamada “Preparándose para invertir”, la segunda se llama “Eligiendo a los Ganadores” y la tercera se llama “La Visión a Largo Plazo”.

En la primera parte, “Preparándose para invertir”, se describe en primer lugar la historia de Peter Lynch hasta llegar a Fidelity. El autor nos cuenta que venía de una familia sin tradición inversora, donde la bolsa se veía como algo tremendamente arriesgado a consecuencia del trauma que supuso para la generación de sus padres el Crash del 29. Posteriormente nos cuenta que gracias a su trabajo de caddy en uno de los más exclusivos clubes de Boston, consiguió una beca de verano en Fidelity, también que gracias a un golpe de suerte con su primera inversión, en una compañía aérea llamada Flying Tiger (que se benefició de la entrada de Estados Unidos en la guerra del Vietnam) consiguió financiar su MBA en Wharton y que previamente a sus estudios de postgrado había evitado todas las asignaturas relacionadas con las matemáticas, y la contabilidad escogiendo las relacionadas con la lógica, la filosofía y la historia (de mayor utilidad para interpretar la irracionalidad de los mercados, ya que las matemáticas que se necesitan son las de 4º de primaria). Según nos cuenta Lynch, el contraste entre las historias de las que era testigo en Fidelity y lo que le explicaban sobre mercados en Wharton  le hicieron descreer de los académicos, que ya por entonces propugnaban la Efficient Market Hypothesis.

Lynch pasa después a explicarnos qué tipo de limitaciones tienen los profesionales de la inversión y por qué es virtualmente imposible que logren rendimientos superiores al mercado, salvo honrosas excepciones a las que cita como Templeton, Neff, Soros y Rogers. Del resto nos cuenta que debido al riesgo profesional,  al miedo a los “desempeños divergentes” y a las restricciones legales (como no tener una posición que suponga más del 5% de los activos del fondo y no poseer más del 10% del capital de una sociedad) es imposible que se salgan de una lista de acciones, preseleccionada por un comité, con amplio seguimiento por parte de las instituciones, con poco recorrido en cuanto a su ciclo de expansión y, a consecuencia de todo lo anterior, correctamente apreciadas en el mejor de los casos.    

Posteriormente, nos explica el autor la diferencia en rentabilidad y riesgo de las distintas alternativas de inversión para resaltar la bondad de invertir en renta variable y desmitificar la creencia popular de que los bonos son un lugar seguro ya que en un escenario de inflación rampante pueden perder valor de mercado tan rápidamente como pueda hacerlo una acción (especialmente relevante este consejo en los tiempos actuales, con los yield a los niveles que están).

Termina la primera parte del libro hablando sobre las cualidades personales que se requieren para invertir en bolsa (la principal de ellas capacidad de encaje, como los boxeadores), cómo debe tener uno organizadas sus finanzas personales para no verse obligado a vender en el peor momento y, por último, nos previene de la futilidad de intentar prever qué va a hacer el mercado o la economía.

Quiero detenerme en este último punto de la primera parte, porque me parece que el fenómeno que se describe  está especialmente magnificado gracias a los medios digitales. Dice Lynch (traducción propia):

“En verdad, hay una magnífica correlación entre los tipos de interés y los mercados de acciones, pero ¿quién puede pronosticar los tipos de interés con una regularidad a la que sacar partido? Hay 60.000 economistas en los Estados Unidos, muchos de ellos empleados a tiempo completo tratando de predecir recesiones y tipos de interés, y si pudieran hacerlo con éxito dos veces seguidas, serían ya todos millonarios.

Se habrían retirado a Bimini donde podrían beber ron y dedicarse a la pesca del pez de aguja. Pero hasta donde yo sé, la mayoría de ellos siguen empleados por cuenta ajena, lo que debería decirnos algo.”

El único indicador de Market Timing al que Lynch concede cierta fiabilidad es al sentimiento. Cuando es casi unánime en cualquiera de las dos direcciones es cuando el mercado está preparado para girarse.

También nos dice que “no importa como hayamos llegado a la última conclusión financiera, siempre parece que estemos preparándonos para la última cosa que ha pasado, en contraposición a lo siguiente que va a suceder. Esta “alerta ante lo penúltimo” es, mayormente, nuestra manera de compensar el hecho de que no vimos venir el último acontecimiento.”

Como véis, a pesar de haber sido escrito hace más de veinte años las enseñanzas de libro siguen vigentes y, como dice el Eclesiastés, lo que ha sido, será y lo que se ha hecho se seguirá haciendo y, en definitiva, no hay nada nuevo bajo el Sol.

Os dejo el enlace a este ensayo de Charles Munger, cuyo mensaje coincide en bastantes puntos con lo que quiere transmitir el libro.

CONTINUARÁ

Publicar Ocultar ¿Quieres hacer públicos tus favoritos? Publicar No por el momento
2 comentarios
1 vez compartido
Quiero felicitarte por esta magnífica labor de divulgación que efectúas. Sigo todos tus artículos con sumo interés. Muchas gracias.

@xiscom, se me ha caído una lagrimita al ver tu comentario. De hecho iba a abrir un blog que se llama "No me sigue ni Dios".

Gracias a ti.

 Comentar

Artículos relacionados en Finect

Julián Pascual y Antonio Aspas (Buy&Hold): "insistimos mucho en la calidad del activo"

BuyandHold


Julián Pascual y Antonio Aspas, socios de Buy&Hold, son los nuevos protagonistas de Unience.com y Capital Radio en la serie que busca al mejor gestor de fondos de inversión. En esta intervención explican su filosof...

Donde obtener la información y los datos necesarios sobre las empresas ?

Doctor98


De donde entre toda la inmensidad de Internet podemos obtener información sobre las empresas? Sabemos si esos datos son reales o maquillados? Cómo sabemos si una empresa va tener éxito? Bien, las respuestas son basta...

Mi biblioteca financiera

zvalue1


Buenas! Aquí os dejo mi pequeña biblioteca financiera, necesito que me recomendeis MUCHOS MAS LIBROS VALOR, si puede ser en el idima de Cervantes, ya que el inglés es una de mis asignaturas pendientes :( Muchas graci...

Los 11 titulares de la biblioteca inversora para vacaciones

finanzasmania


Estamos en agosto, y quien más quién menos ya prepara el equipaje para las vacaciones, además de la sombrilla, las chanclas y el bañador, os propongo algunas ideas para hacer un hueco en vuestra maleta,...

Últimos artículos del blog de charleslogan

Entrevista a José Ramón Iturriaga en Enterprising Investor
10 Comentarios
Lecciones aprendidas de lo de Gowex
25 Comentarios
Por qué se ha vuelto tan popular el inmobiliario español.
21 Comentarios
Inditex: la perfección en el precio
5 Comentarios
Carta a los accionistas de Berkshire Hathaway 2013
8 Comentarios
Mi visión sobre Eurovegas
16 Comentarios
Mis notas para la tertulia de Intereconomía
17 Comentarios
Abertis e Inditex
5 Comentarios
Banco Popular: luchando contra los sesgos
4 Comentarios
NH Hoteles: KKR como catalizador
3 Comentarios

app version

Wed Nov 02 13:34:35 CET 2016

2221

79dd84889bae13e7769f41dc060a3ba472981ca5