Enrique Borrajeros  

eborrajeros (70º) 

Este artículo ha sido marcado como molesto Deshacer
eborrajeros
18:14 el 20 noviembre 2008

Finanzas personales, IT, MKT y Personas

En busca de la piedra filosofal

Publicado en El Mundo, Mercados, 16/11/2008 No me refiero con el título del artículo al primer libro de la muy exitosa saga Harry Potter, sino a la travesía por el desierto de la rentabilidad que, tanto entidades financieras como inversores, emprendieron tras el estallido de la burbuja tecnológica. La historia reciente de las inversiones en España nos dejó dos largos periodos de rentabilidades positivas, el primero, cinco años consecutivos de ganancias (+252,88%) en el periodo 1995-1999 y, el segundo, otro lustro, 2003-2007 (+159%). Estas rentabilidades, que de media anualizada representan un 28,7% y un 20,9%, no se han producido de forma lineal, antes bien, han venido acompañadas de grandes dosis de volatilidad. Entre medias asistimos a un episodio bajista, de infausto recuerdo, 2000-2003 (-37,14%) y vivimos de lleno el actual, -41,86%, en 2008, del que no sabemos cuándo saldremos. En los periodos alcistas, el análisis de las inversiones es excesivamente laxo y pocos se paran a preguntarse dónde estará el techo. Parece que la rentabilidad es “gratis” y que todo el mundo conoce el secreto para obtenerla. Me interesan mucho más los periodos bajistas. Los análisis en muchas ocasiones son apocalípticos y, al grito de “esta vez es diferente”, el mercado se repliega en correcciones excesivamente dolorosas. ¿Qué hicimos mal? Hay que buscar las causas y los culpables, de alguna forma; algún patrón de comportamiento en el que apoyarnos para entender cómo escapar; y, desde luego, un suelo a partir del cual construir. Cuando la volatilidad muestra su cara más dura es cuando nos acordamos de Santa Bárbara. No sabemos vivir con volatilidad. Ella es la causante de las subidas y, entonces es nuestra aliada, pero cuando el mercado se torna bajista, hay que huir de ella como de la peste. Ojos que no ven, corazón que no siente. Siguiendo esta máxima se puede invertir en inmuebles: “los pisos nunca bajan” y, “si me ofrecen menos de lo que pido me espero y no vendo”. O en bonos del Estado a vencimiento: “la renta fija nunca baja si la mantienes a vencimiento”. O en plantas de biodiesel, huertos solares, private equity... En fondos de inversión se trató de buscar un efecto parecido con los fondos garantizados. El 100% de su inversión inicial está asegurado. Pero se hizo tarde, en 2003, y lo único que tuvimos por cierto es que mantendríamos el 100% de lo que nos quedó en la anterior burbuja. Las rentabilidades fueron en la línea del activo sin riesgo, incluso menores por efecto de las comisiones. La gestión alternativa, que tan buenos resultados proporcionó en 2001-2003, llegó tarde a España, con promesas de rentabilidad, unos puntos por encima de la letra y volatilidad reducida y controlada. Sus rentabilidades, en general, fueron paupérrimas y, lo peor de todo, tampoco han resultado los productos conservadores que podíamos esperar. Las últimas creaciones han sido las titulizaciones y los depósitos estructurados. Donde hemos podido comprobar que aunque nuestra inversión no fluctúe, el riesgo de crédito existe (es, en realidad, el riesgo esencial de una inversión) y que el endeudamiento es un arma de doble filo que, mal o excesivamente utilizada, nos lleva inexorablemente a la quiebra. En la anterior recuperación (2003-2007), tratando de eliminar la volatilidad de la ecuación, mediante fórmulas cada vez más complejas, nos terminamos quedando con la rentabilidad de la letra del Tesoro y perdiéndonos el movimiento de vuelta de la bolsa. La clave de la rentabilidad es pagar poco por empresas solventes, bien gestionadas y con beneficios inteligibles y recurrentes. Cuanto más predecibles (sólidos, estables...) sean éstos, más se parecerá nuestra inversión a un bono y, por tanto, menor será nuestra rentabilidad. La piedra filosofal de las inversiones está en entender que la rentabilidad y la volatilidad son la misma cosa.
Publicar Ocultar ¿Quieres hacer públicos tus favoritos? Publicar No por el momento
1 comentario
1 vez compartido
Tal cual. Muy buen desarrollo. El problema quiz· sea de educaciÛn social. Cuando los Gobiernos dicen "todos los depÛsitos est·n garantizados, sea cual sea su rentabilidad" est· diciendo que eso de la rentabilidad y la volatilidad va por separado. Y la vida no es asÌ.
 Comentar

Últimos artículos del blog de eborrajeros

Educación financiera: ¿a quién corresponde?
20 Comentarios
¿Cuál es el mejor consejo para invertir que te han dado?
33 Comentarios
El ahorro en planes: mejor periódico
4 Comentarios
Cinco diferencias entre el jubilado de hoy y el de mañana
3 Comentarios
Parece que el problema no es sólo nuestro
0 Comentarios
La trampa de la cerillla y la brújula del capitán Sparrow
0 Comentarios
Portal de Educación Financiera
0 Comentarios
Campaña Renta 2009
1 Comentarios
La solución pasa por cada uno de nosotros
0 Comentarios
No es momento de estructurados
3 Comentarios

app version

Wed Nov 02 13:34:35 CET 2016

2221

79dd84889bae13e7769f41dc060a3ba472981ca5