melo87 (183º) 

Este artículo ha sido marcado como molesto Deshacer
melo87
17:38 el 22 abril 2010

LEOPOLDO ABADÍA el último artículo que me han pasado

del famoso autor de la "crisis ninja" y por desengrasar... y desengancharnos un poco de la bolsa:

Leopoldo Abadía (autor de "La crisis Ninja") dice en su artículo :

Me escribe un amigo diciendo que está muy preocupado por el futuro de sus nietos. Que no sabe qué hacer: si dejarles herencia para que estudien o gastarse el dinero con su mujer y que "Dios les coja confesados".

Lo de que Dios les coja confesados es un buen deseo, pero me parece que no tiene que ver con su preocupación. En muchas conferencias, se levanta una señora (esto es pregunta de señoras) y dice esa frase que me a mí me hace tanta gracia: "¿qué mundo les vamos a dejar a nuestros hijos?" Ahora, como me ven mayor y ven que mis hijos ya están crecidos y que se manejan bien por el mundo, me suelen decir "¿qué mundo les vamos a dejar a nuestros nietos?"

Yo suelo tener una contestación, de la que cada vez estoy más convencido: "¡y a mí, ¿qué me importa?!" Quizá suena un poco mal, pero es que, realmente, me importa muy poco.

Yo era hijo único. Ahora, cuando me reúno con los otros 64 miembros de mi familia directa, pienso lo que dirían mis padres, si me vieran, porque de 1 a 65 hay mucha gente. Por lo menos, 64.
Mis padres fueron un modelo para mí. Se preocuparon mucho por mis cosas,  me animaron a estudiar fuera de casa (cosa fundamental, de la que hablaré otro día, que te ayuda a quitarte la boina y a descubrir que hay otros mundos fuera de tu pueblo, de tu calle y de tu piso), se volcaron para que fuera feliz. Y me exigieron mucho.

Pero ¿qué mundo me dejaron? Pues mirad, me dejaron:

1.     La guerra civil española

2.     La segunda guerra mundial

3.     Las dos bombas atómicas

4.     Corea

5.     Vietnam

6.     Los Balcanes

7.     Afganistán

8.     Irak

9.     Internet

10. La globalización

Y no sigo, porque ésta es la lista que me ha salido de un tirón, sin  pensar. Si pienso un poco, escribo un libro. ¿Vosotros creéis que mis padres pensaban en el mundo que me iban a dejar? ¡Si no se lo podían imaginar!

Lo que sí hicieron fue algo que nunca les agradeceré bastante: intentar darme una muy buena formación. Si no la adquirí, fue culpa mía.

Eso es lo que yo quiero dejar a mis hijos, porque si me pongo a pensar en  lo que va a pasar en el futuro, me entrará la depre y además, no servirá para nada, porque no les ayudaré en lo más mínimo.

A mí me gustaría que mis hijos y los hijos de ese señor que me ha escrito y los tuyos y los de los demás, fuesen gente responsable, sana, de mirada limpia, honrados, no murmuradores, sinceros, leales,.Lo que por ahí se  llama "buena gente".

Porque si son buena gente harán un mundo bueno. Y harán negocios sanos. Y, si son capitalistas, demostrarán con sus hechos que el capitalismo es sano. (Si son mala gente, demostrarán con sus hechos que el capitalismo es sano, pero que ellos son unos sinvergüenzas.)
Por tanto, menos preocuparse por los hijos y más darles una buena formación: que sepan distinguir el bien del mal, que no digan que todo vale, que piensen en los demás, que sean generosos.En estos puntos suspensivos podéis poner todas las cosas buenas que se os ocurran.
Al acabar una conferencia la semana pasada, se me acercó una señora joven con dos hijos pequeños. Como también aquel día me habían preguntado lo del mundo que les vamos a  dejar a nuestros hijos, ella me dijo que le preocupaba mucho más qué hijos íbamos a dejar a este mundo.

A la señora joven le sobraba sabiduría, y me hizo pensar. Y volví a  darme cuenta de la importancia de los padres. Porque es fácil eso de pensar en el mundo, en el futuro, en lo mal que está todo, pero mientras los padres no se den cuenta de que los hijos son cosa suya y de que si salen bien, la responsabilidad es un 97% suya y si salen mal, también, no arreglaremos las cosas.

Y el Gobierno y las Autonomías se agotarán haciendo Planes de Educación, quitando la asignatura de Filosofía y volviéndola a poner, añadiendo la asignatura de Historia de mi pueblo (por aquello de pensar en grande) o quitándola, diciendo que hay que saber inglés y todas estas cosas.

Pero lo fundamental es lo otro: los padres. Ya sé que todos tienen mucho trabajo, que las cosas ya no son como antes, que el padre y la madre llegan cansados a casa, que mientras llegan, los hijos ven la tele basura, que lo de la libertad es lo que se lleva, que la autoridad de los padres es cosa del siglo pasado. Lo sé todo. TODO. Pero no vaya a ser que como lo sabemos todo, no hagamos NADA.

P.S.:

1.     No he hablado de los nietos, porque para eso tienen a sus padres.

2.     Yo, con mis nietos, a merendar y a decir tonterías y a reírnos, y a contarles las notas que sacaba su padre cuando era pequeño.

3.     Y así, además de divertirme, quizá también ayudo a formarles.

 

Publicar Ocultar ¿Quieres hacer públicos tus favoritos? Publicar No por el momento
4 comentarios
0 vez compartido
Aparte de la aplastante lógica del razonamiento quisiera matizar que la responsabilidad de los padres termina donde empieza la de los hijos, evidentemente esta transición debe contemplarse en el momento justo, ni antes, ni después.

Leí el texto  de Abadía que comenzó a circular por la red y vía email antes de que se publicara su estudio -mucho antes Expansión publicó un artículo muy parecido y en la misma línea- me pareció interesante, pero el motivo de escribir este comentario es el texto que acaba de salir   "Yo lo veo así" de Xavier Sala i Martín con su estilo desenfadado, sencillo,ameno e irónico que te hace sonreir ante el tema que nos ocupa. Me parece genial.

Vicente

Waren Buffet y Bill Gates, no creen en las herencias, no les parecen justas.
Muchas veces he oído a Buffet comentar en sus charlas, que sus hijos no han hecho nada que no haya hecho otro, para merecer su fortuna.
Es por eso que W.Buffet donará toda su fortuna a las Fundaciones que él crea conveniente, y haya creado. Yo tampoco creo en las herencias, tendrían que estar prohibidas... (con matices claro...).
Viene al caso sl siguiente poema de Khalil Gibran ( ensayista, novelista y poeta libanés), 

“Tus hijos no son tus hijos,
son hijos e hijas de la vida,
deseosa de sí misma.

No vienen de ti,
sino a través de ti,
y aunque estén contigo,
no te pertenecen.

Puedes darles tu amor,
pero no tus pensamientos,
pues ellos tienen sus propios pensamientos.

Puedes abrigar sus cuerpos,
pero no sus almas,
porque ellos
viven en la casa del mañana,
que no puedes visitar,
ni siquiera en sueños.

Puedes esforzarte en ser como ellos,
pero no procures hacerles semejantes a ti,
porque la vida no retrocede ni se detiene en el ayer.

Tú eres el arco del cual tus hijos,
como flechas vivas,
son lanzados.
Deja que la inclinación,
en tu mano de arquero,
sea para la felicidad.”

aprovechando que hoy es el día del libro, miraré "pues yo lo veo así", si bien ¡qué hermosos los poemas!

 Comentar

Últimos artículos del blog de melo87

¿ES HORA DE COMPRAR ACCIONES Y VENDER ORO?
5 Comentarios
BERKSHIRE de W. Buffett ¿qué hacer "valor" o "tendencia"?
22 Comentarios
¿Tendencia Bolsas Bajista?
4 Comentarios
¿Por qué no puedes invertir como Warren Buffet??
21 Comentarios
Según banqueros de la City PODRÍAMOS VER UN CRASH DENTRO DE POCAS SEMANAS...
39 Comentarios
¿Cuál es el camino hacia adelante tras Jackson Hole?
2 Comentarios
scaner o radar global de Índices, ETF e Ibex35
0 Comentarios
Nuevo Informe GLOBALscanINVERASSIST (versión beta)
1 Comentarios
SCAN de indicadores globales, índices, etf y acciones
5 Comentarios
Objetivo = ganar $....?
0 Comentarios

app version

Wed Nov 02 13:34:35 CET 2016

2221

79dd84889bae13e7769f41dc060a3ba472981ca5