secuoya23 (171º) 

Este artículo ha sido marcado como molesto Deshacer
secuoya23
23:47 el 04 mayo 2012

Muerte por socialdemocracia

El Partido Popular ha mentido. Hizo campaña electoral asegurando que no iba a subir los impuestos y una de sus primeras medidas, una vez que Mariano Rajoy fue investido presidente y nombró Gobierno, fue precisamente hacerlo: subió el IRPF en todos sus tramos y el Impuesto de Bienes Inmuebles en un guiño a los ayuntamientos, por lo general, faltos de recursos.

La medida, que se anunció como temporal y que se justificó con los falsos datos de déficit que dejaron los socialistas, no parece haber contentado al gobierno popular, pues ha ido añadiendo otras, como la que ha afectado al Impuesto de Sociedades para las grandes empresas o el reciente anuncio de que incrementará el IVA y los impuestos especiales de la gasolina, el tabaco y el alcohol en 2013. Y como las desgracias nunca vienen solas, el resto de administraciones públicas se ha unido a esta bacanal alcista, elevando las tasas y los precios de los servicios públicos.

El PP tenía alternativa, pero era una alternativa demasiado incómoda para sus propios intereses y los del sistema: la reducción del gasto, del sector público, en definitiva, del Estado. España soporta uno de los más mastodónticos de la Europa occidental. Nuestro país tiene tres millones largos entre funcionarios y trabajadores públicos (para que nos hagamos una idea del tamaño, el sector industrial está en torno a los 2,3 millones), y, de ellos, medio millón de cargos políticos, el mayor número por habitante de toda Europa. Tenemos trescientos mil políticos más que Alemania, que nos dobla en población, y el doble que Italia y Francia, que tienen 15 millones más de habitantes. El gasto conjunto de las administraciones públicas está en torno al 50% del PIB. Y todo ello está soportado por el sector privado.

Las reducciones acometidas y puestas en marcha por el PP están a años luz de las que se debería haber realizado y han generado mucha polémica sobre las prioridades y, para los partidarios del Estado de Bienestar, sobre su conveniencia. El PP ha demostrado cobardía, pues no quiere enfrentarse a los grupos organizados que viven del erario público, entre los que él mismo se encuentra, y prefiere asaltar a los donantes universales, es decir, al ciudadano que consume o ahorra, a las pymes y autónomos, a las clases medias que pagan la gran mayoría impuestos, a los que ya pagan ciertos servicios públicos.

Es comprensible que el votante del PP pueda estar desencantado a los pocos meses de ganar las elecciones. Con ello y con la movilización callejera juega la oposición para socavar el apoyo que el electorado dio a los populares. Pero la izquierda política no es la más indicada para dar lecciones. De la situación actual, tanto económica como social, es culpable ella y sólo ella. Ella ha favorecido y alentado el gasto público, ella ha alentado las burbujas económicas que crecieron bajo su Gobierno, ella ha favorecido políticas que han terminado con cinco millones de parados. Rajoy no se merece de nuevo el voto, pero ¿se lo merece Rubalcaba? ¿Se merecen estos partidos y sindicatos el apoyo de la sociedad civil? ¿Existe realmente una sociedad civil o no deja de ser una serie de organismos que aspiran a recibir subvenciones o ayudas públicas?

Durante décadas, el Partido Socialista Obrero Español y el Partido Popular, cada uno a su manera, han desarrollado un Estado social que se mete casi en cualquier aspecto de nuestras vidas. Las políticas sociales han matado la iniciativa privada, los jóvenes prefieren ser funcionarios antes que empresarios. Los movimientos de protesta abogan por un incremento aún mayor del peso de lo público y los grupos que conforman la sociedad civil buscan el apoyo de este ministerio, esa consejería o aquella concejalía.

Y mientras, el sistema se protege a sí mismo de los ciudadanos que lo sustentan. Los políticos caen en el populismo más trasnochado y no dejan de convertir servicios en derechos, dividiendo en tres a la sociedad: dependientes, aprovechados y esclavos. Se incrementa el déficit, cuya verdadera cuantía aún no sabemos a ciencia cierta, y se dispara el endeudamiento público, sin que a los políticos locales y nacionales se les sonroje el rostro. Y entretanto, la burocracia crece para satisfacer las necesidades de una burocracia en expansión.

El camino para salir de esta espiral es evidente, pero cuesta empezarlo. Si no se hace, la sociedad española morirá metafóricamente hablando, dando paso a otra cosa, y cuando alguien venga a diagnosticar la causa de tal deceso, encontrará que ha sido muerte por socialdemocracia, por intervencionismo y porque el finado, en vez de defenderse del cáncer, lo alentaba.

http://www.juandemariana.org/comentario/5435/muerte/socialdemocracia/

Publicar Ocultar ¿Quieres hacer públicos tus favoritos? Publicar No por el momento
3 comentarios
0 vez compartido

La solución está en el propio sistema, desmontar aquello de que están tan orgullosos los dos partidos que se alternan democraticamente en el poder y no solo en el central sino en el resto de administraciones: Ayuntamientos, Diputaciones provinciales, Autonomias. Es decir hay que quitar el cafe para todos, del cual beben tan avidamente los dos partidos mayoritarios, haciendo desaparecer aquellas autonomias donde ni los propios vecinos estiman esa autonomia. Si solo quedan 3, 4 o 5 autonomias el ahorro puede ser monumental.

Si además se eliminan organos decimononicos como las Diputaciones Provinciales cuyas responsabilidades, las pocas que les quedan, pueden ser asumidas sin ningún tipo de problemas por las Autonomías que queden o bien por las Subdelegaciones del Gobierno haya donde se suprima la autonomia, se ahorrara una estructura adminsitrativa, cargos, y funcionarios que pueden prestar servicios en otros servicios deficitarios.

El Senado mientras no cumpla sus funciones de cámara representativa territorial y siga siendo una mera segunda cámara, es perfectamente presincidible.

En resumen cafe solo para los adictos al cafe,... pero no creo que ninguno de los dos partidos que se alternan en el poder se priven de todos los puestos que le dan de comer a ellos y a sus acolitos.

Está claro que sobran muchos cargos politicos, pero todos los que son y nos indicas en el articulo que nos adjuntas no se pueden eliminar,... pero si que se puede empezar por los que indicaba mi comentario anterior, dado que se solapan con otros, son prescindibles o realmente no sirven para nada. Pese a todo siempre he preferido que la administración este cerca del ciudadano, cuanto más cerca del administrado mejor, al menos conocerá las necesidades de este de primera mano y sin intermediarios ni "chupopteros" por en medio.

 Comentar

Artículos relacionados en Finect

¿Saldrá realmente el Reino Unido de la Unión Europea?

scribe


Crónica desde Bruselas de Miquel Roig para Expansión. La hipótesis de trabajo oficial en Bruselas es que Reino Unido se va. La decisión sería irreversible. Sin embargo, en privado, pocos se atreven a descartar ...

Referéndum sobre la Unión Europea

MandG


A finales de esta semana sabremos si el público británico ha votado a favor de la permanencia o de la salida del Reino Unido de la Unión Europea (UE). Las encuestas realizadas a lo largo de junio han estado muy dis...

Factores externos que debes considerar para tu cartera

oscargm


Acciones, fondos y ETFs, como activos, tienen sus propios ratios y cifras que nos ayudan a decidir si los compramos o vendemos para nuestras carteras. Como ya hemos escrito, hay diversas medidas, como rentabilidad,...

Rajoy admite su preocupación por el futuro de las pensiones

scribe


El País: Rajoy admite su preocupación por el futuro de las pensiones."PP y Ciudadanos rechazan la propuesta del PSOE para financiar las prestaciones con más impuestos"En lo único que coinciden los 4 grandes ...

Últimos artículos del blog de secuoya23

app version

Wed Nov 02 13:34:35 CET 2016

2221

79dd84889bae13e7769f41dc060a3ba472981ca5