secuoya23 (171º) 

Este artículo ha sido marcado como molesto Deshacer
secuoya23
14:16 el 04 enero 2012

Nuevo robo a los ahorradores

Publicar Ocultar ¿Quieres hacer públicos tus favoritos? Publicar No por el momento
15 comentarios
6 veces compartido
Penalizar el ahorro para fomentar el consumo nunca debería ser una solución, lo que habría que hacer es buscar directamente fórmulas para fomentar el consumo y, para reducir el déficit, rebajar el gasto público. De todos modos, si se contemplaba la opción creo que deberían haber sido más transparentes en lugar de negar antes y después de las elecciones que se subirian los impuestos.

Acaso la peor parte de  esa injusta, traicionera, innecesaria y dañina subida de impuestos perpetrada por el Partido Popular ha sido el brutal ataque contra el ahorro de los españoles. Los gravámenes sobre las rentas del capital, que hasta 2007 se ubicaban en el 15% del rendimiento obtenido, se han incrementado al 27% para aquellas ganancias por encima de 24.000 euros. Así, un español con unos rendimientos de 50.000 euros anuales pagará, tras el rejonazo fiscal de Rajoy, un 70% más de impuestos que en 2006 (y un 25% más de los que habría pagado en 2011).

 
En apenas cinco años, el atractivo de ahorrar e invertir en España se ha desplomado: primero, muchas de nuestras compañías han dejado de generar valor para el consumidor, lo que a su vez les impide remunerar adecuadamente a sus accionistas y bonistas de acuerdo con el riesgo asumido; segundo, los riesgos de inmovilizar el capital en nuestro país son cada vez mayores, pues nuestra eventual salida del euro ha dejado de ser una excentricidad propia de catastrofistas para pasar a ser una certera amenaza; y tercero, los políticos –Zapatero primero y Rajoy después– se han empeñado en penalizar por la vía tributaria los deficientes rendimientos de esas inversiones.
 
En conjunto, pues, a los ciudadanos españoles y extranjeros les va resultando cada vez menos atractivo dirigir su ahorro a financiar a nuestras empresas. Obviamente, para quienes estén obsesionados con que la salida de la crisis pasa por un muy sustancial aumento del consumo, esto representará una excelente noticia: cuanto menos interesante resulte ahorrar, más tenderá a dilapidarse nuestra riqueza en el consumo. El propio Gobierno, por boca del ministro de Hacienda Cristóbal Montoro, justificó la progresividad de la subida de impuestos en su deseo de afectar al consumo tan poco como fuera posible (lo que, por simetría, significa que busca descargar sobre el ahorro todos los efectos de su sablazo fiscal).
 
Para quienes, por el contrario, entienden que España tiene un problema de sobreendeudamiento y de un aparato productivo infracapitalizado, la noticia no puede ser más negativa. En un contexto de  credit crunch en el que la destrucción del crédito debería compensarse con un aumento de los fondos propios de nuestras familias y empresas (o, en todo caso, con una refinanciación de los vencimientos de su deuda), desalentar la inversión en acciones o bonos equivale a pegarse un tiro en el pie.
 
Sorprende, a la par que preocupa, el hecho de que nuestros gobernantes sean estrechos de entendederas como para iniciar una cruzada contra el ahorro en un momento tan crítico como el actual. Si hasta el momento el capital ya no fluía hacia nuestra economía, mucho menos lo hará a partir de ahora. Tal vez se nos diga que el objetivo prioritario del PP es el de reducir el déficit para minimizar nuestro riesgo de salida del euro, pero desconfíen de semejante argumento: la recaudación estimada de esta salvaje decisión apenas alcanza los 1.200 millones de euros… una cantidad ligeramente inferior a la que Gestha estima que dejará de recaudarse en los próximos años como consecuencia de la reintroducción de la deducción por compra de vivienda habitual.
 
No se me malinterprete: en contra del manido discurso socialista,  la deducción a la vivienda no me parece una mala idea, pues constituye una vía por la que proteger parte de nuestros ahorros de la voracidad fiscal del Gobierno. Ahora bien, lo que no tiene ningún sentido económico es que, con tal de compensar la pérdida de ingresos por esa partida, se proceda al saqueo sin cuartel de todos los otros capitales patrios. Al PP no le importa que efectuemos una asignación lo más eficiente y rentable posible de nuestro capital que redunde en beneficio del conjunto de la economía –en cuyo caso habría mejorado la tributación de  todo el ahorro–, sino que ese capital lo destinemos de manera casi forzosa a descargar las pésimas inversiones inmobiliarias de bancos y promotores inmobiliarios: descapitalizar a la práctica totalidad del tejido productivo a costa de capitalizar marginalmente a su porción más debilitada.  
 
¿No habría sido mejor, por ejemplo, reducir la tributación sobre el capital  yreintroducir la deducción a la compra de vivienda? Sin duda, pero ello habría obligado a recortar el gasto en otras partidas mucho más necesarias para nuestro bienestar. Verbigracia, el presupuesto del Ministerio de Cultura para 2011 fue de 1.300 millones de euros, cien millones más de lo que se espera recaudar masacrando al ahorrador. Pero, ¿qué haríamos sin subvencionar el cine, el teatro, la danza, la música o la literatura? ¿O qué pasaría si le metiéramos un tijeretazo a esos 7.300 millones que se destinan a las muy ineficientes políticas de fomento del empleo? ¿O qué sucedería si en lugar de reducir tan sólo en 1.091 millones el presupuesto del Ministerio de Industria lo redujéramos en 4.000 millones tan sólo suprimiendo las subvenciones a la industrialización, la promoción del turismo, la explotación minera o la internacionalización de las empresas?
 
Al parecer se nos caería España. Será que nuestra prosperidad debe depender de que los políticos mantengan su cortijo a costa de continuar explotando a su ganado; mejor imponerles los sacrificios a los sectores productivos del país que a los receptores de la gracia y de las dádivas estatales; preferible dilapidar nuestro futuro antes que obligar a algunos privilegiados a renunciar a su dispendioso e injustificado presente.

  http://www.vozpopuli.com/blog/juan-r-rallo/subir-impuestos-para-descapitalizar-la-economia

Pretenden obligarnos a consumir e invertir lo ganado, con los pequeños inversores puede que lo consigan pero con los grandes no, será mas dinero en paraísos fiscales.

Así seguiremos dependiendo de ellos que seguirán conservando el máximo poder a costa de ponernos mas difícil la independencia financiera.

No queda mas remedio, invertir en etfs de capitalizacion e ir vendiendo a medida que se va necesitando nada,mas, despues se van vendiendo las propiedades y cuando solo queden los etfs por vender, hacerlo  y salir pitando del pais, menudos bandoleros estan al frente del pais.

s2

Está bien esto de ir a la caza del ahorrador. Se crean ó suben los impuestos lo que haga falta hasta desplumarlos, a pesar de lo que se ha dicho en campaña, y con lo recaudado (tal como forges dice) se llenan camiones capitones que acarrean directores generales, secretarios y subsecretarios de ayuntamientos, diputaciones, autonomías y gobierno central del partido politico que sea (ppoe ó psoe, es igual). Ya me parecía a mí que el sr Montoro no iba a arreglar nada y eso que todavía no ha ido a hablar con el sr toxo y el sr mendez que le van a poner la calle bien guapa.

Ridiculo y espantoso a la vez.

Como casi todo mi dinero está en fondos confío en que dentro de 2 años volvamos atrás y entonces , si es preciso, lo tocaré.

Si hubiese eliminado 3000 ayuntamientos, las diputaciones y demás dispendios estas medidas hubiesen sido creíbles, pero al ir directos a por la clase media -poniendo una fiscalidad al ahorro que ni Bildu en Guipuzcoa-han evidenciado que sólo quieren perpetuar su estructura clientelar

Ayer hubo una persona que me dijo: si penalizan tanto el ahorro y, teniendo en cuenta que las rentas medias soportarán dos tercios de la subida fisca, lo que se fomenta es que la clase media tienda a desaparecer y pasemos a sólo dos extremos...
 
Me parece una visión realmente pesimista, y evidentemente no se llegará a eso, pero sí que es cierto que no está en absoluto equilibrada la cosa...
 
Estoy de acuerdo con vosotros en el tema de los ayuntamientos, espero que allí sea donde más tijera metan, aunque por ahora poco se está proponiendo.

No hay derecho, dispones de un dinero que ha tributado a la hora de generarlo y después no contentos con robarte mediante la inflación, te quitan un 27%, realmente no deberíamos permitirlo., encima solo se apuntan al carro de las  ganancias, si cobras dividendo te quitan y si pierdes con la acción lo compensas con plusvalías ¿y si no las consigues?.

s2

jandrobroker      En España solo tenemos dos partidos ( partitocracia)Psoe socialistas de izquierdas y PP socialistas de derechas, ambos iguales de intervencionistas que no proponen la reducción del Estado. Echo de menos un partido anarcocapitalista que propugne la desaparición del Estado y de todo lo público, ya que pensar que un partido liberal podría reducir el Estado es algo imposible. Miren ustedes, en los ú ltimos 30 años los Estados no han parado de crecer y ya representan mas del 50% del PIB y por eso una vez que existe el Estado la posibilidad de limitarlo es nula no se crean que ellos van a reducir el tamaño del Estado,la mayoría de sus acciones irán destinadas a en expoliar más los ahorros de las clases medias( yo díria que solo con movientos revolucionarios tipo al que se dió en la primavera árabe podría producirse un cambio radical de esta institución pasando a un Estado privado. Imagínense una gestión privada de la función del gobierno sin tener que limitar el tiempo a 4 años, sino a la calidad de la gestión y a la libertad de elegir diferentes empresas privadas luchando entre si por hacerse con el mayor número de clientes, pudiendo cualquiera libremente crear su empresa, seríamos muchísimos mas ricos), y por tanto el único sistema de cooperación social plenamente compatible con la naturaleza del ser humano es el anarcocapitalismo. 
  Cuando más interviene el Estado o más nos planifica, más díficil le resulta a sus ciudadanos planificar. Hayek
  Todos los conflictos sociales ( guerras, huelgas,paro) tiene su razón de ser en la intervención del Estado.
  El paro existe como consecuencia de la interveción del Estado y los sindicatos en el proceso de cooperación social .
El Estado la gran institución creada por el hombre moderno para salvaguardar la paz y la armonía y preservar sus derechos y libertades, ha sido el mayor fracaso de la actual civilización. Francisco rubiales

mariatejero  la tendencia a soportar más impuestos la clases medias está pasando en todos lo países y si hay una tendencia a los dos extremos.  http://www.youtube.com/watch?feature=player_embedded&v=_p9YAsBCWn4

No puedo estar mas de acuerdo contigo @secuoya23

Yo estoy muy defraudado con la gestion que esta haciendo el PP. Rajoy nos ha mentido con lo del déficit y encima ha optado por subir los impuestos. Y estos son los liberales? Por dios, si hubiera ganado Rubalcaba dudo que hubiera sido peor.

Es hora de que los ciudadanos desmontemos el Estado.

Cuando empezamos a crear el partido anarcocapitalista?

Le doy la gracias a Soraya que me ha asegurado personalmente que éste año sí cobraré mi pensión, es posible que para el 2015, los 8 millones de jubilados estemos en campos de concentración, así ya no habrá problemas.

No es un robo a los ahorradores. Es una consecuencia necesaria de sus actos. ¿A quién votaron? ¿Qué opinión tuvieron de obras como el AVE a todos lados? ¿O el puerto exterior de La Coruña? ¿O la Fórmula 1 de Valencia? ¿O...? 

Ahorradores y no ahorradores vivimos en democracia. Durante años votamos lo que votamos. Y ahora afrontamos las consecuencias.

¿Quiénes de esos ahorradores revisaron las cuentas de su ayuntamiento y comunidad autónoma y votaron en consecuencia?

Que parecemos críos, carajo.

@datanalytics, ¿vivimos en democracia? sera usted, yo vivo en una plutocracia, ¿que tiene que ver lo de a quien votamos? yo me he dado cuenta que lo que dicen para que les votes es lo contrario a lo que despues hacen¿usted no?.

s2

Yo creo que es precisamente la irresponsabilidad del votante español el que provoca la situación: ¿habría ganado cualquier candidato con una subida generalizada de impuestos --necesaria por el derroche anterior-- en su programa? Obviamente no.

El PP se opuso a la subida del IVA. ¿Lo va a bajar ahora? Obviamente no. ¿Se opuso pues porque no considerase que fue necesario o conveniente? Obviamente tampoco. Lo hizo para ganar una baza electoral. Y la gana porque la gente irresponsable aplaude dichas actitudes. 

Los políticos nos mienten porque, en el fondo, buscamos que nos mientan. Si apreciásemos, como votantes, otro tipo de actitudes, otra forma de hacer política, otro gallo nos cantaría.

¿Será que tuvo razón pues Almunia al anunciar que Rajoy traía bajo el brazo un programa oculto? ¿Era el único español clarividente?

A todo esto, yo, como autónomo, pertenezco a la clase de los 3 millones españoles (los que tributamos por "rendimientos de actividades económicas") que declaramos una base imponible media de 8.209 euros. Es decir, los autónomos, los que ejercen profesiones liberales, etc. que, ¡pobrecitos!, apenas les da para sacar poco más de 600 euros al mes.

A esos tres millones de españoles, a los emprendedores, a los que trabajan por cuenta propia --entre los que, insisto, me cuento, aunque mi base imponible sea sustancialmente más elevada-- ¿qué les importa que se suban los tipos máximos del IRPF si apenas les afectan los mínimos?

¡Alguno de ellos llorará lágrimas de cocodrilo!

 Comentar

Últimos artículos del blog de secuoya23

app version

Wed Nov 02 13:34:35 CET 2016

2221

79dd84889bae13e7769f41dc060a3ba472981ca5