Con alguna frecuencia leo a Unienceros que defienden la inversión en empresas punteras europeas con un alto porcentaje de facturación en países emergentes, contra invertir en países emergente directamente.

La verdad es que me parece un debate muy interesante, que creo está más movido por los sentimientos que por la frialdad de los números.  A veces pienso que los partidarios de la inversión en Europa lo hacen por simple desconocimientos de las dinámicas de los países emergentes.

Yo, por ejemplo, me declaro partidario de invertir directamente (a través de fondos, ETFs) en los países emergentes que te gusten.  Aunque no todas la Regiones funcionan igual, hay muchos fondos de Asia-Pacífico, que están dando excelentes resultados en 2010.

Si lo miramos desde el punto de vista de índices, el EuroStoxx50 lleva un -5% este año, mientras el MSCI AC ASIA PAC xJP SC lleva (en USD) un +16,65%, que en Euros es +24,06%.

Pero claro, los índices son índices, y lo que importan son los activos seleccionados, bien directamente por el inversor o por la gestora de fondos.

Del lado de invertir en Europa, hay ejemplos claros como BMW, con una rentabilidad en 2010 del 94,65% al cierre de ayer (hoy lleva un mal día), y en el mundo de los fondos el ING (L) Invest Prestige & Luxe X que invierte en compañías de lujo principalmente europeas con proyección mundial.  Este fondo ha obtenido un rendimiento del 50,44% en este año.

Pero, ¿hay tanta oferta de éxito en Europa?

Yo creo que no, pero es un sentimiento sin datos.   Creo que el efecto “manada” hace que los malos resultados del EuroStoxx50 impacten negativamente en empresas que no se merecen ese castigo.

Por el contrario en Asia-Pacífico, específicamente en la sub-región ASEAN hay fondos como el JPM JF ASEAN Equity D (acc) – EUR que lleva un +49,11% en 2010, o el Amundi Funds Thailand AU C con un +78,61%.

Claro, se puede hablar de volatilidades y riesgos, pero la categoría del JPM JF ASEAN Equity D (acc) tiene una volatilidad de ±25, que el similar a la de small-caps en Europa.

¿Qué hacer? ¿Dónde está el éxito, con un cierto nivel de continuidad?  ¿Tenemos fríos datos que soporten nuestros sentimientos en uno u otro sentido?