La moneda europea frente al yen japonés se ha comportado de libro y ha hecho exactamente lo que pensábamos. Tras la caída en zigzag (a,b,c) y dos microimpulsos, parece que ha encontrado apoyo en esa zona de los 113.50/114 y quiere dirigirse al objetivo marcado la semana pasada en los 117 yenes por euro. Probablemente en el medio plazo siga alcista y vuelva a atacar niveles de 120/122 por lo tanto mantendríamos las posiciones compradoras y buscaríamos la parte alta del canal alcista