Una casa es la mayor inversión que la mayoría de personas hará en su vida y está llena de costes. A los gastos propios de adquirir la vivienda suelen sumarse además los de la hipoteca. Y es que son pocos los que pueden acometer esta operación sin recurrir a financiación ajena.

Los gastos de comprar casa se resumen en: IVA para nueva vivienda o Transmisiones Patrimoniales las de segunda mano; Impuesto de Actos Jurídicos Documentados (exento en viviendas de segunda mano), notaría y registro. Pueden llegar a suponer un 10% adicional al precio de la vivienda y es importante calcularlos de antemano porque el banco generalmente no los financiará.

Con esta píldora puedes averiguar el coste de estos gastos y qué casa puedes permitirte en función de tu situación personal. Haz aquí tus números.

Cuánto cuesta la hipoteca

La mayoría de españoles necesita recurrir a una hipoteca para comprar su vivienda y esto supondrá un gasto adicional, y no sólo por los intereses del préstamo. Las últimas sentencias judiciales han limitado parte de los gastos de constitución de una hipoteca, pero aún así el banco cobrará una serie de comisiones y gastos que conviene tener en cuenta.

Básicamente se trata de los siguientes conceptos:

· Comisión de estudio: es lo que el banco estima que le cuesta evaluar el caso de cada cliente.

· La gestoría. Empieza a ser un gasto compartido cuando el banco impone la suya, aunque en realidad es el cliente quien puede elegir. Si el banco impuso la gestoría y el coste fue excesivo, este es uno de los gastos que puedes reclamar de tu hipoteca.

· El notario. Este es uno de los gastos que empieza a asumir la banca o, cuanto menos, a compartirlo. La razón es que la elección del notario depende de ti, pero a los bancos les gusta trabajar con notarios que ya conocen. Además, sólo deberás pagar los gastos del notario relacionados con la parte compradora, no las copias que vayan para el banco. 

· Registro. Ahora mismo la mayoría de los grandes bancos afronta el gasto de registro de la hipoteca, ya que ellos son los primeros interesados en hacerlo. En cualquier caso aquí puedes ver cuánto cuesta incribir la vivienda en el Registro de la Propiedad.

· Tasación. Este gasto sigue corriendo a cuenta del cliente y así lo avalan incluso sentencias judiciales en las que se ha reclamado. Al ser tú quien lo paga, podrás elegir la tasadora que quieras y el banco no podrá imponer la suya. En caso de hacerlo y de que la factura sea excesiva, sí que se abriría la puerta a posibles reclamaciones.

· Impuesto de Actos Jurídicos Documentados. Este es un gasto que asumirán los bancos a partir de ahora con la nueva Ley, pero que han venido pagando los clientes. Es uno de los que no merece la pena reclamar para hipotecas ya firmadas, puesto que el Tribunal Supremo avala que sea el comprador quien lo pague.

¿Quieres saber cuánto costará tu hipoteca? Con esta píldora podrás averiguarlo en menos de 30 segundos.

Otros gastos de tu hipoteca

Más allá de los gastos de constitución del préstamo hipotecario, las hipotecas de hoy en día añaden una serie de gastos adicionales no siempre tan visibles. Se trata de los productos vinculados al préstamo. Un ejemplo son los planes de pensiones que vienen con la hipoteca y que servirán para abaratar el diferencial que pagamos.

En este artículo hacemos números para que puedas valorar cuándo merece la pena. Las mismas premisas que damos pueden aplicarse a todos los seguros asociados, especialmente el de vida vinculado a la hipoteca. Antes de aceptarlo conviene revisar en un comparador si hay opciones más asequibles.

Por último, al valorar el coste de la hipoteca ten siempre en cuenta una visión global del préstamo. En otras palabras, no te centres sólo en lo que vas a pagar mes a mes. Para un préstamo a largo plazo lo importante no es la cuota mensual, sino el montante total que pagarás en forma de intereses y cuanto mayor sea el plazo del préstamo, más intereses pagarás. Así que para limitar los costes de la hipoteca, nada como no firmar una a 30 años.

Leer Más:

Comprar vivienda o vivir de alquiler ¿Cuál es mejor a largo plazo?

¿Merece la pena la casa de la playa?