Cuánto pagas por financiar las vacaciones

Si hay un error que se repite al planificar las vacaciones, este pasa por financiar los días de descanso en verano. En concreto, dos millones de españoles pagarán sus vacaciones a crédito y terminarán pagando 97 millones de euros sólo en intereses según los datos de Kelisto.

Al igual que las bicis, los préstamos también son para el verano. Las entidades financieras lo saben y por eso se afanan en sus campañas de promoción para que financies tus vacaciones, con mensajes como: “¡Déjate llevar! con préstamos. Aprovecha la oferta especial de verano”, “Presume de tipo estas vacaciones con un préstamo” o, directamente, “Tiene un préstamo inmediato autorizado”.

En algunos casos incluso completan las ofertas de préstamos para financiar las vacaciones con sorteos de regalos y dinero en efectivo. Con estos reclamos es más fácil terminar picando. A fin de cuentas, el verano es algo así como el periodo de redención por tantos meses trabajados y toda recompensa es poca.

Cuánto pagarás por tu préstamo de vacaciones

El primer problema de financiar tus vacaciones es que pagarás más de la cuenta por ese periodo de disfrute. La cuantía depende del modelo de financiación elegido.

Según los datos de Kelisto, los préstamos personales son el producto estrella para financiar las vacaciones. Un 47% de quienes aplazan el pago de las vacaciones los utiliza por delante del 46% de las ofertas de las propia agencias de viaje, que son de lo más variopintas. A esto se añade un 25% que usa las tarjetas de crédito y un 9% que recurre a préstamos entre particulares de amigos y familiares.

Teniendo en cuenta estas opciones, esto es lo que pagarás de más según el medio que utilices para financiar tu verano:

Pagar con tarjeta de crédito.

Financiar las vacaciones con tu tarjeta no tiene por qué ser una mala idea, siempre que tengas claro cómo hacerlo. Si eres capaz de planificarte para que haya dinero en tu cuenta en el momento de cobro, la tarjeta te habrá adelantado el dinero de las vacaciones (lo normal es que sea durante un mes) y podrás beneficiarte de los seguros de viaje, de compras y de asistencia por pagar con tarjeta.

Eso sí, asegúrate de que no tienes la tarjeta en modo revoling y de que hay dinero en la cuenta, porque si no los intereses se pueden disparar hasta más de un 20% TIN.

El tipo medio que pagarás por tus vacaciones con una tarjeta de crédito es del 17,97% aunque, curiosamente, pagarás más si tu tarjeta está vinculada a una entidad.

Pagar con un préstamo personal

Si buscas con tiempo puedes acudir a tu entidad financiera para que te haga un préstamo de vacaciones. A modo de ejemplo, unas vacaciones de 15 días en familia por 3.000 euros financiadas con su banco de toda la vida pueden suponer un sobrecoste de 73,6 euros en las condiciones medias de mercado: préstamo al 6,5% TIN a devolver en 8 meses.

De hecho, el tipo medio de los préstamos para vacaciones es del 6,35%, el más bajo de todas las opciones.

Pagar con un crédito rápido

Es la opción más costosa. Para unas vacaciones de 4.000 euros se puede llegar a pagar un 22,12% TIN a devolver en 20 meses terminarás pagando 5.661 euros tras abonar intereses y comisiones.

Como puedes ver, esta es una de las peores opciones que puedes tomar si quieres dinero para tus vacaciones.

Préstamos de familiares y amigos

Un 9% de las personas recurre al dinero de conocidos para irse de vacaciones. Normalmente se trata de préstamos sin intereses que en muchos casos ni siquiera se formalizan. Aquí puedes ver cómo hacer un préstamo entre particulares.

No formalizar el préstamo es un error de bulto que puede costarte caro, ya que sin préstamo, Hacienda puede entender que se trata de una donación por la que tienes que pagar impuestos.

El siguiente cuadro resume lo que pagas de más dependiendo de dónde saques el dinero para las vacaciones:

Cuánto pagas por financiar tus vacaciones

Otros dos peligros de financiar tus vacaciones

Pagar de más es sólo uno de los peligros de pedir un préstamo para pagar las vacaciones de verano. Los otros dos no tienen que ver tanto con finanzas como con la psicología del dinero.

Y es que si optas por financiar es muy fácil que te gastes más dinero del que tenías inicialmente pensado. El motivo es que como tienes ese capital disponible (sólo debes pedir un poco más), tu mente tenderá a gastar por encima de tu presupuesto, como seguramente ya ha hecho antes. Si no lo tienes claro sólo piensa en cenas, salidas con los amigos e incluso vacaciones donde has terminando haciendo un roto a tu bolsillo.

El segundo peligro también tiene que ver con tu mente. Al financiar tus vacaciones, las disfrutarás menos.

Si te gastas más de lo que quieres y encima a la vuelta vas a tener que empezar a devolver el dinero del préstamo, seguramente en algún momento, hacia el final de las vacaciones, tu cabeza te jugará una mala pasada, lo recordará y te hará pagar por ello. ¿De verdad vas a disfrutar igual del verano pensando en dinero? Lo dudo mucho.

Además, si lo haces al final, emborronarás el recuerdo de tu verano, ya que según descubrió el Premio Nobel de Economía, Daniel Kahneman, valoramos nuestras experiencias por lo último que hemos vivido. Es lo que se denomina la regla del peak end, según la cual si lo último que haces en vacaciones supone una gran experiencia, el recuerdo de todo el periodo será bueno, aunque el resto no lo haya sido tanto.

Ahora que ya sabes que los peligros de financiar tus vacaciones, te damos un consejo para ahorrar en aprovechando las mejores tarjetas para viajar este verano.

Y si necesitas hacer cálculos, la siguiente píldora te dirá cuándo podrás tomarte las vacaciones con las que sueñas según lo que ahorres:

Leer más

Consejos para planificar tus vacaciones sin que tu bolsillo se resienta

¿Merece la pena comprar la casa de la playa?

Descubre cuánto puedes ganar invirtiendo a largo plazo