Warren Buffett es el tercer hombre más rico del mundo, pero... ¿cómo ha llegado a construir esa fortuna? Él invierte en bolsa, pero inviertas en lo que inviertas tus ahorros, sus consejos son prácticamente universales. Warren Buffett ha seguido a rajatabla sus propias reglas y el resultado son más de 80.000 millones de dólares. 

Estos son algunos de sus consejos, pero si tienes dudas sobre cualquier aspecto relacionado con tus finanzas, qué hacer con tus ahorros, vivienda, fiscalidad... siempre puedes buscar un asesor financiero independiente (sí, uno que no dependa de los intereses comerciales de la entidad con la que trabajas). Aquí puedes acceder a un buscador para encontrar un asesor que se adapte a tus necesidades.

1. Sé temeroso cuando otros sean codiciosos y sé codicioso cuando otros sean temerosos

Por qué: Es el gran error que cometemos a veces con nuestros ahorros. Tendemos a comprar o invertir cuando vemos que algo está subiendo y dando rentabilidades a los demás... Recordemos los años 2006-2007 en el mercado inmobiliario, por ejemplo, o momentos en bolsa en los que hasta nuestro vecino está ganando, como pudieron ser los años del boom de las puntocom o 2007, cuando la bolsa española tocó niveles que aún no ha vuelto a ver. Mucho cuidado con invertir en lo que todo el mundo está ya invertido, Buffett sostiene que el momento (y es el más difícil) para invertir es cuando los demás son temerosos (que es cuando las cosas tienden a estar más baratas). Esta frase enlaza con otras dos famosas citas de Buffett: "Lo que los sabios hacen al principio, los tontos lo hacen al final" y "no se puede comprar lo que es popular y hacerlo bien".

2. Invierte solo en cosas que entiendas

Por qué: Entre las mayores inversiones o las inversiones históricas de Buffett están empresas como Coca-Cola o Apple. Negocios muy palpables, que vemos a nuestro alrededor y en los que participamos como consumidores, nosotros o nuestro entorno. Los negocios de los que ambas empresas viven son comprensibles por todo el mundo. Huye de productos o empresas que no entiendas, aunque prometan una alta rentabilidad (acuérdate de las preferentes o de productos estructurados que no tienes muy claro en qué estás invirtiendo). Lo simple a veces es la mejor opción. Sobre todo para tu tranquilidad. "El riesgo viene de no saber qué estás haciendo", dice el multimillonario.

3. Compra solo acciones de empresas en las que estarías contento y tranquilo si cerrase la bolsa 10 años

Por qué: Warren Buffett defiende que si inviertes en bolsa no debes verlo como comprar una acción, sino como comprar negocios tan buenos que aunque no pudieses vender acciones durante 10 años estaría feliz. De nuevo volvemos al ejemplo anterior, de empresas que lo están haciendo bien, tienen una cuota de mercado importante y barreras de entrada. 

4. Nunca le preguntes a un peluquero si te viene bien un corte de pelo

Por qué: Sirve para la vida y sirve para la inversión. Y habla de mostrarte dubitativo ante quien te quiere colocar algún producto. Ojo, porque quien sí sabe lo que quiere de nosotros puede aprovechar nuestra debilidad. En este sentido, a la hora de contratar un producto financiero, infórmate primero, compara, y luego decide. Y ten claro siempre que quien te lo vende se dedica a ello.

5. Predecir la lluvia no cuenta, construir arcas sí

Nadie sabe cuándo va a venir el próximo susto en bolsa o qué inversión te hará rico. En lugar de perder el tiempo en eso, dedícate a estar preparado para lo que pueda suceder. Si no puedes soportar una pérdida de más de un 10%, 20%, 30%... ten una cartera de inversión preparada para ello y evita vender preso del pánico en el peor momento posible. Es solo un ejemplo, pero como siempre, la clave es tener planes de contingencia y asegurarnos de que invertimos en algo adecuado a nuestro perfil de riesgo y al horizonte temporal que manejamos. Aquella parte de tu ahorro que preveas que vayas a necesitar en el corto o medio plazo, no la deposites en productos muy arriesgados; para la parte de la que puedas disponer en el largo plazo, elige inversiones con mayor rentabilidad (que pueden tener más riesgo o vaivenes en el corto plazo, pero que ayudarán a que tu dinero crezca a años vista.